Lucía – Capítulo 57: La alta sociedad de la capital (2)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Cuando Lucía abrió los ojos por la mañana, se encontró acostada con la cabeza sobre su hombro mientras una de sus manos la rodeaba por los hombros y la otra por la cintura. Ambos estaban desnudos y solo la parte inferior de su cuerpo estaba cubierta por una fina manta.

Anoche, finalmente se quitó toda la ropa y la arrojó a un lado. Lucía levantó la mano y le acarició el pecho lentamente de arriba a abajo. Ella disfrutó la sensación de desniveles y músculos abdominales debajo de su palma.

De repente, su mano que sostenía su cintura se volvió firme, y se movió para colocar un beso en su mejilla.

—¿Qué ocasión es esta? —preguntó Lucía.

—¿Eh?

—Estás aquí, estando inactivo.

Él acarició debajo de su cuello y besó su barbilla repetidamente. Se sentía el cosquilleo, por lo que se retorció y se rio.

—A veces debería tener días como este.

Era agradable y desconocido para él estar a su lado cuando ella se despertaba por la mañana. Se preguntó si él estaría preocupado si le dijera que a veces quería despertarse junto a él por la mañana, incluso si no era todos los días.

Quería mantener a este hombre excesivamente diligente en la cama un poco más. La brisa soplaba sobre ellos y su mano seguía vagando. Ella pasó su palma suave sobre los músculos firmes y boyantes de su pecho. La sensación de sus músculos sólidos era realmente agradable. Su mano explorando su pecho bajó a sus músculos abdominales claramente definidos.

Su mano atrapó su muñeca en este punto, pero ella quería sentir un poco más. Su obstrucción era tan cruel, pensó, pero cuando levantó la vista y lo miró a los ojos, esa amarga sensación disminuyó. Una ardiente pasión se demoró en sus ojos rojos mirándola.

De repente, usando el brazo envuelto alrededor de su cintura, la atrajo hacia su seno. Sus abdómenes desnudos estaban en estrecho contacto entre ellos y el único obstáculo era la delgada colcha de seda.

Su virilidad ya era enorme y estaba alojada entre sus muslos. La cara de Lucía se puso roja de vergüenza y su cuerpo se puso rígido. Le acercó los labios a la oreja y le susurró en voz baja.

—¿Me estás seduciendo?

Al escuchar su voz mezclada con deseo paciente, su cuerpo se sacudió automáticamente. Cuando ella enterró su cabeza en su pecho sin negarlo, fue más bien Hugo quien se sorprendió.

¿Por qué eres tan linda?

Su esposa generalmente era muy tímida y presionada por el contacto más pequeño con él a la luz del día. Normalmente, él no rechazaría tal oportunidad. En este momento, quería besarla hasta que ella se quedara sin aliento, dejar sus huellas por toda su piel pálida, presionarla y entrar en su cuerpo caliente…

¡Maldición! Rugió sin voz. Su horario no pudo ser cancelado en toda esta mañana. ¡Tener que dejar esta espléndida comida preparada…! Ugh… Suspiró internamente y laboriosamente empujó hacia abajo sus persistentes deseos.

—Tengo que irme.

—Oh.

—Duerme un poco más. No creo que tu fatiga por el viaje se haya aliviado por completo todavía.

Mientras hablaba, se sintió un poco asustado. En realidad, fue él quien la molestó toda la noche antes de que su fatiga se sintiera aliviada. Debería haberle permitido descansar un poco.

Hugo sintió que su pobre autocontrol era patético y se preocupó de que ella volviera a enfermar. Decidió que le pediría a Jerome que llamara a un médico y se asegurara de que ella recibiera tratamiento cuando él se fuera.

Tengo que pedir tónicos también.

Su resistencia era demasiado débil.

—Bueno…

Al escuchar su respuesta murmurada, él levantó la barbilla y besó sus labios, luego se levantó de la cama. Cogió el vestido que yacía en la mesa del fondo y se lo puso sobre el cuerpo.

Lucía miró su espalda hasta que él salió de la habitación y luego volvió a meterse en las mantas como un gato.

♦ ♦ ♦

Cuando se levantó de nuevo, era casi mediodía. Lucía miró alrededor de la extraña habitación. No era familiar como la de Roam. Más bien, el techo era más bajo que el del castillo y la habitación era un poco más pequeña, pero aun así, se sentía espaciosa.

Ahora tenía que acostumbrarse a vivir aquí. Sin ninguna promesa de retorno, era muy probable que vivieran en la capital durante bastante tiempo.

Después de almorzar, Lucía le dijo a Jerome que se preparara para salir.

—Me gustaría ver a un conocido que no he visto en mucho tiempo. Sin embargo, este conocido no conoce mi identidad. Poco a poco hablaré sobre eso, pero hoy me gustaría pasar desapercibida para evitar sorpresas.

Siempre había estado en la mente de Lucía que cuando llegara a la capital, iría a ver a Norman a continuación. No había contactado a la mujer durante más de un año, por lo que debía haber estado preocupada. Lucía se preguntó cómo había estado Norman todo este tiempo.

—Antes de eso, mi señora, el doctor está esperando.

—¿El doctor?

—El maestro pidió que llamaran a un médico para examinar a la señora porque podría enfermarse por el esfuerzo excesivo después del largo viaje.

La cara de Lucía se enrojeció un poco. Dudaba que el “sobreesfuerzo” al que se refería fuera en realidad por la fatiga del viaje. Francamente, la languidez que sentía actualmente en su cuerpo no se debía al cansancio de viajar.

—Bien. ¿Solo tengo que ser examinada?

—También pidió que le dieran tónicos a mi señora.

Realmente, este marido suyo. Su plan de alimentarse bien y comer más tarde era muy obvio. Lucía nunca pensó que su cuerpo era débil. Su estructura externa era pequeña y tenía una constitución menuda, pero su cuerpo estaba sano y no estaba constantemente enfermo.

Sin embargo, después de casarse con él, se dio cuenta de lo que significaba estar exhausta por la falta de resistencia. El sexo con él consumía tanta energía. No lo supo hasta unos meses después de su primera vez. Sin embargo, el número de meses acumulados y después de un año, se dio cuenta de lo afortunada que era tener la afirmación de Anna de una vez cada cinco días.

—Es eso así. Si es necesario, pido una dieta muy concentrada.

—En cuanto a salir, acompañaré a mi señora. Oportunamente, Sir Heba está cerca, por lo que se le puede dejar escoltar.

Como si le leyera la mente, Jerome rápidamente preparó todo. Se puso ropa rústica a diferencia de la del mayordomo de un duque y Dean también usó una armadura de cuero para parecerse a una escolta común y no como un caballero.

El carruaje preparado también parecía ordinario sin el escudo de la familia. El carruaje se alejó en la dirección dada por Lucía. Era una simple compañía de personas. Pero desconocida para Lucía, escoltas secretos seguían el carruaje.

El carruaje finalmente se detuvo a poca distancia de la casa de dos pisos de Norman.

Jerome y Dean siguieron unos pasos detrás de Lucía cuando ella bajó del carruaje y se dirigió hacia la casa de Norman. Lucía llamó a la puerta. Esperaba ver la cara regordeta de la señora Phil saludándola en la puerta, pero no hubo respuesta.

Llamó un par de veces más, pero aún no hubo respuesta.

¿Salió? Pero a Norman no le gusta salir. ¿Por qué no está la señora Phil aquí?

Se sintió triste de irse sin siquiera ver la cara de Norman, por lo que se quedó parada frente a la puerta durante mucho tiempo.

—¡Lucía!

Lucía escuchó una voz que la llamaba desde lejos. Un par de dos, hombre y mujer, estaban a cierta distancia y fuera del par, la mujer corrió emocionada hacia Lucía, agitando su mano. Ya no era la chica delgada de la memoria de Lucía. La sorprendentemente regordeta Norman corrió hacia Lucía rápidamente.

—Lucía, ¿verdad?

—Norman.

Norman la abrazó con fuerza.

—Dios mío. Ha sido tan largo. Déjame mirarte. Ay, te has vuelto más bonita. Mira qué bella es tu cara.

Norman estaba llorando mientras sostenía la cara de Lucía y la giraba de izquierda a derecha. Jerome y Dean se sentían incómodos al ver que el precioso cuerpo de la duquesa se manejaba mal y se volvía ligeramente.

Norman se preocupaba por Lucía, revisando su rostro, manos y repetidamente diciendo cosas como “te ves saludable, gracias a Dios” o “afortunadamente, no estás lastimada”.

—Vayamos adentro. ¿Dónde y qué has estado haciendo todo este tiempo…?

—Ah, Norman. Esto es…

Lucia sentía curiosidad por la identidad del hombre que estaba junto a Norman. Estaba caminando junto a ella y después de que Norman se escapó, la siguió.

El hombre sonrió como agradecido por la falta de conocimiento de Lucía y rápidamente se aferró a Norman. Norman le dirigió una mirada encantadora y lo trotó con el codo. Los ojos de Lucía se abrieron ante la exhibición muy íntima.

—Casi me olvido de presentarlo. Este es Thomas. Mi prometido.

—¿Prometido?

La voz de Lucía aumentó en sorpresa. Norman soltó una risa avergonzada, luego le presentó brevemente a Lucía a Thomas y viceversa, luego ella rápidamente lo ahuyentó.

Era obvio por la mirada de Thomas que quería entrar juntos en la casa y meter la cabeza en su conversación, pero Norman fingió no darse cuenta.

El hombre que se dio la vuelta sin ocultar su pesar dio una impresión agradable y gentil. Norman unió los brazos con Lucía y tiró de ella, mostrando su interés en los dos hombres atractivos detrás de Lucia.

—¿Quiénes son esos hombres? Por casualidad, ¿tú también?

Norman le envió a Lucía una mirada extraña. ¿Cuál era? Era una gran mirada. Lucía resolvió rápidamente el malentendido. Si Hugo escuchara esto, sería un desastre.

—No. Son mis escoltas.

—¿Escolta? Guau. Lucía. ¿Qué te ha pasado? Creo que tenemos mucho de qué hablar. Pero la gente que vino contigo…

—Estamos bien, no tienes que preocuparte.

Al escuchar la respuesta de Jerome, los ojos de Norman se abrieron por la sorpresa. Por su atuendo, ella pensó que él era solo una persona normal, pero su tono y actitud mostraban etiqueta y gracia. Parecía que no era una persona común y corriente trabajando bajo otra.

Aunque sabía que era grosero, Norman siguió mirando a los dos hombres hasta que ella y Lucía entraron a la casa y cerraron la puerta. Tan pronto como se cerró la puerta, se vio el interior bien mantenido de la pequeña casa de dos pisos.

Cuando Lucía volvió a ver la casa de Norman después de mucho tiempo, miró a su alrededor con agradecimiento. El ambiente claramente formal de la sala no se modificó.

Norman sacó un poco de té y se sentó en el sofá frente a Lucía.

—¿A dónde fue la señorita Phil? —preguntó Lucía.

—Ella renunció debido a dolores de espalda. Además, me iré pronto de todos modos.

—¿Te irás?

—Sabes, mi prometido que viste antes. Decidí ir a su ciudad natal y casarme.

—Norman, ¡felicidades! ¿Cuándo te vas?

—Pasado mañana.

—¿Pasado mañana? ¿Te vas en dos días?

—Sí. Nos extrañamos el uno al otro. No sabía que vendrías, así que iba a alquilar esta casa. Planeaba que me contactaran si alguna vez vinieras.

Lucía sintió un profundo arrepentimiento. Norman fue su primera amiga y su familia. Pudo arreglarle un vestido y encontrarse con Hugo con el dinero que Norman le dio, y fue a visitar la residencia ducal con el coraje obtenido del consejo de Norman.

Si no fuera por Norman, Lucía no habría podido casarse con él. Por otro lado, tal vez fue lo mejor. Lucía había experimentado la vida de un plebeyo y un noble.

Entonces ella sabía cómo los nobles miraban a los plebeyos. Para la gente común, el mundo de la nobleza era un muro insuperable, similar al cielo y la tierra, y no podía mezclarse con el mundo en el que vivían.

La mayoría de los plebeyos nunca verían a un noble de alto rango como un duque en toda su vida. Lucía creía que Norman no era una persona para cambiar de acuerdo con el estado de otra. Pero si supiera la verdadera identidad de Lucia, no podría evitar sentir cierta distancia en su corazón.

La brecha entre la criada Lucía y la ex princesa, pero ahora la duquesa Vivian, era demasiado grande. Era difícil seguir ocultando este hecho a Norman y Lucía siempre estuvo preocupada de que si le contaba a Norman, su relación se distanciaría.

Ella quería enviar a Norman como la Lucía que Norman conocía. Ella quería que Norman viviera una vida tranquila, y tal vez si Norman no lo supiera, podría vivir sin preocupaciones.

—En realidad, yo también estoy casada.

—¿Qué? ¿De verdad?

—No pude contactarte porque me casé y tuve que irme muy lejos con mi esposo a toda prisa. Lo siento.

—Ya lo veo. Y no. Me voy a casar también, así que sé que hay muchas cosas que preparar y mucho de qué preocuparme. Así que, entiendo. Entonces, ¿es también tu marido el que colocó a esos escoltas?

Cuando Lucia asintió, Norman comentó que parecían contratados y exclamó con admiración. Lucía se sintió intimidada por las preguntas de, qué edad, qué tipo de hombre, dónde vivía, dónde se conoció, que se derramó sin parar de Norman.

Al darse cuenta de que Lucía tenía dificultades para responder, Norman no presionó por una respuesta.

En cualquier caso, no creo que el hombre con el que Lucía está casada sea un hombre común.

Norman recordó a los hombres que siguieron a Lucía como sus escoltas.

Tal vez se casó con un rico comerciante o un noble. Ella vino con un valioso carruaje de quién sabe dónde. Ah… Un matrimonio con un noble. Eso es realmente lo que se llama romance.

—¿Tu marido es bueno contigo?

—Sí, es cariñoso.

—¿Gana bien?

Lucía se echó a reír.

—Sí, él gana muy bien.

—Por la noche…

—¡Oh, Norman!

—¿Qué? No seas tan inocente sobre los asuntos matrimoniales. Ya lo has hecho todo.

Norman se rio mientras miraba a Lucia, que era de color rojo brillante. Se burló de Lucía sobre si tenía algún consejo para compartir en una noche de pareja con su hija menor ya que Lucía era una persona mayor en matrimonio. Lucía se sonrojó ferozmente, sin decir nada y al ver eso, Norman comenzó a reírse de nuevo.

—Sabes, pensé en enviarte una carta para preguntarte si estabas bien, pero sinceramente, estaba un poco preocupada por medio. Algo extraño sucedió, ya ves —dijo Norman.

—¿Algo extraño?

—Una mujer vino a mí y me dijo que era fan de mi novela. No pude descubrir quién era ella, pero en mi opinión, se sentía como una noble. Incluso si uno no quiere exponerse, ya sea por su tono o sus acciones. Algo es diferente.

—Sin embargo, un noble puede ser un fan.

—Eso es verdad. Pero ella te estaba buscando.

—¿Buscándome?

—Vino a buscarme un par de veces, mencionó tus características y preguntó qué garantizaba cuando hizo una cuenta bancaria. Cuando le pregunté por qué te estaba buscando, dijo que estaba buscando noticias, ya que eras alguien que conocía. Solo dije que eras una sirvienta que conocía. Ella no era interrogativa, pero fingí no notar que en silencio me guiaba para hablar de ti. Ella no es alguien que conoces, ¿verdad?

—No lo sé. No puedo… tener una idea de quién es en absoluto.

¿Quién podría ser? Lucía estaba horrorizada por el hecho de que alguien había venido a buscar a Norman para preguntarle por ella. Alguien la estaba investigando sin que ella lo supiera.

Quizás apuntaban a él, no a mí.

Si bien no había razón para que alguien la persiguiera, sus oponentes políticos aún podrían tratar de aprovecharse de ella para llegar a él.

—¿La dama todavía viene?

—No. De repente dejó de venir. Ya han pasado varios meses. No la he visto desde entonces.

Lucía escuchó la descripción detallada de Norman de las características de la mujer y la guardó en su mente. Como la mujer trató de investigar, seguramente trataría de acercarse a Lucía algún día.

—¿Por qué me miras así?

Norman había estado mirando a Lucía por un tiempo, así que ella tuvo que preguntar.

—Se siente como si hubieras cambiado un poco.

—Ha pasado un tiempo después de todo.

—No. Es diferente de eso.

Siendo la duquesa durante más de un año, Lucía manejaba a las personas debajo de ella y el ocio y la habilidad con la que trataba con las damas de la alta sociedad del norte fluían de su sorpresa. Norman captó esto con sus agudos ojos. Pero Norman no sabía exactamente por qué o qué era diferente, por lo que pensó que algo era diferente.

—Debido a que no estabas aquí, tuve que aprender exactamente cuán gran narradora eres. Le pagué a alguien para recibir noticias de los círculos nobles varias veces, pero no fue tan divertido e informativo como cuando lo cuentas.

—¿Hubo alguna historia interesante?

—La más memorable… fue noticia sobre el duque de Taran.

Lucía casi se atragantó con el té que estaba bebiendo.

—Aparentemente, el duque de Taran se casó. ¿Sabes algo?

—No estoy segura.

—Bueno, de hecho. La gente como nosotras no discute sobre qué noble se casa con quién. Pero los rumores sobre el matrimonio del duque de Taran son interesantes. Dicen que no hubo boda, y tan pronto como terminó el matrimonio secreto, secuestró a la novia y la arrastró a su propiedad.

Lucía terminó escupiendo el té en la boca.

—¿Qué pasa? ¿Está demasiado caliente el té?

—N-No.

Norman le entregó un pañuelo y Lucía se limpió el té derramado sobre su falda.

—Oh, no. No creo que la mancha se desprenda por completo.

—Está bien.

—De qué estaba hablando… Ah, cierto. El duque de Taran. De todos modos, pero se dice que el duque se perdió y lo hizo porque la mujer que se convirtió en duquesa es una mujer de incomparable belleza, lo suficientemente hermosa como para arruinar un país.

Lucía ahora tenía sudor frío formándose en su espalda. Esa “belleza incomparable” no era otra que ella misma frente a Norman.

—En casa, el duque encierra a la duquesa…

—No… Norman. ¿Seguirás escribiendo novelas después de que te vayas?

Lucía ya no podía escuchar, así que rápidamente cambió de tema.

—Es incierto. Si no está en la capital, mis novelas podrían no venderse bien, así que no sé si será rentable. Pero tengo el dinero que he ganado hasta ahora, así que no estoy preocupada. Mi prometido dirige una tienda que ha estado en la familia durante generaciones, así que creo que los ingresos estarán bien.

—¿Cómo sucedió esto? Norman no solía creer en el amor.

—Por eso la vida es divertida. Jajaja.

Pasó la tarde cuando Lucía pasó varias horas escuchando la historia de amor de Norman. Mientras Lucía escuchaba, fue un encuentro muy típico y romántico, en comparación con las novelas románticas escritas por Norman, pero ella contó la historia con los ojos brillantes como si estuviera hablando de la obra maestra del siglo.

Realmente parecía la heroína de sus novelas que se enamoraban.

—¿Qué hay de ti? ¿Eres feliz?

Norman preguntó a intervalos y Lucía respondió:

—Sí, estoy feliz.

La felicidad en su rostro sonriente no era una mentira. Lucía estaba realmente feliz con sus días con él. Su sinceridad se transmitió completamente a Norman. Norman hizo una expresión de felicidad y alivio.

—Bueno, esto puede funcionar como tu regalo de bodas. Esta casa. Te la transferí a ti.

—¿Esta casa?

—Tu cuenta todavía estaba abierta en el banco, así que se la dejé al gerente del banco para que la procesara. He procesado todo el papeleo y los impuestos, así que todo lo que queda es que tú lo recibas.

—Norman, esta es la primera casa que compraste, ¿no? Una casa con recuerdos tan preciosos…

—Y es por eso que me gustaría que lo aceptaras. Los recuerdos en esta casa son recuerdos construidos contigo. No quiero venderla, pero no sé cuándo volveré a la capital.

Norman se levantó del otro sofá y se sentó junto a Lucía, luego le dio un fuerte abrazo.

—Lucía, siempre me preocupo por ti porque eres mucho más joven que yo. Tienes que ser feliz. Sabrás dónde vivo, así que ven a verme si tu marido te hace infeliz.

—Norman, gracias. Si no fuera por Norman, yo…

Lucía estaba atorada y no podía hablar. Se abrazaron y lloraron, compartiendo la alegría del reencuentro y la tristeza de la despedida.

Lucía disuadió a Norman de despedirla. Declinó al decir que Norman estaría ocupada todo el día preparándose mañana y pasado mañana; Norman tendría que partir por la mañana para no tener que despedirla.

Norman no quería molestar a Lucía, que no era libre de andar sin escolta. A pesar de que las dos se despidieron por un rato adentro, se pararon frente a la puerta sin poder dejar de lado su arrepentimiento.

—Por favor, cuídala bien. Ella es alguien a quien considero una hermana menor.

Norman le pidió esto a Jerome

—No te preocupes. Serviremos con nuestra mayor sinceridad.

Norman observó a Jerome escoltar cuidadosamente a Lucía al carruaje y ella pensó:

Parece un muy buen hombre. Me sentiría aliviada si el esposo de Lucía es un hombre así. Ay. Lucía ya está casada. Mi pequeño sueño se ha ido.

Norman había planeado presentarle a Lucía al hermano menor de su prometido para el matrimonio, cuando volvieran a ponerse en contacto. De esa manera, ella y Lucía se moverían de este a oeste y vivirían juntas para siempre. Le preocupaba que la joven Lucia no conociera a un buen hombre.

Espero que no estés siendo retenido por un tipo extraño y sufras.

Pero aun así, se sintió aliviada de que la solitaria Lucía ya no estuviera sola. Aunque el carruaje ya no estaba a la vista, Norman permaneció de pie afuera por un largo rato.


Maru
Norman es realmente una buena amiga. Me apena que se vaya T_T

Tanuki
Este capítulo fue muy bonito, es una amistad que purifica el alma. Sería genial si en el futuro hay más capítulos con ellas juntas

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 57: La alta sociedad de la capital (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *