Lucía – Capítulo 47: Verdades y mentiras (4)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Después de tomarse un descanso por un tiempo, Lucía reanudó sus actividades en la alta sociedad. Al igual que antes, celebró fiestas de té ligeras. Nada cambió y, como siempre había hecho, invitó a una amplia gama de personas. Excepto por algunos de los líderes de la fiesta, ella puso el resto en la lista de invitaciones sin excepciones.

Lucía mostró la autoridad de la duquesa con su intimidación en la última fiesta en el jardín ahora, era hora de apaciguarlos después de su opresión.

Ella no deseaba reinar sobre la alta sociedad del norte. Pero en última instancia, necesitaba plantarse como una existencia que nunca debería tomarse a la ligera.

—Duquesa, ¿cuándo planeas hacer una fiesta a gran escala como la última vez?

—Estaba pensando eso exactamente. No fui invitada entonces, así que definitivamente quiero asistir la próxima vez. Cuando llegue el momento, ¿puedo presentarme también al joven señor?

—Me temo que el niño ya no está en Roam. Se fue a estudiar. Pero si hay una oportunidad la próxima vez, te presentaré.

Lucía respondió con una sonrisa y en secreto miró a su alrededor. Estudió la expresión incómoda de las damas que parecían perseguidas y que no participarían en la discusión en el corto plazo. Eran asistentes a la fiesta de jardín anterior.

Esta ya era la tercera fiesta del té, pero el comportamiento de las personas seguía siendo similar. Se dividieron en dos lados, los que asistieron a la fiesta en el jardín y los que no.

Los que asistieron a todos parecían incómodos e indefensos. Su semblante no mostraba renuencia a asistir o arrogancia, por el contrario, se veían tristes y agradecidos al saludar a Lucía.

Lucía no tenía intenciones de reprenderlas. Así como la desobediencia de un soldado al mando resultó en la muerte, las mujeres normales no tenían poder para competir con las de las principales figuras de la alta sociedad.

Y así, Lucía no mencionó los eventos de la fiesta en el jardín para no incomodarlas, pero se mantuvieron excesivamente cuidadosas con su estado de ánimo.

En comparación, las que no asistieron a la fiesta en el jardín plantearon el tema de Damian como si presumiera. No mostraron renuencia y constantemente e implícitamente mencionaron el título del niño de “joven señor”.

La repentina actitud invertida de las mujeres fue sorprendente.

¿Es porque anunció públicamente que Damian se inscribió formalmente en el registro?

Esa era la única suposición que podía hacerse. Como siempre, la majestad del duque era increíble. Lucía no sabía que la alta sociedad del norte sufrió un gran revuelo después de la fiesta en el jardín.

Se rumoreaba que la condesa de Gales, así como las ancianas esposas de la alta sociedad que asistieron a la fiesta en el jardín en ese momento, se recluían en sus casas y, cuando se miraba, parecía ser así. Esas viejas astutas parecían haber hecho algo para molestar el orgullo de la duquesa y pensaron en esconderse.

El rumor de que el duque de Taran se apoderó y mató a todos los señores regionales que se rebelaron contra él, incluidas sus familias, también se estaba extendiendo en secreto en la alta sociedad, por lo que el miedo que los nobles del norte tenían hacia el duque de Taran alcanzó un nivel extremadamente alto.

Maru
Si os acordáis, cuando vinieron al norte, eso fue lo que hizo Hugo por las revueltas.

Por lo tanto, el incidente explosivo en la fiesta en el jardín que ocurrió mientras tanto golpeó el terror en el corazón de todos. Se imaginaban que el duque Taran se enteró de la humillación de la duquesa y los convocó furiosamente para que todos murieran golpeados. Después de todo, había una conexión entre la cara pérdida de la Dama de la Casa y el orgullo del Jefe de la Familia.

Si el rumor de la íntima relación matrimonial de la pareja ducal era cierto o no, el duque Taran había demostrado al menos pertenecer a uno de los ejemplos. Originalmente, la Casa del Duque Taran era cerrada.

De generación en generación, los duques de Taran no estaban interesados ​​en tener relaciones cercanas con los nobles del norte, así como en entrar en política en la capital.

El duque de Taran era un gobernante existente pero intangible. Cuando el duque de Taran no estaba en el norte debido a la guerra, los nobles del norte tenían poco interés en su gobernante intangible. Sin embargo, cuando hubo una demostración de fuerza y ​​alguien realmente murió, el círculo social se sacudió y la gente se desesperó.

Desearon agarrar el corazón de su gobernante y garantizar su seguridad. Actualmente, la única conexión privada con el duque actual era la duquesa que se dedicaba a actividades sociales.

Las damas recibieron instrucciones especiales de sus esposos o padres y asistieron a la fiesta del té de la duquesa. Era una escena de caos tratando de asegurar una posición en la lista de invitados justo antes de que la duquesa hiciera su tercera fiesta de té.

Aunque su entorno era como atacado por un tifón, la que estaba en el centro del tifón, Lucía, estaba en calma. Sin embargo, la que generalmente le informaba en detalle sobre los acontecimientos, Kate, estaba cerrando la boca y observando cómo se desarrollaba la situación.

Para ser exactos, no era que algo preciso hubiera sucedido sino que la atmósfera en la alta sociedad se había vuelto inquieta, así que qué decirle a Lucía era vago. Ella no podía decirle a Lucía que su esposo era aterrador y que por eso todos estaban temblando por preservar sus cabezas.

—La duquesa brilla más bellamente a medida que pasan los días.

Alguien filtró halagos y se podía sentir un espíritu competitivo surgiendo en el aire entre las mujeres.

—Oh, he admirado la belleza de la duquesa desde el día en que nos conocimos.

—Hoho. La apariencia no es todo para una persona. La duquesa tiene una mente hermosa más allá de la apariencia.

Se encendió una llama entre las mujeres. Las desvergonzadas y suaves mujeres de lengua elogiaron a la duquesa sin excepción y las tímidas mujeres no pudieron presentarse porque eran indecisas y no podían encontrar el momento adecuado para entrometerse. Era la guerra.

Lucía no tuvo en cuenta su atmósfera sobrecalentada y bebió su té con cuidado. Ella no era una niña inmadura que se volvería mareada y sin gracia por unas pocas palabras de adulación. Había visto esta situación suceder suficientes veces en su sueño como para estar harta de ella.

En su sueño, ella nunca había estado en el centro. Tampoco podía convertirse en una seguidora, ya que su personalidad no era la mejor. Sin embargo, mientras observaba el ridículo espectáculo desde la distancia, o lo encontraba divertido o patético.

—La posición de la duquesa es realmente increíble.

Cuando Lucía no mostró ninguna reacción, las mujeres comenzaron a cerrar la boca una por una. Aquellas con tacto gradualmente se dieron cuenta de que, a diferencia de su apariencia, la duquesa no era una persona fácil de tratar.

—Estoy realmente agradecida por todas sus amables palabras. Más bien, ¿hay algo interesante en los círculos últimamente?

—Déjame decirte. Hace tiempo…

—No se puede llamar a eso interesante. He oído…

Esta vez, las mujeres estaban tratando de ponerse al día con otras noticias importantes en los círculos sociales.

Lucía inclinó la cabeza.

La fiesta del té de hoy es realmente extraña.

♦ ♦ ♦

Por la tarde, el capitán Elliot presentó un informe. Su contenido estaba relacionado con el pasado incidente de envenenamiento que fue confundido con una epidemia. El incidente se resolvió sin problemas.

Después de encontrar la raíz del problema y profundizar en él, no había signos de mala voluntad. Todos los hongos obtenidos fueron recuperados y eliminados. La persona a cargo de alto rango debía ser multada con una gran cantidad de dinero como castigo por negligencia grave.

—¿Algún otro pueblo dañado?

—Aparte de los dos pueblos descubiertos en las primeras etapas, ninguno todavía. Dado que los niveles superiores se han examinado principalmente, no creo que haya más daños en el futuro.

El informe solicitaba la aprobación de Hugo para que se finalizara el incidente. La figura superior en la raíz del problema estaba bajo investigación y sus pies estaban atados.

Si Hugo diera su aprobación, la figura principal tendría que pagar compensaciones más multas y podría reiniciar sus actividades en los niveles superiores.

Era prácticamente lo mismo que pedirle a la figura principal que pague una cantidad significativa de dinero sin quejas y sin esperar más problemas.

Sin embargo, tener un cierto nombre en los ojos de Hugo era el comienzo de la desgracia para la figura superior que esperaba la aprobación comercial.

—¿Gales? ¿Es el dueño principal, el conde de Gales?

—Sí.

Era la regla que, sin importar el propietario, los asuntos de alto nivel debían resolverse por ley comercial. Un problema de transacción comercial se resolvía con dinero y siempre que el propietario no se declarara en quiebra, no se le daba responsabilidad a la familia del propietario.

El hecho de que Hugo ahora supiera el nombre de la persona en la cima estaba relacionado con la razón de no tener que preocuparse.

Una chispa oscura se encendió en los ojos de Hugo. Debido a que vio su figura llorando, guardaba un gran rencor hacia el cabecilla del incidente de la fiesta en el jardín. Debido a la súplica de su esposa, no podía interferir una y otra vez, por lo que se sentía molesto. Como finalmente había encontrado un caso, se aferró tenazmente a la tan esperada oportunidad.

A través de un canal u otro, sabía sobre el incidente de la fiesta en el jardín con relativamente buenos detalles. Naturalmente, también sabía que el primer líder en ese momento era la condesa de Gales. Justo cuando estaba considerando cómo advertir a la vieja serpiente, había atrapado un caso increíble.

Hugo ordenó con una expresión grave.

—Este caso no puede pasarse por alto a la ligera.

—Entonces…

—Me temo que no puedo borrar la idea de que había una cierta intención detrás de este asunto. Investigue a fondo los detalles de las transacciones pasadas, incluidos los impuestos pagados.

—Por completo, quiere decir…

—Hasta el último detalle. Sacude el polvo.

Elliot era un caballero típico, insensible a las conspiraciones o al engaño, sin embargo, en este asunto, su señor parecía haber notado algo a tener en cuenta.

No sabía por qué, pero esa figura superior ciertamente estaba marcada por su señor. De alguna manera, Elliot se sintió comprensivo.

—Entendido. Investigaré a fondo.

Los subordinados que asistieron al duque en estrecha proximidad estaban bastante familiarizados con el carácter del duque. El duque definitivamente no era una persona magnánima y virtuosa. Era indiferente en la mayoría de los casos, sin embargo, una vez que se bloqueó en algo y comenzó a cavar en él, estuvo más cerca de ser persistente y obstinado.

En otras palabras, guardaba mucho rencor.

♦ ♦ ♦

Había pasado un mes y medio desde que Damian se fue a la Academia. Damian apenas se había ido antes de que Lucía le escribiera una carta y recibiera una respuesta unos veinte días después.

Hoy, ella recibió su respuesta a la segunda carta que le envió. El corazón de Lucía latía con fuerza cuando abrió el sobre. Su contenido, lleno de páginas se cayó. Cuando leyó la primera línea de la carta que comenzaba con “Para madre”, tembló y abrazó la carta contra su pecho.

Mientras leía la carta paso a paso, su rostro floreció, lleno de sonrisas. El contenido de la carta parecía una especie de informe. Lo que se enseñó en clase, lo que comió, con quién tuvo una conversación.

Lucía se sintió feliz al leer el contenido rígido que expresaba poca emoción. Sentía que podía ver el sustento del niño.

[El día se está poniendo más frío. Sé cuidadoso sobre tu salud. Sinceramente, Damian.]

Cuando la larga carta llegó a su fin, Lucía sintió una gran pena.

Parece estar bien, así que me alegro.

Se acercaba el final del año, así que Lucía estaba preparando un regalo para enviar a Damian.

—Mi señora, un invitado solicita verla —anunció una criada.

Si viniera la señorita Milton, la criada no diría que fue una invitada.

—¿Un invitado? ¿Quién?

—Es la condesa de Gales.

Lucía frunció ligeramente el ceño. No sabía por qué la condesa de Gales cometería un acto de mala educación y de repente vendría a buscarla. Consideró enviarla de regreso, pero finalmente decidió escuchar qué asuntos tenía la condesa y, si no tenía sentido, echarla.

La criada sirvió té. Lucía no llamó a Jerome. No quería servir el delicioso té que Jerome preparaba para la condesa de Gales. A diferencia de Lucía, que se sentó con una actitud ligeramente fría, la condesa de Gales parecía intimidada. En el tiempo que no habían visto, su rostro se había vuelto bastante demacrado.

¿Tal vez un resfriado? Lucía sospechaba de la tez muy diferente de la condesa de la fiesta en el jardín anterior.

—¿Qué la trae por aquí?

—Fue descortés de mi parte solicitar repentinamente una reunión como esta. ¿La duquesa ha estado bien mientras tanto?

—No hay ninguna razón por la que no estaría bien. Francamente, no estoy satisfecha con la condesa. Fue mi primera fiesta preparada a gran escala. ¿Seguramente, la señora no negará tener una responsabilidad considerable para que termine de esa manera?

—¿Qué puedo decir? Cuando una envejece, a veces la capacidad de juzgar cae. Vine a buscar a la duquesa con la esperanza de que una pueda pasar por alto generosamente este asunto.

Lucía, que a propósito se había vuelto fuerte, debilitó su expresión helada ante la condesa actuando humildemente.

—¿Es esto lo que se refiere a la visita de hoy?

—Sí. Vine a disculparme.

Lucía no sabía que la condesa de Gales se rebajaría dócilmente de esa manera. Como la condesa era mayor y una figura destacada en los círculos, Lucía intentó aplicar presión gradualmente en lugar de tener una confrontación frontal.

Algo es extraño aquí…

Las actitudes intimidadas bastante inusuales de las otras damas ya pesaban en su mente y dado que incluso la condesa de Gales era así, tal vez había algo que le faltaba.

—Si eso es todo lo que realmente quiere, lo entiendo. Aceptaré las disculpas de la condesa. Sin embargo, no deseo hablar mucho hoy.

—Ah… yo…

—¿Tiene más que decir?

—Para la duquesa… hay algo que me gustaría pedir sinceramente…

¿Una solicitud? Realmente, qué descarada. Lucía se rio sarcásticamente para sí misma. En cualquier caso, la condesa de Gales parecía verla como una niña mansa e ingenua. Lucía no era una buena chica que no tomaría ninguna medida. Ella tenía un lado bastante frío en sus relaciones con la gente.

—No acepto solicitudes especiales privadas.

—No es una petición especial, duquesa. Por favor, alivie la ira de Su Gracia el duque.

—No sé de qué está hablando.

La condesa reveló que los niveles superiores de su familia se encontraban actualmente con dificultades. La explicación fue larga y, en su mayoría, justificación propia. Sin embargo, de la historia congestionada, Lucía comprendió el punto clave.

—La parte superior cometió un error y fue castigada. ¿Estás ahora asociando tus sentimientos personales con el trabajo oficial de Su Gracia el duque?

—No. No. No se niega la culpa. Sé que el duque es una persona minuciosa que separa los negocios y el placer. Pero él es un poco estricto, así que le pido que tenga algo de piedad. Por favor, perdone a esta vieja por apresurarse sin principio.

Después de que la condesa de Gales se fue, Lucía pensó profundamente. En primer lugar, desde la perspectiva del castigado, no existía un castigo generoso. Por lo que ella podía decir, no era que se encontrara la culpa de un hombre inocente.

El castigo del crimen estaba dentro del alcance de la autoridad del duque de Taran, quien era el supervisor del orden en el norte.

La idea de que tal vez los estaba castigando en exceso debido a ella no cruzó por su mente por un segundo. Ella no era tan engreída.

Entonces es bastante estricto con las personas que están debajo de él.

Lucía no podía imaginarlo ya que nunca había visto ese lado de él. En cualquier caso, la razón por la que las damas habían sido tan cuidadosas con su estado de ánimo últimamente también debía ser por esto. Quizás pasaron por su lado estricto varias veces recientemente.

Lucía lo archivó en su cabeza para preguntarle de pasada. Realmente, no lo tomó en serio.

Tanuki
Yo creo que hasta les fue bien, como es eso que aun tiene la cabeza en su lugar jajaja

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 47: Verdades y mentiras (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *