No quiero ser amada – Capítulo 221: Mercenario

Traducido por Maru

Editado por Sharon


La bestia que se había despojado de toda apariencia de disfraz se había ido. Su rostro parecía listo para abalanzarse sobre ella, sus afilados dientes y garras estaban listos para partirla en dos. Leticia se quedó paralizada, incapaz de pronunciar una palabra. Sus labios temblaron.

Igor sacó un cuchillo que colgaba de sus caderas y la miró con ojos furiosos.

—Si no dices la verdad después de que te corte todos los dedos, te sacaré los ojos y las extremidades uno por uno. Esa lengua inútil tuya será la última en desaparecer.

Mientras Leticia se quedaba allí paralizada sin poder decir nada, Igor sacó un cuchillo que tenía colgado de las caderas.

Con un movimiento rápido, tomó la mano de Leticia y la sostuvo en el suelo. Antes de que la hoja que brillaba con la luz de las antorchas se clavara en su dedo, Leticia gritó de miedo.

—E-Es alguien que envió el conde Clovis. ¡Ese fue el hombre que me ayudó!

—¿El conde Clovis?

Leticia asintió apresuradamente.

—Después de salvarme del carruaje, me llevó a otro lugar.

—¿Y, dónde está eso?

—No lo sé. Era un lugar completamente lleno de árboles gigantes… Ugh… —Conteniendo sus sollozos, Leticia continuó hablando—. Me trajo a ese lugar, luego dijo que me ayudaría a vengarme de la reina. Él había preparado todo para que yo me colara dentro del palacio también. Así que, por favor, no me haga esto y pregúntele al conde. Estoy segura de que lo sabe todo.

En verdad, Leticia no sabía nada del hombre. Ella no conocía su rostro ni su nombre.

—Honestamente, no sé nada más que eso. Estoy diciendo la verdad…

Leticia sollozó y lloró. Temblaba de miedo al pensar que su respuesta podría haber sido insuficiente y que él podría mutilarle el dedo esta vez. Afortunadamente, no mucho después Igor soltó su mano. Leticia corrió inmediatamente a la esquina de la habitación y apretó su cuerpo.

—Será mejor que digas la verdad. Si descubrimos que estás diciendo mentiras, entonces verás con tus propios ojos exactamente lo que dije que haría.

Leticia volvió a asentir con la cabeza. Después de que Igor salió de la prisión, se arrugó como si se derrumbara allí y allí. Jadeó con fuerza, finalmente pudo respirar ya que lo había estado sosteniendo todo este tiempo.

Ella tardó en darse cuenta de que nunca debió haberle puesto las manos encima.

♦ ♦ ♦

Cuando Igor salió de la prisión, Basil se acercó a él de inmediato.

—Su majestad, ¿cómo fue la charla…?

Cuando vio la expresión de Igor, la boca de Basil se congeló en estado de shock. Estaba viendo a Igor hacer una expresión que nunca antes había visto en su vida. Un rostro completamente sin emociones con los ojos oscurecidos hasta el punto de la oscuridad total. Sentía como si estuviera mirando la cara de otra persona. Basil pronto se dio cuenta de que había visto esta expresión en otra persona en el pasado.

Las personas que sobrevivieron a una guerra terrible volverían con este tipo de rostro. Personas que tuvieron que cortar y cortar a otros humanos una y otra vez hasta el punto de pensar en ellos como nada más que trozos de carne, perdiendo eventualmente toda su humanidad. Igor se veía como si estuviera cubierto de sangre. Basil sintió que un escalofrío recorría su espalda.

—¿S-Su majestad?

Al escuchar la voz de Basil, parpadeó muy lentamente, y muy despacio la luz comenzó a volver a los ojos de Igor.

—Su majestad, sucedió algo dentro…

—No, no hay necesidad de preocuparse.

Su rostro volvió a la normalidad, y Basil exhaló un suspiro de alivio.

—Dijo que alguien que trabajaba para el conde Clovis la estaba ayudando.

—¿Alguien que trabaja para el conde Clovis? ¿Está diciendo que el conde hizo tal orden? Pero la orden de arresto de Leticia se dio mientras él aún estaba dentro de la cárcel, no habría tenido tiempo para hacer tal cosa.

—Tendremos que resolver eso de ahora en adelante.

—En realidad, reuní a los sirvientes del conde Clovis y los investigué. Mencionaron a alguien que parecía un mercenario que visitó la mansión recientemente. Puede que ese mercenario sea quien ayudó a Leticia.

—Mercenario, eh…

—Si realmente lo es, entonces ya se habrá ido hace mucho tiempo. Sus características los hacen hacer eso normalmente de todos modos. Seguiremos investigando, pero ya no habrá amenazas inmediatas para la reina, así que ganaste. No tienes que preocuparte.

| Índice |

3 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 221: Mercenario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *