Al borde de lo impresionante – Capítulo 9: Siempre Protegiendo


Claire miró fríamente a la temblorosa Lashia debajo de ella, cuyos ojos estaban llenos de miedo. Se ahogaba cada vez más.

Sí, la actual Claire podría matar a Lashia, quien tenía la intención de matarla. ¡Ya no era simplemente intencional! ¡Ella era tan mimada, no entendía lo que era salirse de los límites!

Era mortalmente silencioso alrededor de ellas, un ambiente tan sombrío, Lashia estaba a punto de romperse completamente.

De repente, un sonido apacible rompió el silencio en el aire, resonando fuerte y claro.

Claire le había dado una bofetada a Lashia. En ese momento, Lashia no pudo ver directamente y casi se desmayó. Una impresión de mano se esculpió en la hermosa mejilla de Lashia, y una corriente de sangre se deslizó por la esquina de su labio.

—Tienes que darle las gracias a madre. Si no fuera por madre, te habría matado hoy. —Claire susurró estas palabras heladas y crueles en el oído de Lashia. Ella sonaba como un demonio del inframundo, haciéndola temblar.

Lashia vio los ojos de Claire, eran tan fríos como glaciares y, sintió un espasmo de miedo. Sabía que Claire estaba hablando en serio. Si ella hiciera algo que desagradara a Claire ahora mismo, sería asesinada brutalmente. ¡Absolutamente, absolutamente sucedería!

Jean y Nancy, todavía ocultos en el bosque, estaban completamente asombrados. La joven estaba cubierta de sangre, con el cabello dorado volando con el viento y tenía una expresión fríamente firme, emitiendo audacia que no podía medirse. Esta persona, ¿era ella realmente la loca perseguidora de hombres de antes?

Claire dejó escapar a la todavía temblorosa Lashia con desdén, levantó la vista para burlarse deliberadamente hacia el bosque.

—Mi leal caballero, ¿cuánto tiempo vas a seguir viendo?

Jean y Nancy sintieron que un aire frío se alzaba lentamente sobre ellos, haciéndolos temblar. Emitía una sensación extraña, como si sus almas estuvieran siendo vistas a través, dejándolos sin aliento.

Con pérdidas en ambos lados, Claire sólo había ganado amargamente.

No mucho después, en el gran estudio del clan Hill.

La expresión de Gordan era pesada. Nancy y Jean permanecieron a un lado guardando silencio.

De pie ante él, estaba Lashia que ya había sido tratada y Claire.

— ¡Lashia! A partir de hoy, estarás castigada durante un mes y no puedes ir a ninguna parte. —Era obvio que Gordan estaba realmente enojado ahora. Nunca había regañado a Lashia con tanta rabia, ni la había castigado así antes. Ser castigado en el clan Hill no era tan simple como quedarse en casa, pero en cuanto a cómo era, sólo aquellos que lo habían experimentado antes lo sabían. Pero lo único cierto era que definitivamente no era nada relajante.

Lashia no dijo una palabra. De principio a fin, tenía la cabeza baja. Nadie podía ver su expresión.

—Sí, abuelo —respondió Lashia con voz ronca y salió de la habitación. Su voz fue casi permanentemente destruida por Claire. El curandero había gastado todo su poder mágico en preservarlo.

Sólo después de que Lashia se marchara, Gordan se levantó y caminó hacia Claire, suspirando, con los ojos llenos de ternura.

—Claire, Lashia siempre ha sido demasiado mimada por nosotros, por ello, llevó a lo que pasó hoy. Pero ella es, después de todo, tu hermana menor. Espero que no te importe demasiado.

—Entiendo, abuelo —dijo Claire ligeramente mientras asentía con la cabeza. Si a ella le ‘importara’, ¡entonces Lashia no habría estado allí para hablar en absoluto! ¡Habría desaparecido del mundo mucho antes!

—Ya no hay más problemas con tus heridas, ¿cierto? ¿aún duelen? —Ahora Gordan actuaba como un anciano, un abuelo. Sus ojos estaban llenos de preocupación.

—Está bien ahora, abuelo, no tienes que preocuparte. —Claire reveló una sonrisa. Era la verdad; El sanador fue muy eficaz en el tratamiento de heridas superficiales.

—Bien. —Gordan finalmente quedó aliviado.

—Pero abuelo, algunas cosas no se pueden dejar así, si no le importan. —Claire dijo ligeramente, sonriendo de repente.

— ¿Oh? —Gordan miró a Claire, sorprendido y confundido.

Claire se volvió, levantó la barbilla y miró a Jean con desprecio. Ella dijo bruscamente: —Yo, Claire Hill, por la presente declaro que no tengo más necesidad de un caballero guardián. De ahora en adelante, Jean Raymond ya no es el caballero guardián de Claire Hill. Nuestra relación ha terminado.

En esa fracción de segundo, todo el mundo se congeló. Incluso el aire se sentía completamente congelado.

El rostro radiante de Claire estaba lleno de resolución y orgullo.

El rostro de Jean palideció de inmediato.

La tez de Gordan cambió rápidamente. Nancy estaba tan sorprendido que ni siquiera podía pensar.

Caballeros, el símbolo de lealtad. Cada caballero siguió el Código de Caballeros, utilizándolo para guiar sus acciones. ¡Eran las personificaciones de un héroe!

— ¡Lealtad, Fe, Gloria, Coraje! —Claire miró fijamente a Jean, indicando cada palabra con firmeza y claridad. Cada palabra se sentía como un martillo en el corazón de Jean. — ¿Qué parte del Código de Caballeros cumpliste? Cuando mi vida estaba en peligro, ¿qué hacías? ¡Usted y su alteza, el segundo príncipe, estaban de pie, sin hacer nada! ¿Lealtad? ¡Todo eso es una broma!

En ese instante, Claire lanzó una actitud amenazante que les hizo perder su capacidad de pensar.

— ¡No necesito un desleal e infiel caballero! —Los ojos de Claire lanzaron una mirada aterradora.

Para un caballero, el exilio era la mayor desgracia. ¡El exilio significaba que Jean ya no calificaba como caballero! No volvería a ser aceptado, sin importar dónde fuera.

—Señorita Claire —Nancy finalmente abrió su boca para hablar. ¿Cómo progresaron las cosas en este grado?, una situación que no quería ver. Y fue él quien impidió que Jean rescatara a Claire.

—Su Alteza Real, honorable segundo príncipe, creo que este es asunto de nuestra familia. No tienes derecho a interferir, ¿cierto? —Claire levantó la cabeza regiamente, sin mostrar ninguna compasión.

Nancy vaciló, incapaz de hablar. ¡Nunca había visto a una Claire tan agresiva! Todo su ser parecía brillar, tan brillante que no sería capaz de abrir los ojos.

La tez de Gordan finalmente volvió a la normalidad y tosió ligeramente. —De hecho, Claire, esta vez fue el error de Jean, y puedes castigarlo como quieras. ¡Pero no puedes cortar su relación! Esta relación se estableció desde que naciste. No sólo te protegerá ahora, sino que también lo hará en el futuro. Fue sólo un error descuidado y estoy seguro de que esto no volverá a suceder.

—Sí, señorita Claire —dijo Nancy apresuradamente. —Fue completamente mi culpa. Al principio cuando Jean estaba a punto de rescatarte, fui yo quien lo detuvo. Juro que todo lo que dije es la verdad y definitivamente no estoy sesgado hacia él.

Claire guardó silencio y no dijo nada.

Gordan frunció el ceño a Jean y le dirigió una mirada significativa.

—Señorita, todo lo que pasó fue completamente debido a mi negligencia, y estoy dispuesto a aceptar mi castigo. —Jean bruscamente sacó la espada de su cintura, y sin parpadear, empujó la espada en su pierna derecha. La afilada y larga espada le atravesó inmediatamente el muslo. sangre fresca desbordaba. Estaba claro cuánta fuerza uso. Pero Jean actuó como si no lo sintiera en absoluto, sin alterar su expresión.

Claire observó los acontecimientos fríamente, Gordan Hill la miró, y Nancy miró con preocupación a Jean. Realmente no había ninguna necesidad de preocuparse por el estado de la lesión de Jean, no era nada para un Gran Guerrero. Además, siempre había curanderos que podían tratarlo. Lo que realmente le preocupaba a Nancy era que Claire todavía quería cortar su relación.

Claire permaneció en silencio.

—Yo, Jean Raymond, por la presente juro, leal protección y ser  fiel a Claire Hill por el resto de mi vida. Nunca cambiar, y nunca abandonar. —Bruscamente, Jean se arrodilló sobre una rodilla, apretó su mano derecha en un puño y golpeó su pecho. Miró a Claire, inusualmente solemne.

Claire solo miró a Jean fríamente y Jean continuó arrodillándose sobre una rodilla. Miró fijamente a la joven, con los ojos llenos de determinación.

La atmósfera en el estudio era tan densa, que se sentía sofocante.

Nadie habló. Todo lo que existía era el sonido de la respiración.

| Índice |

5 thoughts on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 9: Siempre Protegiendo

  1. Catarina faa says:

    Vamos a usar la misma postura que el tenía con la Claire de antes.
    Que siga sufriendo, no pasa nada porque después de todo es su señorita ¿no? Y ella jamás lo mataría. Así que mientras esté vivo todo bien, las torturas y abusos psicológicos son aceptables, la muerte no.

    Vamos que esa es su idiologia y hay que aplicarla en el.

    Gracias por la maravillosa novela^^

  2. Resa Rin says:

    Pero él tampoco puso mucha resistencia a ser detenido y desde el principio ya estaba pensando que Laisha maltratara a Claire. Y no es la primera vez. Él siempre ha estado ahí mientras Laisha tortura a Claire.
    Además; el incidente del caballo también fue por su culpa igual que sí el mago hubiera decidido matar a Claire, él no movió un dedo. Sí merece ser despedido.p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *