Lucía – Capítulo 46: Verdades y mentiras (3)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Si hubiera dicho que no recordaba, Lucia simplemente lo habría aceptado. Pero decir que nunca había visto a la mujer era extraño. Una sensación escalofriante le recorrió la espalda.

¿Cómo haces un hijo con una mujer que nunca has visto?

A medida que su silencio se hizo más largo, Hugo se puso ansioso. Su desliz no podía revertirse. Él ya le había mostrado una expresión preocupada y la pausa fue demasiado larga para solucionarlo. Si él inventara una excusa ahora, ella fingiría creer pero seguiría sospechando.

—Vivian.

Después de llamarla por su nombre, no dijo nada durante mucho tiempo. No sabía cómo comenzar la discusión y no podía darse cuenta de cuánto podía decirle y cuánto podría aceptar. Los pensamientos en su cabeza se estaban confundiendo.

—¿Es difícil de explicar? —pero él no respondió. Al final, solo suspiró—. Vamos a dormir.

En la mente de Lucía, no importaba qué relación tuviera con la madre biológica de Damian, ella no tenía derecho a interferir. Sabía que él tenía un hijo antes de casarse con él y también sabía que su relación con la madre biológica de Damian era algo pasado antes de su matrimonio. Además, la madre biológica de Damian ya estaba muerta, por lo que no era necesario que cuestionara el tema más de cerca.

Hugo sintió como un viento triste barría su pecho y miraba vagamente en la oscuridad. Le dolía el corazón ante su clara actitud de trazar una línea. Cuando se dio cuenta de su ida de lengua, supo que debía explicarle algo, pero en ese momento, su sensación de desconcierto era bastante grande.

Actúa como si no hubieras escuchado nada. Lucía se decidió así e intentó conciliar el sueño, pero simplemente no podía. No importaba lo mucho que pensara en sus palabras, no podía adivinar nada. No había forma de que Damian, que se parecía tanto a él, no pudiera ser su hijo.

¿Era su forma de decir que no recordaba nada porque era solo una noche de pasión? Después de todo, no era como si un niño solo pudiera nacer de una relación íntima, así que fue posible. Pero aun así, fue la mujer que dio a luz a su hijo, por lo que ni siquiera saber que su rostro era demasiado.

Los pensamientos que hervían en lo profundo de su mente se derramaron.

—Supongo que… también te olvidarás de mi cara más tarde.

Se proyectó sobre la madre biológica de Damian. Sus palabras parecían decir que incluso si la mujer en su pasado dio a luz a su hijo, no valía la pena recordarlo. Si era así, el valor de Lucía, que ni siquiera podría tener un hijo, sería peor.

Hugo, que no había podido reunir sus sentidos porque su mente estaba inquieta, sintió que su corazón saltaba de su pecho ante esta repentina bomba. Tuvo que pensarlo varias veces para entender de qué estaba hablando.

—¿Cómo llegaste a esa conclusión? —dijo sorprendido.

—Ni siquiera puedes recordar a la mujer que dio a luz a tu hijo.

—No es así.

Lucía siempre se decía una y otra vez que no debía ser impaciente. El camino para amarlo sería muy largo y, a veces, difícil. Si no quería cansarse, tenía que mirar hacia adelante y dar un paso a la vez.

Cualquier otra cosa estaba bien, pero cuando se topara con su lado frío y sin corazón, se daría cuenta de que su corazón todavía estaba helado y su fuerte voluntad se tambalearía poco a poco. También fue así cuando se comportó indiferentemente con Damian.

Ahora sabía que él simplemente no expresaba sus sentimientos, pero antes de que ella supiera esto, pensó que tal vez él no sabía acerca de sentir afecto por alguien.

Y entonces sintió confusión por su actitud hacia ella. Ella sabía que él no la odiaba. Tal vez incluso podría gustarle un poco. Pero se comportó demasiado cariñoso y gentil, como un hombre que estaba completamente enamorado. De vez en cuando, Lucía se preguntaba si la estaba probando.

—Entonces, ¿qué quieres decir con que nunca la has visto? ¿Puede una mujer que nunca has visto dar a luz a tu hijo?

Sintió que su indignación aumentaba mientras hablaba y se sentaba. Hugo luego se sentó también.

—Vivian, creo que estás un poco acalorada…

—Lo siento. Me atrevo a calentarme cuando no es mi lugar.

Hugo sintió que le dolía la cabeza. La había visto así antes, no hace mucho. Por lo general, era amable y gentil, pero una vez que se enfadaba, sus palabras se volvían sarcásticas y espinosas. Era como tomar a alguien desprevenido y morderse de repente la mano. La sorpresa era mayor que la agonía, así que en lugar de sentirse molesto, se sintió absurdo.

—Vivian.

Por el momento, él la sostuvo por los hombros para calmarla. Ella giró, sacudiendo sus manos y dándole la espalda. En el momento en que ella le dio la espalda, le saltaron chispas en los ojos. Lucía de repente sintió un fuerte agarre en su hombro y frunció el ceño ante la presión. La gran fuerza la empujó hacia atrás y en un movimiento rápido la presionó sobre la cama. Sucedió muy rápido y cuando ella recuperó el sentido, él estaba por encima de ella y la sujetaba.

Ella se estremeció al verlo mirándola con una mirada penetrante.

—No… te des la vuelta de esa manera.

—¿Eh?

—No me des la espalda.

Su voz era plana y habló en un tono bastante bajo, pero Lucia de alguna manera pudo comprender su estado emocional.

Él… está enfadado.

Cuando lo pensó, nunca lo había visto enfadarse. Cuando se enojó, pareció calmarse y enfriarse. ¿Por qué lo hizo?

¿Porque lo sacudí y me di la vuelta? ¿Podría haber sido traicionado por alguien en el pasado?

—No lo volveré a hacer.

Lucía respondió con calma para no estimular su ira aún más.

—Déjame ir. Me sorprendiste —le pidió.

—Lo siento.

Su creciente ira se calmó rápidamente en un momento. Su agarre sobre sus hombros también disminuyó y cuando se retiró, Lucía se incorporó lentamente. La atmósfera se había detenido repentinamente. En esta extraña atmósfera, los dos se sentaron uno frente al otro, sin decir nada.

Lucía se tranquilizó y pensó en ella misma actuando sobre él de la nada.

Debería disculparme por ser descortés… y ya me voy a dormir. No necesito ponerlo nervioso con una guerra psicológica sin sentido.

—El niño… él no es mi hijo biológico.

—¿Qué?

Al escuchar sus palabras colosales y contundentes, Lucía de repente se sintió mareada.

—¿Quieres decir… Damian? Ese niño… ¿no es tu hijo?

Ella no pudo evitar tratar de confirmar si las palabras que escuchó eran correctas. Hugo dejó escapar un profundo suspiro y se pasó una mano por el pelo. No quería que sus sentimientos se lastimaran por este tema. No quería que ella lo malinterpretara mucho sobre el problema de Damian y lo imaginara aún peor en su cabeza.

—Escuché que le preguntaste a Jerome sobre el incidente de la torre oeste. ¿Escuchaste que tenía un hermano?

—Sí.

—Damian es el hijo de mi hermano. En términos más precisos, él es mi sobrino.

Frente a la tremenda verdad, el corazón de Lucía latió con fuerza y ​​su boca se secó. De repente, le vinieron a la mente docenas de preguntas, pero no pudo organizar ninguna para formular una pregunta.

—Este hecho… Damian…

—No lo sabe. Yo. Y ahora tú también. Aparte de eso, nadie más lo sabe.

Para ser más exactos, una persona más, Philip, lo sabía, pero Hugo no tenía intención de mencionarlo.

—Entonces… lo que estás diciendo es que Damian es el hijo de tu hermano mayor.

—Eso es.

Hugo no sabía exactamente quién era el hermano mayor y quién era el hermano menor. Nunca había sido un problema y sin importar quién era quién, eran hermanos de todos modos, por lo que nunca tuvieron una pelea sobre quién era mayor o menor.

Si Hugo tenía que clasificarlo, su hermano muerto era un poco más un hermano mayor que uno menor. No era por superioridad o poder. Después de conocer a su hermano, supo que la relación entre las personas no siempre se podía separar por la fuerza.

—¿Planeas… contarle a Damian más tarde?

—A menos que el chico me pregunte primero, no quiero.

—Ah… entonces, yo también guardaré el secreto —Lucia asintió seriamente.

Entonces, dado que Damian no es su hijo ilegítimo, no hay razón para que Damian sea tratado así.

Luego lo pensó un poco más.

Sería mejor ser conocido como el hijo ilegítimo del duque que ser conocido como el hijo del individuo inmoral que asesinó al duque anterior.

Lucía llegó a un acuerdo.

—Sé que debes haber pensado que era extraño cuando escuchaste sobre el incidente de la torre oeste. El incidente ocurrió ligeramente diferente de lo que se sabe. Ese tipo fue arrinconado a un callejón sin salida e hizo una elección inevitable. Fue algo que el duque anterior trajo sobre sí mismo.

Los ojos de Lucía se abrieron. Por su manera de hablar, Lucía podía comprender varias cosas. Según el conocido rumor, su hermano gemelo, que fue abandonado al nacer, regresó por venganza y asesinó a su padre biológico.

Pero a ese hermano al que supuestamente nunca había conocido, dijo “ese tipo” expresando su cercanía en términos íntimos y al mencionar a su padre muerto, dijo “duque anterior” y eligió la frase “traído sobre sí”.

Cuando Lucía se enteró de este rumor por primera vez, sintió escalofríos al pensar en la crueldad del duque muerto para poder abandonar a su propio hijo. Ella no conocía los detalles exactos, pero por alguna razón, no se sentía un poco incómoda por las acciones de su hermano.

—Parece que eras cercano con tu hermano mayor.

Hugo asintió con la cabeza después de una pequeña pausa.

—¿Muy cercano?

—…Mucho —respondió el duque.

El corazón de Lucía se desbordó. No estaba solo con nadie para llamar a la familia. Aunque su hermano ya no estaba de este mundo, había una familia con la que compartió el amor. Siempre pesaba en su mente que su infancia fue solitaria y el hecho de que había alguien a quien le abrió el corazón, llenó su corazón con una cálida sensación de alivio.

—Y entonces convertiste a Damián en tu hijo. Ya que él es la única sangre de tu hermano.

—…No fue exactamente así, pero no puedo decir que no fue una razón. Hay muchos problemas complejos relacionados con mi hermano y Damian, pero no puedo contarte todo. Lo que quiero decir es que no es que no quiera decírtelo porque eres tú, pero no quiero decírselo a nadie. Estas son cosas que no quiero revelar incluso cuando muera.

Sus palabras fueron más largas de lo habitual. Lucía se acercó y colocó su mano sobre el dorso de la suya.

—Está bien. Es suficiente para mí decirme lo que puedes.

A veces, las personas tenían secretos que enterraban en su corazón hasta el día de su muerte. Un secreto que nunca compartirían, sin importar si fuera para alguien que amaran o para su familia. Lucía tiene tal secreto. El hecho de que ella viera el futuro en un sueño, se casara con otro hombre y viviera así, era un secreto que enterraría en su corazón por el resto de su vida.

—Si alguien que conoce tu secreto te causa dolor, no necesita decírselo a nadie.

Su mirada sobre ella tembló.

—Pero el secreto… podría causarte dolor —dijo Hugo.

—Si eso sucede, recurriré a ti para obtener respuestas. Entonces, en ese momento, puedes pensarlo de nuevo. Considera si puedes decirme o no.

—Bueno… lo haré.

Él la agarró por los brazos y la abrazó. La abrazó con fuerza y ​​colocó su barbilla sobre sus pequeños hombros. Lucía le rodeó la espalda con los brazos y apoyó la cabeza sobre su hombro. Sin decir una palabra por un momento, se quedaron abrazándose. Era consuelo hacia el otro y consuelo para uno mismo.

—Damian es tu hijo y también mi hijo. Eso no va a cambiar. ¿No es así?

—Mmmm…

—¿Damian es un niño nacido del amor de sus padres?

—Eso escuché.

—Luego, cuando Damian haya crecido y tenga la edad suficiente para entenderlo, avísale. También será bueno para el niño.

—…Bien.

Se apoyó en su amplio pecho y enterró la cara en sus hombros, sintiendo una leve sensación de vergüenza.

Por qué soy así…

El hecho de que nunca había tenido un hijo con una mujer que amaba en el pasado le dio más alegría que compasión por Damian, que realmente no conocía a sus padres. Damian era querido por su corazón, ya fuera antes cuando pensaba que Damian era realmente su hijo, o ahora que sabía la verdad, sus sentimientos no habían cambiado.

Sin embargo, a veces cuando miraba a Damian, no podía evitar preguntarse quién era su madre biológica y sentir curiosidad por la persona que dio a luz al hijo de Hugo. Y al mismo tiempo, la idea de que no podía tener un hijo le hacía doler el corazón. Ahora podía entender sus palabras renuentes para un niño, considerándolo como un “rastro”.

Esta fue su sinceridad. Tenía secretos y heridas en su corazón. Un padre insensible y un hermano mayor que asesinó a ese padre. Podía tener miedo de que su historia familiar vuelva a ocurrir si deja una línea de sangre.

Al igual que tenía miedo de que el futuro se repitiera en su sueño y eligió ser infértil.

No podré ser madre de mi propio hijo.

Ella se había rendido vagamente. Aunque todavía tenía alguna expectativa de una oportunidad, era comprensible renunciar al haber sabido la razón detrás de su renuencia.

Podía llegar un día en que sus heridas sanaran y estuviera listo para convertirse en padre o que ese día nunca llegara y él permaneciera con el mismo corazón, para siempre. Era más fácil para el corazón pensar en el peor de los casos.

Pero me he convertido en madre.

Incluso si ella no lo llevó en el vientre, Damian era su hijo. Diligentemente puso en orden su triste corazón. Trató de cambiar su estado de ánimo y se apartó de su pecho, mirándolo.

—No es de extrañar que pensara que Damian de alguna manera no se parecía a ti.

—¿No dijiste que se parece a mí exactamente, hace algún tiempo?

—Su apariencia, sí. Pero por dentro es completamente diferente. Damian es gentil y dulce. Pero no creo que las palabras gentil y dulce te sienten bien, ¿no te parece?

Hizo una mueca de tristeza y luego sonrió, levantó la cara de ella por la barbilla y le besó los labios.

—Soy dulce y gentil contigo en su lugar.

Su dulce charla fue sorprendente. El corazón de Lucía sintió cosquillas y se echó a reír. Él comenzó a besarla por toda la cara como si le preguntara que qué era tan gracioso. Y Lucía esta vez realmente le hizo cosquillas y se echó a reír.

—Al ver cuánto Damian se parece a ti, el difunto cuñado debe haberse parecido exactamente a ti. Qué fascinante. Había dos de vosotros.

—¿Por qué somos “dos”? Ese tipo se veía bien por fuera pero por dentro estaba totalmente…

Cuando la vio brillantemente mirándolo, arrastraba el final de su oración.

—… un poco de mente débil…

Lucía lo entendió como una expresión diferente de la palabra “agradable”. Como era de esperar, Damian era adorable y dulce, se parecía a su verdadero padre.

—¿Puedo preguntar el nombre del difunto cuñado? —Cuando él no dijo nada por un tiempo, ella agregó—: Está bien si no me lo dices.

—…Hue

—Oh. Es similar al tuyo.

—¿Dónde es similar?

—Hue, Hue, Hugh. Si lo dices rápido, suenan similares —explicó mientras lo repetía—. Hugh. Tu nombre es similar al tuyo y al de tu hermano “.

Su mirada tembló considerablemente y la abrazó.

—Vivian.

—Sí.

—Vivian.

—Sí.

Si esta mujer se fuera, tal vez moriría.

Se dio cuenta de que su corazón ya no era suyo. Su corazón palpitante dolía pero se sentía dulce.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 46: Verdades y mentiras (3)

  1. Kate Norlyn says:

    Yo siempre he dicho que l acabe de una relación sana y feliz es la comunicación y la honestidad
    Sencillamente adoro a estos dos
    Mil gracias por el capítulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *