Lucía – Capítulo 50: El doctor de la Familia Taran (2)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Ahora era una rutina para Lucía tomar la medicina que Anna le preparaba cada dos días. La criada generalmente lo traía una o dos horas después de haber cenado. Lucía habitualmente se llevaba el tazón de medicina a la boca, pero se sorprendió y reflexivamente se lo quitó de la boca.

—¿Aroma de vainilla?

Acercó el tazón a su nariz de nuevo y percibió el olor. No había duda. Era aroma a vainilla. Era la cura que no podía encontrar en su sueño, incluso después de poner mucho esfuerzo y tiempo. El médico errante que conoció milagrosamente lo llamó la visión de su familia. No era una medicina que se pudiera encontrar tan fácilmente. Lucía llamó a la criada y pidió que le trajeran a Anna.

—Anna, la medicación de hoy es diferente a la anterior.

—Sí. Es un nuevo remedio.

—¿Es un método que encontraste?

—…Si.

Si Anna hubiera dicho que había recibido el consejo de otra persona, Lucia habría pensado que Anna pudo haber conocido al médico de su sueño. Pero no podía creer que Anna lo encontrara.

—Anna, he estudiado hierbas medicinales por un tiempo porque estaba interesado en ellas.

Después de decir eso, Lucía pasó a enumerar tres hierbas diferentes. Todas estas hierbas pertenecían al lado de las hierbas medicinales con una composición fuerte, por lo que eran hierbas que deberían examinarse y prescribirse cuidadosamente de acuerdo con la constitución del paciente. Para un médico, este conocimiento estaba cerca del sentido común.

—¿Sabes qué sucede si mezclas estas tres hierbas y las comes? —preguntó Lucía.

Anna no pudo comprender la intención detrás de esta pregunta abrupta, pero respondió con sinceridad basándose en su conocimiento.

—Esas hierbas medicinales son hierbas que nunca deben mezclarse juntas. Cada una es diferente en naturaleza, por lo que cuando se toman juntos, actuará como un veneno .

—¿Es eso así? Entonces Anna, trajiste este medicamento para tratar de alimentarme con veneno.

—¿Qué?

¡Veneno! El cuerpo entero de Anna se puso rígido mientras se congelaba como una piedra. La pequeña mujer frente a ella de repente pareció transformarse en una enorme pared de acero. La duquesa no era alguien para afirmar su autoridad u observar el decoro adecuado con las personas debajo de ella.

Entonces, Anna se había olvidado. Había olvidado que la duquesa era una gran noble de alto rango que nunca podría ver en su vida si no fuera porque ella se convirtió en médico de cabecera.

—¿He hecho algo para ofender a la duquesa?

Un escalofrío le recorrió la espalda. La vida de un médico sospechoso de intento de envenenamiento era similar a la vida de una llama de vela ante el viento. Si era verdad o no, no importaba. El problema era tal sospecha en primer lugar.

—¿Sabías que este medicamento tiene un aroma a vainilla? —preguntó Lucía.

—Sí, mi señora..

—¿Sabes por qué tiene un aroma a vainilla? —Pero no hubo respuesta. Así que Lucía continuó hablando—. Si mezclas las tres hierbas que mencioné antes y las hierves, obtienes el aroma a vainilla. Parece que no sabes esto, Anna.

—¿Qué…?

—Dijiste que es un método de tratamiento que encontraste. ¿Cómo puedes no saberlo?

Después de que la menstruación de Lucía reiniciara debido a la cura que el médico errante le dio en su sueño, ella se interesó en la cura en sí. Cada vez que iba a comprar hierbas medicinales, recordaba las palabras que le decían que ciertas hierbas mezcladas juntas causaban grandes problemas.

La expresión solitaria de Philip cuando arrancó la página del cuaderno que contenía la visión de su familia y se la dio también se le vino a la mente. En particular, sentía curiosidad por el aroma a vainilla de la medicina. Entonces, por curiosidad, comenzó a estudiar hierbas medicinales.

Sus estudios no estuvieron a la altura de los de un profesional. Ella acaba de aprender el tipo y la eficacia de las hierbas medicinales en la receta que Philip le dio. Tomó las hierbas medicinales en la receta aparte, pieza por pieza, y probó repetidamente mezclas. A través de esto, descubrió que el aroma de vainilla provenía de mezclar las tres hierbas que comúnmente no se mezclaban.

La tez de Anna se puso blanca. Anna no sabía qué tipo de hierbas medicinales habían entrado en la medicina. La medicina que Philip le entregó estaba en un estado finamente molido.

—El método de dosificación es simple. Debe tomarse regularmente, al menos una vez al mes hasta que la menstruación comience de nuevo —le había dicho.

—No puedo hacer que un paciente tome un medicamento que no sé lo que entró en él. La receta debe administrarse junto con el medicamento.

—Es nuestra visión familiar, no puedo revelar esto.

—Philip. No dudo de tu conciencia o habilidad como médico. Sin embargo, este no es un paciente común.

—Anna, si es así, puedo explicarle personalmente al paciente.

—Eso no se puede hacer. Sir Philip tiene prohibido acercarse a la señora.

Anna había estado muy emocionada de saber que había un método de tratamiento, pero mientras esperaba que Philip hiciera la medicina, un asunto olvidado surgió en su mente.

En el pasado, el mayordomo había dicho que incluso si encontraban cura, tenía que llamarse a Anna. Incluso una simple mención de la existencia de Philip no debía hacerse frente a la señora.

—No preguntaré cuáles son las circunstancias, pero no puedo dejar que conozcas a la señora, Philip.

—Puedo estacar mi cuello para asegurarse. Si estás realmente preocupada, puedes comer un poco para probarlo. Este medicamento no tiene efecto cuando una persona normal lo toma.

—Dijiste que tiene que administrarse a largo plazo. Un problema podría ocurrir cuando se toma a largo plazo.

—Anna, ¿crees que haré una droga que dañará a un paciente?

La confianza de Anna en Philip, su conciencia como doctora y su deseo de cura estaban en un feroz conflicto dentro de su mente. Ella personalmente tomó la medicina durante una semana y observó la condición de su cuerpo para cualquier cosa extraña. Mientras hacía esto, recibió una llamada del duque.

El duque de Taran solía llamar a Anna una vez por semana para preguntarle cómo iba el tratamiento de la duquesa. Y la respuesta de Anna solía ser la misma.

—Estoy buscando una cura.

El duque no lo cuestionaría más y con una respuesta de asentimiento, la discusión terminó.

Sin embargo, esta vez cuando fue convocada por el duque, se sintió presionada porque estaba en posesión de la cura.

Sentía vergüenza de que, aunque le pagaban una gran suma de dinero, no estaba haciendo su trabajo correctamente.

Y debido a que la confianza de Anna en Philip ya ocupaba un lugar enorme en su corazón, finalmente le llevó la medicina a la duquesa.

—Esto… hice algo loco.

Solo después de que Lucia cuestionó los componentes de la droga, Anna se dio cuenta de esto. Ella era una doctora que le recetaba un medicamento desconocido a su paciente. Antes de considerar que esta paciente era, de hecho, la duquesa, fue un error fatal en su juicio como médico.

—No tengo nada que decir. Lo siento, mi señora. A decir verdad, no es mi cura. Tomé el medicamento durante una semana para verificarlo.

Lucia suspiró, sintiendo la angustia y los esfuerzos de Anna a través de sus palabras.

—Para haber consultado con ellos sobre mi condición, debe ser alguien en quien confíes mucho. ¿Quién es?

—Lo siento, mi señora. No puedo decir quién es.

—¿La persona que recetó el medicamento pidió no ser revelada?

Cuando Lucia lo pensó, el doctor errante de su sueño no era alguien que deseara crédito.

Como a Anna no se le permitía hablar de la existencia de Philip, no podía dar una respuesta.

—No puedo tomar este medicamento. No puedo confiar en eso. ¿Lo entiendes? —explicó Lucía.

—Sí, mi señora. He cometido un grave error.

—Sé que lo hiciste porque querías tratarme. Pero no mientas la próxima vez.

—Sí, mi señora.

Lucía tuvo la noción de que si Anna encontraba una cura, no la rechazaría. En ese momento, estaba enojada con Hugo y su actitud era “no me importa lo que pase”. Pero ahora que se dio cuenta de por qué no quería un hijo, su mente había cambiado.

No estaba listo para ser padre en absoluto. Si nacía un niño, sería una tragedia para todos los involucrados, así como para el niño recién nacido. Lucía no quería tener un hijo que Hugo no quisiera. Quería tener un hijo que recibiera mucho amor de su padre.

Hugo creció sin conocer el amor de sus padres y Lucía pasó su infancia descuidada por su padre. Ambos habían experimentado la falta de una familia normal. Lucía pensó que para completarse en lo que les faltaba, necesitaban entenderse perfectamente.

No dar a luz a un niño podría ser el lado más feliz de las cosas.

Había arrepentimiento. Ella estaba enamorada de él. Quería tener un hijo para el hombre que amaba. Pero ahora no era el momento.

Cuando pensó en su vida agotadora en su sueño, le enseñó muchas cosas. Si no fuera por el sueño, ella no tendría tanta paciencia ni habría podido ver el futuro lejano.

♦ ♦ ♦

Siguiendo la voluntad de la duquesa, Anna le informó a Philip que su medicamento fue rechazado. Mientras Philip escuchaba su historia, no pudo ocultar su sorpresa.

—Entonces… ella sabe la mezcla de hierbas que le da el aroma de vainilla…? —Philip murmuró para sí mismo repetidamente—. Déjame conocer a la duquesa. Esto definitivamente es una cura.

—Sabes que eso no puede suceder. ¿Qué hiciste para estar bajo vigilancia? —preguntó Anna.

—Es un asunto personal y no tiene nada que ver con la medicina. ¿Planeas renunciar al tratamiento de la señora como este?

Anna sacudió la cabeza.

—Para mí, no hay otra manera. Tal como dices, Sir Philip podría encontrarse con mi señora y explicárselo directamente, pero la reunión en sí es imposible.

—Anna, no puedo renunciar a un paciente frente a mí.

—Entonces, le preguntaré a Su Gracia el duque cuando regrese.

El duque de Taran no estaba actualmente en Roam, ya que estaba inspeccionando el feudo para que Philip no pudiera perder esta oportunidad. Una vez que el duque regresara, nunca se quedaría solo con la duquesa.

El duque no sabía el secreto detrás de la artemisa, pero si la duquesa quedaba embarazada después de recibir la receta de Philip, el duque inmediatamente vería a través de las manipulaciones y trucos de Philip. Y el duque haría todo lo que estuviera a su alcance para evitar que naciera el niño.

Por lo tanto, el duque no debía saber que Philip estuvo involucrado en el embarazo de la duquesa. Para eso, Philip tenía que encontrarse con la duquesa. Estaba seguro de que una vez que conociera a la duquesa, podría convencerla y persuadirla.

—La voluntad del paciente es prioridad. Lo más importante es si el paciente quiere un hijo. ¿Crees que Su Gracia el duque quiere un hijo de la señora cuando ya tiene un hijo nacido fuera del matrimonio como su heredero? Los nobles son fríos de corazón. Son diferentes de la gente común como nosotros. La sucesión y el afecto hacia la esposa están completamente diferenciados. La señora también debe querer ver a un niño en su vejez. ¿No crees que sería una pena que la señora nunca pueda abrazar a su propio hijo?

Philip intentó persuadir tranquilamente a Anna. Y Anna, cuyo corazón se inclinó positivamente hacia Philip, se convenció fácilmente.

—Su relación podría ser buena ahora pero…

En primer lugar, las relaciones nobles eran así. Ya fuera hombre o mujer, mantenían amantes separados y se divertían incluso cuando estaban casados. Lo único que quedaba era el niño.

Anna pensó de la misma manera que los sirvientes que chismorrearon que la duquesa se estaba debilitando porque tenía que ingresar a un hijo ilegítimo en el registro tan pronto como se casara.

—Trataré de hablar con mi señora.

Para Anna, era por el bien de la señora.

♦ ♦ ♦

—Mi señora, el doctor del que te hablé el otro día ha solicitado conocerte.

—¿Es eso así? Eso está bien para mí —dijo Lucía.

—Sin embargo, mi señora. Este doctor… en realidad, es el doctor del duque.

—¿Del duque?

—Sí. El mayordomo me llamó hace algún tiempo y me informó. Me dijeron que el médico del duque estaba siendo vigilado y que no se debería permitir que conociera a mi señora ni que se mencionara su existencia a mi señora. Me dijeron que era una orden de Su Gracia el duque.

La expresión y el tono de Anna eran resueltos. Los sentimientos de expectativa de Lucía por ver a su benefactor comenzaron a disminuir.

—Entonces, estás cometiendo un grave error en este momento. Estás desobedeciendo la orden de no mencionarme esto —dijo Lucía.

—Soy consciente y asumiré la responsabilidad. Pero mi señora, el doctor dijo que definitivamente puede curarse. Quiere conocer a mi señora y explicarle.

—¿Responsabilidad? ¿Cómo asumirás la responsabilidad?

—…Renunciaré a mi puesto de médico. Me falta demasiado en muchas áreas.

Lucía estudió la expresión demacrada de Anna. Era una expresión que decía que la mujer tenía muchas cosas en la cabeza.

—Anna, el asunto de la medicina la última vez fue así, y el asunto esta vez también. Estas cosas no sucederían si cumplieras con tu deber.

—Sé que he actuado fuera de línea. Solo quiero tratar a mi señora para que pueda tener un hijo encantador.

Lucía suspiró. Anna no era una mala persona. Por el contrario, era raro ver a alguien con pasión tan pura como la de Anna. Por lo tanto, a Lucía le gustaba Anna. Sin embargo, ella no era una persona con tacto con la gente.

—¿Cuál es el nombre del médico del duque que quiere conocerme?

—Sir Philip.

—¿Sir?

—Se titula como barón.

¿Podría el doctor errante Philip ser el doctor del duque? ¿Por qué motivo estaría deambulando el doctor titulado de un duque? El Philip que vio en su sueño parecía acostumbrado a la vida de un vagabundo. No era un viajero que hacía un viaje corto.

¿Podría haberle pasado algo al duque de Taran en ese momento?

En la última parte de su vida, Lucía vivía encerrada del mundo. Ella no sabía lo que estaba pasando en el mundo y mucho menos escuchaba noticias sobre la alta sociedad. Fue el momento más tranquilo de su vida en el sueño, pero Lucía de repente se sintió enfadada consigo misma en el sueño. Hubiera sido agradable si ella viviera pagando un poco más de interés por las cosas que la rodean.

¿Por qué él no quería que supiera del médico?

A lo sumo, el hombre era simplemente un médico primario. Si Hugo odiaba verlo, simplemente podría expulsar al hombre y nunca volver a verlo. ¿Por qué estaba pasando por el complicado proceso de plantar ojos alrededor del médico?

—Este doctor del duque, ¿ha trabajado para el duque durante mucho tiempo? —preguntó Lucía.

—Escuché que ha sido el médico del duque en el hogar durante muchos años.

Una vez que Lucía escuchó las palabras “hogar por muchos años”, recordó algo que dijo Hugo.

—No puedo contarte todo. Estas son cosas que no quiero revelar incluso cuando muera.

Los secretos que quiere guardar. Este doctor… los conoce.

Era solo un presentimiento. Sin embargo, había algo que ella no entendía. Si su suposición fuera realmente cierta, el médico ya habría muerto en las manos de Hugo. Las pistas en sus manos eran demasiado pequeñas para llegar a una conjetura adicional, pero una cosa era segura.

No quería que ella conociera al doctor. Si ella quisiera conocer al médico, la mejor oportunidad sería ahora que Hugo estuviera ausente, pero sus instintos le decían que no se reuniera con el médico sin el conocimiento de Hugo.

—No voy a conocer a este médico.

Anna suspiró con pesar.

—Anna, como doctora y como alguien de la casa del duque, has cometido un gran error. Puedo perdonar el error que cometiste como médico, pero no puedo hacerlo por el error que cometiste al desobedecer las órdenes de Su Gracia el duque. En cuanto a su renuncia, la aceptaré pero no ahora. Tal vez subamos a la Capital pronto, así que quédate hasta que vayamos a la Capital.

Lucía luego llamó a Jerome.

—Jerome, hoy mi doctora Anna me dijo que el doctor del duque desea reunirse conmigo. Sin embargo, ya me has advertido sobre esto.

Por un momento, la aguda mirada de Jerome se dirigió a Anna, que estaba solemnemente a un lado con la cabeza baja, luego su mirada volvió a su Señora.

—Sí, mi señora. El maestro envió la orden.

—Si es su orden, entonces ciertamente hay una razón. No tengo intención de conocer al médico del duque. Y en cuanto a este incidente, le informaré personalmente cuando regrese.

—Sí, mi señora.

—Anna quería ofrecer su renuncia pero yo me negué. Ella permanecerá como mi médico hasta que subamos a la capital. Es decir, no hay necesidad de interrogar a Anna adicionalmente.

—Sí, mi señora.

La actitud de Jerome era similar a la de un caballero solemne arrodillado ante su rey para recibir una orden. Jerome siempre respetó las sabias decisiones de la señora. No faltaba nada en el que sostenía con seguridad la Casa de Taran.

Jerome estaba realmente contento de estar al servicio de dos maestros respetables.

| Índice |

One thought on “Lucía – Capítulo 50: El doctor de la Familia Taran (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *