Reina Villana – Capítulo 16: Educación Sexual

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Si deseara llegar a Seongdo, Anika podría haber ido al reino más cercano: el reino Sloan. Si ella pide protección personal, el Rey de Sloan no podría negarse, sin importar qué mentira le dijera.

Las probabilidades están en sus manos, después de todo, no puede interrogar a una persona que dice no recordar nada.

Recordó el comportamiento de la reina durante los últimos tres años. Como soberana de este reino, no tenía sentido, ni voluntad para dirigir a su pueblo. Entonces, ¿cuál era su propósito al casarse con él? ¿Está detrás de su riqueza y la conveniencia de ser su esposa? 

¡Pero ella ya tenía todo eso antes de casarse con él!

Todo resultaba tan extraño que Kasser solo podía masajear su sien con molestia.

— ¡No digas cosas tan presuntuosas, alteza! Tienes que intentarlo. Solo duermes en la cámara de la reina una vez al mes, aun así, escuché que siempre estás ocupado. ¿Cuándo planeas crear afecto entre tú y tu esposa? ¿Cuándo verá tu gente a tu sucesor?

Kasser respondió tranquilamente. 

— ¿Me vas a dar educación sexual ahora?

— ¡Su Alteza! —Marianne lo reprendió, como lo haría una madre con su hijo.

Aunque su rostro permanecía estoico y distante, una pequeña sonrisa se deslizó por los labios perfectamente esculpidos del rey. 

—Bien. Intentaré dar buenas noticias pronto.

Los ojos de Marianne se agrandaron. Era la primera vez que escuchaba una respuesta optimista del rey, con respecto al asunto. Ella habló con una mirada llena de felicidad.

—Lo Prometiste. 

Kasser asintió con la cabeza. No fue solo para tranquilizar a Marianne, estaba decidido a lograrlo.

Si la reina es adecuada como madre de su aparente heredero o no, había decidido que ese asunto no debía discutirse con Marianne. Necesita un sucesor. No hay razón para desperdiciar los últimos tres años deseando pacientemente uno.

— ¿Madre?

Miró a la mujer que se había convertido en su madre desde entonces. Una mirada de agradecimiento cruzó por su rostro.

—Crecí bien sin una.

♦ ♦ ♦

Fue solo al final de la tarde, cuando Eugene se dio cuenta de lo que el rey quería decir cuando dijo: “Iré mañana”, durante su sombrío almuerzo de ayer.

—Entonces, esta noche… ¿el rey me visitara? —Le preguntó a Zanne con incredulidad, su garganta se sintió seca de repente.

Zanne respondió con un ágil asentimiento.

—Sí, Anika. Es el primer día de cada mes.

— ¿Quieres decir que el primer día de cada mes, el rey me visita en mi recámara?

—Sí. A veces está ocupado con la política, así que te hace saber si no puede venir. Pero, no hubo noticias de ninguna reunión hoy, así que podrá visitarte esta noche, Lady Anika…

— ¿Alguna vez me negué?

Zanne se sonrojó ante la pregunta. 

—Me temo que no.

— ¡Qué prisa es esta!

Como están casados, es normal que actúen como una pareja, pero Eugene no está preparada para nada de esto. Estaba tan ocupada con sus pensamientos, que casi olvidó la presencia de Zanne.

— ¿Estaré soñando? 

Dentro de poco, el rey la visitará y espera que ella se entregue a él.

Además, no importa cuán mala haya sido la relación de la pareja real, el hombre es irrefutablemente el esposo de Jin Anika, no el suyo. Se siente como si estuviera teniendo una aventura

— ¿Cómo puedo resistirme…? —Comenzó a preguntarle a Zanne, pero se tragó sus palabras en el último momento, sintiéndose insegura de cómo podría sonar su pregunta. Una reina nunca debe sentirse así al rey.

Supuso que sería mejor hablar con él en persona, que expresar sus preocupaciones a través de Zanne.

Quizás él lo entienda…

Después de una tumultuosa conversación con el rey, ella conversó con Marianne, quien llegó después de un rato tomando una taza de té.

Marianne es una persona decente y amigable. Debió haber escuchado del rey que Anika ha perdido la memoria, porque actuó con consideración hacia ella. A diferencia de Kasser, Marianne la escuchó con sinceridad.

En todo momento se presentó inclinada ante la reina, como una señal segura de sincero respeto, no fue pretenciosa.

Después de una larga conversación con ella, hubo algunas palabras clave que quedaron impresas en la mente de Eugene, en su reconocimiento a la mujer.

Ex-jefe general, reina en funciones y anterior niñera del rey. 

Esto fue suficiente para darle a Eugene una idea de la posición que ocupa Marianne en este reino. Ahora sabía por qué Jin Anika detestaba a Marianne.

Jin Anika era un personaje con muchos problemas de personalidad. Era una chovinista[1] franca y de mal carácter, que usa a otros por su propio bien.

No le habría sido posible tolerar a Marianne, quien tenía una presencia discreta como jefa general.

—Estoy segura de que Marianne tuvo una muy mala relación con Jin, pero ella fue muy amable en todo momento durante nuestra conversación de ayer.

En este momento, solo Zanne, el rey y Marianne saben que la reina tiene un problema con su memoria. Zanne también es una mujer, por lo que Eugene se sintió cómoda al hacerle preguntas. Pero, como solo es una sirvienta, hay un límite a lo que sabe y puede hacer.

Solo está segura de que el rey se encuentra ocupado, constantemente, con sus responsabilidades reales.

Será mejor que obtenga la ayuda de Marianne. Necesita su consejo

—Zanne.

— ¿Sí, Lady Anika?

—Envíale un recado a la anterior jefa general y dile que le pido que venga a visitarme mañana.

—Lo haré, Lady Anika, lo antes posible.

— ¿Hablaste con ella ayer? Parece que la respetas mucho.

—Sí, su Alteza.

Fue casi demasiado repentino: la cara serena de la sirvienta se transformó rápidamente en una expresión de absoluta inquietud, dándose cuenta de su error.

Inmediatamente, con una cara pálida, se arrodilló en el suelo. 

—Lo siento, Anika. Perdóname.

Eugene la miró confundida. A pesar de ser sacudida, pudo distinguir algunas palabras…

—Anika, prohíbes a todos que te llamen por tu título en lugar de tu nombre…si uno comete errores, tú…tú…

Zanne no necesitaba continuar ya que Eugene entendió de inmediato lo que estaba tratando de decir. En el pasado, muchas sirvientas murieron por esta pequeña razón.

Eugene estaría mintiendo si dice que esto no la molesta ni un poco, en cierto modo es su culpa.

—No puedo ni lastimar a una mosca, pero transmigré en el cuerpo de una villana, que castiga a las personas hasta que sus cuerpos sangren… ¿Hay algo más irónico que esto?


[1] Chovinismo: también conocido coloquialmente como patrioterismo, es la creencia narcisista de que lo propio del país o región al que uno pertenece es mejor o superior en cualquier aspecto, denigrando al resto

| Índice |

One thought on “Reina Villana – Capítulo 16: Educación Sexual

  1. Cerezoo-chan says:

    Irónico ha ha va pobre nuestra Eugene 🤭🤭🤭

    Espero que poco a poco logre limpiar el nombre de la anterior reina …

    Muchísimas gracias por el capítulo 💜🌸💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *