Al borde de lo impresionante – Capítulo 5: Horóscopo ilegible


Jean, que esperaba pacientemente fuera de la puerta, oyó el sonido anormal, pero no se apresuró a entrar. No hubo intención de matar o atacantes ocultos. El mago en el interior servía a la familia Hill, así que era leal. Era normal que los magos hicieran sonidos extraños.

—Se rompió. —Claire se limitó a decir dos palabras mientras miraba los fragmentos de cristal esparcidos por el suelo.

—Sí, se rompió —respondió el hombre de mediana edad, todavía recuperándose de la conmoción.

Claire no dijo otra palabra, y en su lugar, esperó a que el hombre se recuperara. Al cabo de un rato, el hombre de mediana edad finalmente volvió a sus sentidos y lentamente alcanzó su túnica y agarró un objeto. Esta vez sacó una esfera de cristal más grande y dijo: —Una vez más.

Al igual que antes, la esfera de cristal explotó, y al igual que antes, la mandíbula del hombre de mediana edad estaba a punto de caerse.

— ¿De nuevo? —Preguntó Claire en voz baja. Ella entendía que los suministros mágicos eran valiosos y que las esferas de cristal no eran baratas.

—No, no, no es necesario, señorita. —Shock llenó primero los ojos del hombre de mediana edad, luego el éxtasis. Incluso quería aceptarla como su discípula de inmediato.

La magia siempre fue, por supuesto, el mayor activo de un mago, así que no se la enseñarían a nadie. Sin embargo, no desean llevarse su conocimiento a la tumba tampoco. Una manera de transferir este conocimiento sería enseñar a un discípulo con el que ellos estuvieran satisfechos. Debido a que los candidatos talentosos eran tan raros, había incluso situaciones en las que los magos luchaban por discípulos prodigiosos. Aunque el Instituto Sunrise enseña tanto Dou Qi como magia, sólo enseñan lo básico. A lo sumo, podrían convertirse en un mago primario o un guerrero primario. Si quería ir más allá de eso, tenían que encontrar un mentor. Sólo al convertirse en el discípulo de un mentor, podría obtenerse una educación más exquisita. Y esta joven no era menos talentosa que el prodigio Lashia – ¡no, tal vez incluso mejor!

Aunque él realmente quería tomarla como su discípula, él sabía que esto era sólo su propia fantasía. No sólo necesitaba que ella estuviera de acuerdo, sino que, también necesitaba la aprobación del duque Gordan. Era sólo un mago y no estaba calificado para ser el mentor de la chica delante de él.

—Señorita, joven señorita, por favor espere. —El hombre de mediana edad se había calmado y recordó que tenía que informar al Duque Gordan primero. —Señorita, primero te enseñaré a sentir los elementos y luego a meditar.

— ¿Está hablando de esas pequeñas manchas de luz a mi alrededor? —Claire señaló el aire.

El hombre de mediana edad estaba sorprendido.

—Señorita, ¿ya puedes sentir los elementos?

—Este libro fue muy detallado. Lo termine anoche. —Claire sacó el libro que enseñaba los fundamentos de la magia.

El hombre de mediana edad se quedó sin palabras. ¿Lo terminó ayer? ¿Acaba de empezar a aprender magia ayer? ¡¿Pero ya podía sentir los elementos?!

—Entonces, ¿la señorita sabe el próximo paso? —El hombre de mediana edad preguntó con cuidado.

—Capturar los elementos mágicos y dejarlos entrar en el cuerpo para almacenarlos. Pero parece muy difícil. Después de capturar diez mil, sólo mil permanecieron en mi cuerpo. —Claire dijo con cierta amargura.

Plaf. El hombre de mediana edad se cayó al suelo y miró sin decir ninguna palabra a Claire.

¡¡Capturar diez mil y almacenar mil!! ¿Y ella no está satisfecha? ¿No sabe que cuando alguien medita por primera vez, no es malo almacenar diez después de capturar diez mil? Lashia fue llamada un genio porque en su primera meditación, capturó diez mil y almacenó cien. Esto ya sorprendió a mucha gente en la capital. ¡Pero esta chica frente a él lo hizo diez veces mejor! ¡Oh, Dios mío, cómo en la Tierra! [1]

Mucho tiempo pasó antes de que el hombre de mediana edad pudiera arrastrarse y advertirle.

—Señorita, no debes contarle a nadie lo que pasó hoy.

—Sí. —Por supuesto Claire entiende que la persona ya antes lo había pensado bien. Parecía que su rendimiento en la prueba había sido exagerado. Ella entendió que un árbol alto atrae el viento. [2]

—Entonces, señorita, te enseñaré los hechizos primarios básicos de fuego. Dime cuando puedas dominarlos. —El hombre de mediana edad no podía esperar a informar al duque.

—Sí. —Claire asintió.

—La bola de fuego es la técnica más básica. Debes dirigir los elementos dentro de tu cuerpo a converger en un solo punto, y luego cantar el hechizo para dejarlos entrar en erupción. —El hombre de mediana edad se esforzó por ser exhaustivo. —Pero señorita, debes recordar que no hay atajos en la magia. Usted debe dar un paso a la vez y seguir ese camino con firmeza. No importa lo talentosa que seas, querer resultados inmediatos sólo será perjudicial para ti.

—Sí, gracias maestro. —Claire vio claramente la sinceridad en los ojos del hombre de mediana edad. Ella se inclinó solemnemente.

—No, señorita, no tengo las cualidades para ser su maestro. —El hombre de mediana edad agitó varias veces su mano, diciendo no.

—Usted me enseñó, por lo tanto, usted es mi maestro. Ya sea que usted o cualquier otra persona lo admita o no, a partir de este momento, se ha convertido en mi maestro —Claire dijo con sinceridad. —Ser mi maestro un día significa ser mi maestro para siempre.

Estas palabras casi conmovieron al hombre de mediana edad hasta las lágrimas.

—Señorita, no califico como su maestro. Con su aptitud, incluso el mago más poderoso de Amparkland no sería suficiente. Pero yo, Emery, por la presente juro enseñarle absolutamente todo lo que sé con todo mi corazón. —El mago, Emery, hizo emocionalmente este juramento. Él previó que la joven ante él brillaría intensamente en el futuro.

—Gracias, maestro. —Claire se inclinó solemnemente.

—Señorita, puedes seguir practicando aquí, iré a informar al duque. Recuerda, no debes contarle a nadie lo que pasó hoy —Emery advirtió a Claire una vez más. Si la gente supiera de este talento, quién sabía si sería una bendición o una maldición.

—Si —Claire prometió, asintiendo.

Cuando Emery salió por la puerta, el guardia allí, Jean estaba un poco asombrado. Ese mago con cara de muerto que nunca reaccionó a nada, pero hoy su cara estaba roja y parecía muy emotivo.

¡¿Qué está pasando?!

Después de que Emery encontró a Gordan en la sala militar y terminó su informe en secreto, la reacción inicial de Gordan fue un shock.

— ¿Qué dijiste? ¿Estás seguro? —Entonces, él fue feliz más allá de la razón. Si Lashia era un genio rara vez visto en cien años, entonces Claire era un prodigio rara vez visto en un milenio. ¡Este es un regalo de los cielos a la familia Hill!

Después de sentirse encantado, Gordan comprendió inmediatamente por qué Emery personalmente llegó a informar esto en secreto. ¡Por el Templo de la Luz! Si el Templo de la Luz se enterara del talento de Claire, definitivamente pensarían en cada forma posible de reclutarla para convertirla en una de ellos. A ella le lavarían el cerebro y se volvería leal al Templo de la Luz. La relación entre el Templo de la Luz y la familia real era sutil y delicada. El clan Hill no podía permitir que este futuro poder se uniera al Templo de la Luz. Gordan no quería que su propia nieta fuera usada contra él.

—Su gracia, cada palabra es verdad. —Emery asintió con seriedad.

—Muy bien, Emery, lo hiciste muy bien. —Gordan golpeó alegremente el hombro de Emery. —Antes de que Claire madure, este asunto no debe ser hablado con nadie.

—Sí, señor. —Emery asintió.

Gordan se acarició la barbilla pensativamente, reflexionó durante un rato y luego tomó una decisión.

—Emery, puede irse por ahora. —Gordan finalmente volvió a sus sentidos y se reía al decir, —Voy a enviar a algunos hombres para reemplazar las esferas de cristal que Claire rompió.

—Oh, no, no debe bromear, su gracia. —Emery agitó su mano, avergonzado.

—Muy bien, puede irse ahora. Dígale a Claire que me espere en mi estudio cuando vuelva por la noche. —Gordan estaba claramente de buen humor y dio unas palmaditas en el hombro de Emery mientras se reía. —No te preocupes, me aseguraré de que seas recompensado justamente.

♦ ♦ ♦

En el lado este de la capital, en un magnífico edificio, unas pocas personas se sentaron alrededor de una mesa de conferencias de jade blanco en una habitación larga y tranquila. Sentado a la cabecera de la mesa había un anciano amable vestido con una túnica blanca. Bordado de oro en los bordes de la túnica indicando que él era un miembro del Templo de la Luz y también de un estatus alto también.

—¿Cómo ha estado yendo? ¿han encontrado algo? —El anciano frunció el ceño ligeramente cuando le preguntó a una persona sentada cerca. La persona estaba vestida con una túnica blanca, con una hermosa figura femenina, tenía el pelo suave, liso y verde, era tan largo que tocaba el suelo. Sus rasgos faciales eran tan finos que podían hacer que la gente la admiraba, pero sus ojos no tenían iris. Ambos ojos eran de un blanco fantasmal. Muy extraño.

—Mi santidad, no ha habido progreso. —La extraña mujer de pelo verde negó con la cabeza.

— ¿Cómo? ¿Eres la clarividente más poderosa, pero no puedes encontrar a la persona que la deidad está buscando? —le preguntó una persona al otro lado de la mesa con impaciencia.

—No es que no lo esté intentando, pero no puedo leer la carta natal de la persona. —La extraña mujer de pelo verde dijo con amargura. Era la primera vez que su horóscopo no funcionaba.

—Está bien, está bien, dejen de discutir. —El Papa suspiró en voz baja. —La persona que la deidad está buscando debe ser inusual. Tan sólo hay que enviar un decreto para traer todas las personas notables en el país aquí.

—No hay otra manera.

Todo el mundo estuvo de acuerdo.


[1] Dios mío, cómo en la Tierra: La traducción literal sería Santos cielos, Santa Tierra.

[2] Un árbol alto atrae el viento:树大招风, en el idioma chino significa que una persona famosa o rica atrae a la crítica

| Índice |

One thought on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 5: Horóscopo ilegible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *