El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 39

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Ahora, frente a los ojos de Leslie, los coloridos postres formaban un festín. Zapallo relleno de crema pastelera dulce, pastel rojo con crema esponjosa desconocida, magdalenas con un fuerte olor a mantequilla, y bonitos macarrones y cacao oscuro y dulce que alegraban la vista con sólo mirarlos. A simple vista, los postres, con obviedad elaborados por el pastelero con todas sus fuerzas, brillaban como si le pidieran a Leslie que se diera prisa en comer. Pero la niña reprimió sus ganas y se limitó a pasar por alto el postre. Sólo miraba y no tocaba.

Parece delicioso. Debe ser muy dulce. Una de las razones era que Leslie sólo miraba los postres que ya se habría llevado a la boca con una sonrisa. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 38

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Leslie se despertó tarde hoy. Fue porque el día de ayer estaba de verdad cansada. Ella, que ayer fue llamada al despacho de la Duquesa Salvatore, se mordió los labios durante un rato, derramó lágrimas y habló de todo. Ellie conocía el poder de la oscuridad, y según el secreto de la familia, se convirtió en un sacrificio por el poder de su hermana y fue arrojada al fuego. Y las pequeñas manos que la empujaron fuera del fuego y la oscuridad que ganó.

—Creo que es la venganza la que me salvó y me dio la fuerza. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 37

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


La oscuridad era lo suficiente fuerte como para tragarse una enorme mansión, y la niña con ese poder era demasiado débil y blanda. Debía haber un límite para que pueda soportar la oscuridad.

—Tenemos que prepararnos para una situación inesperada. Leslie podría estar en peligro. Y no estaría mal entablar amistad con Conrad de antemano para que la ayude.

Las palabras de Luenti dibujaron arrugas en la frente de la duquesa. Como si volviera a pensar en algo, sus dedos comenzaron a golpetear el escritorio. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 36

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


—Has tardado más de lo que pensaba.

La voz de la duquesa Salvatore, que estaba tranquila en el húmedo sótano, se escuchó. A diferencia de la cálida mansión, en las paredes del sótano florecían flores de hielo, y el aliento blanco fluía cada vez que hablaba. Ella, que caminaba en ese lugar, se detuvo frente a un hombre. Los ojos del hombre atado a la silla parecían peces muertos, y sus mejillas estaban hinchadas. Aunque su rostro estaba muy dañado por estos días de investigación, no fue demasiado para que la duquesa lo reconociera. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 34

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Sí, era la última persona que podía defender a su familia. Si además le dejaran ir, no podría llevar el apellido Salvatore, al que reconocían como un pavo real monstruoso. No puedes cruzar a través de mí.

El intelecto de los Salvatore, no era lo que solía ser. Y ahora, él era el último bastión.

Si pasa sobre ti, sería como si toda la familia Salvatore hubiera sido superada por esa niña. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 32

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


—Gracias por la comida.

Leslie tomó un pequeño respiro, acariciando su abultada barriga. El desayuno de la Duquesa Salvatore era tan delicioso como la cena en otras mansiones. Seguro que era la misma comida a los ojos de la niña, pero siempre parecía un sabor nuevo, por lo que a cada hora de la comida, parecía tener brillos en sus ojos. Además, las cuatro personas que estaban sentadas alrededor eran glotonas por su altura y tamaño. Incluso la Duquesa Salvatore abrió mucho los ojos al principio cuando vio dos platos de filete de salmón para desayunar. Leer más…

El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 31

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


El sonido de algo rompiéndose resonó en el estudio del Marqués Sperado. Y luego se escucharon muchos gritos estridentes.

—Hoo, Marqués, lo siento. Lo siento… ¡Argh!

No fue hasta que se vertieron varios gritos patéticos que se abrió la puerta del estudio que hasta hace un momento había estado cerrada, una doncella escapó del estudio como si estuviera huyendo. Pelo revuelto, mejillas rojas, labios agrietados y un lamentable rostro cubierto de lágrimas. Sin siquiera pensar en acomodar su ropa, la criada corrió y corrió hasta frenar debido a un duro agarre que le atrapaba el pelo. Entonces se encontró con una chica angelical de pie en el pasillo. Leer más…