Lucía – Capítulo 53: A la capital (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La primavera pasó y llegó el verano. Era el segundo verano para saludar a Lucía en su estancia en Roam.

El día a día era pacífico y tranquilo. Ayer fue como hoy, y hoy condujo a un mañana como hoy.

En este verano, el calor estaba en su apogeo y mientras cenaban al final de un día tranquilo, Hugo comenzó a hablar.

—Su Majestad ha fallecido. Prepárate para ir a la capital.

Lucía involuntariamente dejó caer el tenedor en su mano. Ella se había olvidado por completo.

No. Podría haber querido olvidar inconscientemente.

En el fondo, podría haber deseado alejar todo y vivir en esta burbuja, sin importar lo que sucediera en el mundo.

—¿Estás bien?

—…Si. Estaba un poco sorprendida. Ya que fue tan repentino.

Lucía no estaba sorprendida por la muerte de su padre. La manecilla detenida del reloj había comenzado a girar de nuevo. A partir de ahora, el futuro agitado que vio en su sueño comenzaría a desarrollarse. Lucía no sabía que lo temía tanto.

La reina era incapaz de tener hijos. En otras palabras, todos los hijos del rey eran ilegítimos. Por lo tanto, nadie podría argumentar legitimidad y cualquiera podría convertirse en el príncipe coronado.

El rey tenía hasta veinte hijos, pero cuando el rey falleció, solo cinco de estos príncipes estaban vivos, incluido el príncipe heredero. En contraste con esto, las veintiséis princesas del Rey estaban mayormente vivas.

Las princesas pudieron sobrevivir ya que no tenían derechos sobre el trono pero, por otro lado, los príncipes tuvieron que matarse entre ellos para acercarse al trono. Mientras Lucía llevaba una vida tranquila en su pequeño palacio separado, se libró una sangrienta batalla en los tribunales.

En medio de esto, el príncipe coronado emergió admirablemente como vencedor, pero aun así, no pudo vencer por completo a los otros competidores. Para mantenerlos bajo control, el príncipe heredero necesitaba fortalecer sus fuerzas y para eso, necesitaba al duque de Taran.

El ganador final fue el príncipe heredero. Y a su vanguardia, el duque de Taran.

Lucía no sabía los detalles de la complicada lucha política, pero podía adivinar que Hugo estaría muy ocupado en el futuro. Definitivamente no estaba inactivo en el feudo, pero lo que tenía que enfrentar era relativamente simple.

Tenía reuniones, supervisaba el territorio y realizaba inspecciones de vez en cuando. Las personas que conoció eran limitadas y sus acciones podían predecirse hasta cierto punto.

A diferencia de lo que Lucía se preparó, él había sido un esposo fiel. Quizás las costumbres y modales del norte lo habían influenciado. Las costumbres de los pueblos del norte diferían de las de la capital en muchos aspectos.

Las tendencias liberales de los hombres y mujeres solteros eran las mismas, pero en el norte, uno era mayormente fiel al cónyuge después del matrimonio. Sin embargo, había muchas cosas que lo tentarían si iban a la Capital.

Xenon era un país con costumbres sexuales liberales. En particular, la capital era la más abierta. Incluso después de que uno se casó, no hubo obstrucción.

Independientemente del hecho de que era un hombre casado, la capital estaba llena de chicas listas para lanzarse sobre él. Lucía se sintió incómoda. Había demasiadas variables en la capital.

Podría enfriarse si subimos a la capital. Hay tantas mujeres hermosas…

—…eso. ¿Estás escuchando?

—¿Huh?

Lucía se sobresaltó y esta vez dejó caer el cuchillo en la mano.

—¿Estás realmente bien?

—Ah, sí. Lo siento. Estaba pensando en otra cosa…

—¿Algo más?

—Ah… lo repentino. Me preguntaba si la salud de Su Majestad no era tan buena como solía ser.

—Escuché que generalmente no era buena. Contra el consejo de la corte, no se abstuvo de los placeres carnales excesivos y el alcoholismo.

Esta fue su primera vez teniendo una idea de la personalidad del rey. Se sintió avergonzada, como si su ropa sucia estuviera siendo expuesta a su esposo. Su padre trajo la muerte sobre sí mismo con su libertinaje.

Al igual que en el sueño, la relación de Lucía con su padre no mejoró en absoluto, pero no se arrepentía.

—¿Cuándo vas a ir? —preguntó Lucía.

—Planeo irme a primera hora de la madrugada. Tengo que darme prisa, así que no puedo ir contigo. Ten cuidado en el camino, mi esposa.

—Bien. Me iré tan pronto como esté lista.

Cuando terminaron de cenar, Hugo la tomó de la mano y salieron del comedor. Los sirvientes estaban momentáneamente aturdidos porque sus ojos estaban entrenados en sus amos, pero luego lo ignoraron por completo. Los sirvientes se habían acostumbrado a la generosa piel de la pareja ducal, así que, si era así, no le daban otra mirada.

Lucía de repente se sintió algo avergonzada. Ella pensó que iban al jardín, pero él la llevó a la terraza y la abrazó con fuerza. Ella le devolvió el abrazo, envolviendo sus brazos alrededor de su espalda.

—¿Hugh? Por qué de la nada…

—No te gusta esto delante de los sirvientes.

Si él supiera que a ella no le gustaba, sería mejor que él no le agarrara la mano sin previo aviso o la besara en la mejilla donde la gente pudiera verla.

La agradable sensación de abrazarlo fue de corta duración. Era verano después de todo.

—Hace calor.

Hugo suspiró y la soltó.

—¿No puedes soportar un poco más sin gritar “hace calor”?

—Pero hace calor —respondió Lucía.

—Qué mujer de cabeza fría.

Él se quejó y ella se echó a reír. La miró con una mirada gentil, luego la agarró por la cintura y la besó en la mejilla.

—¿Por qué estabas tan distraída durante la cena? ¿Hay algo mal?

—No, solo… me sentí un poco compleja. Pensar en dejar este lugar me puso triste.

—¿Quieres quedarte atrás en su lugar?

Sus palabras eran muy tentadoras. Si ella realmente pudiera, sería bueno.

—No seas ridículo. Hay tantas cosas que tienes que hacer cuando llegues a la capital. Dijiste que le pediste a Su Alteza, el príncipe heredero, que ayudara con el asunto de Damian.

—Parece que estás diciendo que debería ir a trabajar por el chico.

—Es normal que un padre haga algo por su hijo.

—¿El niño sabrá de mis problemas más tarde?

—Por supuesto. Damian no es un niño ignorante.

Aun así, el chico todavía te persigue por todas partes, murmuró Hugo para sí mismo. En estos días, Hugo había sentido curiosidad por el contenido de las cartas de Damian y cuando finalmente tomó una para leer, el contenido hizo que sus labios se movieran. Era básicamente un informe sobre todo lo que había ocurrido desde la mañana hasta la noche.

—¿Está todo bien con Damian? —preguntó ella.

—Él te mantiene actualizada, ¿no?

—Debe haber algunas noticias que hayas recibido últimamente.

Al igual que antes, Damian vivía en la Academia sin revelar su identidad. “Shita” no era una posición que cualquiera pudiera obtener solo con habilidades. También se necesitaba un buen historial. Sin embargo, todavía había mucho tiempo, así que Hugo solo estaba viendo cómo se desarrollaba la situación. No tenía intención de interferir en una cuestión de acomodación.

Los niños tenían que ser criados poderosamente. Quizás porque Damian era joven, con un estado incierto, una habilidad sobresaliente y una personalidad hostil, había muchas personas codiciosas a su alrededor. También había alborotadores que buscaban peleas y estas solo aumentarían a medida que el niño creciera. El chico tenía que ser capaz de lidiar con todo esto.

—Lo está haciendo bien, por supuesto.

Hace unos días, algunos alborotadores se pelearon con Damian. Había muchos oponentes, por lo que se intercambiaron algunos golpes, pero ese no era el problema en lo que respecta a Hugo. Nada estaba roto ni lisiado.

—No importa cuántos oponentes, ser golpeado por niños tan malos es solo…

Hugo estaba insatisfecho. Efectivamente, Damian era el hijo de su hermano. Si fuera él, se habría librado de esos tontos sin que nadie lo supiera. Cuando le dijo a Damian, “no mates a la gente en la Academia”, quiso decir “es problemático hacerse cargo de eso, así que trátalo de manera discreta”. El chico no parecía haberlo entendido bien.

—Basta del chico, ten cuidado en tu camino. Y ten cuidado con el calor mientras estás en el carruaje.

—Hay muchas personas que me cuidan, así que ¿por qué preocuparse?

Lucía apoyó la cabeza sobre su ancho pecho. Con el paso del tiempo, su afecto se hizo más romántico. Podía adivinar que le gustaba ella en un grado considerable. Pero a pesar de eso, su inquietud no disminuyó.

La capital estaba llena de sus amantes anteriores, bellezas seductoras que se enamoraban de su encanto, e incluso la mujer que era su esposa en el sueño. No había espacio para sus pies en medio de todo eso.

Me temo que me dejarás.

Lucía había pensado que estaría bien mientras lo amara. Había pensado que podía estar en el centro y amar sin depender ni cargar. Pero ahora, solo podía preguntarse si tal amor existía.

Poco a poco fue despertando a su arrogancia. Tal vez podría existir en algún lugar, pero ese amor era imposible para ella.

♦ ♦ ♦

Lucía se sentó en el estudio leyendo un libro, luego cerró el libro y se levantó. Ya no podía soportar el dolor punzante en el estómago. Durante un tiempo, se había sentido sofocada.

Incluso durante la cena, era difícil que la comida le bajara por la garganta. En cualquier caso, su estómago parecía estar en desacuerdo con ella, por lo que llamó a una criada.

—Tráeme medicamentos para la indigestión.

La medicina para la digestión era una medicina casera, por lo que no había necesidad de llamar a un médico. Sin embargo, incluso después de tomar el medicamento para la indigestión, todavía sentía náuseas. Después de retorcerse de dolor y finalmente vomitar, se sintió mucho mejor.

—Mi señora, ¿está bien?

—Sí. Me siento mucho mejor después de vaciar mi estómago.

Hugo estaba ocupado preparándose para partir al día siguiente, así que Lucía le avisó que dormiría primero. Había mucho que preparar y empacar para mañana, así que decidió acostarse temprano.

♦ ♦ ♦

Hugo salió de su oficina cuando era casi medianoche. Como de repente se dirigía a la capital, tuvo que trabajar mucho para terminar. Su trabajo no tenía fin, pero como tenía que viajar a la capital al amanecer, tenía que dormir un poco.

—¿Por qué tuvo que morir en un verano como este?

Lo que era peor que el clima cálido era su preocupación, ya que un largo viaje en carruaje en este clima cálido podría arruinar su salud.

¿No podría haber vivido un año más antes de morir? Ese viejo tonto. Debería haber pensado en su salud y haber jugado con moderación.

Fue una muerte vergonzosa que dejó a la gente sin palabras. Muriendo en el verano y ahora de todos los tiempos. Hugo solo podía sentirse insatisfecho. Hasta cierto punto, Hugo comenzaba a establecerse en la vida del norte.

Una vez que fue a la capital, no sabía cuándo podría concentrarse otra vez en el norte. Si solo dejara que las cosas fueran, terminaría con idiotas que tratarían de hacer exactamente lo mismo que los idiotas que mató la última vez.

Bueno, era bueno de cualquier manera. Si eso sucediera, él también podría matarlos. Su preocupación estaba más en las variables que aparecerían una vez que fuera a la capital.

Ya no podría mantener a su esposa dentro de sus cercas. El simple pensamiento de pícaros acercándose a ella le hacía doler la cabeza. Aún no había recibido su corazón ni el nombre de su infancia.

Rápidamente terminó su baño distraído y fue a su habitación como siempre. Él vio su figura acostada en la cama y se movió para acostarse a su lado. Estaba a punto de tomarla en sus brazos cuando escuchó un débil gemido. Era un pequeño sonido de angustia.

Se puso de pie de un salto y encendió las luces de la habitación.

—¿Vivian?

Levantó la delgada manta y le dio la vuelta al cuerpo para mirarlo. Su cuerpo se sentía caliente al tacto. Puso una palma en su frente y sintió su frente húmeda de sudor y su cuerpo ardiendo con fiebre. Inmediatamente tiró de la cuerda para llamar a la criada.

—Vivian.

La llamó por su nombre varias veces y le dio unas palmaditas en la mejilla, pero no hubo respuesta. Aturdido, la levantó de su cintura y la tomó en sus brazos. Sintiendo su cuerpo hundirse impotente, Hugo se llenó de terror.

—¡Vivian!

Sintiendo que la criada entraba, Hugo no se molestó en mirar y solo gritó frenéticamente.

—¡Llama al doctor!

—¡Sí… Sí!

La criada se fue apurada. Aquellos profundamente dormidos en el castillo se despertaron groseramente por el ardiente ritmo.

Hugo colocó la toalla fría en su frente y la criada responsable de esperar a la duquesa se sentó de rodillas debajo de la cama. Hugo interrogó a la criada y la criada explicó la condición de la señora de la cena con todas sus fuerzas.

—Después de la cena, mi señora vomitó todo y dijo que se iría a dormir temprano.

—Deberías haber llamado a un médico entonces. ¿Es así como sirves a tu señora?

—L-Lo siento.

La feroz reprimenda y el tono gélido del duque congelaron a la criada hasta los huesos. La voz de la criada tembló lastimosamente. No era solo su voz, sino que todo su cuerpo temblaba.

Anna, que había corrido todo el camino desde su cama, entró en el dormitorio. Ella inmediatamente bajó los síntomas de la criada.

—Mi señora tiene que recuperar la conciencia antes de que pueda tomar medicamentos. Hay que limpiarla con una toalla para bajar la fiebre.

—Ella estuvo bien hasta después de la cena —dijo Hugo.

—Parece ser una indigestión aguda.

—Si es indigestión, ¿por qué este tipo de fiebre?

—La indigestión puede causar dolor corporal y fiebre alta.

Anna se volvió hacia la criada.

—¿Mi señora se quejó de un dolor de cabeza?

—¿Un dolor de cabeza…? No, ella no lo hizo —respondió la criada.

—¿La indigestión también causa dolores de cabeza? —inquirió Hugo.

—Mi señora tiene migrañas frecuentes, así que solo estoy confirmando.

—¿Migrañas?

En un instante, la atmósfera se volvió espinosa. Anna se encogió.

—¿Qué quieres decir con frecuencia? ¿Con qué frecuencia?

—Aproximadamente una o dos veces al mes. A mi señora le dieron medicamentos cada vez que sufría de migrañas.

—Esto es nuevo para mí. ¿Por qué no sé sobre esto?

—Mi señora dijo que no había necesidad de informar a Su Gracia, ya que es una enfermedad común que sufren muchos.

—¿Cuándo comenzó este síntoma?

—Mi señora dijo que a menudo tenía dolores de cabeza desde que era niña. No tiene que preocuparse demasiado, Su Excelencia. La migraña es una afección común y las migrañas de mi señora no son más severas.

La explicación de Anna no hizo mucho para cambiar la atmósfera. El silencio del duque fue aterrador.

Cuando Anna comenzó a sudar frío, las criadas entraron con un gran cubo de agua y docenas de toallas.

—Todos, os retiráis. Lo haré yo mismo —ordenó el duque.

Hugo tumbó a Lucia en la cama y le quitó la ropa de dormir. Mojó la toalla en agua, la apretó y luego procedió a limpiar cuidadosamente su cuerpo lleno de sudor. Su cuerpo entero estaba febril y cada parte que tocaba se sentía lo suficientemente caliente como para quemar.

¿Cómo te enfermaste tanto?

Hugo sabía que el estado prolongado de inconsciencia mientras ardía con fiebre alta era peligroso.

Migrañas, ¿eh?

Según el médico, era un síntoma común y no había nada de qué preocuparse. Pero Hugo estaba enfadado porque no sabía sobre este síntoma de “nada de qué preocuparse”.

Cada vez que esto sucedía, Hugo sentía que había una pared inquebrantable entre ellos. Esperaba que algún día, ella le abriera su corazón, pero esperar ese día era tedioso.

Reprimió su irritación y ansiedad y continuó cambiando las toallas para enfriar su cuerpo.


Tanuki
Inserte la música de su drama favorito cuando se viene lo bueno.

| Índice |

One thought on “Lucía – Capítulo 53: A la capital (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *