Lucía – Prólogo

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El día en que Lucía cumplió doce años, su mundo se torció. Comenzó desde el día en que perdió a su madre y tuvo que entrar en el palacio real.

¿Estaba soñando? ¿O estoy soñando actualmente?

Lucía murmuró distraídamente mientras se sentaba en su cama. Había tenido un sueño muy largo. No sabía si había regresado del pasado o si había experimentado un sueño precognitivo.

En el sueño, Lucía vivió su vida futura. No fue una vida pacífica. La mayor parte estaba manchada de dolor y lágrimas. Pero a veces, también hubo alegría y felicidad. Ella había vivido aferrándose a un poco de esperanza.

Madre…

Ella no lo sabía. Su madre era una noble. Pero su madre no había dicho una sola palabra al respecto cuando estaba viva. En el sueño de Lucía, cuando tenía unos veinte años, había conocido casualmente al hermano mayor de su madre, es decir, a su tío, y había llegado a saber la verdad.

Su madre, Amanda, era la hija más joven del conde de Baden. La familia Baden había sido una vez un gran condado influyente pero ahora, era una familia colapsada sin una sola tierra a su nombre. La historia de la familia Baden era profunda, pero sus nombres habían sido borrados de la memoria de la gente. Ni siquiera podía garantizarse que mantendrían su título para siempre.

Amanda, que estaba cansada de vivir en un área rancia y remota sin nada más que miseria, había escapado a la capital con lo único que valía dinero; un solo colgante que fue transmitido en la familia por generaciones.

El tío de Lucía había dicho tristemente que deberían haber enviado a una persona a buscar a Amanda tan pronto como ella desapareciera. No esperaba que fuera la última vez que vería a su hermana. Se había escapado por la insensatez juvenil, pero fue un error pensar que volvería pronto. Cuando intentaron encontrarla un mes después, el camino para encontrarla ya era impreciso.

Era comprensible que el tío de Lucía no pudiera encontrar a su madre. Ya que había peinado a fondo los alrededores donde vivían, por lo que era natural que no pudiera encontrar a Amanda porque había corrido a la capital.

Lucía no sabía los detalles exactos de lo que le pasó a Amanda después de que llegase a la capital. Sin embargo, el hecho de que Amanda no estaba casada y dio a luz a una hija ilegítima del rey, Lucía, se podían adivinar los giros y vueltas.

Y cuando Lucía nació, Amanda debería haber informado a la familia real, pero ella había hecho una elección que nadie más habría hecho: escondió su nobleza, vivió con la gente común y crió a Lucía como un plebeyo.

Lucía no tenía ni idea. Su madre era noble, la Casa de Baden era su familia materna y, sobre todo, era de sangre real. Ella solo había pasado su infancia como Lucía, la hija de la plebeya Amanda. Con su hermosa madre, los amables aldeanos y los amigos con los que jugaba en el bosque y el arroyo.

Las lágrimas comenzaron a fluir de los ojos de Lucía cuando recordó el recuerdo lejano que era como el de ayer. Los momentos más felices de su vida fueron de esa época.

La desgracia vino inesperadamente. Una epidemia se extendió por la capital y golpeó la aldea donde vivía Lucía y Amanda no pudo escapar. Su madre, como recordaba Lucía, era pequeña y delgada, a diferencia de las otras mujeres fuertes del pueblo. No importaba lo pobre que fuera, una joven noble nunca tendría que experimentar algo duro al crecer. El proceso de criar a Lucía y trabajar arduamente para su mantenimiento había hecho mella en su cuerpo.

Su madre parecía haber tenido una premonición sobre su propia muerte. Unos días antes de que falleciera, envió a Lucía a hacer un recado para que le pasara una carta. Probablemente era una carta para la familia real.

Lucia entendió la decisión de su madre. Había tratado de hacer lo mejor para su hija hasta el final. La vida de una niña huérfana usualmente se iría en espiral al infierno. Si Lucía no hubiera entrado en el palacio, podría haber tenido que vender su cuerpo como prostituta por el resto de su vida.

Pocos días después de la muerte de Amanda, apareció un guardia real y llevó a Lucía al palacio. Entre los tesoros de la familia real había una herramienta mágica especial que podía probar su linaje. Era una propiedad de la familia real, pero los nobles a menudo pagaban el precio correspondiente y lo usaban.

La razón por la que los hijos ilegítimos se desbordaron, pero no hubo ninguna disputa sobre la línea de sangre fue debido a esta herramienta mágica de discernimiento. Y de inmediato se demostró que Lucía era una princesa. El rey simplemente confirmó la cara de Lucía y le dio un nombre. Era la primera y última vez que Lucía se encontraría con su padre.

Vivian Hesse.

Ese se convirtió en el nuevo nombre de Lucía. Nadie se molestó en preguntarle cuál era su nombre original. Todo se decidió de manera unilateral. Una niña solitaria que perdió a su madre fue repentinamente arrastrada al palacio real y generosamente arrojada a un antiguo palacio separado para vivir.

Después de llorar toda la noche y levantarse por la mañana, Lucía vio cuál era la realidad. Su vida no cambió de la noche a la mañana solo porque ahora era reconocida como una princesa. El rey pródigo rociaba su propia semilla por todas partes, sin importar dónde estuviera. La aparición de un nuevo príncipe o princesa de la nada no era suficiente para convertirse en un tema candente en el palacio.

Lucia fue la decimosexta princesa. Ella descubrió este hecho después de mucho tiempo en el futuro. Después de la muerte del rey, Lucía contó a sus hijos y calculó que era la princesa número 16. Era una princesa real con una madre de origen poco claro, nacida después de una aventura de una noche con el rey y había pasado su infancia con la gente común.

Incluso si conozco el futuro…

Lucía suspiró. El conocimiento del futuro que se le dio no era una superpotencia. No era la habilidad de cambiar el mundo. Su vida comenzó en el borde de precipicio y hasta el final, se mantuvo alrededor del borde y terminó allí. Ella no podía entrar en la sociedad aristocrática de la corriente principal, por lo que incluso si conocía el futuro, no sabía nada importante. Lucía solo sabía cómo se desarrollaría su vida en el futuro.

Después de entrar en el palacio, la vida de Lucía no fue nada especial. Ella solo vivía tranquilamente sin preocuparse de morir de hambre en el palacio separado. Nadie le prestó atención y ella no molestó a nadie. En su vida, ayer era como hoy y hoy era como mañana. Un cambio finalmente ocurrió cuando tenía 19 años.

Cuando Lucía cumplió 19 años, su padre y rey ​​de la nación, Hesse el Octavo, falleció. Cuando Lucía se enteró de la muerte de su padre a quien solo había visto una vez, no sintió ninguna emoción. Ella pensó que la muerte de su padre no tendría ningún efecto en su vida. Sin embargo, el sucesor, Hesse el Noveno decidió resolver los resultados del libertinaje de su padre. Hesse el Noveno comenzó un proyecto para enviar a todos los miembros de la realeza en el palacio, excepto él y sus hijos.

Cuando Lucía tenía 20 años, solo quedaban 6 princesas de los hijos del rey anterior. Lucía no tenía parientes. Ella no conocía a nadie porque se había encerrado dentro del palacio. Lucía no era la hija del rey. Además, ella era una de las muchas hermanas del rey, no era una belleza. Ni siquiera era digna de ser utilizada para un matrimonio estratégico.

Hesse el Noveno decidió subastar el matrimonio del peso muerto Lucía. Como si se vendiera, Lucía se casaría con el hombre que daba la mayor dote y se la llevaban del palacio real.

El nuevo esposo de Lucía, el Conde Matin, era 20 años mayor que ella y había pasado por dos divorcios. Solo tenía tres hijos, pero su hijo mayor tenía la misma edad que Lucía.

Los cinco años de matrimonio de Lucía con él fueron el período más terrible de su vida. Ella podría haber estado mucho mejor que cuando estaba en el palacio separado, pero su espíritu fue dañado. El conde era un pervertido viejo, gordo y discapacitado. Cumplió sus deseos sexuales inéditos al abusar de Lucía.

¡¡Lo odio!!

Lucía se estremeció y tembló. Estaba horrorizada ante la idea de su experiencia y la idea de volver a experimentarlo. Preferiría morir antes que casarse con ese bastardo de nuevo.

Tengo que cambiar mi futuro. ¡¡Debo cambiarlo sin importar qué!!

El futuro de su sueño ya estaba cambiando. Originalmente cuando Lucía entró en el palacio, mostró signos de autismo durante varios meses. La muerte de su madre, su repentina identidad y el ambiente desconocido sin ningún afecto fue demasiado para la niña. No había nadie que dijera una palabra de consuelo o abrazara a la angustiada Lucía que se había bloqueado a sí misma del mundo exterior.

Los médicos vinieron a visitarla algunas veces, y las doncellas obligadas de cuidarla la atendieron de manera negligente y solo se aseguraron de que no se muriera de hambre. Por el contrario, una indiferencia tan terrible se convirtió en un catalizador para ella. Ella comenzó a separarse de sus síntomas autistas y gradualmente aceptó su entorno.

Sin embargo, las cosas eran diferentes esta vez. Lucía no sufría síntomas de autismo. Además, ella tenía la sabiduría y la experiencia de vivir durante décadas. Ni siquiera concibió la idea de hacer algo grandioso como cambiar el mundo. Todo lo que ella quería era una vida propia.

Puedo hacerlo. Puedo cambiarlo.

Ella no sabía cómo. No había nada que una princesa de doce años que no tuviera nada pudiera hacer. Pero ella no se desesperó.

Todavía hay mucho tiempo.

El tiempo voló. Antes de que ella lo supiera, Lucía cumplió 18 años.


Maru
¡Estamos de estreno! Por fin se estrena esta novela en nuestro querido reino. Espero que os atrape tanto como a mí y disfrutéis cada capítulo. ¿Qué le deparará a Lucía? ¡Pronto lo descubriremos!

| Índice |

One thought on “Lucía – Prólogo

  1. Tarsis says:

    Sinceramente, ya leí ésta novela. Pero, realmente me gusta, y pues, sé que me gustará la traducción de ustedes. Y pues, odio al tipo, da asco, gracias a Dios, Lucía decide hacer algo para librarse de esa basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *