No quiero ser amada – Capítulo 158: La fascinación de Leticia

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan guardó silencio, pero solo duró un momento.

—Tu nombre no estaba en la lista de invitados.

Una sonrisa astuta permaneció en los labios de Leticia.

—Una de las mujeres nobles que conozco personalmente sufrió mucho y no pudo participar en la competencia, así que vine en su lugar. Es por eso que no me vio.

Rihannan quería saber, quería preguntar por qué necesitaba ir tan lejos como para asistir a una simple competencia de Kiritte, pero no lo hizo. Sus labios tenían problemas para moverse.

Era lo mismo, entonces y lo mismo ahora: no podía entender el odio incondicional de Leticia hacia ella.

¿Era el destino?

—Tenía curiosidad. Quería ver cómo le está yendo a su majestad en estos días, para ver qué tan bien está viviendo la vida después de dejar a un lado a mi padre y a mí. Y… —La comisura de sus labios se alzó con una sonrisa diabólica—. Más que nada, quería ver a su majestad, el rey, de cerca. Aunque lo vi una vez antes, él estaba muy lejos para verlo con claridad. Y tal como especulan los rumores, su majestad es un hombre bastante guapo. Su encanto, su sonrisa digna y todas esas cualidades son incomparables para cualquier hombre promedio.

Leticia se acercó a Rihannan de cerca.

Si fue Leticia la que intentó poner su vida en peligro, entonces existía la posibilidad de que usara este momento como una oportunidad. El instinto de Rihannan la llamó, la instó a escapar del cuarto oscuro, pero no lo hizo. El toque de orgullo en su corazón permaneció. Era consciente de que su orgullo podría conducir a su caída, pero…

—Su Majestad fue muy amable contigo. Aún lo recuerdo con claridad. Su majestad, ¿qué pensaría si esa sonrisa fuera dirigida hacia mí en su lugar…?

Leticia se inclinó hacia delante y susurró al oído de Rihannan palabras similares a la belleza tóxica. Las llamas bailaban en las piscinas de sus ardientes ojos rojos llenos de codicia y deseo.

Rihannan había visto esa mirada antes. Fue cuando Leticia vio por primera vez a Igor en el banquete, ojos llenos de ambición por robarle el corazón y alcanzar el pináculo del poder.

—¿Su Majestad? —sonó la voz de la señora Cessley.

Leticia se separó de Rihannan y rápidamente se distanció, dejando de inmediato notar la presencia de otra persona. La señora Cessley le dirigió a la bella pelirroja una mirada furtiva, sin molestarse en saludarla.

La señora Cessley sabía que había algo mal. Sin preocuparse por el desagradable ambiente de la habitación, se acercó a la reina.

—La busqué por todas partes. No sabía que estaba aquí. ¿Y quién era esa mujer? Nunca la he visto antes. ¿De qué estaba hablando, mi reina?

Rihannan puso su mano temblorosa en sus labios cuando las náuseas se levantaron de su estómago. Todo tipo de pensamientos sucios y peligrosos dentro de ella corrían caóticamente como si tratara de liberarse. Entonces, ya no pudo aguantar más y vomitó con violencia.

La sorprendida señora Cessley la ayudó apresuradamente.

—Mi reina, ¿se encuentra mal?

Rihannan asintió levemente con la cabeza mientras la señora Cessley la llevaba a una habitación separada con aire fresco al aire libre.

—Venga por aquí, mi reina.

El banquete terminó de esa manera.

Rihannan pasó el resto del día en una habitación de invitados. Dejó de vomitar, pero no estaba en condiciones de reír y mezclarse con el ambiente.

Se disculpó con la duquesa Saphia innumerables veces antes de pisar el carruaje y regresar a casa antes de lo planeado. Luego se apoyó contra la pared del carruaje. No le quedaban fuerzas.

La señora Cessley, que había tratado en silencio de encontrar un momento para hablar, abrió la boca con precaución:

—Mi reina, me disculpo por mi descaro, pero ¿tendremos que revisar su cuerpo después de regresar al palacio?

—Señora. Cessley, el problema no es porque me duela. No es eso… no hay que preocuparse.

—Eso no es lo que quise decir… Se trata de…


Maru
Creo que... Esto resume las ambiciones de Leticia

Sharon
Qué puedo decir, ojalá le hubiera vomitado a Leticia encima. Hubiera sido desagradable, pero mierda que también hubiera sido satisfactorio también

| Índice |

7 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 158: La fascinación de Leticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *