Reina Villana – Capítulo 15: Un heredero en sus brazos

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Kasser fue a la casa del tesoro y, al notar que el tesoro nacional no estaba, visitó a la reina para confrontarla. Como resultado, pasó la mayor parte de su día lejos de su trabajo, el cual se había acumulado durante su expedición fuera del reino.

Apenas terminó de cenar, se detuvo a trabajar en su estudio por el resto del día.

—Su Alteza, Marianne solicita una audiencia.

Kasser dejó los documentos que estaba mirando y le pidió al sirviente que dejara entrar a Marianne. Ella llegó más tarde de lo que esperaba. ¿Podría ser que ella y la reina tenían mucho de qué hablar?

—Bueno, esto es realmente extraño. Anika no podía soportar estar en la misma habitación que Marianne antes.

La expresión en el rostro de Marianne era extraña. Después de rendir su saludo, levantó la cabeza. Ella, que siempre tuvo un propósito claro, parecía desorientada.

— ¿Hablaste con la reina?

—Sí…

— ¿Qué pasó con su deseo de una “compensación legítima” por sus sirvientes desaparecidos?

Marianne miró al rey y suspiró.

—Su Alteza, es un asunto serio. Deberías tomar esta situación con seriedad.

—Bien, entonces, ¿cuál es el problema? ¿Crees que Anika está mintiendo?

Marianne no pudo responder. La idea de que la reina afirmará tener pérdida de memoria, de la noche a la mañana, resultaba demasiado ridículo. Pero, lo que es aún más desconcertante, es que Marianne se sentó frente a ella y hablaron durante casi dos horas. ¡Al lado de La reina!

Era como si la reina que era arrogante, orgullosa y hostil, desapareciera por completo. Además, nunca escuchó que Anika tuviera una hermana gemela.

En cuanto terminó de hablar con Eugene, Marianne comenzó a buscar médicos. Le preguntó a varios expertos sobre los síntomas de la pérdida de memoria y si perderla puede alterar la personalidad de una persona. Pero nadie le dio una respuesta útil.

— ¿Le llamaste Reina?

—Sí.

— ¿Cuál fue su reacción?

—Tranquila, ella no actuó de forma violenta como suele hacerlo.

Kasser se rio levemente.

—No es gracioso. Sabes lo obsesionada que la reina está con el título. Si la reina fingiera su memoria, habría renunciado a su obsesión. No es fácil renunciar a las cosas importantes.

Jin Anika nunca permitió que nadie la llamara “Reina”. Estaba muy orgullosa del hecho de que ella es Anika. Creía firmemente que era un insulto ser llamada por un título en lugar de su adorado nombre.

A partir de entonces, todos se volvieron cuidadosos con sus palabras, aun así, las criadas cometieron muchos errores al inicio del matrimonio de la pareja real. Ella las castigó severamente por llamarla con el título, de ese modo, varios fueron golpeados hasta la muerte.

— ¿Crees que la reina ha perdido la memoria?

—No lo sé, por mi parte, no soy buena descifrando la actitud de las personas.

—Si ella está mintiendo, seguramente lo descubriré. ¿Cuánto tiempo le será posible ocultar su verdadera naturaleza?

Si se demuestra que está tratando de engañar al rey, estaría en deuda bajo un castigo mayor. Kasser vio esto como una oportunidad. Ahora, él tendría la correa para abrazarla por la fuerza. No podía permitirse el lujo de dejarse llevar por su nueva actitud.

Ya sea solo un acto o no, la Anika actual es mucho mejor que la reina original. La reina anterior nunca se quedaba sin frases “inteligentes” si creía que algo estaba en su contra. Entonces, resultaba inútil cualquier conversación con ella, ya que sólo terminaban discutiendo.

Ahora, por primera vez, sintió que podía tener una conversación decente con su esposa.

—Incluso si perdió la memoria, todavía reconoce información importante del reino.

—Sí. No sentí que hubiera un problema con eso cuando hablé con Anika —expresó Kasser.

—Entonces, ¿qué más te preocupa? —Marianne miró la cara sombría de Kasser y no pudo evitar preguntar qué le molestaba.

— ¿Qué más me preocupa? Ahora que ella actúa así, me temo que voy a esperar más tiempo para tener un heredero en mis brazos.

Kasser evadió los ojos de Marianne al decir eso.

—Su Alteza, el próximo mes se cumplen exactamente tres años desde su matrimonio. ¿Cuándo me vas a dar buenas noticias?

— ¿Próximo mes? ¿No es el mes siguiente?

—Su Alteza, ¿cómo pudo olvidarlo?

Kasser, que contaba las fechas en silencio, se quedó en silencio. Sus cejas se fruncieron cuando trató de recordar.

—Es el próximo mes —dijo finalmente.

—La fecha de aniversario de su boda nacional en el reino es en dos meses, pero primero escribió su certificado de matrimonio frente a Sangje.

—Ah…

Kasser se lamentó. Estaba bajo una ilusión realmente ridícula. Como Marianne había dicho, un certificado de matrimonio otorgado por Sangje validó su matrimonio antes de la ceremonia real que siguió al mes siguiente.

Así, el próximo mes será el tercer aniversario de su matrimonio con Jin Anika.

—No importa si es el próximo mes o el siguiente. Su Alteza, ya es hora de que tenga un sucesor.

—No, eso es muy importante. Marianne no sabe nada del contrato.

Kasser respondió, pero solo en su interior.

Tres años después del matrimonio es crucial, para la ley matrimonial, tener un heredero. Las parejas que son infructuosas después de ese período son elegibles para anular su unión.

Su matrimonio ha sido un problema desde el principio.

Al comienzo del contrato, Kasser preparó un certificado de matrimonio falso para Sangje y, por lo tanto, viajó hacia Seongdo. Luego, regresó al reino y celebró una ceremonia nacional de bodas.

Sin embargo, ambos, no pasaron su primera noche en los brazos del otro. Tampoco, dentro de los siguientes tres años de su matrimonio, la pareja real, aún no ha tenido intimidad. Eso es algo que nadie creería, y Marianne, que ha estado molestando a Kasser, probablemente se desmayará si se entera de esto.

Por supuesto, este hecho es un secreto que solo el rey y la reina saben. Según lo acordado, nadie en el castillo sabe del contrato, excepto las partes involucradas.

Eso es lo que la reina quería. Fingieron ser una pareja casada, ​​aunque no lo fueran.

Debe haber una razón por la que necesitaba su estatus de reina, una razón por la que propuso un contrato pintoresco.

Ella se ofreció a decirle la razón cuando terminará su contrato. Sin embargo, Kasser no está interesado, ya que solo necesita un sucesor. Fue en este momento, cuando la reina comenzó a actuar fuera de lo común, que su curiosidad se despertó.

¿La reina intentó huir antes de que volviera, alguna otra vez?

Después de su matrimonio, Kasser pasó casi tres años en su reconocimiento en el desierto. Por lo tanto, no había visto a Anika en mucho tiempo y no tuvo la oportunidad de dormir con ella para cumplir el contrato. Además, ella estableció estrictamente un trato entre ellos, él no debe tocarla, hasta que ella lo diga.

Si la reina no está dispuesta a mantener su parte del trato, debería haber aprovechado su oportunidad, mientras Kasser estaba lejos del castillo. Podría haber desaparecido en algún lugar y regresar después de tres años para reclamar la anulación del matrimonio.

Pero, ¿por qué eligió deambular por el desierto durante días?

| Índice |

One thought on “Reina Villana – Capítulo 15: Un heredero en sus brazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *