Nuestro matrimonio Político – Capítulo 12

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Para alguien que va a ser la emperatriz de un país, ¿no debería estar rodeada de criadas?

—Hm…

Aunque siempre ha existido la jerarquía de clases y los castillos suelen tener criados que realizan ciertas labores, a estos se les ha instruido para que conozcan su lugar, pero siempre han existidos personas cualificadas que tienen permiso de hablar con la realeza.

Matilde estaba segura de la estructura social de Barenshiaga, por lo que se contuvo en tener conversaciones con las criadas a causa de eso.

Leandroth deshizo el amarre delantero del vestido de Matilde, sus dedos rozaron su piel provocando sensaciones de hormigueo.

—Bueno, ¿no lo crees? —preguntó con voz ronca.

— ¿¡Ah ~ ~ ah que…!?

El vestido que le quedaba era una prenda de vestir de una sola pieza, un material de color vino oscuro que ajustaba perfectamente, por debajo de su busto y luego caía suavemente hasta la rodilla. Leandroth apartó la tela a un lado y le descubrió el pecho derecho e inmediatamente lo introdujo en su boca caliente.

Se quedó sin aliento ante la sensación. Su cuerpo se arqueó hacia atrás. Leandroth succionó el pezón y jugó con él con su lengua, mientras acariciaba el otro por encima del vestido con una mano, acariciando sus nalgas con la otra. Matilde gritó sin pensar.

Se tapó la boca con la mano, ¿cómo podía ser tan fuerte? Era la hora del almuerzo en la oficina, nadie podía entrar, sin tocar antes, pero sus pechos estaban expuestos, estaba siendo acariciada y no podía evitar gemir en voz alta en respuesta a tales caricias. Era demasiado, estaba confundida por sus propias reacciones.

Leandroth se apartó, —Mattie, lo siento. Me dejé llevar, —dijo con voz ronca, con sus ojos enfocados en su pecho, llevo sus dedos sobre el pezón de color rosa totalmente erecto por sus caricias, ella dio un respingo ante el toque, le dio un beso rápido al otro pecho y luego enredó sus lenguas en un baile insaciable.

—Ah, yo necesito llevarte a la cama en este instante.

— ¡Oh idiota! —dijo ella sin pesar.

—Sí, soy un idiota, uno incapaz de resistirse a tus encantos. Me he vuelto muy idiota a causa de usted —Leandroth dijo en broma, mientras él hábilmente acomodaba su vestido. Matilde se sintió decepcionada. Había sido casi como un sueño tener su cuerpo expuesto en la oficina.

Apenas podía creer lo que había pasado, pero el ardor que sentía en sus pezones y el dolor en el abdomen inferior, le confirmaban que había sido real.

—Pero usted está demasiado indefensa, sólo quiero estar sobre ti todo el tiempo. Así que debes tener en cuenta eso cuando me abraces tan efusivamente de nuevo, tal vez no sea capaz de detenerme la próxima vez —gruñó mientras acariciaba el pecho de Matilde sobre su vestido recién acomodado —Se sienten tan suaves y cómodos. No más, en serio, esta parte mía que anhela tocarte, te debe parecer repulsiva—expresó al darse la vuelta.

—Sólo quería abrazarte, —expresó Matilde, en voz baja a modo de disculpa. Leandroth la miró, con sus ojos muy abiertos. ¿Ella había dicho algo extraño?

—Mattie.

—Sí —contestó ella. Sus ojos brillaban como estrellas. Ella realmente pensó que era gracioso que él no tuviera orejas y un rabo. Realmente le quedarían muy bien.

—Te amo.

La cara de Matilde se sonrojó ante una confesión tan directa.

—Muchas gracias, yo también te qui… —Matilde se tapó la boca con las manos y luego las sostuvo frente a ella mientras se alejaba con timidez y le dijo suavemente, tan suavemente que si Leandroth no hubiera tenido toda su atención en ella no lo hubiera escuchado, —Me gustas mucho también.

Ella cerró los ojos, aliviada de que al fin había logrado transmitir sus sentimientos en crecimiento. Oyó una silla raspar el suelo con fuerza, ella abrió los ojos para encontrarse a sí misma en los brazos de Leandroth.

—Mattie…

Sus brazos eran cálidos, ella dio un suspiro de alivio, aunque luego su abrazo se sintió muy apretado, ¿acaso se estaba sintiendo ansioso al respecto?

Ella era una princesa que vino a casarse en un país extranjero sin sus criadas personales o una dama de compañía. En medio de las expectativas y el desasosiego, se encontró un marido con el que era fácil hablar y naturalmente, había empezado a tener sentimientos por él. Pero se preguntaba si él tenía interés en otras mujeres… ¿O había estado tratando de darle celos?

—Así que fue mi general femenina, una de las señoras que viste en el jardín.

—Ah…

—O tal vez era una de las damas de la corte.

Pensó en lo que había ocurrido, Leandroth era todavía.

—Lo siento —él apoyó la mejilla sobre su cabeza.

—Voy a presentártelas pronto. Yo quería elegir personas que fueran fáciles de usar y que pudieran llevarse bien con la corte.

Matilde lo empujo con sus brazos y lo apartó. Él la miró con curiosidad. Ella levantó las manos y pellizcó las mejillas de Leandroth.

— ¡Este es un castigo por no habérmelo dicho antes!

Mientras hablaba, ella apretaba de arriba a abajo, de izquierda a derecha, luego dibujó un círculo y tiró hacia abajo para liberar lo pasado. Ella incluso cantó una cancioncilla infantil cuando lo hizo.

Porque su cara era difícil de pellizcar, tuvo que usar mucha fuerza, pero no le importaba.

—Yo te perdonaré con eso. Estamos más cerca ahora, incluso ahora somos compañeros, por lo que no habrá más secretos.

Leandroth, que había sido agredido, ahora recibía un masaje en sus mejillas, abrazó a Matilde otra vez.

—Eso es maravilloso. Voy a terminar mi trabajo rápidamente. Espérame —dijo con emoción, besando su frente.

En su cabeza, una voz dijo que estaba en problemas, pero su corazón no estaba escuchando. Matilde puso sus brazos alrededor de su cuerpo fuerte y dijo muy tranquilamente.

—Estaré esperando.

◆ ◆ ◆

Cuando regresó a la habitación, mandó llamar al jefe de personal en primer lugar. Ella era alguien en quien Leandroth confiaba y que según él estaba de su lado.

—Discúlpeme, Alteza, estoy aquí.

—Lo siento por hacerle perder el tiempo que debe invertir en sus deberes, estoy segura de que está muy ocupada. Por favor tome asiento. —Matilde estaba de pie cerca de las ventanas, sonrió e indicó un asiento a la mujer.

—No, Alteza, no puedo hacer eso.

—Me gustaría hablar con usted como una dama enfermera de Leandroth. Por favor, olvide nuestra condición, si usted no se sienta, me pregunto si puedo ordenarle que lo haga… — Matilde dijo suavemente. —Julia, siéntate.

—Ciertamente sí. —expresó el jefe de personal sentada en el sofá, mirando a Matilde.

—Leann me dijo que estás totalmente de su lado, así que me dijo que podría consultarle si tenía algún problema.

Julia parecía presa del pánico y miró a su alrededor.

—Leann dijo que está bien. Dijo que comenzó desde la parte inferior, para que pueda comprender.

Julia levantó la cara y su máscara estoica volvió, se disculpó —Siento haber sido grosera en su presencia.

—Es posible que desee hablar con Leann pero vas a tener que hablar conmigo por un tiempo. Perdóname.

Julia agarró el borde de su falda.

—No creo que confíes en mí de inmediato, más aún si le pido que crea en mí, pero por el momento, quiero hacer una declaración.

— ¿Declaración, Alteza?

—Tu precioso Príncipe, o mejor dicho, quien ahora es su majestad el emperador Leandroth. Quiero hacerlo feliz.

—Princesa Matilde —expresó Julia con sorpresa.

—Por lo tanto, me gustaría empezar con su bienestar.

— ¿El bienestar de su Alteza?

—Para ser feliz en la vida se necesitan dos cosas: En primer lugar, la buena salud, un estilo de vida poco estresante, una buena dieta y ejercicio moderado, para no ser sedentario —dijo apretando los puños en una fuerte actitud de lucha inconscientemente.

—En Icecoreta, ayudé a mi padre el Rey, así que sé que lo más importante es mantener el bienestar como una regla. No dormir durante casi dos días no es algo con lo que se deba estar jugando. Incluso si él es capaz de soportarlo por ser joven, en algún momento, colapsará. Así que, una de las cosas que me gustaría proponer es un medio de vida apropiado. Yo quiero que tengan cuidado de no ser despedidos. Porque si eso sucede, no quiero que eso se refleje en la autoridad del emperador.

—Princesa Matilde, ¿lo que hizo su Majestad le ha dicho?

—Si alguien murmura de lo que haga su majestad, las cabezas volaran.

¿Cabezas que vuelan? A pesar de que el discurso de Leandroth es, en su mayoría, de clase refinada y superior, había frases que él usaba que ella no entendía. Debido a que creció en el campo de batalla desde una edad temprana y pasó sus días como  pre-gobernante con mercenarios y gente común, así que a veces su discurso se volvió áspero y salvaje. Pero era bastante agradable, especialmente cuando estaba excitado.

—Mucho me temo que cuando dice que las cabezas van a volar… —Julia palideció aún más.

—Decapitados.

Matilde frunció el ceño cuando ella sabía lo que no se dijo.

— ¿Están tratando de hacer que el emperador se parezca a un tirano?

—Es como un niño con un cuchillo afilado, es divertido usarlo para cortar cualquier cosa.

—Ellos son tontos. Hay una pequeña historia llamada la herencia igual Rigeon del jardín de mi ciudad natal, es posible que haya oído hablar de él.

Matilde negó con la cabeza, ‘No’,

—Cuatro niños nacieron en una familia que poseía extensos huertos. El jardín se dividió en cuatro, uno para cada niño. Ellos también decidieron dividir la casa en partes iguales entre ellos. Sin embargo, tal disposición no es algo que se pueda sostener para siempre. —Julia dijo con calma.

Matilde asintió con la cabeza.

—Parece que hay idiotas que se encuentran atrapados en la satisfacción de sí mismos en el ahora, jugando con el poder —Matilde frunció el ceño, sumida en sus pensamientos tanto que le dolía la cabeza, la golpeó con el puño en el reposabrazos.

‘Hmm, ¿he de mostrarme a mí misma con la princesa?’

Se parecía a su estado actual de la amante del emperador, quien parecía tener el poder.

—Jefe de Estado Mayor Julia, me gustaría despedir al Chamberlain y al jefe de cocina. Me gustaría una lista de enemigos potenciales y los posibles sustitutos. ¿Usted piensa que esto es posible? —Preguntó Matilde, Julia frunció el ceño, reevalúo a la joven antes de decir:

—Sí, creo que empiezo a entender por qué nuestra Majestad te eligió.

— ¿Eh? — dijo desconcertada, parece que esta mujer ha malentendido algo.


[Zuben: [1] Julia el jefe de personal. Ese nombre fue otorgado por mí ya que el Jefe, originalmente, era sin nombre y sin forma de Estado Mayor. No parece que para este escritor sea conveniente describir sus caracteres o nombrarlos. Sólo Leandroth ha tenido correcta realización. Me he debatido a lo largo de la edición sin dar forma a “Julia”, pero decidí que estaría imponiendo mi imaginación de los lectores; no es mi propio libro. Pero le aseguro que no iba a seguir llamando a su “jefe de personal” cada vez que quería para indicar ella.]

| Índice |

3 thoughts on “Nuestro matrimonio Político – Capítulo 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *