Lucía – Capítulo 33: Padre e hijo (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El tiempo dio la medianoche. A diferencia de su apariencia habitual, el duque apestaba con el fuerte olor a sangre.

Debido al aire asesino que rodeaba a su amo y al olor a sangre, Jerome se asustó momentáneamente y luego enmascaró su expresión.

—Mi señora está dormida y el joven maestro ha llegado. No hay nada más de particular importancia que deba ser informado.

Jerome dio un breve informe de lo que su maestro realmente quería saber. Hugo simplemente asintió con la cabeza, se dio la vuelta y se alejó. Mientras Jerome observaba cómo su amo retrocedía, una vez más le pidió a la criada que preparara un baño para su amo.

Luego se dio la vuelta en silencio y rápidamente persiguió al grupo de caballeros que salían del castillo.

—¡Sir Heba!

Uno de los caballeros dejó de caminar y esperó hasta que Jerome lo alcanzó.

—¿Qué pasa? —preguntó Dean Heba, perplejo mientras miraba la expresión algo seria en el rostro de Jerome.

—¿Paso algo? El señor no suele volver cubierto de sangre…

—Ahh, nos encontramos con un grupo de ladrones en nuestro camino de regreso.

—¿Ladrones en los alrededores? No creo que la seguridad aquí sea tan pésima…

—Cuéntame sobre eso. No sé de dónde vinieron, pero estaban robando a vendedores ambulantes cercanos y el señor lo descubrió.

—Ya veo. ¿Su Gracia los castigó personalmente? Parece que no eran ladrones habituales.

En lugar de responder, Dean esbozó una sonrisa irónica. No eran ladrones profesionales. Fue desafortunado para aquellos mendigos itinerantes que intentaban robar y fueron atrapados.

¿Castigo? El señor no preguntó por sus crímenes, simplemente les voló la garganta en el acto. Gracias a eso, los vendedores ambulantes que pudieron escapar de sus ladrones tenían mucho más miedo de lo que estaban agradecidos.

Aunque eran ladrones, había hombres jóvenes entre ellos que aún no habían alcanzado la madurez, pero el duque no toleraba tanta caridad. En lugar de llamarlo un castigo, fue más bien una matanza.

Dean solía pensar que se había acostumbrado, pero cada vez que era testigo de la crueldad del duque, retrocedía. Justo como hoy.

—Entonces, ¿estás diciendo que no pasó nada más? —preguntó Jerome.

—Sí. Bastante.

Dean se encogió de hombros. Además de la muerte de unos pocos ladrones, no había mucho más que mencionar.

—Cuando estaba sometiendo a los bárbaros, ¿su estado de ánimo parecía malo o…?

—¿Te pareció mal su estado de ánimo…? —Dean reflexionó sobre esas palabras. Cuando estaban sometiendo a los bárbaros, la forma en que su señor los mató fue extremadamente cruel. Estaba en un nivel completamente diferente de la forma en que mató a los enemigos en la guerra pasada.

Solo los caballeros experimentados que lo acompañaron para someter a los bárbaros pudieron ver este lado de él. No era una situación que pudiera describirse fácilmente por “estaba de mal humor” o no.

Dean no pudo ponerlo en palabras, así que solo sacudió la cabeza.

—Entiendo. Debe haber sido un viaje agotador. Por favor, descansa —dijo Jerome.

—Ya voy. Adiós.

 ♦ ♦ ♦

Hugo pasó mucho tiempo sumergiéndose en la bañera, intentando eliminar el olor acre de la sangre. Sin embargo, el repugnante olor a sangre debajo de su nariz aún no desaparecía.

Antes, esas cosas nunca lo molestaban, pero cuando vio la vacilación de Jerome de acercarse, le vino a la mente la cara de su esposa.

Cuando la imaginó viéndole y retrocediendo con miedo, su corazón se hundió.

No quiero mostrarle esto.

En el momento en que llegó a esa conclusión, la sensación de sangre con la que nunca había sentido algo malo antes de repente se sintió asquerosa.

¿Un noble honorable? ¿Un poderoso caballero? Qué basura.

Cuando se quitaba ese caparazón, no era más que un cazador. Un asesino que cazaba humanos.

Hugo sabía de la locura que fluía dentro de su sangre. Era tenaz, incitándolo a esa locura, porque deseaba ver ríos de sangre.

Si no fuera por la guerra pasada, probablemente se habría convertido en un notorio asesino. La sensación de aburrimiento del cuello de una persona volando lo llenaba de emoción, el olor a sangre le daba una sensación de liberación.

Incluso cuando podía ver la desesperación en los ojos de las personas cuando se enfrentaban a la muerte, no sentía ningún tipo de culpa. Nunca había tenido pesadillas tampoco.

Durante generaciones, el maestro de Taran fue un poderoso caballero y un señor brillante. El linaje Taran tenía una línea de sangre especial que transmitía habilidades físicas e intelecto superiores a sus descendientes, de ahí que la familia Taran estuviera tan obsesionada con preservar la pureza de su línea de sangre.

Según Philip, Hugo fue un producto exitoso. Sin embargo, Hugo nunca se había sentido orgulloso de ese hecho.

“Esta sangre maldita. Con mucho gusto lo terminaré aquí.”

Mientras actuaba solemnemente en su ceremonia de entrega, Hugo estaba apretando los dientes interiormente. Quería pisotear la línea de sangre maldita de Taran y no dejar rastros. Quería deleitarse con el regodeo mientras sus antepasados ​​muertos se desbocaban en el infierno con ira.

—Si tan solo ese viejo no hubiera aparecido con Damian…

Cuando Philip apareció con Damian, la resolución de Hugo de poner fin a su propio linaje se convirtió en nada.

 ♦ ♦ ♦

Después de que Hugo terminó de bañarse, caminó hacia su habitación pero se detuvo en la puerta, sosteniendo el pomo de la puerta. Después de preocuparse por un momento, se dio la vuelta y caminó hacia la habitación de su esposa. Después de entrar, no pasó mucho tiempo para que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad de la habitación.

Él caminó hacia su cama y por un momento, solo se quedó de pie, observando su figura dormida. Aunque solo la estaba mirando, su corazón se sentía algo extraño. Era como si su corazón estuviera enfermo porque de alguna manera, le resultaba difícil seguir observándola.

Levantó la manta y se deslizó a su lado. Envolvió sus brazos alrededor de su cintura y tiró de su cuerpo blando entre sus brazos. Luego enterró su nariz en su cuello, respirando su fragancia frutal. Cerró los ojos y después de un rato, pudo sentir cómo se calmaban sus nervios agudos.

Dentro de Hugo, existían dos lados. La razón por la que podría volver a ser el duque de Taran como si nada hubiera pasado, después de cazar y sumergirse en la sangre de los humanos, fue porque se separó en dos.

Quizás una persona normal se volvería loca, pero el espíritu de Hugo era anormalmente fuerte y tenaz. Sin embargo, le tomó más tiempo volver completamente a ser el duque Hugo después de convertirse en el cazador Hugo que cuando era al revés. Necesitaba más tiempo para calmar la locura en su sangre porque la matanza lo excitaba.

Sorprendentemente, esta vez, tal vez por el calor en sus brazos, se estaba calmando mucho más rápido de lo habitual.

Ahora que la emoción de la matanza había disminuido, el calor en la parte inferior del abdomen comenzó a extenderse por todo el cuerpo. Al principio, solo quería abrazarla y quedarse dormido, pero después de sentir su temperatura cálida, su piel suave y respirar el olor, no pudo soportarlo más.

Me sentiré un poco…

Él deslizó su mano dentro de su ropa de dormir mientras besaba su cuello, luego le apretó cuidadosamente el pecho y observó su reacción.

¿Se despertará?

Traicionando sus expectativas, ella todavía estaba profundamente dormida.

¿Por qué está durmiendo tan profundamente?

Se quejó. Su esposo había estado lejos por mucho tiempo, acababa de regresar, la estaba besando y tocando, pero ella permanecía profundamente dormida. Estaba insatisfecho. Se negó a contenerse más.

Se sentó en la cama y pateó la manta que la cubría al suelo. Él se inclinó sobre sus piernas, levantó su delgado tobillo y besó la punta de su pie.

Puso su pequeño pie en su boca, lamió con su lengua, luego chupó y giró la lengua como si fuera un caramelo. La besó y le lamió el tobillo, luego se acercó a su pantorrilla donde la chupó, le dio un ligero mordisco y la besó.

No sabía si ella iba a despertarse, incluso con todas estas caricias. Por lo general, tenía mucho trabajo, por lo que se retiraba a la cama tarde y, a veces, la despertaba después de que ella se hubiera dormido primero.

Por lo general, ella se habría despertado en este punto, pero parecía que estaba profundamente dormida hoy. Pero verla así solo desencadenó la terquedad de Hugo. Le acercó las manos a la cintura y le quitó la ropa interior de encaje.

Él agarró sus muslos y los separó haciendo que la boca de su pétalo tímidamente oculto se abriera ligeramente. Su abdomen inferior comenzó a latir ante esta vista, lo que le hizo fruncir el ceño.

Tuvo que reprimir a su miembro palpitante que rogaba entrar.

Bajó los labios hasta la pálida y tierna carne de su muslo, succionando hasta que dejó una marca. Mientras miraba el chupetón rojo, sonrió de satisfacción. No estaba en un lugar fácil de encontrar, por lo que no podría quejarse.

¿Cuándo encontrará esta marca?

Realmente quería ver su expresión en el momento en que lo hizo. Muy probablemente, entraría en pánico, su cara se pondría roja y no sabría qué hacer. Levantó la vista de nuevo solo para encontrarla todavía profundamente dormida.

Con este tipo de sueño, ni siquiera sabrás cuándo te dejarás llevar.

—Veamos hasta dónde puedes aguantar —susurró.

Bajó la cabeza otra vez, besando sus aguas termales que estaban escondidas dentro de su bosque. Lamió, succionó, tragó y giró repetidamente su lengua alrededor de él, luego deslizó la punta de su lengua en su entrada ligeramente abierta.

Mientras él lamía su tierna carne y continuamente devastaba su interior con su lengua, su manantial seco comenzó a fluir.

Lucía se despertó con la sensación de un extraño calor que se extendía por sus regiones inferiores. En su estado medio dormido, medio despierto, sintió un estímulo externo que excitaba la unión sensible entre sus muslos.

Antes de que pudiera comprender la situación, sintió una intensa estimulación viajar a través de ella cuando algo se hundió dentro de ella.

Ambas piernas estaban firmemente separadas y su parte más delicada entre las piernas estaba siendo succionada. Ella logró levantar la cabeza y mirar hacia abajo, solo para encontrar su cabeza enterrada entre sus piernas.

Lucía obligó a su cerebro aún dormido a funcionar.

¿Está de vuelta? ¿Desde cuándo?

Pero no pudo contemplar por mucho tiempo. Su lengua puntiaguda barrió su pequeña entrada vaginal y encontró su camino dentro. Una sensación de hormigueo viajó por su columna vertebral. Lucía se estremeció como si estuviera atrapada por un rayo y no pudo evitar lanzar un grito.

—¡Ah!

Su lengua no era tan dura como sus dedos, pero era mucho más precisa. Lucia sintió una intensa emoción por la invisible estimulación. Agarró las sábanas con fuerza y ​​su cabeza tembló mientras gemía.

Su cintura se balanceó e intentó cerrar sus piernas, pero él las mantuvo firmemente separadas para que sus deseos quedaran sin respuesta. Él separó sus piernas y violó su interior con su lengua.

Él chupó intensamente su entrada babeante como si fuera un oasis en un desierto. Probó su carne interior suave y húmeda y exploró más profundamente con su lengua, excitándola y disfrutando de sus reacciones.

Cuando los fluidos brotaron de su oasis, un olor espeso se extendió y pudo ver que ella estaba completamente despierta. Con su lengua, acarició la pequeña protuberancia de su vagina, tocándola y empujándola y finalmente le dio un ligero mordisco.

—¡Ah! ¡Ugh!

Sus pequeños gemidos se transformaron en gritos apasionados. Hasta que esos gritos se convirtieron en sollozos, él no quitó los labios de su vagina. La besó, lamió, succionó y tragó.

No podía evitar saborear el sabor extraño y aromático de sus fluidos corporales. Él succionó como si tragara su montículo excitado y su cintura se sacudió con entusiasmo en respuesta.

Hugo lamió hacia arriba desde su bajo abdomen, viajando hasta sus senos. Sus ojos estaban desenfocados mientras lo miraban.

Era una pena. Si el entorno fuera un poco más brillante, sería capaz de ver su aspecto sonrojado.

Él entrelazó las manos con su bata y apretó su pecho. Agarró sus senos suaves y tiernos con sus palmas que eran gruesas por empuñar la espada.

Su piel se sentía tan suave como la seda más fina y cada vez que la tocaba, se llenaba de emoción. Si era su cara la que no tenía ninguna mancha, o sus dientes lechosos sin ningún defecto.

El hecho de que solo él, su esposo, pudiera sentir y ver tal espectáculo, satisfizo su posesividad.

Bajó la cabeza y tomó un bocado de la apetitosa fruta frente a él.

Estimulada por sus caricias, su pezón se mantuvo firme mientras lo acariciaba y tragaba su ansiosa lengua.

Ella emitía una deliciosa fragancia. El olor era tan cautivador que si pudiera, se lo tragaría todo.

Mientras escuchaba sus jadeos y gemidos, no pudo evitar admirar su resistencia todo este tiempo.

Desde el primer día de la caza, sufrió una abrumadora sensación de hambre sexual y sed. No importaba cuántos bárbaros cazara, no estaba satisfecho.

“Lo que sea, no me importa un bledo.” Se había dicho a sí mismo en un esfuerzo inútil por romper la cuerda que ataba su corazón.

¿Vacilante? ¿Y qué si dudo?

Nunca había tratado de hacerlo vacilar, pero él estaba intoxicado con ella y no sabía qué hacer.

Extendió una mano y separó sus muslos cerrados. Su miembro se había endurecido hasta el punto de que le dolía y rogaba que lo liberaran.

Él tomó un lugar entre sus piernas y rápidamente levantó su peso. De un solo empujón, penetró en ella sin ningún obstáculo, golpeando profundamente en su útero.

Su cuerpo se estremeció ligeramente al aceptar al intruso.

—¡Ah!

—Haa…

Su mano sostenía su cuerpo mientras su otra mano en la cama apretaba las sábanas de la cama con fuerza. Un gemido/gruñido salió de su boca.

Esto era. Su interior resbaladizo se envolvió perfectamente alrededor de su virilidad mientras se apretaban. Su punto de unión se ajustaba perfectamente sin ningún espacio.

Cuando enterró su deseo en su interior cálido y húmedo, se llenó de una sensación de satisfacción perfecta. Sus pechos debajo de él rebotaban de arriba abajo con los pequeños movimientos que hacía.

Sus pezones rosados, mojados por su saliva y su brillante pecho claro estaban llenos de marcas suyas. Su sabor, que había estado en su boca hasta ahora, todavía lo excitaba.

Él movió su pezón con su lengua y luego lo lamió suavemente. Lo acarició y jugó con él varias veces, luego se lo llevó todo a la boca.

—Ung… ¡Aah!

Lo mordió burlonamente antes de chupar con gran fuerza. Rodó la lengua sin apretarlo, lo mordió ligeramente y luego chupó con fuerza.

Su cuerpo se estremeció de emoción cuando lanzó un pequeño gemido y sus paredes internas se cerraron sobre él con fuerza. Aunque era bueno saborear sus senos suaves, ya no podía quedarse quieto.

—Levanta la cintura.

Solo el final de su oración fluyó en sus oídos. Lucía, que había estado gimiendo debido a sus persistentes caricias, sintió emoción ante el vago sonido de su voz profunda.

Recordando vívidamente sus movimientos cuando él la empujó profundamente, su interior palpitaba y lo apretaba.

Lucía vio como un gemido reprimido abandonó su boca y su boca se sintió seca. Su corazón se desesperó y extendió la mano, agarrando su mano que estaba a su lado mientras colocaba su otra mano debajo de la almohada y luego envolvió ambas piernas alrededor de su cintura.

Hugo agarró sus nalgas, se acercó más sobre sus rodillas y levantó su cintura en el aire. Él se apartó de sus paredes internas empapadas de ansiedad y empujó con fuerza su ardiente miembro profundamente dentro de ella.

—Aaah…

Tal vez porque había pasado un tiempo, ella sentía que su cosa era mucho más grande. Se llenó por completo su cuerpo cuando entró y sintió que no podía respirar.

Ella puso más fuerza en sus manos, apretándolas fuertemente y cuando él vio la leve mueca en su rostro, él habló.

—¿Despacio?

Lucía frunció los labios y asintió con la cabeza. Se escapó y luego lentamente movió su cintura mientras volvía a entrar. La sensación de su deseo golpeando su lugar más profundo era adormecedora y ella dejó escapar un suspiro como un gemido.

—Ah…

Su miembro firme la penetró repetidamente, calentando sus entrañas. Profundamente y, a veces, superficialmente. Mientras su movimiento para controlar la intensidad continuaba, su interior tierno y relajado se tensó y lo tragó.

—Ah… realmente… —murmuró con una voz turbia y apagada—. Tus entrañas prácticamente me están devorando.

A medida que se acercaba a su clímax, su fuerte apretón sobre él comenzó a disminuir. No pudo contener su impulso de arrasar más profundamente dentro de ella. Se sentía bien cuando lo puso dentro de ella, pero cuando comenzó a moverse, la sensación fue increíble.

El movimiento de su cintura aumentó rápidamente en velocidad, hundiéndose aún más sin reservas.

—¡Ah!

Su cuerpo se sacudió de acuerdo con sus movimientos, balanceándose rítmicamente con cada empuje. Su cuerpo se retorció y se retorció mientras maullaba de placer.

Cuando él lentamente se movió hacia afuera, sintió como si sus entrañas se alejaran con él y cuando él empujó con fuerza, hizo que su cuerpo hormigueara.

Bajó la cabeza para besar sus pestañas húmedas, luego se acercó a los lóbulos de sus orejas, lamió y mordió y luego susurró.

—¿Conoces tu expresión en este momento…? Me vuelves loco.

Él sostuvo su cintura firmemente para que ella no se moviera hacia la cabecera de la cama y empujó con fuerza. Cada vez que él la golpeaba, sus ojos brillaban y parpadeaban y su respiración agitada hacía eco en sus oídos.

—Parece que estás a punto de llorar pero… tu interior no me deja ir… ja… esto… ¿te gusta? ¿Se siente bien?

—¡Ah! ¡Ugh!

—Dime, ¿quieres que vaya más profundo? ¿Te gusta cuando lo pongo de esta manera?

No se sintió avergonzado por sus palabras burlonas. Justo como él había dicho, su interior estaba activamente chupando y envolviéndolo. Sus sensibles paredes internas se movieron con él como si estuvieran unidas a su pene y el movimiento la excitó inmensamente.

—¡Hugh! ¡De… masiado! ¡Ah!

La estimulación era demasiado intensa. Se sentía sin aire, como si se estuviera cayendo desde una altura increíble. Su duro pene la devastó vigorosamente y cuando él se movió hacia afuera, sintió que estaba perdiendo la cabeza.

Como para dividirla en dos, su eje calentado empujó repetidamente dentro y fuera de ella. Y cada vez que su profunda carne interior se pinchaba y se frotaba, gritaba por el placer que llenaba su cerebro.

Su cuerpo se crispó y jadeó ante sus empujes aparentemente interminables.

Al llegar a su clímax, Lucía bajó la cabeza y gritó seductoramente. Cuando sus paredes internas se cerraron sobre él brutalmente, un rugido salvaje estalló dentro de él. Ella tuvo un espasmo de placer y él continuó enterrándose en ella.

—Ugh… Hugh… solo… un segundo… un momento…

Lucía lloraba por la intensa estimulación. Quería que se detuviera por un momento, pero parecía que sus súplicas lo habían excitado a medida que sus movimientos se volvían más feroces.

Los músculos de la cadera se contrajeron y relajaron mientras la empujaba frenéticamente. Sus piernas, que estaban envueltas alrededor de su cintura aparentemente perdieron poder cuando se deslizaron de su cintura.

Él agarró sus dos piernas y la atrajo más cerca de él, luego le levantó las nalgas y se hundió aún más dentro de ella. Después de varios intentos, él sostuvo sus tobillos uno al lado del otro en una mano y luego su rígido entusiasmo entró en su angosta entrada, avanzando y retrocediendo repetidamente.

—¡Ah! ¡Ah…!

Era agotador. Pero se sentía bien. Su poderosa fuerza mientras la penetraba, sus movimientos apasionados como si quisiera comerla, sus movimientos musculares que ella podía distinguir a través de sus ojos borrosos, sus gemidos que también se escapaban de forma intermitente, a ella le gustaban todos y la excitaban. .

Su cuerpo había aprendido la alegría de una unión con un hombre. Sus brotes florecieron, sus pétalos crecieron y con el paso del tiempo, ella estaba en plena floración. Su cuerpo en éxtasis estaba abierto a la persona que amaba.

Cuando el muro que ella había construido contra él desapareció por completo, su cuerpo reaccionó más activamente a su acoplamiento. Su cuerpo sintió su cuerpo e instintivamente reaccionó a él y este cambio lo estaba volviendo loco.

Él dejó caer las piernas hacia un lado y la agarró por detrás, la penetró lentamente. Mientras él estaba embelesado por la agitación de sus tiernas entrañas, ella cerró los ojos y jadeó.

Cada vez que su pene en movimiento golpeaba y estimulaba un punto sensible, su frente se arrugó ligeramente.

Una vez más, agarró sus tobillos y los colocó hacia arriba, luego comenzó a enterrarse profundamente en su vagina. De nuevo, su cuerpo tembló mucho y lanzó un grito de placer.

Su mano persistente sobre sus hombros parecía que se deslizaría, por lo que se agarró firmemente con los dedos. La dolorosa sensación de sus uñas clavándose en sus hombros mientras ella sostenía con todas sus fuerzas infundió más calor en su vientre.

—¡Ugh!

—Ah…

Su cuerpo se puso rígido momentáneamente cuando se vino profundamente dentro de su útero. Lucía sintió que un fluido caliente se extendía y llenaba su interior y cerró los ojos. Sus paredes vaginales se apretaron y con fuerza.

Sus brazos temblaron y un gruñido escapó de su garganta mientras su cuerpo se crispaba y se estremecía de placer.

—Ah… Ah…

Su peso cayó sobre ella cuando se detuvo para recuperar el aliento. Él no estaba completamente apoyado en ella mientras sostenía algo de su peso con el codo, pero su cuerpo presionando moderadamente sobre ella le dio una agradable sensación de comodidad.

Lucía colocó su mano temblorosa sobre su cabeza y la sensación de pasar su mano por su cabello ligeramente húmedo se sintió bien.


Maru
¿Alguien más tiene calor? Buff... cuánta intensidad.

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 33: Padre e hijo (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *