Lucía – Capítulo 32: Damian (5)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Lucía rara vez había montado a caballo desde que Damian regresó. Mientras se preparaba para montar un poco, Kate vino a visitarla.

Las dos se saludaron con un ligero abrazo.

Kate no había podido visitarla por un tiempo porque había estado cuidando a su tía abuela herida, la condesa de Corzan.

Quizás la anciana se había debilitado porque la señora Michelle se cayó por las escaleras y se torció el tobillo terriblemente. Fue hasta el punto en que apenas podía moverse, así que eligió a la que más salpicaba, su sobrina, Kate, para que la cuidara. Aunque su abuela solía ser molesta y estricta, Kate se quedó a su lado y la cuidó.

—¿Cómo está la señora Michelle? —preguntó Lucía.

—Cojea un poco pero ahora puede caminar. Me pidió que te dijera que está agradecida por la medicina que enviaste. Han demostrado una gran eficiencia.

—Es un placer ser de ayuda.

Al principio, la señora Michelle era una visitante frecuente de Roam, pero después de que Lucía organizó algunas fiestas de té y manejó su socialización sin esfuerzo, la visita de la señora Michelle se detuvo debido a su mala salud. Y desde que Kate se convirtió en una visitante frecuente, habían estado intercambiando palabras con Kate como médium.

—Este es mi verdadero propósito de venir a verte hoy, Lucia.

Kate colocó la canasta con la que entró en la mesa.

—Es el regalo que te prometí la última vez. Ábrelo.

Lucía retiró cuidadosamente la tapa de la canasta y exclamó.

—¡Oh, Dios mío!

De repente, apareció una luz brillante y cegadora que hizo parpadear cierto par de grandes ojos negros. El bebé zorro desaliñado con el pelo amarillo claro y esponjoso sacudió sus grandes orejas. Fue consciente de la mirada de Lucía sobre él por un breve momento y luego, muy pronto, bostezó y cerró los ojos. Movió su espesa cola y la envolvió alrededor de su cuerpo para cubrirse.

La encantadora criatura que era lo suficientemente pequeña como para caber en sus manos instantáneamente capturó el corazón de Lucía.

—¡Por Dios! ¡Es encantador!

Lucía colocó su mano sobre su pecho para acelerar su corazón palpitante. Había ido a la caza del zorro y había visto los zorros que criaban las damas nobles, pero ninguno de ellos era tan adorable como el que tenía delante.

—También es la primera vez que veo una criatura tan hermosa. Incluso cuando crezca, será hermoso —dijo Kate.

Kate había prometido obtener un zorro para Lucía para cazar con zorros.

—Debes conseguirlos cuando son jóvenes para domesticarlos. Cuídalo a menudo. Tiene que reconocer a su dueño antes de llegar a la fase de crecimiento. Si se pierde esta vez, no puedes dar ninguna excusa.

—Entiendo.

—Te enviaré una lista de las cosas que debes tener en cuenta cuando críes un zorro más tarde.

—Gracias, Kate. Es un regalo tan maravilloso…

Las dos mujeres entraron en una conversación sobre la caza del zorro por un tiempo.

—Oh, ¿dónde está mi mente? Estaba a punto de montar a caballo. ¿Quieres venir conmigo, Kate?

—Al principio no tenía planeado hacerlo, pero tenía ganas de ir a montar por un tiempo. Iré.

—Ah, y tengo a alguien que quiero presentarte.

Lucía llamó a una doncella y le ordenó que llamara a Damian.

—Damian está aquí. Él está en casa para variar, pero no estoy segura de si habría otro momento para presentarte.

—¿Quién…?

—Me refiero al hijo de Su Gracia el duque. Bueno, él también es mi hijo ahora.

La expresión de Kate se puso rígida al instante.

—¿Qué?

—¿Podría ser que nunca has oído hablar de él? Por lo que sé, el hecho de que Damian sea el sucesor de mi esposo ya se ha hecho público.

—Ah… bueno… he escuchado un poco…

La vida del duque era un tema tabú entre los nobles del norte. No era como si alguien les ordenara que mantuvieran la boca cerrada, pero sabían que tenían cuidado con lo que decían. Fue gracias a los esfuerzos de la gente del norte que no se difundieron rumores sobre el hijo y sucesor del duque Taran en los círculos nobles de la capital.

Mientras tanto, al duque de Taran no le importaba si difundían un rumor deliberadamente o si miraban lo que decían. En el norte, Damian era una existencia fugaz.

—¿Me llamaste?

Mirando al chico de cabello negro y ojos rojos que entró en la sala de recepción por un tiempo, Kate tragó saliva. Ella no había terminado de preparar su mente.

—Saluda, Damian. Este es prácticamente el único invitado que me visita en Roam. Mi amiga, Kate Milton.

Damian miró con indiferencia a Kate, que no pudo ocultar su perplejidad. Estaba familiarizado con tales miradas y expresiones hacia sí mismo. Había estado engañado por un momento debido a la inocente buena voluntad de la duquesa todo este tiempo.

Cuando su estado de ánimo se hundió un poco, bajó la cabeza asintiendo.

—Es un honor conocer a una bella dama como usted, señorita Milton. Mi nombre es Damian.

—Ah, sí. Yo… también me siento honrada, joven señor.

A Kate nunca le había costado tanto manejar su expresión. Incluso en el pasado, cuando se rasgaba el vestido mientras caminaba, podía controlar su expresión.

En cuanto a la duquesa sentada a su lado…

—Guau, hablas así .. Dios. Sin lugar a dudas eres el hijo de tu padre.

Después de decir eso, ella se echó a reír. Su sentimiento actual era como si estuviera viendo una comedia, no pudo evitar reírse.

—¿Sabes montar a caballo, Damian? ¿O debo traer un potro?

—Sé montar a caballo. Aprendí en la academia.

—Es como si no hubiera nada que no puedas hacer. Kate, él es maravilloso, ¿no? Tiene solo ocho años pero sabe montar a caballo.

—Ah, sí. Es genial.

Definitivamente no era común que un niño de ocho años supiera montar a caballo correctamente, pero era muy posible para alguien de la enorme estatura del joven señor, ya que excedía el de un niño normal de ocho años.

Además, era el hijo del duque de Taran, cuyo nombre era aclamado entre los caballeros. Sin embargo, Kate no tenía ninguna intención de disminuir el sentimiento de orgullo de Lucía, por lo que simplemente la enfureció.

—Damian, íbamos a montar a caballo un poco, pero puedes venir con nosotras.

Damian echó un vistazo a la expresión rígida de Kate. Tenía ganas de sonreír, pero era una señal que le decía que no era bienvenido.

—No, está bien. Todavía tengo libros que tengo que leer.

—Si bien estudiar es bueno, no puedes seguir estudiando todo el tiempo, especialmente cuando estás en la cima de tu edad. ¿No quieres crecer más?

Grande. Damian se estremeció ante el tema delicado.

—¿Quieres crecer tanto como tu padre, verdad?

Damian asintió con la cabeza.

—Kate, ¿estaría bien si Damian se une a nosotras? Lamento no haber preguntado de antemano.

—No, está bien. Pero Lucia, el campo de equitación al que vamos… es solo para mujeres.

—Lo sé.

Lucía inclinó la cabeza como si preguntara: “¿Cuál es el problema?”

—Damian tiene solo ocho años. Él no es un hombre.

Fue solo por un instante, pero Kate fue testigo de la expresión distorsionada del joven señor de Taran.

El niño no parecía un niño de ocho años con su complexión robusta y enorme, pero cuando escuchó esas palabras directas, de repente parecía tener su edad.

Kate volvió la cabeza ligeramente y dejó escapar una pequeña risa. Sintió un poco de lástima por el orgullo roto del niño.

Cuando llegaron al campo de equitación, las mujeres nobles vinieron a saludar a Lucía y ella les hizo saludar a Damian.

Las mujeres nobles parecían haber mordido una fruta inmadura. Sus expresiones eran agrias cuando a regañadientes dieron sus saludos. Algunos miraron a Lucia, incapaces de entender sus acciones, otras la miraron con miradas que decían que era demasiado joven para saber sobre el mundo, mientras que otras la miraron con miradas preocupadas.

Lucía era indiferente y actuaba como si no se diera cuenta de cómo la miraban. De vez en cuando, Damian le daba a Lucía una mirada peculiar.

—Esta niña aquí es Emily.

Lucía presentó su caballo favorito a Damian. Damian tomó toda su apariencia. Para no sorprenderlo, caminó lentamente hacia él y luego comenzó a acariciar su espalda.

—Es un buen caballo —dijo el niño.

—¿Sabes cómo discernir los caballos?

—Solo sé decir si es un buen caballo o no. No soy un experto.

—Pero ni siquiera sé cómo hacerlo. Para mí, porque Emily es mi caballo, es la más bonita, pero todos los caballos me parecen iguales. Kate, ¿no es genial? Damian es muy joven pero sabe mucho.

Mirando la cara de la duquesa que estaba llena de alegría y orgullo, Kate simplemente intervino con una pequeña sonrisa. Echó un vistazo al joven señor, que se avergonzó por las palabras de Lucía y se dio la vuelta, aparentemente ocupado con algo más. Al principio, Kate no podía entender por qué Lucía estaba siendo así, pero finalmente decidió aceptarlo, ya que no era malo que su relación madre-hijo mejorara.

Después de algunas vueltas alrededor del campo de equitación, terminaron su sesión ligera de equitación y las dos mujeres entraron a la sala de descanso. Debido a que Damian optó por seguir montando, todavía estaba afuera en el campo.

Cada mesa en el salón estaba llena de mujeres, sentadas en grupos de dos y tres. A diferencia de lo que fue construido originalmente, el salón del campo de equitación se había convertido en un lugar social cada vez más activo para las mujeres.

—La forma en que miraban a Damian era mucho más fría de lo que esperaba —suspiró Lucía.

Kate no estaba segura de qué decir, así que solo escuchó en silencio.

—Aunque él es el sucesor que Su Gracia el duque lo eligió personalmente, ¿por qué son así?

—Eso es… probablemente debido a las reglas no escritas. Aunque la ley establece que un hijo será reconocido como calificado una vez que ingrese al registro familiar, en realidad, casi no hay casos en que un hijo que ingrese al registro como ese herede el título. Los que se convierten en condes son apenas un puñado y no ha habido precedencia en la que tengan un título más alto que el marqués.

—Ya veo. No sabía eso.

En el sueño, Lucía no tenía hijos, así que, cuando vivía como condesa, no prestaba atención a los asuntos relacionados con la sucesión.

—Entonces, ¿qué sucede si un funcionario no tiene hijos aparte del que se inscribió en el registro?

—La mayoría de las personas adoptan un hijo de sus parientes.

Era el llamado orgullo de noble. Se decía que un niño ilegítimo debería estar extremadamente agradecido de incluso ser reconocido como un calificador. Aunque Lucía era de la familia real, al mirar más de cerca, también era una niña ilegítima, por lo que dejó un mal sabor en la boca de Kate.

Una mujer noble de edad avanzada se acercó a la mesa de Lucía y Kate. Ella era la condesa Philia, una mujer extremadamente saludable para su edad y no perdió con nadie en su disfrute de montar a caballo. Lucía recordó haber escuchado que cuando se creó el campo de equitación solo para mujeres, la condesa había alabado al duque de Taran hasta que se le secó la boca.

Hicieron los habituales corteses saludos y se enviaron sus mejores saludos, luego la condesa colocó dos cestas de flores sobre la mesa.

—Acabo de recibir una nieta recientemente. Es una tradición del norte regalar flores amarillas como desea que sus nietos crezcan encantadores y saludables.

—Oh. Felicidades. Estoy segura de que su nieta crecerá hermosa y saludable, como usted, condesa —dijo Lucía.

Cuando la condesa se fue a dar cestas de flores a otras personas, Kate habló.

—Es una tradición del norte, pero en estos días no hay muchas personas que lo hagan. La condesa Philia parece creer bastante en esta tradición. La tradición dice regalar flores amarillas pero… no es común regalar esta flor en particular… el costo de estas son enormes. La condesa Philia parece muy feliz, debe haber gastado una fortuna.

Lucía miró la canasta de flores y sonrió ambiguamente. Las hermosas rosas amarillas parecían alardear de su elegancia.

♦ ♦ ♦

Los sirvientes se alinearon como siempre para dar la bienvenida a la dama de la casa a su regreso de su excursión al campo de equitación.

La puerta del carruaje se abrió y Lucía bajó del carruaje. Cuando Jerome descubrió la canasta de rosas amarillas en sus manos, se asustó.

—¡Ugh!

Jerome dejó escapar un extraño sonido a pesar de sí mismo, pero se apresuró a ocultarlo aclarándose la garganta. Los sirvientes que notaron actuaron como si no escucharan nada.

Lucía le dirigió una mirada extraña y luego le tendió la cesta de flores.

—La condesa Philia dijo que dio la bienvenida a una nueva nieta y me dio esto como regalo.

—Ah, sí…

Después de aceptar la canasta de flores, Jerome lanzó un largo suspiro. Ya no quería ver rosas amarillas.

Lucía y Damian se sentaron uno frente al otro en la sala de recepción, bebiendo té mientras Jerome estaba de pie al lado esperándolos con más té.

—Ahora que lo pienso, no hay rosas en el jardín. Estoy pensando en hacer un jardín de rosas la próxima primavera, ¿qué piensas, Jerome?

La expresión de Jerome se congeló.

—Para las rosas… ¿puede reconsiderarlo…? —preguntó Jerome.

—¿Por qué?

—Al maestro no… Particularmente no les gustan.

Los ojos de Lucia se agrandaron cuando miró a Jerome y luego habló con Damian.

—Damian, dime honestamente. ¿Sabías que no había rosas en el jardín?

—No.

—¿Ves? Jerome, a menos que un hombre esté particularmente interesado en las flores, realmente no lo sabrá. Dudo que mi esposo sea capaz de diferenciar entre variedades de flores. Aunque estoy bastante segura de que hay una flor que puede distinguir. Amarilla…

—Ugh…

Jerome se aclaró la garganta excesivamente, haciendo que una pequeña risa escapara de los labios de Lucia.

—No te preocupes, incluso si planto rosas, excluiré ese color.

El color no era el problema. El duque había ordenado que no quería ver rosas. Esto era serio. Jerome estalló en sudor frío.

Cuando Damian regresó a su habitación, Jerome finalmente dijo lo que había estado dudando.

—Mi señora, sobre la rosa amarilla del otro día. Me preguntaste quién era el último destinatario, ¿verdad?

—Sí, lo hice. Lo recuerdo.

—Bajo las órdenes del maestro, envié una rosa amarilla a la condesa de Falcon.

Jerome se puso nervioso cuando la señora no dijo nada en respuesta.

¡Esta boca inútil mía! ¿La ofendí?

—¿Por qué tan de repente? ¿Se encontraron? —preguntó Lucia.

—¡¡No!! Absolutamente no. Le informé a Su Gracia que mi señora sentía curiosidad al respecto y… me pidió que enviara la rosa.

—Ya veo.

La expresión de Lucía era indiferente y ella respondió como si fuera un asunto trivial. Jerome se inquietó mientras trataba de comprender los sentimientos de su ama, aunque fuera un poco.

Lucía realmente pensó que era un asunto trivial. ¿Cuidaba tanto su marido de un viejo amante que tenía que saltar de alegría? Sin embargo, ella sintió como si algo hubiera sido quitado de su pecho y su corazón se volvió más suave.

Mientras tanto, el anhelo que había sido satisfecho gracias a Damian volvió a surgir en su corazón.

¿Cuándo vas a volver? Quiero verte…

Un mes después de salir para subyugar a los bárbaros, el Señor de Roam, que había estado fuera de su posición, regresó.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *