Escapó otra vez – Capítulo 70: Este molesto demonio

Traducido por Army

 Editado por Ayanami


Xia Yuqing sintió el frío dentro de las palabras de Feng Tingye.

De inmediato, su cuerpo tembló, soltó las manos de Xia Mingxi y forzó una sonrisa. Se retiró rápidamente, para sentarse al lado de Feng Tingye. Actuando como una esposa dócil y de buen comportamiento habló:

—Su Majestad tiene razón. Chen Qie estaba demasiado emocionada de ver a sus dos hermanos imperiales y se olvidó de comportarse adecuadamente.

Que broma. 

El Señor Ultra Seme está furioso.

A pesar de que no entendía por qué estaba enojado, ella depende de él para su sustento diario. Las consecuencias de enfrentar su ira, definitivamente, serían una escena brutal y sangrienta que necesitaría estar cubierta en mosaico. Por lo tanto, en este momento, debería ser solo un poco más obediente. Un hombre sabio debe cuidar su propia piel, mantenerse vivo es lo más importante.

Army
Señores en vista de la falta de fondos para la supervivencia, propongo la iniciativa “Los Vengadores”

Por lo tanto, después de ser recordado por Feng Tingye, Xia Yuqing, finalmente, se dio cuenta que habló con su compañero de la ciudad natal sobre atravesar mundos o dimensiones. Si alguien escuchó su conversación y sabe del tema… las lágrimas comienzan a fluir silenciosamente del corazón de Xia Yuqing.

 ¡No quiero convertirme en un cochinillo asado!

Era raro que Feng Tingye viera a Xia Yuqing tan bien portada y obediente, por lo que la tormenta dentro de sus ojos se desvaneció ligeramente. Luego, asintió con la cabeza en alabanza.

Parecía que cuidarla todo este tiempo, todavía fue algo útil. Mirando al gatito de su familia, pensó, ¡qué obediente! Por otro lado, Xia Yuqing fue medio latido más lento que otros, entonces, a esta joven evidentemente le faltaba una parte de su cerebro.

¿No se dio cuenta de que su dueño, que estaba sentado a su lado, le estaba clavando unos cuantos agujeros con los ojos?

Xia Mingxi, completamente inconsciente de la incómoda atmósfera a su alrededor, sintió algo de dolor al ver que algo difícil, una vez más, había sido arrojado sobre él. Listo para defenderse sin piedad, un sonido diabólico salió de detrás de él, como nubes de tormenta:

—Lao Er[1], no puedes ser grosero.

Xia Yuqing casi muere ahogada por el té.

Lao Er ah Lao Er, ¡Esta forma de dirigirse, hace que las personas se pierdan en sus salvajes pensamientos! ¡Tengo que darle a este perro leal de su Alteza un me gusta!

—Lao Er… ¡Lao Er! ¡Eres Lao Er, toda tu familia es Lao Er!

Xia Mingxi era como un petardo que se encendió en llamas y explotó por completo. Es una pena que la chispa ni siquiera tuviera la oportunidad de comenzar, cuando fue apagada por la débil sonrisa de Xia Mingyuan.

Xia Mingxi, sintió que una olla de agua fría se vertía sobre su cabeza. Había humo blanco saliendo de su cabeza, un sudor frío cayendo por su frente. De repente, se puso serio.

¿Qué estoy haciendo?

¿Se supone que debía estar sentado a un lado en silencio, sin unirse a ninguna conversación y sin prestar atención a nadie? Debería haber estado bebiendo solo, pretendiendo ser distante y menospreciando a estas personas. 

Su papel era “en este mundo impuro, solo yo soy puro. Todos están borrachos, solo yo estoy sobrio”. Era como una flor de loto nevado en la cima de una montaña de hielo, fingiendo ser frío y permanecer aislado, mirando a todos estos tontos mortales como si fueran hormigas en el suelo. Era como un hombre refinado, libre de vulgaridades, no contaminado por el polvo. Caminando en la nube nueve, casi como un ser celestial, completamente insondable.

Sin embargo, ¿por qué la mirada de todos es algo…extraña, complicada y comprensiva? Cubriéndose la cara con las manos y emocionado, pensó:

¡Mi diosa de la suerte ya me ha abandonado! Su buena reputación se ha arruinado, así como así. Lo más importante, lo matarán. ¡Definitivamente, lo matarán! Sollozo.

Bajo la mirada mortal de Xia Mingyuan, Xia Mingxi regresó silenciosamente a su asiento, al lado de Xia Mingyuan, y ya no se atrevió a emitir sonido alguno.

Xia Mingyuan movió su línea de visión hacia Xia Yuqing, sus ojos llenos de sospecha.

Esta Yatou está dando una impresión completamente diferente a la anterior. ¿Era como había dicho inteligencia? ¿La vez que cayó al agua, tuvo un gran cambio de personalidad? 

Pero, ¿cómo podría una persona cambiar tanto? ¿O podría ser desde antes y solo ser un encubrimiento? Entonces, la actuación de esta mujer sería realmente demasiado aterradora. O quizás…era como lo que su hermano había dicho. 

Esta persona, en realidad, no es la Xia Yuqing original, sino un espía secreto enviado por otro país para disfrazarse de Xia Yuqing. Entonces, su propósito es…

Al no tener opción, cierta persona tenía un sentido de la verdad…

Sin tener la menor conciencia de que se la sospechaba, Xia Yuqing miró a Xia Mingxi que estaba sentado lejos, enviándole una mirada impotente y súplicas silenciosas de ayuda de vez en cuando.

En silencio, encendió algunas velas para él en su mente.

Hermano, por favor, no me culpes por no ayudarte. Es solo que mi habilidad es limitada. ¡Apenas puedo protegerme! 

Además, deja de guiñarme el ojo. Las personas que son hermosas y que no trabajan, probablemente, estén siendo controladas, ¿verdad? Si me seduces abiertamente de esta manera, ¡pronto la gente confundirá esta imagen con otra cosa! ¡Ese demonio molesto, el Señor Ultra Seme se apasiona en encontrar estas cosas!

El insensible cerebro de Xia Yuqing no detectó nada, pero eso no significa que Feng Tingye no lo captará. Sintiendo la mirada hostil de Xia Mingyuan, Feng Tingye arrugó las cejas. Aunque quería ver la reacción de estos llamados “viejos amigos”, cuando se reúnan con su gatito, pero, esa mirada siniestra hizo que Feng Tingye se sintiera muy disgustado.

Xia Yuqing ha sido, durante mucho tiempo, su posesión. Solo él puede intimidar sus cosas. Cualquiera que quiera tocar, debe preguntarle primero si está de acuerdo o no.

Abrumado por la posesividad, cierto alguien se paró, sin problemas, frente a Xia Yuqing, bloqueando con éxito la mirada de Xia Mingyuan. Él sonrió:

—Mi Ai Fei y ambos príncipes no se han visto en mucho tiempo. Supongo que debe haber muchas cosas de las que quieren hablar. Aprovechando esta ocasión, es razonable que los dos príncipes y Ai Fei interactúen entre sí.

—Sin embargo, los dos príncipes acaban de llegar al reino Ye hoy, seguramente deben estar cansados ​​del largo viaje. Guardemos estas palabras para otro día.

Al escuchar esto, Xia Mingyuan esbozó una sonrisa falsa y fingió estar de acuerdo:

—Las palabras de Su Majestad son extremadamente razonables.

El diálogo entre los dos líderes, logró devolver una atmósfera armoniosa. Desafortunadamente, la sensación persistente sobre el gran inicio del evento fue demasiado intensa, lo que causó que la atmósfera del banquete fuera algo extraña.


[1] Lao Er significa el segundo hijo en la familia

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *