Al borde de lo impresionante – Capítulo 4: Un poder espiritual aterrador


¿Ella no me verá? ¿¿¿No tiene tiempo???

El cerebro de Nancy casi dejó de funcionar. Se quedó mirando a la criada, y ella le devolvió la mirada sin decir nada con timidez. Los criados no se atreven a decir una mentira. Entonces, ¿significaba que la cabeza hueca que está loca por los hombres realmente dijo eso? ¿Por qué? ¿Cómo era posible?

El cerebro de Nancy estaba lleno de signos de interrogación. Estaba preparado para ser molestado por esa mujer desagradable, pero ¿qué es esta situación? ¿Ella está ocupada?

—Su señorita ¿no tiene tiempo? ¿Ella está muy ocupada? —Nancy preguntó dudoso.

—La señorita ha empezado a estudiar recientemente, y el Duque ha invitado al académico Camille para enseñarle. —La criada se sonrojó mientras respondía.

Camille, el famoso joven erudito de la capital, no sólo era inteligente y elegante, sino que también es apuesto.

¿Qué? Nancy estaba aún más sorprendido. Todo el mundo sabía que la tonta señorita era ignorante e incompetente, actuando como una broma por dondequiera que va. Más tarde, el Duque incluso le había prohibido asistir a banquetes reales debido a eso. Pero ahora, ¿en realidad estaba estudiando?

En este momento, una serie de pasos sonó desde la entrada.

—Su alteza, jaja, ¡Bienvenido! —El que entró no era cualquiera, sino Gordan.

—Su gracia —Nancy se puso de pie educadamente. Incluso el propio emperador tenía que ser un poco respetuoso ante el poderoso duque Gordan, por no hablar de un príncipe como él.

—Yo, yo estoy aquí para visitar la señorita Claire. —dijo Nancy, mirando un poco incómodo —Pero, parece que la señorita Claire está ocupada.

— ¿Oh? ¿Ocupada? —Preguntó Gordan, un poco sorprendido. Se volvió hacia la criada junto a Nancy. —¿Qué está pasando? ¿Qué está haciendo Claire?

—Su gracia, la señorita está actualmente leyendo en el invernadero. —La criada respondió con una voz baja.

—Oh. Su alteza, por favor, sígame, jaja. Vamos a tomar el té de la tarde casualmente. —Gordan rió alegremente.

—Gracias, señor. —Nancy asintió mientras sonreía y siguió al duque. No podía permitirse ofender a este enérgico anciano. Controlaba más de la mitad del ejército, y su nieto, Eric Hill, es el capitán del Escuadrón Griffin, que protegía directamente a la familia real.

Nancy se maravilló de la escena en el invernadero. En un mar de hermosas flores, estaba sentada una hermosa joven con el cabello de oro brillante. Ella bebía té negro tranquilamente, y al terminarlo, colocó la taza de té abajo, se recostó en la mecedora, y comenzó a leer un libro mientras se balanceaba suavemente hacia adelante y hacia atrás. Estaba más allá del punto de relajarse.

Esta era su definición de ¿no tengo tiempo? La esquina de la boca de Nancy se estremeció.

—Claire ~ —Gordan vio en un vistazo el libro que Claire tenía en la mano. Se trataba de Geografía Humana; con mayor precisión se trataba del feudo de la familia Hill. ¡Esta nieta suya, estaba realmente aprendiendo! Gordan se sintió muy satisfecho.

—Abuelo. —Claire inmediatamente se levantó y vio a Nancy cerca. Ella se inclinó ligeramente. —Saludos, su alteza.

Nancy de repente parecía perdido. ¡Esta chica delante de él, la expresión de sus ojos! Tan helados como los glaciares, tan profundos como las noches más oscuras. Indiferencia, esto era indiferencia absoluta.

—Oh, oh. —Nancy volvió de nuevo a sus sentidos, en respuesta, —Um, ¿se siente mejor ahora?

—Muchas gracias por la preocupación del segundo príncipe, estoy bien —respondió Claire tranquilamente con una sonrisa.

—Tomen asiento, tomen asiento. —Gordan estaba en un estado de ánimo alegre. Hizo una señal a todos para sentarse y ordenó a la criada traer un poco de té.

Los tres tuvieron una pequeña charla. Originalmente, Gordan había esperado cenar con el segundo príncipe, pero como él mismo también tenía que ocuparse de negocios, el plan se vino abajo.

Cuando el segundo príncipe se dio la vuelta para irse, Gordan le dijo a Claire que lo despidiera.

Los dos caminaron hacia la entrada, uno al lado del otro. No muy atrás, Jean los siguió en silencio. Como el caballero de Claire, tiene que estar con ella en todo momento.

El viaje no fue largo, pero no conversaron en absoluto. Nancy entrecerró los ojos, mirando a la chica frente a él mientras contemplaba interminablemente su actitud inusual. Era realmente demasiado anormal. Mientras tanto, la mente de Claire estaba en otra cosa.

—Su Alteza Real, de esta manera, —dijo Claire volviendo la cabeza para decir con ligereza, y terminó allí. No había indicios de renuencia al salir.

—Oh. —Nancy todavía estaba estupefacto cuando respondió y se dirigió hacia el carro esperando en la entrada.

Claire se dio la vuelta sin un segundo vistazo a Nancy. Ella seguía pensando en las secciones interesantes del libro de Geografía Humana.

El carruaje del segundo príncipe se alejó del castillo del duque. Nancy se apoyó en la ventana y frunció el ceño en concentración. El carruaje dobló una esquina y llegó a un callejón desolado. Al momento siguiente, una voz clara resonó en el carruaje.

— ¿Qué opinas? —dijo una persona que apareció de la nada en el carro vacío de Nancy.

—Muy extraño. —Nancy frunció el ceño mientras le respondía.

—No entiendo. —La voz fría tenía una pizca de incertidumbre.

—Muy bien, vamos a hablar de otra cosa. ¿Cómo es la situación? —Preguntó Nancy, volviendo a la normalidad.

—Ha habido un pequeño incidente. Parecían haber recibido el decreto de alguna deidad y están ocupados trabajando en ello. Pero no va a retrasar nuestro plan. —La voz clara y fría estaba llena de confianza.

—Entonces estamos bien. Deberías regresar rápidamente, de lo contrario la gente empezará a sospechar. —La expresión de Nancy era completamente seria.

—Sí, señor. —Después de que la voz fría respondió, la figura desapareció del carruaje. El carruaje aceleró y aceleró hacia el palacio imperial.

Mientras tanto, Claire encontró un libro interesante en el estudio. Gordan también estaba dentro leyendo un documento, ¡pero había permitido que Claire también estuviera en el interior! ¡Este fue un tratamiento especial que nunca había sucedido antes!

Claire hojeó el libro en sus manos y pronto estaba fascinada. El libro era acerca de magia básica. Realmente era básico; Sólo hablaba de cómo sentir los elementos mágicos que te rodean y cómo meditar.

— ¿Qué, estás interesada en esto? —Gordan de repente apareció detrás de Claire y le preguntó con voz alegre.

—Abuelo. —Claire se dio la vuelta y sonrió mientras asentía, sin ocultar nada. —Sí, estoy interesada.

A lo largo de todo el continente de Ceylon, los magos eran muy raros y preciosos para cada país. Los poderosos magos no sólo eran fuertes; Eran excepcionalmente formidables. Podrían hacer estallar un ejército entero, o incluso una ciudad. Pero los magos así eran extremadamente raros. Un mago era un símbolo de poder, prominencia y riqueza, por lo que un niño mago prodigio como Lashia de seguro lo iban a mimar.

—Bueno, te hicieron probar tu naturaleza cuando eras más joven y salió como Fuego. Aunque tu poder espiritual es un poco débil, todavía tengo maneras de ayudarte a aprender magia. —El duque Gordan sonrió mientras recordaba a la joven Claire. Su poder espiritual no era bueno, ni la mitad de poderoso que el de Lashia, pero tampoco era tan malo. El único problema era que esta nieta suya no tenía ningún interés en la magia, negándose a aprender por más que lo intentaran. Era grandioso que estuviera dispuesta a estudiar ahora.

— ¿En serio? —Claire sonrió con alegría. Sólo haciéndose más fuerte podría ser verdaderamente poderosa.

—A partir de mañana, vas a estudiar Humanidades, Geografía en las mañanas y magia primaria en las tardes. En cuanto a entrar al Instituto Sunrise, tienes que pasar una prueba básica. Puedo conseguir que entres sin la prueba, pero si no tienes lo que se necesita para ser un mago, no sirve de nada incluso si eres aceptada. —Gordan palmeó la cabeza de Claire y sonrió. —Pero sé que una nieta de Gordan definitivamente pasará el examen.

—Definitivamente no te decepcionaré, abuelo —Claire respondió solemnemente con una expresión seria.

—Bien. —Gordan, satisfecho, asintió con la cabeza en señal de aprobación.

Por la noche, Claire se sentó en silencio en su cama, repasando en su cabeza como el libro le enseñó a entrar en meditación y sentir los elementos a su alrededor. Cerró los ojos e intentó olvidar todo a su alrededor. Lentamente, Claire se dio cuenta de que había muchas manchas brillantes alrededor de ella. Aunque sus ojos estaban cerrados, podía “ver” realmente estas luces. La mayoría de ellas eran rojas. Unos cuantos eran de otros colores. Claire recordó que Gordan había dicho que su cuerpo tenía el atributo de fuego, así que las manchas rojas deben ser del elemento Fuego. Los otros elementos que ella no podía detectar realmente deberían ser los otros elementos mágicos.

Lo que es un reino mágico, Claire se maravilló. Siguió las instrucciones del libro y empezó a capturar los elementos rojos.

Si algún mago supiera que Claire dominó la meditación, la detección y la captura en tan poco tiempo, se asombraria a muerte. Estaba más allá de un genio.

A la mañana siguiente, como de costumbre, Camille enseñó literatura a Claire.

En el estudio brillantemente iluminado, Claire escuchó la conferencia de Camille.

—El Templo de la Luz representa la existencia de los dioses. Sirve los deseos de los dioses exterminando el mal y abogando por la Luz. Es una existencia muy sagrada, la Luz, y el refugio de todos las personas. —Camille ya había llegado a hablar del Templo de la Luz, uno de los más poderosos institutos de todo el continente.

Claire observó al emocionado Camille y guardó silencio. Se dio cuenta de que, aunque Camille prácticamente predicaba sobre el Templo de la Luz, no sonaba como si creyera en ello. Interesante, Claire pensó para sí misma. Tal vez este erudito Camille no era tan simple como parecía.

El mago del clan Hill llegó rápidamente en la tarde. El primer objetivo sería probar el poder espiritual de Claire, ya que había pasado mucho tiempo desde su última prueba. El poder espiritual determina si uno podía llegar a ser un mago. Una persona no podía convertirse en un mago si su poder espiritual era demasiado débil, lo que significaba que si Claire ni siquiera podía pasar este primer desafío, entonces estaba fuera de discusión para ella convertirse en un mago.

El hombre responsable de probar a Claire era de mediana edad y llevaba una túnica mágica. Dos pequeñas hojas doradas que adornaban el pecho izquierdo de la túnica indicaban que ya era un mago. Estos magos eran generalmente muy raros, pero no era ninguna sorpresa que uno apareciera en el clan Hill. Por muy prominente que sea, el clan Hill obviamente había adquirido muchas fuerzas poderosas como esta.

El hombre de mediana edad sacó una esfera de cristal inexpresivamente y la colocó justo delante de Claire. Dijo concisamente, —Señorita, por favor ponga su mano en esto y concéntrese.

Claire lentamente extendió su mano y la colocó en la esfera de cristal. Ella cerró los ojos.

En el momento siguiente, una enorme explosión resonó en la habitación.

Las piezas rotas de la esfera de cristal se esparcieron por todo el suelo. El hombre de mediana edad anteriormente sin expresión, miraba fijamente los fragmentos de la esfera de cristal con la boca abierta, completamente desconcertado.

| Índice |

3 thoughts on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 4: Un poder espiritual aterrador

  1. Wini V. says:

    El nacimiento de una protagonista super poderosa (el típico personaje roto) que deja en ridículo asta a los que se creían super genios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *