Al borde de lo impresionante – Capítulo 3: No hay tiempo


A partir de este momento, la vida de Claire cambió para siempre.

Gordan contrató al primer discípulo del erudito más prominente en la capital para Claire, el legendario joven estudiante que superó incluso a su maestro – Camille. Un caballero joven y guapo con el pelo rubio brillante y suaves ojos azules.

—Claire, él será tu tutor a partir de ahora. Te enseñará literatura, geografía, etc. cada mañana. —Gordan llevó Camille en persona al estudio, y después de presentarlo a Claire, se volvió hacia Camille —Camille, perdón por molestarte de ahora en adelante.

—No hay necesidad de ser tan serio, su gracia. No es nada. —Camille sonrió con calidez y asintió con la cabeza hacia Claire —Señorita Claire, saludos.

Claire había estado de pie durante un rato, y ella también saludó, sonriendo.

—Maestro, por favor ilumíneme.

—No dudes en llamar al mayordomo si necesitas algo. Todavía tengo cosas que hacer —dijo Gordan riendo.

—Como usted guste, su gracia. —Camille sonrió con calidez, muy suavemente y con gracia.

Claire se inclinó, mirando a Gordan salir.

Sólo quedaban los dos en el espacioso estudio. Camille miraba inquieto a la jovencita que tenía frente a él: un sencillo vestido blanco con un sencillo cordón en el dobladillo, su hermoso cabello dorado recogido en un simple moño sin accesorios decorativos, pero con una profunda y fría mirada dentro de sus iris verdes tan helada como el cielo nocturno. ¿Esta chica pura era la infame idiota cazadora de hombres de la capital?

—Por favor, tome asiento, maestro. —Sonrió Claire.

Camille estaba un poco sorprendido por la sonrisa indiferente de Claire. La chica era diferente de lo que había oído. Los rumores decían que estaba muy atraído por el otro género, por lo que Camille vino con mucha preparación y pensamiento. Si no fuera por darle la cara al Duque, sin duda no habría llevado a cabo esta tarea. Sin embargo, esta chica delante de él se sentía… ¿Cómo explicarlo…? A pesar de que estaba sonriendo, se sentía completamente falso, ya que emitía una sensación extremadamente fría.

Camille dejó a un lado su confusión, compuso su expresión, y puso una sonrisa profesional. Sacó un libro que había traído.

—Entonces, Señorita Claire, hoy vamos a comenzar a aprender…

—Maestro, me gustaría preguntar acerca de esto. —Claire no miro el libro en la mano de Camille, sino que levantó el libro en su mano. Camille miró y se sorprendió un poco. El libro fue La Historia de Amparkland.

La mañana transcurrió en paz sin el acoso imaginado, pero entre las interminables preguntas de Claire, Camille estaba asombrado. La joven parecía como una esponja, absorbiendo cada pieza de información. Todas sus preguntas fueron directo al punto, algunos eran tan complejas que incluso su maestro, Landis, no sabría la respuesta.

Por la mañana, estudiaron. Por la tarde, descansaron. Camille dejó el castillo agotado, todavía confundido y asombrado.

Jean, que había estado fielmente de pie afuera de la puerta, escuchó todo. Él estaba confundido aún más que Camille. ¿La señorita loca por lo hombres, no molestó al hombre guapo frente a ella? En cambio, ¿ella estaba haciendo preguntas profundas, algunas que se referían a temas delicados? ¿Qué estaba pasando?

Por la tarde, Claire se sentó tranquilamente en el invernadero, leyendo un libro mientras bebía el té negro que traían sus criadas. Algunos otros libros gruesos estaban apilados a su lado.

Los sirvientes de pie más lejos, murmuraban entre sí, sospechosos de su señorita actualmente tranquila. ¿Estaba haciendo todo esto para complacer al duque?

Jean, como siempre, estaba parado no muy lejos de Claire inexpresivamente, pero esta vez, la miraba desde atrás con curiosidad.

Conociendo ahora los conceptos básicos de este mundo, Claire cerró el libro suavemente.

Magia, Dou Qi; estos conceptos estaban borrosos en sus recuerdos, pero finalmente los entendió después de leer el libro. Jean, su caballero personal con cara de póker, el cual ha estado siempre a su lado, utiliza Dou Qi. La Lashia que la odia y trato de hacerle daño ayer, usa magia, magia del relámpago. Y su control era buena – Lashia le había hecho sentir un intenso dolor sin crear heridas físicas. La naturaleza del cuerpo de Claire era fuego, probado hace mucho tiempo. Nunca prestó atención a esto antes ni se preocupó de estudiarlo. Sus resultados de poder espiritual también fueron muy comunes. Con Lashia, el niño prodigio alrededor, toda la gloria y el foco de atención estaban en ella, así que Claire estaba destinada a vivir en la sombra de Lashia.

No, es más exacto decir que la anterior Claire no estaba interesada en nada aparte de los hombres guapos. La comisura de su boca se levantó imperceptiblemente en una sonrisa amarga. ¿Por qué transmigré al cuerpo de una persona de este tipo?

En ese momento, una criada entró, se inclinó e informó.

—Señorita, su alteza el segundo príncipe ha venido a visitarla. Él está esperando en el gran salón.

Claire frunció el ceño ligeramente. ¿Su alteza, el segundo príncipe? Ah, bien. La Claire de antes se cayó de su caballo tratando de perseguirlo, permitiéndole entrar en el cuerpo de Claire.

—No lo voy a ver. Estoy ocupado en este momento. —Claire dijo casualmente, dejando la taza de té y recogiendo otro libro para leer.

La criada se quedó mirando, allí de pie, incapaz de moverse. Jean también se quedó sin habla. ¿Era alguna trampa para ganar el corazón del segundo príncipe? ¿Desde cuándo este fracaso de señorita llegó a ser tan inteligente? Usando un método como este.

La criada se quedó allí, sin saber qué hacer. ¿Cómo debe informar a su alteza? ¿Qué pasa con la señorita hoy? Por lo general, cuando oye que su alteza está aquí, habría corrido como el viento. ¿Pero hoy? Extrañamente, ella dijo que no lo vería.

—Estás bloqueando la luz —Claire dijo con impaciencia, viendo las sombras en su libro. Ella levantó la cabeza y frunció el ceño ante la criada que estaba demasiado aturdida para moverse.

—Sí, señorita. —Como si hubiera despertado de un sueño, la criada se retiró a toda prisa al gran salón.

En el gran salón, su alteza, el segundo príncipe, se sentó allí con indiferencia, lleno de asco. Todo era culpa de esa chica loca por los hombres, persiguiendolo y cayéndose de un caballo, hiriendo a sí misma, pero su padre, el emperador, le había regañado y le ordenó venir a visitarla. Él entendió por qué; sin importar lo molesta que fuera, no importaba lo desagradable que era ella para el Duque Hill, ella todavía era la nieta del duque. En cualquier caso, ella se cayó del caballo a causa de él, por lo que su deber era venir a visitarla. Pero sólo de pensar en cómo es esa chica loca por los hombres, Nancy se estremeció. Lo que sea, él sólo va a fingir que es una mosca molesta, le desea que esté mejor, y se va inmediatamente.

Nancy suspiró y obligó a su corazón a calmarse. Esperó a que Claire viniera por la puerta como una elegante mariposa. Finalmente, hubo algunos pasos y Nancy miró hacia la puerta. Vio a una criada con una expresión extraña, pero no a la chica que estaba encaprichada de los hombres, como él había esperado.

Nancy, desconcertado, miró a la criada nerviosa que lo saludó. Entonces ella tartamudeó.

—Su alteza, la señorita… la señorita, ella…

—¿Ella está muy seriamente herida? —preguntó Nancy, increíblemente confundido. ¿No estaba claro que, aunque se cayó del caballo, estaba completamente bien?

—No —La criada tartamudeó, sin atreverse a decir nada más. Tampoco se atrevió a decir por su propia cuenta que la señorita estaba demasiado herida para encontrarse con el segundo príncipe, ya que era una sirvienta. A menos que estuviera cansada de vivir, se callaría.

—¿Qué pasó exactamente? —Preguntó Nancy, poniéndose un poco impaciente. ¿Qué es exactamente lo que está haciendo, esta chica loca por los hombres?

—La señorita dijo, dijo… ¡dijo que no tiene tiempo! —La criada finalmente consiguió pronunciar las palabras. —La señorita dice que no lo verá. Su alteza puede irse ahora.

Después de apresurarse a través de sus palabras, la criada dejó escapar un largo suspiro de alivio.

La expresión de Nancy se congeló inmediatamente.

| Índice |

2 thoughts on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 3: No hay tiempo

  1. Loretta says:

    Jajajaja, pobre tipo, ya me lo imagino. Y lo que va de la novela me di cuenta de que el 99.9% de los nombres de hombre, son de mujer :v es decir, Camille, Jean y Nancy, definitivamente el autor es mujer xD
    Gracias por los capítulos 💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *