Lucía – Capítulo 56: La alta sociedad de la capital (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Era una reunión nocturna para evitar las miradas de la gente. Cada miembro de esta reunión secreta era una figura influyente en la sociedad. Lo más probable era que fuera muy difícil para este grupo de personas poder reunirse en secreto de nuevo.

El príncipe heredero Kwiz, el duque Taran, el duque Ramis, el marqués Philip y el marqués DeKhan. Excluyendo al príncipe heredero, los cuatro eran grandes señores y si uno sumara todos los territorios que gobernaban individualmente, eran nobles influyentes de alto rango que gobernaban la mitad del país.

—Entonces, ¿cuál es la opinión del duque Taran sobre esto?

Hugo pensó en la pregunta de Kwiz por un momento y habló.

—La guerra sucederá. Es solo cuestión de tiempo. Por lo tanto, las anti-fuerzas ciertamente necesitan ser limpiadas.

—Mmm…

Todos tararearon pensativamente. No había nadie aquí que no supiera que, aunque se dijo que la guerra había terminado, estaba más cerca de ser un alto el fuego.

Las Fuerzas Aliadas del Sudoeste fueron derrotadas en la guerra y lo estaban pagando caro porque tuvieron que pagar muchas reparaciones por la guerra.

Incapaces de soportar el pesado impuesto, las rebeliones se levantaron, las guerras civiles estallaron, algunos países fueron derrocados y las dinastías cambiaron. Excepto por la guerra, no había otra forma de escapar de su situación actual.

—Estoy de acuerdo con la idea del duque Ramis de dejarlos crecer en fuerza por el momento —dijo Hugo.

—¿Cuál es el problema de tratar con ellos desde el principio?

—En lugar de romper las ramas, mejor arrancarlo de raíz. Si se trata con una media medida, los enemigos ocultos podrían surgir más tarde, durante la guerra.

Este era un lugar para discutir cómo manejar las llamadas fuerzas antiimperiales, que eran básicamente los hermanastros del príncipe heredero.

El duque Taran y el duque Ramis eran de la opinión de dejarlos por ahora y tratar con ellos más tarde, pero los dos marqueses opinaban que era más limpio eliminarlos ahora.

Ambas partes tenían razones para ello, por lo que Kwiz lo estaba reflexionando.

—Si el duque Taran está tomando la decisión, ¿lo dejarías solo por ahora?

—No. Si estoy tomando la decisión, lo trataré ahora.

Todos miraron a Hugo, señalando que no entendían su significado.

—¿Por qué han cambiado tus palabras? Pensé que querías acabar con el asunto y no manejarlo descuidadamente.

—Eso está jugando según los libros, pero yo no soy el príncipe heredero. No soporto las cosas molestas que zumban a mi alrededor. Me conviene más comenzar a matarlos todos.

—… Ah. Es eso así.

Kwiz recordó de repente cómo el duque de Taran manejó a los señores del norte que lo traicionaron hace más de un año. Cerca de mil personas murieron.

Incluso el rey que toleró y se mantuvo al margen de los asuntos del norte mostró una gran incomodidad en ese momento. Incluso sin conocer los detalles, no había duda de que el rey anterior había recibido un enorme regalo para bloquear su boca en ese entonces. Después de todo, el incidente se había esfumado como si nada hubiera pasado.

—Si se arrastran más tarde, uno puede matarlos de nuevo. Incluso si se tratan en este momento, no me opondré. Pero estoy seguro de matarlos a todos, sin tener en cuenta las consecuencias. ¿No es eso lo que preocupa a Su Alteza, príncipe heredero?

Kwiz parecía disgustado. Parecía que la comprensión completa del duque de Taran que pensaba en la vida de las personas como insectos sería para siempre imposible. Pero cada vez que surgía esta extremidad, Kwiz se sentía extrañamente aliviado.

Esto se debía a que no era probable que el duque de Taran actuara como un zorro y un traidor a sus espaldas. Pero uno no podía saberlo todo.

Kwiz no haría algo estúpido como entender a alguien solo con sentimientos. Pero cuando se trataba de entender a alguien, era inevitable confiar en la imagen dibujada en la cabeza instintivamente.

—Mmmmmm… Por ahora, veré cómo se desarrolla la situación. ¿Qué piensan los demás? —preguntó Kwiz.

El duque Ramis y los dos marqueses estuvieron de acuerdo. El duque Ramis se volvió para mirar al duque de Taran con una mirada profunda. Tal vez se estaba volviendo senil, pero sintió que el duque de Taran lo había expresado deliberadamente de esa manera.

“Soy ignorante, así que quiero matarlo todo, pero, ¿qué piensa el príncipe heredero?”

De esa manera, naturalmente condujo los pensamientos del príncipe heredero al otro lado.

Mmmmmm…

Sin querer, el duque Ramis siguió comparando a su hijo con el duque de Taran. Probablemente porque tenían la misma edad. Y cada vez su hijo perdía. Desde el principio, la capacidad en sí era diferente. Era realmente afortunado que el duque de Taran no tuviera mucho interés en el poder político.

El duque Ramis decidió que volvería a avisarle a su hijo cuando llegara a casa. Le diría que no intentara competir con el duque de Taran por infantilismo sin sentido.

Su hijo, David, tenía una cabeza pasablemente excepcional sobre sus hombros, pero era arrogante y orgulloso. Solo recibió adoración de jóvenes y no sabía cuán aterrador podía ser el mundo.

Si uno avanzaba con valentía, podría convertirse en una ventaja, pero si no se conocía su lugar, podía convertirse en un gran problema.

El duque Ramis ya tenía la edad suficiente para comenzar a preocuparse por los asuntos después de su muerte. El príncipe heredero, que subiría al trono, estaba en su mejor momento y también el duque de Taran.

Bajo el reinado del nuevo Rey, los que protegerían a la familia eran los niños. Entonces, la atención del duque Ramis se centró en el tema de la sucesión.

Kwiz no se parecía a su predecesor. En la superficie parecía virtuoso, pero su naturaleza era poderosa. Si uno quería proteger a su familia bajo un rey que seguramente perseguiría una autoridad real fuerte, tenía que saber cómo bajar la cabeza.

Pero en ese sentido, David lo inquietaba. Sería afortunado si David no se chocara contra la pared pensando que era extraordinario.

Quizás Robin podría ser una mejor opción que David.

El duque Ramis estaba empezando a considerar a su gentil segundo hijo, Robin, como su sucesor, en lugar del excesivamente seguro y orgulloso David.

Y David era incapaz de comprender que el duque de Ramis podría estar teniendo ese pensamiento.

♦ ♦ ♦

Hugo se sintió agotado de asistir a una reunión que no dirigió. Podía comprender los problemas de sus vasallos y señores locales que asistieron a sus reuniones.

Su distante mansión sumergida en la oscuridad parecía excepcionalmente sola hoy. Desde que llegó a la capital, sus pasos se volvieron pesados ​​cada vez que entraba en la mansión. Para él, una casa no tenía un significado especial, excepto por ser un lugar para dormir.

Pero en el norte, cada vez que volvía a Roam, siempre había alguien esperándolo y, por primera vez, sentía la sensación de volver a casa.

Hugo escuchó que ella se había ido a la capital, pero como él le dijo que se lo tomara con calma y que no se excediera, les tomaría un tiempo llegar. Para ser sincero, quería que ella llegara lo antes posible.

Cuando salió del carruaje, se sorprendió al ver a Jerome que lo saludó.

—¿Ha estado bien, Su Gracia?

—¿Cuándo llegaste?

—Llegué esta mañana escoltando a la señora.

—¿Pasó algo?

—No ocurrió ningún incidente con la señora en todo el viaje. Después de llegar, durmió poco durante el día y se retiró a su habitación hace un tiempo.

Mientras escuchaba distraídamente, Hugo pasó junto a Jerome y entró en la mansión, luego rápidamente subió las escaleras. Abrió la puerta de su habitación como hacía normalmente y su corazón dio un brinco por un momento a la vista de la habitación vacía y fría. No había nada ahí.

Abrió la puerta del oscuro dormitorio en el lado opuesto del pasillo y la silueta que yacía en la cama se movió.

—Mmmmmm… ¿Estás entrando?

El corazón de Hugo palpitó cuando escuchó su voz llena de sueño. ¿Podría una canción ser más dulce para sus oídos? Rápidamente se movió a la cama y la abrazó abruptamente. Luego enterró la nariz en su cuello. Realmente había extrañado su aroma y su cuerpo suave que se hundía en sus brazos. La sensación llenó su corazón solitario de alegría.

Lucía sintió como si la fatiga del viaje se estuviera yendo volando en su fuerte abrazo. Ella se apoyó en su pecho y disfrutó del abrazo que había anhelado. Permanecieron en esa posición por un tiempo, intoxicados con el calor del otro.

Él la agarró por los hombros, alejándola de su pecho y en un movimiento rápido, capturó sus labios. Su lengua caliente separó sus labios y se entrelazó en su boca. Su aliento y saliva se mezclaron instantáneamente y sus labios devoraron vigorosamente los de ella.

Se separaron por un instante, luego sus labios fueron tragados de nuevo. Los sentidos de Lucía fueron abrumados por el beso intenso, dulce e implorante. Su mano se deslizó en su delgada ropa de dormir, agarrando su pecho desnudo. Su cuerpo, acostumbrado a sus caricias, estaba emocionado por la estimulación y se estremeció automáticamente.

Su gran mano amasó su pecho y sus dedos frotaron su pezón. Su cuerpo anhelaba su toque y se despertó instantáneamente por sus caricias. Debido al clima cálido, su ropa de dormir era algo transparente y ligera. Entonces, podía sentir su figura en su totalidad mientras la acariciaba.

Él colocó su labio sobre su tenso pecho y tiró de su pezón con sus dientes.

—Ah…

Su pezón estimulado se puso rígido. Lamió su pezón cubierto de ropa de dormir y terminó sus lamidas con un mordisco. El área del pecho de su ropa de dormir estaba mojada con saliva y pegada a su pecho, luciendo erótica.

Él acarició sus senos y, de repente, la ropa de dormir comenzó a verse irritante. Quería saborear su dulce y suave piel. Él agarró la parte delantera de su ropa de dormir y la apartó a un lado. Los pocos botones superiores de la ropa fueron enviados volando y la prenda fue desgarrada, incapaz de ganar contra su fuerza.

Inmediatamente succionó su pálido pecho, ahora completamente expuesto a él.

—¡Ah!

Sus manos se clavaron en su cabello. Cuando su lengua comenzó a rodear su pecho, un escalofrío le recorrió la columna. Su cuerpo se llenó de calor, preparándose para aceptarlo. El interior de sus piernas se calentó y una sensación de ansiedad recorrió su cuerpo. Su cintura se movía inquieta y sus piernas se frotaban entre sí.

Su mano trazó hasta sus muslos, bajando su ropa interior. Se la quitó del tobillo y la arrojó a un lado descuidadamente. No tenía el enfoque o la paciencia para quitarse toda la ropa.

Se bajó los pantalones, sacando su miembro endurecido y luego agarró sus piernas y las extendió alrededor de su cintura. Su miembro firme llegó a su manantial clandestino y él movió su cintura un poco, frotando contra su entrada empapada.

Bajó la cabeza y le susurró en un tono muy apacible.

—¿Puedo?

Ella asintió levemente y la punta de su pene tocando su entrada empujó ligeramente y su longitud lentamente entró en ella. Fue un movimiento cuidadoso en comparación con sus habituales movimientos urgentes. Apretó los dientes, reprimiendo su deseo de empujarla con intensidad. Le preocupaba que si entraba impacientemente, su esposa pequeña y débil se lastimaría.

Cuando él estaba completamente dentro de ella, sus respiraciones, que se habían detenido por un tiempo simultáneamente estallaron. Su enorme cosa ocupaba completamente su pequeño cuerpo, como si originalmente existiera allí.

Lucía suspiró con gusto. La sensación de que su interior se llenaba le dio una sensación de satisfacción y placer. Su miembro entró y palpitó dentro de ella, ensanchando las estrechas paredes de su vagina. La sensación de un cuerpo extraño empujando contra sus paredes internas era vívida y Lucía frunció el ceño.

—¿Duele?

—Ah… N-No.

—Voy a… ir un poco más fuerte. Dime si te duele.

Hugo puso fuerza en sus brazos, frenando su deseo de devastar sus entrañas imprudentemente, y las venas de sus brazos se hincharon. Se retiró lentamente y luego empujó con fuerza. Su cuerpo se estremeció cuando una sensación de hormigueo doloroso viajó por su cuerpo. El dolor sordo desapareció en un momento, y una débil sensación de clímax recorrió su columna vertebral. Su cuerpo se estremeció de placer.

De nuevo, se retiró lentamente y con un empuje más pesado, penetró más profundo. Lucía gimió y lo agarró del brazo, apretando la manga de su camisa. Cuando él la besó y acarició, su cuerpo se volvió sensible y excitado, como para aceptarlo, y al mismo tiempo, se contrajo y se tensó, como para resistirlo.

—Ugh…

—Vivian… demasiado… apretada. De verdad. Me está absorbiendo —murmuró con aire agitado. Su pene empujó contra sus tiernas paredes y entró más profundamente. Sus entrañas estaban tan apretadas y húmedas que cada centímetro lo llenaba de gusto.

Sostuvo las riendas de su deseo que le hacían volverse loco. Aún no. Su cuerpo necesitaba un poco más de preparación. Lo sabía por experiencia. Tenía que hacerla más húmeda para que el camino fluyera más suave.

Él abrió su cuerpo con ternura y lentamente, con movimientos como una bestia hambrienta. Se sentía como un tesoro bañado de amor. Este sentimiento la llenó de más emoción que cualquier estimulación intensa. Ella cerró las piernas alrededor de su cintura y levantó las caderas para aceptarlo más profundamente. Se sintió sin aliento mientras lo tragaba hasta la empuñadura.

Él respiró hondo al lado de su oreja y los dos cuerpos completamente entrelazados comenzaron a moverse juntos al ritmo. Aumentó un poco su velocidad de empuje y su cosa se frotó intensamente contra sus paredes internas.

—Ah… bien…

—¿Qué?

Hugo murmuró bruscamente y mientras movía la cintura, le mordisqueó la oreja. Se acercó a su cuello y lo lamió. Luego abrió la boca y le mordió el cuello. Chupó el pulso palpitante de su cuello como si fuera la fuente de la fragancia de su cuerpo.

—Dilo otra vez.

Un escalofrío le recorrió la espalda. Debido a sus palabras sin habilidad, la sangre corrió a su abdomen inferior. La idea de que esas palabras se hubieran derramado inconscientemente de su boca lo llenó de emoción. Levantó la cintura y hundió su grosor en ella.

—¡Ah!

Debido a sus fuertes penetraciones, su cuerpo se balanceaba de un lado a otro y ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello. Ella bajó la cabeza sobre sus hombros y la parte superior de su cuerpo se inclinó ligeramente. Su gran mano se extendió y la sostuvo de manera confiable. Él continuó empujando más rápido y más profundo y sus paredes internas se movieron con su pene como si estuvieran pegadas.

—¡Ag! Uuuh… ah… bien… más profundo…

—Ah… realmente eres… algo…

Hugo gruñó ferozmente y enterró la cabeza en su cuello.

Su cuerpo se sacudió frenéticamente. Él la recostó en la cama y ella unió sus manos alrededor de él mientras se sostenía. La besó bruscamente en los labios, luego mordisqueó y chupó sus senos. Su virilidad golpeó ferozmente su matriz, agitando sus entrañas y tocando sus partes sensibles. Sus paredes vaginales reaccionaron y comenzaron a brotar con fluidos.

—¡Ahhh!

Ella gritó seductoramente cuando llegó a su clímax y sus dedos se arrugaron de placer. Su interior se contrajo intensamente y se envolvió alrededor de su miembro con fuerza. Hizo una pausa en sus movimientos y soportó la agitación de sus entrañas.

Cuando sus espasmos internos disminuyeron un poco, él comenzó a explorar su camino caliente y estrecho nuevamente.

—¡Ah! ¡Hugh!

Ella lanzó un grito coqueto como si le suplicara y él besó sus ojos llorosos. Sostuvo sus muslos firmemente en sus manos, separándolos y viendo su cuerpo en plena floración debajo de él, jadeó. Su sabor era dulce como la miel en su boca.

Su placer se intensificó gradualmente y cuando llegó a su clímax, gimió de placer y cerró los ojos. Se puso rígido cuando el placer se precipitó de su cintura a su cabeza. Su pene palpitaba mientras eyaculaba en ella. Cuando terminó su larga liberación, ambos se derrumbaron sobre la cama.

Su respiración se calmó pronto, pero su respiración tardó un rato en calmarse. Él levantó su torso y lentamente se deslizó fuera de ella, haciendo temblar su cuerpo. Ella encogió las piernas y todo su cuerpo continuó estremeciéndose. Tal vez lo sintió porque colocó su mano en la parte baja de su espalda y la atrajo fuertemente hacia su pecho.

Apretada fuertemente contra su pecho, Lucía eligió respirar. Su cuerpo colgaba indiferente. Era verano pero a ella no le disgustaba el calor de su cuerpo. Le vertió pequeños besos en los ojos, los labios y todo el rostro.

—Vivian.

—Mmmm…

Sintió que el sueño se acercaba lentamente y parpadeó.

—Hagámoslo una vez más.

Él bloqueó sus labios antes de que ella pudiera responder. Sus lenguas se entrelazaron, compartiendo sus temperaturas más íntimas entre sí y se produjo un beso apasionado. Ella se quedó sin aliento cuando respondió a su beso. El calor embriagador y vertiginoso del beso la llenó de placer.

Ya fuera caliente o apasionada, siempre estaba fascinada por sus besos. Su mano agarró sus muslos internos y los separó. Pronto, había una huella de mano en su piel tierna.

Penetró en su vagina con su ya enérgica vara, y sus paredes internas, empapadas con jugos de amor y semen, lo tragaron sin resistencia.

A este ritmo, no habría fin. Lucía se apartó de su pecho y le retorció la cintura, pero aun así, él no se movió. Aunque sabía que no podía vencerlo con fuerza, golpeó con enojo su pecho.

—Haces esto todo el tiempo.

—Dame un poco de holgura. Ha pasado un tiempo.

—¿Cuándo te importa eso?

No importaba si era una vez al día o después de unos días, su búsqueda interminable seguía siendo la misma. Todos los días, la molestaba como de costumbre, y cuando pasaba mucho tiempo, usaba el tiempo como una razón para ser más persistente.

Hugo la venció fácilmente, cuya ira era como una sirena arrastrada fuera del agua. Él agarró su muñeca con una mano y la sostuvo sobre su cabeza. Agarró su muslo con su otra mano, tirando de ella hacia su cintura. Su longitud inmediatamente se hundió más profundamente, alcanzando sus partes más profundas a la vez.

—Ah…

—Si cooperas, realmente lo haré solo una vez más.

Ella lo fulminó con la mirada por un momento, luego le acarició la cintura con las piernas como si le diera permiso. Ella no creía que él fuera a renunciar obedientemente de todos modos.

Ya se había retenido hasta este punto, así que ya no iba a dejar de dormir. A su manera, fue un truco que aprendió cuando no podía hacer frente a su resistencia infinita.

Hugo trató de no empujarla con la mayor intensidad posible. Todas las posiciones que quería probar seguían flotando en su cabeza, pero no. Tenía que aguantar hoy. Aunque, si realmente quería ser considerado, podría dejarla dormir por hoy, pero ignoró esa contradicción.

Por ahora, estaba dando lo mejor de sí en su lucha contra su deseo. Lucía observó con ojos borrosos cómo su cuerpo se sacudía por sus movimientos, y de vez en cuando, soltaba gemidos de placer.

De repente, se dio cuenta de que él todavía llevaba su ropa. Solo su trasero estaba apagado mientras él la empujaba debajo de él, ella estaba completamente desnuda. Ante este contraste, Lucía se sintió extraña.

—Camisa…

—¿Camisa?

—Tu camisa… se arrugará.

Hugo se echó a reír profundamente y abruptamente empujó dentro de ella.

—¡Aah!

—¿Te molesta? ¿Que estés desnuda mientras yo no? —como no obtuvo respuesta, continuó preguntando—. ¿Me la quito? Pero si lo hago, hoy no dormirás.

Hugo se rio maliciosamente ante su corta respuesta de negativa. Luego capturó sus labios.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *