No quiero ser amada – Capítulo 154: Leticia

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Rihannan… no te dejaré…

La voz gruñona de Igor pronto se convirtió en una de gemidos profundos, el tono de su voz un poco más alto de lo normal. Era un sentimiento extraño. Cuanto más satisfacía su propio deseo, más su afecto hacia ella se hacía más profundo, tanto que nunca podría medir la profundidad de su amor por ella.

Cuando sus labios finalmente se separaron, su expresión se parecía a la de un hombre derrotado.

—Vuelve tan pronto como puedas. No me gusta estar solo… —murmuró sin aliento.

—Haces que parezca que me voy por un tiempo. Solo me iré por un día —se rio Rihnannan, su voz un éxtasis melódico.

—Y precisamente por eso te dejo ir. Si no regresas la noche siguiente, crearé un gran alboroto y conmoción… más que cuando visitaste a mi madre —dijo Igor juguetonamente.

—E-Entiendo —tartamudeó Rihannan.

Al verla tartamudear en respuesta, Igor sonrió. Rihannan intentó escapar de sus brazos, moviéndose varias veces, pero fue en vano. Después de un rato, ella se rindió y suspiró débilmente.

Igor la giró y le tomó la mano. La miró como diciéndole que no se moviera, por lo que Rihannan se acostó a su lado en silencio.

—En realidad, ¿cuánto tiempo estaremos así? —preguntó Rihannan no mucho después.

—¿Por qué? ¿Lo odias?

—No es que lo odie, sino los documentos…

—Ugh… —se escuchó el sonido de los dientes rechinando—. Juro por mi nombre y honor que me encargaré de todos esos documentos antes de que termine el día, así que por favor quédate así un poco más.

Rihannan pensó que si decía algo más, entonces él destrozaría los documentos frente a Basil enfadado, así que se rindió y cerró los ojos.

Mientras yacía allí, el sueño pronto se hizo cargo. El insomnio que la preocupó por tanto tiempo ya no existía y podía dormir con facilidad.

Igor notó que su respiración se convirtió en una de sueño profundo y sonrió en silencio.

♦ ♦ ♦

La duquesa Saphia dio la bienvenida a su trigésimo cumpleaños con un gran banquete. Fue una gran ocasión también. La reina misma estaría de visita personalmente. Solo por esta razón, la duquesa había estado de un estado de ánimo fervientemente eufórico durante el último mes. Era raro que alguien de la realeza visitara un dominio, a menos que uno tuviera un título familiar prestigioso.

—Feliz cumpleaños, duquesa Saphia.

Cuando comenzó el banquete, la reina llegó a la fiesta y la saludó, provocando una amplia sonrisa a cambio.

—Su majestad, es un honor tener su amable presencia. Agradezco que se haya tomado el tiempo de su día.

Rihannan sonrió.

—Debería ser yo quien te agradezca por permitirme asistir.

No era un simple cumplido vacío. El banquete era de escala masiva, independientemente del lugar donde se celebró. El número de invitados era de cientos. La duquesa incluso había invitado a payasos y bailarines para animar el ambiente. Estaba claro que había dedicado gran parte de su tiempo y esfuerzo a su gran banquete.

—No es más que una pequeña y humilde fiesta. No se puede comparar con los banquetes en el palacio o las fiestas que las duquesas anteriores organizaron. Me conmuevo hasta las lágrimas al oírla alabar este banquete tan altamente.

Rihannan le dedicó una sonrisa brillante a la humilde respuesta.

—Te he traído un regalo. Espero que sea de su agrado.

La señora Cessley, que estaba junto a la reina, le presentó una pequeña caja a la duquesa. La mirada de todos se volvió inmediatamente hacia la caja en su mano. Era un regalo real que la reina presentaba a alguien por primera vez. Era obvio que llamaría su atención.

¿Qué habría dentro? ¿Joyas? ¿Quizás algo valioso?, se preguntaron todos con curiosidad.

La duquesa Saphia abrió suavemente la caja. Dentro había un libro de aspecto simple. Mientras todos lucían decepcionados, la duquesa jadeó en estado de shock.

| Índice |

5 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 154: Leticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *