No quiero ser amada – Historia extra 4: Quería ser amada

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Ella no sabía cuándo comenzó, pero su expresión comenzó a no verse tan bien un día. Al principio, pensó que era porque tenía mucho trabajo que hacer y estaba ocupado. Se habían estado gestando numerosos problemas entre las fronteras de Arundel y el imperio de Raven en los extremos del sur, y debido a eso, era difícil incluso ver el rostro de Igor durante unos días.

Trabajaba toda la noche hasta caer medio dormido en la cama, y ​​aunque sostenía a Rihannan en sus brazos mientras dormían, cada vez que ella despertaba, su costado siempre estaba vacío. A veces, cuando dormía más temprano en la noche antes que Igor y se despertaba en el medio, todavía veía que él ya se había ido y no estaba a su lado. Su expresión parecía transmitir que debido a la situación no tenía tiempo libre para sí mismo.

Sin embargo, se enteró de que por alguna razón él tenía una expresión desinteresada solo cuando estaba frente a ella. Aunque sus palabras y acciones aún eran suaves y cálidas, su expresión que parecía insatisfecha todavía estaba en su rostro. Otras personas nunca se dieron cuenta de que había cambiado su estado de ánimo de manera diferente. Como Basil era alguien que estudia y seguía todos sus movimientos y acciones detrás suyo en todo momento, Rihannan trató de preguntarle, pero la única respuesta que le llegó fue esta.

—¿Cambiado? ¿Qué ha cambiado de él? ¿Ganó algo de peso? Aunque no parece que ese sea el caso…

Al ver que Basil solo inclinaba la cabeza en confusión, Rihannan dejó de preguntarle y regresó a su habitación. Luego vagó sola. Quizás, ella fue la que hizo algo mal.

—Mi reina, ¿en qué está pensando tan profundamente?

Solo cuando la voz de la señora Cessley sonó, Rihannan se dio cuenta de que sus manos que estaban tejiendo se habían detenido debido a su pensamiento profundo. Entonces se dio cuenta de que había estado tejiendo inconscientemente por un tiempo y se detuvo en ese momento. Desató un poco de lana y soltó una carcajada.

—No es nada. Es sólo que su majestad parece estar cansado por las cosas que han pasado recientemente.

—Estoy segura de que está estresado por lo que está sucediendo entre Arundel y el imperio Raven, sí.

El imperio Raven estaba ubicado en los extremos sur de Arundel. En los límites de las llanuras de Parmir y junto al imperio Trulz, esta nación trasladó recientemente a la mayoría de sus fuerzas militares cerca de las fronteras de Arundel. Como las dos naciones nunca tuvieron comunicaciones serias sobre nada hasta ahora, fue muy repentino que esto sucediera sin ningún signo de predicción.

Aunque Igor había logrado una victoria completa sobre Crichton en el pasado, no podía negar el hecho de que la experiencia que adquirió en la vida anterior lo ayudó mucho en el éxito. A partir de ahora, los dos estaban viviendo un futuro que nunca repitieron en el pasado y tendrían que vivir con su propia fuerza y ​​sabiduría para vencer cualquier dificultad que se les presente sin la ayuda del pasado.

Aunque Rihannan no tenía ninguna duda sobre si podía resolver este problema con su gran sabiduría, no pudo evitar preocuparse. A pesar de que quería ayudarlo, Igor le impidió hacer algo por un tiempo diciéndole que se preocupara por el bebé y su bienestar.

Habían pasado tres meses desde que dio a luz. Durante todo ese tiempo, Rihannan siguió las órdenes de Igor y pasó todo su tiempo cuidando al bebé. Ni una sola vez pensó que el tiempo que pasaba era aburrido o agotador. La niñera y la señora Cessley ayudaron con todo lo que podían, pero la propia Rihannan había deseado desesperadamente a este niño durante mucho tiempo después de todo.

¿Cómo podía olvidarlo? La sensación de ver a su hijo en el mundo por primera vez después de largas horas de dolor y parto. Abrazando al bebé mientras lloraba en voz alta con la cara roja como la remolacha, Rihannan lloró junto a ella. El alivio que sintió de que este niño hubiera nacido sano y salvo, y los sentimientos de pena que tenía por el otro niño que ya había sido enviado a la otra vida la hicieron incapaz de evitar que sus lágrimas fluyeran sin cesar.

—No llores, Rihannan —la consoló Igor.

Como acababa de dar a luz, Rihannan estaba empapada de sudor e hinchada en algunos lugares que la hacían lucir completamente desagradable, pero él siguió besando sus mejillas y acariciando su cabello hasta que las lágrimas en sus mejillas se secaron.

Y así, el bebé que nació fue una princesa. No se arrepintió de saber que no era un niño. Ella creía que tal como Igor prometió, este niño recibiría de manera segura la herencia de la corona en el futuro después de todo.

Un mes después de haber dado a luz, la reina madre la visitó. Como la última vez se encontró con la furia de Rihannan que no pudo entender, fue muy cautelosa al verla esta vez. Aunque era cierto que todavía le quedaba algo de animosidad por lo que había hecho en el pasado, ya que simplemente no se atrevía a impedir que la reina madre conociera a su único nieto en el mundo, terminó dándole el permiso.

Inesperadamente, la reina madre le dio todo su cariño al bebé. Fue suficiente para sorprenderlos de este lado invisible de ella.

—Entonces, ¿qué nombre elegiste darle? —preguntó Hertia, que miraba al bebé como si estuviera en trance por un tiempo. Quien le respondió fue Igor.

—Decidimos llamarla Maia.

Todavía no quería que la reina madre y Rihannan fueran las únicas en una habitación, así que también se quedó con ellas por hoy.

—¿Maia? —Al escuchar la respuesta, la reina madre levantó la cabeza y miró a su hijo—. ¿Es ese nombre quizás, de ese pájaro dorado Maiastra?

—Sí.

Pensó que le preguntaría por qué decidieron llamarla así, el nombre que se usaba en Crichton en lugar de Ataraxia, pero la reina madre no preguntó más. Simplemente miró a Maia de nuevo con alegría en su rostro.

—Ya veo, ya veo. Maia. Así que tú eres Maia.

Las comisuras de los ojos de la reina madre comenzaron a enrojecerse un poco. Murmuró mientras sostenía y acariciaba las diminutas manos de Maia.

—Quizás… Eso es correcto, quizás el maestro detrás de todo eras tú al final.

Rihannan entendió los reflexivos murmullos de la reina madre y el significado detrás de ellos. El objeto que había soñado con adquirir durante más tiempo pero no pudo, la corona de Arundel, o tal vez incluso más. La reina madre finalmente había aliviado todo su apego persistente a ese sueño.

Posteriormente, la pieza central de la vida de la reina madre se convirtió en su lugar en Maia. Con mucho gusto aceptó que lograra el sueño que ella misma nunca pudo lograr.

—Mi reina.

En ese momento, la puerta se abrió y entró la niñera. En brazos de la niñera había un bebé que apenas despertaba acunado en sus brazos. Rihannan entonces se dio cuenta de que ha llegado el momento en que se suponía que Maia se despertaba de su siesta de la tarde.

—Maia, ven aquí.

Cuando Rihannan abrió los brazos de par en par, Maia felizmente le dio una gran sonrisa mientras era abrazada por su madre. Acarició suavemente el cabello de su hija, que era plateado como el de ella. Del bebé que acaba de despertar de su siesta llegó el suave y difuso olor a bebé.

—¡Ah! ¡Uuuh!

—Mi pequeño bebé, ¿dormiste bien?

Esta fue la única vez que Rihannan le hablaría como una niña. Recientemente, el bebé comenzó a gorjear y a hacer ruidos con mucha más frecuencia. Siempre que estaba despierta, abría la boca e intentaba decir algo constantemente. Sería maravilloso entender lo que estaba diciendo.

—Ma, ba…

—¿Te sientes realmente feliz?

—¡Auh!

Pero aun así, le parecía que todavía estaba ocurriendo algún tipo de conversación. Rihannan se rio feliz y frotó su nariz contra la pequeña nariz de Maia. Realmente era una bebé encantadora. Suficiente para afirmar con orgullo que los últimos 3 meses que pasó con el bebé fueron los momentos más felices de su vida.

—La princesa es única porque ama tanto a su majestad la reina como al rey. Por lo general, es más probable que los bebés se unan a la niñera que siempre está a su lado.

La señora Cessley hizo ese comentario cuando vio que Maia estaba más feliz de estar abrazada en los brazos de Rihanna que en los de la niñera. Rihannan acarició las pequeñas mejillas regordetas del bebé y se rio levemente.

—¿Es eso así?

—Sí. Mi pequeño hijo ni siquiera comía a menos que la niñera estuviera allí hasta que su mente creció un poco. Pero mira, la princesa se siente mucho más cómoda estando con su majestad que con la niñera.

—Honestamente, me parece que a ella le gusta estar con Igor más que conmigo… —rió Rihannan, y la señora Cessley asintió con la cabeza.

—Tienes razón, a su majestad simplemente le encanta adorar a la princesa después de todo.

La forma que Igor adoraba a la princesa era tan famosa en todo el palacio que casi todos lo sabían. Era extremadamente raro ver a un padre dispuesto a bañar personalmente y poner a dormir a su bebé entre la gente de la sociedad noble.

—Veamos entonces.

Rihannan colocó a Maia sobre sus rodillas y puso la ropa a medio terminar que estaba haciendo sobre sus pequeños hombros. El esquema de color rojo de la ropa combinaba muy bien con el cabello plateado y rizado que tenía.

—Oh, qué lindo.

Al escuchar la reacción de la señora Cessley, Rihannan sonrió satisfecha. Esta ropa, que era para cubrir el hombro, pronto tendrá dos bolas de piel unidas al final también.

—Parece que sus habilidades para el tejido han mejorado día a día, su majestad. La última ropa que hizo para la princesa también fue tan hermosa.

—Como no tengo ningún trabajo en el que deba concentrarme, no tenía mucho que hacer, por eso.

—Más adelante, se perderá este período de la vida. La cantidad de trabajo que se ha acumulado incluso ahora tardará varios meses en completarse. Es mejor descansar cuando tenga tiempo.

—¡Dios mío, varios meses!

Cuando Rihannan dejó escapar un suspiro mientras negaba con la cabeza, esta vez Igor entró en la habitación. El rostro de Rihannan se iluminó de inmediato.

—¿Por qué estás aquí a esta hora del día?

—Tuve algunos momentos de sobra, así que…

Al llegar al lado de Rihannan, sus ojos se encontraron primero con los de Maia. Después de darle múltiples besos en las mejillas y la frente a la princesa, su mirada se dirigió hacia el tejido de ropa a medio terminar en el que Rihannan estaba trabajando.

—Eso es…

Rihannan levantó el trabajo para mostrar cómo se veía.

—Mira, voy a ponérselo a Maia. ¿Cómo se ve?

Él sonrió en silencio con solo un lado de sus labios arqueado hacia arriba. Aunque para otros parecería que estaba sonriendo como en cualquier otro momento, Rihannan pudo ver de qué se trataba. Actualmente estaba extremadamente molesto por Rihannan en este momento.

—Esta sería la tercera ropa que le hiciste ahora. ¿No te estás esforzando demasiado? Ni siquiera tienes mucha energía en estos días.

Hablando lentamente, envolvió sus manos alrededor del cuello de Rihannan. Sintiendo sus manos acariciar la parte de atrás de su cuello antes de golpearlo suavemente, Rihannan se sintió un poco tensa. Eso también era una señal de que no estaba satisfecho con algo.

Ella levantó la cabeza y miró directamente a la cara de Igor, pero aún mantenía una sonrisa de etiqueta que no traicionaba sus verdaderas intenciones. Sin saber lo que realmente estaba pasando, la señora Cessley simplemente lo reprendió.

—Dios mío, su majestad. Entiendo su preocupación por la salud de la reina, pero decir que se está esforzando demasiado para tejer es un poco demasiado. Si alguien más escucha eso, se reirían de tal tonta declaración.

Incluso mientras lo decía, la señora Cessley tenía una sonrisa en su rostro. Siempre que veía lo bien que iban la reina y el rey juntos, tenía esta sonrisa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *