No quiero ser amada – Capítulo 185: La súplica de Basil

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Al mirar la expresión de asombro de Basil, la señora Cessley se golpeó el pecho con frustración.

—Su majestad está intentando trasladar su residencia al palacio en el que reside la Reina Madre. ¡Esta vez dijo que nunca volvería!

—¿Qué quieres decir…? ¿Por qué su majestad de repente…?

—No hay tiempo que perder. Su majestad no puede hacer nada al respecto. Es un inútil a partir de este momento. El problema es que no puedo ir al palacio en el que reside la Reina Madre. Estoy segura de que sabe la razón, Gran Chambelán.

—¡Por supuesto! La Reina Madre dispararía una flecha directamente a tu figura en el momento en que escuchara la palabra o incluso viera a tu padre.

Entonces Basil se dio cuenta.

La razón por la que ocurrió todo esto fue por lo que le reveló a Rihannan. Parecía que había algo más profundo que esto y que no fue por vergüenza que Igor le ocultó el incidente como un secreto.

Era más que eso.

Parece… que cometí un gran y lamentable error.

Basil inmediatamente comenzó a correr.

Cuando llegó al palacio principal, vio a Rihannan saliendo del edificio y hacia el carruaje que se preparaba para partir.

—¡M-Mi reina!

Basil apenas la alcanzó a tiempo. Estaba jadeando con fuerza en busca de aire.

Rihannan no sonrió ni saludó con afecto. Sus vidriosos ojos azules lo miraron con un destello frío.

—Su majestad, no puede irse así —suplicó Basil.

—Basil, hazte a un lado.

—Por favor, al menos considere cambiar de opinión. Se lo ruego.

—Si no te haces a un lado en este momento, te cortaré el cuello.

La señora Cessley, que llegó en el calor del momento, se quedó sin aliento ante sus palabras. Sabía que Rihannan no quiso decirlo, pero las palabras que salieron de su boca sorprendieron a la aristócrata.

Basil miró a Rihannan estupefacto.

Tenía antecedentes campesinos y muchas de las personas en el palacio siempre se mantuvieron alejadas de él, pero la reina siempre le respetó y mantuvo sus opiniones en mente. Era la primera vez que se comportaba así con él.

—¿Crees que no me atreveré? ¡¿Quién crees que eres?!

Basil tomó una decisión firme en su mente e inmediatamente se dejó caer al suelo.

—Entonces, adelante, córteme el cuello, su majestad.

—¡Basil!

—Dije esto antes, ¿no es así, su majestad? Está bien que me quite la vida.

Ante sus lágrimas, Rihannan se enfureció.

—Sí, eso es correcto. Dijiste que si de lo que hablas no era la verdad, entonces me das el derecho a terminar con tu vida. Muy bien. Entonces ejerceré ese derecho dado.

Rihannan sacó la espada del guardaespaldas que estaba junto a ella.

—¡Su majestad!

Las sirvientas jadearon de sorpresa mientras corrían hacia Rihannan e intentaron detenerla, pero la señora Cessley las bloqueó rápidamente antes de que pudieran hacer un movimiento.

—Mantened la posición. No enfurezcáis más a su majestad. Quedaos atrás.

Al escuchar el suave susurro de la señora Cessley, los sirvientes del palacio se alejaron de Rihannan.

La señora Cessley estudió la tensa situación con ansiedad. Sabía que Rihannan nunca mataría a Basil, pero a pesar de todo, la llevó a nuevas alturas de nerviosismo.

La señora Cessley oró una y otra vez para que no ocurriera el peor escenario.

La espada alcanzó el cuello de Basil. El peso de la espada era demasiado para que cualquier persona sin experiencia la sostuviera sin temblar, pero Rihannan la sostuvo con fuerza sin ningún rastro de temblor.

—Esta es tu última oportunidad. Hazte a un lado, Basil.

—No puedo hacer eso, su majestad.

—¡¿Me estás subestimando como reina ya que eres el sirviente del rey?!

—¡En absoluto, su majestad! ¡Eso no es cierto en absoluto!

Basil la miró. Los charcos de sus profundos ojos verdes se llenaron de lágrimas.

—Nunca había pensado en usted así, su majestad. El rey y la reina son igualmente preciosos para mí. Esta es la verdad…

| Índice |

24 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 185: La súplica de Basil

  1. Genissa says:

    Esta súper enojada pero debería de enfocar su furia en otra persona.Basil solo la ayudo si no fuera por el Rihana seguiría sin saber absolutamente nada.
    Mil gracias de todo ❤ por el pack de capítulos que subieron 🌻🌻🤗

    • MariAnne says:

      Nooooo…. Calmate po favor… Enfoca tu ira, Basil no tenía malas intenciones…
      Gracias por su trabajo!!! Como mencionaron antes, estoy super encantada con la novela y con sus reacciones tan humanas!!! Gracias!!!

    • Nefe says:

      Oh por diosssss!!!! Mi riahana esta encabronada hasta los huesos y con justa razon….no se como vas a arreglar esto igor pero a la madre que buen capitulo la historia esta en la mejor parte…..muchas gracias por su trabajo

    • Jennyfer says:

      Si de hecho lo dijeron en capítulos anteriores, que la reina mandó a Riahnan a la prisión y le dijo a Igor que aún que el hijo de Leticia no fuera suyo lo tomará como heredero.

  2. Brenda Chi says:

    Igor, necesito saber tus razones porque todo esto me está superando, maravillosa reacción de Rihannan siempre me ha encantado su personaje es tan humano. uwu Muchiísimas gracias por la traducción, me duele el corazón leer todo esto 🙁 me deja ansiosa esperando el próximo domingo JAJAJAJA <3 las adoro

    • Brenda Chi says:

      También pienso lo mismo, tal vez hubiese sido mejor que se aclare todo de una vez pero también creo que él entendió que estaba completamente enfadada (y con toda razón) y cuando uno está así no escucha razones 🙁

    • hanajima says:

      Pues yo no sé si quiero que lo perdone. Fue muy cruel con ella en su primera vida, se que hubieron muchos malentendidos pero aún así las cosas que hizo Igor fuero despreciables. Y ahora la ha traído con mentiras , el esperaba que ella lo perdonase y se quedará por el bebé y que todo arreglado y ya. Nada de eso! Ella tiene todo el derecho a estar enfadada y a odiarlo. Si fuera yo no lo perdonaría, me iría lejos y viviría mi vida y mandaría a la mierda todo. Lo único que me da lastima es el bebé que no tiene culpa de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *