Lucía – Capítulo 48: Verdades y mentiras (5)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El clima se enfrió, por lo que se hizo difícil dar un paseo por el jardín después de la cena. Lucía no tenía que preocuparse por qué hacer con su tiempo libre, sin embargo, cada vez que era libre, se enamoraba de tejer.

Era una bufanda que quería enviar a Damian como regalo de fin de año y también para Año Nuevo. Trabajó diligentemente para poder enviarlo aproximadamente en el momento adecuado.

Como no podía cuidar el jardín o dar un paseo, invirtió todo el tiempo restante en completar la bufanda.

Después de bañarse, Lucía esperó a Hugo en la habitación, pero incluso después de que pasó más tiempo del habitual, no vino. A medida que se acercaba el final del año, se volvió notablemente más ocupado.

Él entraba tarde en la habitación o, a veces, le enviaba un mensaje a la criada para que ella durmiera primero.

Luego trataría de exigir obstinadamente que el día de descanso uno de cada cinco fuera reemplazado por el día perdido, pero Lucía no escuchó esa demanda.

Esto se debía a que sabía que una vez que escuchara, no habría fin.

Le pidió a la criada que trajera su cesto de punto porque parecía que llegaría tarde. Se sentó en la cama y comenzó a tejer la lana en forma de bufanda.

—¿Qué es eso?

En algún momento, Hugo entró y observaba atentamente el tejido en sus manos. Ella había estado completamente absorta en tejer y no lo notó cuando entró.

Ella limpió rápidamente y arregló los materiales en la canasta.

—Tejido de punto. Estoy tejiendo una bufanda. Quiero enviársela a Damian.

Una bufanda de punto de lana. Era un artículo que nunca fue necesario para Hugo. No era sensible al frío, así que incluso en invierno, no usaba ropa especial de invierno, y mucho menos una bufanda para niños. Quizás incluso el receptor del regalo, Damian, tendría que hacer un esfuerzo consciente para usar eso.

Su elección del patrón blanco sobre un fondo rojo mostraba cuánto trataba a Damian como un niño pequeño. Sintió un poco de pena, pero no tuvo más remedio que hacer que Damian lo usara durante todo el invierno.

Tendría que revisar a través del escolta plantado al lado del niño para asegurarse de que el niño realmente la usara. Hugo tenía pensamientos villanos en su mente.

Aunque Hugo no quería una bufanda, no podía mover su mirada desde donde ella se movía para colocar la canasta de lana debajo de la cama. Envío a Damian, se deshizo del bebé zorro como un bono gratis, pero ella no volvió a ser completamente suya como él pensaba.

No sabía por qué había tantos lugares a los que podía dedicar su atención. Cuando recibía una carta del niño, estuvo llena de entusiasmo obvio por unos días.

Es mi mujer antes de ser la madre del niño.

Estaba insatisfecho con la atención que ella le daba a Damian. No podía decirlo exactamente en palabras, por lo que se quejó por dentro. Además, ella todavía no le había dicho su nombre de infancia.

Pero te dije mi secreto. Aunque no todo.

No era como si tuviera que haber una compensación pero…

¿Por qué ese chico, Damian lo sabe pero yo no?

Nunca podría entender dónde ese niño era mejor que él.

—¿Aprendiste tejer a temprana edad?

Últimamente, Hugo aprovechaba cualquier oportunidad que tenía para preguntar sobre su infancia. Estaba tercamente decidido a escuchar el nombre de su infancia directamente de su boca. No quería preguntar por adelantado, ya que sentía que si ella se lo contaba personalmente, era evidencia de que le había abierto su corazón hasta cierto punto.

—Sí. Por eso mi habilidad no es tan buena. Aprendí observando casualmente a mi madre a un lado.

—Dijiste que vivías sola con tu madre cuando eras joven, ¿verdad?

—Sí. Hasta que entré en el palacio.

—Entonces tu madre… ¿qué hizo ella…? —Hugo dudó un poco y luego lanzó una pregunta poco velada—. Por lo general… ¿cómo eras llamada? Por tu madre…

Esto no fue hacer trampa. No le preguntó directamente cuál era el nombre de su infancia.

—Cuando era niña, en lugar de llamarme por mi nombre, ella me llamaba a mí, mi bebé, mi lindura o mi hija.

Como no creció sintiendo el afecto de su madre, probablemente sentía curiosidad por las relaciones normales entre madre e hijo. Así lo pensó Lucía. Mientras recordaba los recuerdos con su madre, una sonrisa apareció en su rostro.

Hoy de nuevo, sus preguntas principales fallaron. Hugo suspiró por dentro, decepcionado.

—Ah, hay algo que quiero confirmar contigo. No olvidaste tu promesa conmigo, ¿verdad? La promesa de que no interferirás con los asuntos de la fiesta en el jardín.

—No lo olvidé.

—¿De verdad?

—Por supuesto.

Hugo respondió con confianza. No había una sola cosa en su conciencia. Convocar a sus vasallos y decirles que se esforzasen más en supervisar su hogar era lo suficientemente bueno dentro de su capacidad como asesor superior.

No hubo dudas en sus respuestas, así que Lucia le creyó. Su esposo era más confiable para ella que la condesa de Gales.

—Escuché algo extraño, pero supongo que fue solo un rumor infundado.

—¿Qué rumor?

—Dice que golpeaste duro a los negocios de alta gama del conde de Gales por la fiesta en el jardín. Bueno, algo por el estilo. Pero de ninguna manera ese es el caso. Después de todo, eres alguien que distingue completamente entre asuntos públicos y privados.

—…Por supuesto.

Hugo realmente no tenía nada en su conciencia. Aunque el extremo superior se investigó a fondo dos veces y tres veces debido al problema causado por el caso de envenenamiento, era un asunto oficial. El hecho de que el propietario principal fuera el conde de Gales fue solo una ventaja adicional. A pesar de eso, no pudo responder sin dudarlo. Lucía no pudo captar la mirada agria que le cruzó la cara.

No mucho después de esto, los negocios de alto nivel de la familia del conde de Gales fueron absueltos después de una investigación persistente.

Sin embargo, el gravamen impuesto originalmente era como antes, simplemente poder reanudar las actividades en el nivel superior antes de que llegara el Año Nuevo era algo por lo que estar agradecido.

El rumor de que el duque de Taran estaba detrás de la duquesa ahora se estaba solidificando en una teoría establecida en los círculos sociales del norte.

♦ ♦ ♦

El ayudante asumió una expresión solemne mientras hablaba.

—Su Alteza, príncipe heredero, el marqués de DeLing envió una carta oficial de queja.

Kwiz chasqueó la lengua y hojeó el documento que se le entregó. En conclusión, la larga carta de queja que seguía y seguía pidiendo permiso para castigar al caballero Krotin que insultó el honor del marqués.

Hace un tiempo, los Caballeros de Deling asaltaron a Roy y fueron golpeados medio muertos para que no pudieran moverse durante varios meses.

—¿Por qué estos bastardos inmundos que atacan en grupos tienen tanto que decir? ¿Sigue siendo un caballero adecuado si salta a un solo oponente con números?

El asistente no podía adaptarse al príncipe heredero escupiendo la jerga vulgar de la gente común cada vez que sucedía.

El ayudante controló su expresión y continuó hablando.

—No es un problema con el duelo en sí mismo, sino los comentarios de Sir Krotin.

—Estoy seguro de que no quieren tratar con Sir Krotin.

El marqués de DeLing era una de las figuras representativas de la oposición contra el príncipe heredero. Si el lado opuesto pudiera usar este asunto para eliminar al caballero Krotin del lado del príncipe heredero, había muchas cosas que ganar con él.

Podrían hacer una grieta en la autoridad del príncipe, que no pudo proteger a su escolta caballero, podrían aspirar a una brecha en las defensas del príncipe heredero después de que perdiera una escolta notablemente hábil y porque el Kwiz no pudo salvaguardar a la escolta entregados a él por el duque de Taran, podrían hacer una grieta en la relación de los dos.

Kwiz volvió su mirada hacia Roy parado a su lado.

Aunque Roy obviamente sabía que estaban hablando de él, su expresión no cambió como si no estuviera escuchando nada. A veces, el asistente sentía el deseo de golpear la descarada cara de Roy.

—Sir Krotin. No digas nada después de vencer a esos caballeros. Bien yendo allí. No es como si los hubieras matado, sin embargo, esos bastardos saltarines tienen el descaro. Pero, ¿por qué dijiste eso? —dijo el príncipe.

—¿Que qué? —respondió Roy.

—Dice que llamaste a los caballeros, los perros del marqués.

—No dije eso. Dije perros lamiendo los pies de su amo.

Kwiz gimió.

—Eso es prácticamente lo mismo. ¿No es por eso que el caballero del marqués DeLing te asaltó? Decir que insultaste al marqués.

—No sé por qué eso es insultante. Simplemente dije la verdad. Un caballero es el perro de su amo. Como un perro, todo lo que uno tiene que hacer es mover la cola hacia su amo y escuchar atentamente. Solo dije lo que pensaba ya que iban por ahí peleando peleas con personas no involucradas.

No solo el príncipe heredero, sino que todos estaban desconcertados.

—¿Un caballero es el perro de su amo? ¿Sir Krotin piensa eso de ti mismo? —le preguntó Kwiz.

—Oh, sí. Soy el perro de mi señor. Si él me pide que ladre, yo ladro. Guau guau.

Kwiz se echó a reír. Se agarró el estómago y golpeó la mesa mientras se reía. Sin embargo, la expresión de los otros caballeros escolta además de Roy estaba distorsionada y lo miraban con miradas asesinas.

Después de reír hasta que le salieron las lágrimas, Kwiz tardó un rato en calmarse y luego habló con su ayudante.

—¿Te enteraste? Escribe bien que Sir Krotin no insultó a ningún caballero y devuélvele la carta de queja.

—…Sí.

Sin duda, el maldito hombre era un lunático. No, ¿era un perro loco? El ayudante decidió no perder el tiempo con el caballero Krotin si era posible. Después de todo, uno evitaba la mierda porque estaba sucia.

—Envidio al duque de Taran. Tener un caballero tan leal.

Kwiz miró a sus caballeros con una mirada significativa. Los caballeros que encontraron su mirada por un momento volvieron su mirada al aire vacío.

—Pero el duque de Taran se ha limitado al norte sin pensar en venir a la capital. Pensé que incluso si fuera la duquesa, al menos uno vendría una vez.

Había pasado casi un año desde que el duque se casó y habían pasado dos meses desde que comenzó el Año Nuevo. Estaba fascinado por la forma en que la princesa que vivía en palacio aguantaba tan bien en el norte.

Pensó que ella sería incapaz de tolerar la frustración e incluso si estuviera sola, pasaría por la capital. A través de la descripción de las personas que habían visto a la princesa Vivian directamente, sabía que la princesa estaba lejos de ser una dama de belleza sin igual. Aun así, no podía librarse de su duda sobre si ese rumor era cierto o no.

¿Es tan hermosa que el duque la está ocultando? ¿O es solo preferencia? Pero mirando su historia pasada con mujeres, algo es totalmente diferente.

Kwiz encontró muy poco éxito al investigar sobre la princesa Vivian. Se enteró de que la princesa salía del palacio fingiendo ser una sirvienta, pero como le costó más tiempo y dinero seguir investigando más profundo, simplemente se rindió.

Si se tratara de un enemigo, examinaría cada rincón y grieta, pero no había necesidad de hacerlo por alguien de su lado. En cualquier caso, se encontrarían cuando ella llegara a la capital.

Actuando como una sirvienta para salir. Haces cosas bastante interesantes.

Kwiz tenía una impresión favorable hacia su hermana menor que nunca supo que existía.

Maru
No me caes bien. Eras capaz de echar a Lucía a los perros sin conocerla, no me vengas ahora con que te parece interesante

♦ ♦ ♦

En la capital, donde los incidentes ocurrían sin pausa, Fabian estaba trabajando duro hoy como siempre. Hoy estaba haciendo su trabajo favorito: la tarea de reunir los rumores que circulaban en la capital.

Eh, esto es nuevo. ¿Hay un círculo de convocatoria para criar al demonio debajo del castillo del duque de Taran?

Fabian se rio y anotó todos los rumores sin filtrar en su informe al duque. Fabian también estudió el informe de sus hombres. Mientras miraba el informe, su expresión se puso rígida. El informe era de sus hombres plantados alrededor de la novelista.

Como ella era la única conocida de la princesa que se convirtió en duquesa, Fabian ordenó a sus hombres que vigilaran a Norman regularmente. Esto se debió a que alguien que se topó con su relación con la duquesa podría optar por acercarse a ella y causarle daño. Por otro lado, también pudo usar esto para confirmar que la novelista tenía los labios cerrados sobre la duquesa. Entonces, en cierto modo, era una forma de vigilancia y protección.

¿Por qué fue allí la condesa de Falcon? Y no solo una o dos veces.

Según el informe, el propósito de la condesa para visitar a la novelista era porque era fanática de su novela.

No creo que esa sea la única razón…

El agudo sentido de Fabian le decía eso.

De todos modos, ella es realmente difícil.

Desde hace mucho tiempo, la condesa siempre dejaba un mal sabor de boca. El hecho de que no le gustara su ominosa historia pasada de casarse tres veces con los tres esposos actualmente muertos, era secundario. A veces uno no le gustaba a una persona sin razón alguna. Para Fabian, la condesa de Falcon era esa persona.

Hubo la opción de observar la situación a lo largo del tiempo, pero Fabian decidió archivarla en su informe. La razón más importante de la capacidad de Fabian eran sus juicios situacionales rápidos. Él juzgó que no debería ignorar descuidadamente las noticias relacionadas con la duquesa.

En este punto, ahora sabía que el duque no estaba jugando a los recién casados. ¿Para que el duque compartiera cama con una mujer durante más de diez meses? No tenía precedentes. El duque no era un mujeriego. Así era como Fabian lo vio. El duque simplemente satisfizo sus deseos instintivos. Nunca tuvo el más mínimo intercambio emocional con mujeres.

El solo hecho de pensar que un duque así se estaría estableciendo con una mujer hizo que Fabian sintiera que había vislumbrado los misterios de la vida.

En verdad, cuanto más vives, más aprendes.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *