No quiero ser amada – Capítulo 126: Ojos violetas fríos

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan mantuvo la boca cerrada y la apretó muy fuerte. Un silencio espinoso mal ajustado llenó la habitación cuando Igor aún no respondió. El doloroso silencio era como la calma antes de la tormenta calamitosa.

Levantó con cuidado la cabeza. Inmediatamente se encontró con unos ojos violetas helados. Inconscientemente, jadeó en silencioso miedo. Era como si el Igor del pasado la mirara y dejara salir palabras abusivas que sabía que herirían su corazón roto.

—Libertad, eh… —se burló Igor con un murmullo lento.

Levantó los pies y se arrastró hacia ella. En reacción, Rihannan retrocedió más lejos, pero a pesar de esto, él continuó, ni lento ni apresurado, solo lo suficientemente rápido como para superar su distanciamiento.

Cuando su espalda llegó a la pared, se dio cuenta de que ya no tenía un medio de escape. Si hubiera sabido que esto ocurriría, no habría enviado a la señora Cessley fuera. El amargo arrepentimiento llenó su núcleo, pero sabía que revolcarse en el remordimiento solo resultaría inútil.

—¿Me estás diciendo que abrace a la mujer con la que quiero estar tanto como quiera? —Igor cuestionó con aliento agravado y se inclinó lo suficientemente cerca de ella.

Podía sentir su aliento caliente.

Mirando sus helados ojos azules temblando fuertemente, Igor se rio.

—Entonces, querida, parece que debería llevar a cabo lo que deseas que haga.

Las dos manos grandes y fuertes de Igor agarraron su rostro suave y le levantaron la barbilla mientras le trababa sus bocas de inmediato. Él asaltó sus labios, contaminó su lengua y se hundió profundamente en su boca sin saltarse ni un solo rincón.

Ella no podía escapar. Todos los medios de resistencia resultaron inútiles. Cuando retiró su lengua, la de él lengua se envolvió con la suya y la atrajo.

Estaba impotente. La había atrapado en su trampa.

—¡Mmmmph!

Trató desesperadamente de atrapar una gota de aire mientras él la besaba bruscamente. Un pequeño jadeo escapó de la esquina de sus labios mientras se frotaba con los suyos.

No podía alejarlo. Era imposible. Lo agarró del hombro y lo empujó a un lado, pero en su lugar, la empujaron contra la pared cada vez más hasta que se quedó sin nada que hacer. Sin nada más en mente, ella apretó los puños en una bola y le golpeó los hombros con fatiga, a lo que él agarró crudamente ambas muñecas y la clavó en la pared.

Al mismo tiempo, mordió con fuerza sus suaves y deliciosos labios inferiores.

—Ugh…

Podía saborear el hierro amargo en la boca. Sus dos manos estaban atadas. Estaba atrapada sin ningún lugar para escapar y pronto, perdió toda voluntad de defenderse. En ese momento de amarga rendición, él agarró su pijama adornado en capas y lo desgarró por completo.

Su cuerpo de diosa y seductor había sido revelado y tocó el frío aire. Sus labios hinchados fuertemente presionados contra Igor se alejaron un poco de él y pudo ver sus débiles ojos violetas mirándola con la intención de tragar su cuerpo frágil y perlado.

Ella vio sus ojos lujuriosos tomando su forma desnuda por completo. Estaba indefensa; sus dos manos estaban atadas y no podía hacer nada más que ponerse nerviosa. Deseaba desesperadamente cubrirse de cualquier manera posible, pero debido a su situación actual, sabía que era imposible.

Pronto, la mano de Igor bajó por sus apetitosos picos gemelos y los frotó por completo. Cuando su palma se aferró con fuerza a sus picos salaces, el cuerpo de Rihannan se estremeció.

—Ah…

| Índice |

One thought on “No quiero ser amada – Capítulo 126: Ojos violetas fríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *