No quiero ser amada – Capítulo 220: Deseo

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Leticia estaba enamorada y desesperada por su toque. Igor miró en su dirección, siempre sonriéndole, pero ni una sola vez puso sus manos sobre ella. Pensó que Rihannan lo retenía. Estaba segura de que él la deseaba igual, pero su reina lo estaba arrastrando hacia abajo. Igor la miró con las cejas arqueadas. No se movió, por lo que Leticia decidió dar el primer paso.

Ella se apartó un poco de él y desató el cordón de su vestido. Su ropa se deslizó suavemente por su cuerpo, su pecho desnudo y con curvas a la vista. Su cintura se balanceó cuando se llevó la mano al cabello y se quitó los accesorios para el cabello. El hermoso pelo color de rosa caía en cascada por su espalda. Era encantadora, incandescentemente hermosa, lo suficiente como para llamar la atención durante su primera aparición en el banquete.

Los pensamientos de Igor se confundieron. No sintió la menor pizca de libertinaje al contemplar su cuerpo desnudo. Parece que su corazón estaba en deuda con una mujer que preferiría acurrucarse y esconderse en reclusión para evitarlo que esta belleza pelirroja que lo seducía activamente.

Se lo imaginó. Siempre. Anhelaba ver a Rihannan temblar y retorcerse debajo de él, escucharla gemir y llamarlo por su nombre con placer, sus calientes cuerpos uniéndose como uno en una noche de pasión.

Ella estaría aplastada contra su pecho, aferrándose a él con todas sus fuerzas; su boca se hundiría en su lengua y se chuparían con agresividad. Ella jadearía por respirar. El beso la emocionaría.

Ella se retorcería, aullando y jadeando cuando su toque desencadenara una ola tras otra de placer que recorría su cuerpo. Él pasaría su lengua por sus labios húmedos y relucientes, su cuerpo entraría en convulsiones, y ella dejaría caer la cabeza hacia atrás en la cama, soldando lindos maullidos mientras su cuerpo atravesaba un suave espasmo con él lamiendo y chupando su tierna carne. Deslizaría su virilidad entre sus muslos, presionando con fuerza contra su carne húmeda mientras sentiría su calor contra él mientras amasaba sus redondeados globos en sus manos. Ella gemiría, aferrándose a él con su virilidad subiendo y bajando por su humedad. Y ella sentiría su hombría enterrarse, la cabeza gruesa empujando en su cuerpo. No podría respirar cuando el intruso se deslizara sin previo aviso. Incapaz de contener sus gritos, ella gemiría y envolvería sus piernas alrededor de él, deseando su embestida tras embestida.

Pero la realidad era diferente a su imaginación. Su esposa regularmente le daba la espalda fría después de una noche de servicio en la que él rociaba sus fluidos blancos dentro de ella. La última vez que pasaron la noche juntos fue por simples celos y rabia por su primo. Él tomó su cuerpo varias veces esa noche, pero lo que vino después no fue satisfacción sino disgusto por su propio acto.

Sus mentes estaban llenas de pensamientos sobre su esposa en lugar de la mujer pelirroja desnuda. No se dio cuenta de que ella le desabotonaba la ropa mientras se sumergía en sus pensamientos. Si esto era lo que deseaba, él también podría seguirle el juego hasta cierto punto.

Igor agarró a Leticia y la empujó sobre la mesa, colocándose entre sus piernas. Leticia respiró pesadamente, apretando su sexo contra él.

—Sabía desde el principio que a quien su majestad desea es a mí y no a Rihannan. No hay forma de que esté satisfecho con ella después de probarme. —Leticia envolvió sus brazos alrededor de su cuello como una serpiente y presionó sus labios rojos en su nuca—. Entonces, su majestad, saque a Rihannan de su mente y abráceme.

Igor la miró fijamente, sus fríos ojos púrpuras no contenían ni una pizca de lujuria. Estaba jugando con ella. Lentamente le acarició la pierna, lo suficiente como para que lo deseara más. Leticia jadeó. Se inclinó hacia su oído y preguntó en voz baja:

—Entonces, ¿cuál es este plan que tu padre y el conde Clovis están tratando de establecer?

Leticia gimió y frotó su mano sobre su pecho. Ella apretó más su humedad contra él.

—Ellos… planean que la reina aborte a su hijo…

—¿Cómo? —Igor frunció el ceño.

Los labios de Leticia llegaron a su clavícula. Igor quería estrangularla. Apenas podía evitar querer tirar a esta mujer al suelo.

—Atraerán a Rihannan fuera del palacio y lo harán parecer un accidente…

En ese momento, escuchó la puerta abrirse y vio a Rihannan inmóvil, con la mano en el pomo de la puerta. Lo rociaron con agua helada y le sorprendió que no pudiera hablar.

Rihannan no podía creer lo que estaba viendo. Estaba herida y esos bonitos ojos azules eran un desastre. Sus ojos se nublaron cuando las lágrimas llenaron un río y corrieron por sus mejillas. Se mordió los labios dolorosamente, pero no sintió dolor. Rápidamente se dio la vuelta y corrió. Igor hizo a un lado a Leticia y la persiguió apresuradamente.

Él cometió un error…

Sharon
No puedo creer Igor que pensaras que el plan seducción funcionaría. A veces te pasas de idiota, en serio.

♦ ♦ ♦

Recordando el pasado, Igor apretó los dientes. No quería pensar en lo ocurrido. La idea le hizo doler el corazón. Se rompería en pedazos.

—Siempre eres tan horrible y tacaña. Viviste una vida diferente, pero has cambiado tan poco que me sorprende. Si hubiera sabido que harías algo como esto, te habría matado cuando tuve la oportunidad hace seis años.

—S-Su majestad, ¿qué…? ¡Agh!

Cuando Igor soltó su mano, Leticia cayó al suelo. Se levantó de su asiento y se acercó a ella. Estaba llena de miedo, como si él estuviera mirando a un patético insecto. Entonces se dio cuenta de que él no tenía ningún interés en ella. La aborrecía. Este era su primer encuentro, estaba segura de ello, pero no podía entender por qué albergaba un odio tan fuerte.

Se sentó frente a Leticia, un movimiento simple y suave que dejó a Leticia fría hasta los huesos.

—¿Quién fue el que te salvó y te permitió entrar al palacio? —dijo con voz de serpiente—. Si no quieres hablar, no me importa cortarte los dedos uno por uno.

Su mirada fría recorrió de arriba abajo el cuerpo de Leticia y pronto se dio cuenta de la verdadera naturaleza oculta de este hombre. ¿También era tan cruel con Rihannan en privado? Su rostro que parecía el más amable y gentil era una máscara y la verdad era la bestia más cruel escondida en las sombras. Sus ojos violetas llenos de malas intenciones la sorprendieron.

¿Cómo no se había dado cuenta de esto hasta ahora?

Maru
A decir verdad, siento bastante curiosidad por el hombre que liberó a Leticia. ¿Será alguien que conocemos o un personaje distinto? Por otro lado, alabo que Igor se haya puesto serio y comenzara a perseguir a los que iban contra Rihannan y él. Igor ha hecho muchas cosas mal, y algunas no considero que tengan justificación, pero quiero ir ahondando más en su psicología para saber más. Al menos, ya hemos descubierto que nunca se acostó con Leticia.

| Índice |

9 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 220: Deseo

  1. Denisse says:

    Loscientoooo …. pero sigo odiaaando a Igor¡¡ 😠😠 el que no la haya penetrado …. no significa que no la haya engañado 😭😭 ademas el sabia que esa farsa que tenia con leticia lastimaria a Rihannan pero siguio 🤬🤬 solo para evitar el plan del conde y al final el termino ejecutando el plan …. aunque haya sido involuntariamente …. fue su culpa que ella perdiera a su hijo 😭😭😭😭😭😭😭

  2. Lu says:

    Sin duda Igor tenía problemas de lógica y estrategia en su primera línea de tiempo. Me alegra que haya tenido la capacidad de volverse inteligente y tratar de cambiar en esa nueva oportunidad. Gracias por la traducción 🙂

  3. artizea says:

    por fin se sabe que pasó en la oficina…
    y como se preveia nunca se acostó con Leticia, pero lo usó a su favor para sacarle información. no sé si hizó bien o no pero seguro que se hubiese evitado todo esto si se antes le contará algo a Rihannnan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *