Escapó otra vez – Capítulo 73: La ola frontal murió en la orilla

Traducida por Army

Editado por Ayanami


Tan pronto como se escuchan sus palabras, todos se quedaron congelados, tenían sus rostros pálidos como la nieve. Todos habían experimentado la letalidad de la música de Xia Yuqing.

Cada uno, estaba pensando en cómo escapar de este inminente desastre, pero la gente del reino Xia no prestaba atención a lo que ocurría en el banquete, simplemente, se quedaron en sus lugares confundidos por las reacciones de los demás.

¿La pequeña princesa sabe tocar el qin? ¿Cómo es que nunca antes habían oído hablar de eso?

Feng Tingye sonrió levemente y se puso de pie

—Es raro que los dos príncipes nos hagan una visita. Porque no expresas tu más cordial bienvenida y tocas para ellos de lo contrario sería demasiado descortés

Al escuchar sus palabras, los ojos de Xia Yuqing se iluminaron de repente. Se levantó y sonrió mansamente:

—Dado que es el deseo de Su Majestad, Chenqie aceptará su pedido.

Caminó hacia el escenario e ignoró todas las miradas de súplica en el banquete.

Liu Yixiang, estaba sentada tranquilamente a un lado de Xia Yuqing, pero, luego de escuchar la sugerencia del emperador escupió su té caliente en la cara de Yan Ran, después de disculparse, se estabilizó, pero, en su mente, tenía una batalla por decidir si escapar o quedarse a presenciar el espectáculo.

Mientras Liu Yixiang estaba debatiendo con una cara pálida y fantasmal. Sintió una pequeña mano que rozaba su muslo, perpleja, bajó la cabeza para mirar que era. La mano se abrió y reveló dos bolas de algodón, siguiendo esa mano, levantó la vista para ver quien era, levantando ligeramente la barbilla.

Liu Yixiang busco de quién era esa mano, levantó la vista para ver que se trataba de Shao Zitang, quién levantó la barbilla levemente y le habló un susurro al oído.

—Sabía que no recordarías traerlos, así que los he preparado para ti.

Al ver la expresión de Shao Zitang de “Te estoy otorgando esto, así que sé agradecida”, las comisuras de la boca de Liu Yixiang se torcieron. Resistiendo el impulso de levantar la bandeja a un lado y golpearlo en la cara, respiró hondo y preguntó:

— ¿Entonces, ustedes ya sabían esto?

Yan Ran trajo el tema, Feng Tingye avivó la llama y el qin apareció en el escenario. Ahora, finalmente, tiene las dos bolas de algodón. Esto, obviamente, fue planeado de antemano. Todos sabían sobre esto, pero ella se mantuvo en la ignorancia. Anteriormente fue solo un susto, ¡pero esto es devastador!

Shao Zitang la miró con una mirada desdeñosa y dijo con calma:

—No lo sabía. Era solo una suposición.

Basado en la mezquindad extrema de Feng Tingye, ¿cómo podría dejar pasar una oportunidad tan buena? Habiendo tenido que experimentar eso, ciertamente, se aseguraría de que todos los demás también tuvieran la misma experiencia afortunada que él, antes de poder dejar que el asunto cayera.

En cuanto a Yan Ran, Shao Zitang y Leng Ruofeng sólo se miraron. Falta mucho para que terminen de arreglar las cuentas con el otro rey.

No muy lejos de ellos, Yan Ran que, disimuladamente, se tapaba las orejas con el algodón, sintió un escalofrío que le heló la espalda y, las bolas de algodón, casi se caen. Girándose rígidamente, vio casualmente que Shao Zitang y los demás lo miraban. Ver esa hilera de dientes blancos y brillantes hizo que Yan Ran quisiera llorar, pero sin lágrimas. Si esas personas lo atraparan, ¡su futuro destino sería muy sombrío!

Bajó la mirada de pánico, curiosidad o alegría de la desgracia de los demás, Xia Yuqing caminó lentamente hacia el escenario. Sentada ante un guqin, respiró hondo, sus dedos comenzaron a tocar…

No muy lejos del Jardín Imperial, Zhang Sunshi, que despertó de su siesta matutina y estaba lista para ir al banquete. De repente, escuchó un sonido estridente en el patio donde se realizaba el banquete. Una bandada de pájaros gritó, mientras huían, y los animales se apresuraron a escapar. Sus temblorosos pies casi la hicieron caer. Con los ojos muy abiertos, su voz tembló mientras señalaba el patio frente a ella.

— ¿Quién está tocando el qin?

Al escuchar su pregunta, la sirvienta del palacio que servía a su lado no pudo evitar presentarse, con un rostro pálido como la muerte cuando respondió:

—Respondiendo a la emperatriz viuda, debería ser Consorte Qing quien está tocando el qin para animar la atmósfera.

— ¿Qing Er? Resultó que la habilidad de Qing Er está a ese nivel…

Zhang Sunshi parecía algo distraída mientras susurraba para sí misma.

Le tomó mucho tiempo antes de reaccionar:

—No es de extrañar, que cada vez que Ai Jia mencionaba querer escuchar a Qing Er tocar el qin, Xiang Er intentaba obstruirlo a toda costa. Resultó que esto es de lo que se trata. Esta es la razón…

Zhang Sunshi se perdió en sus pensamientos y se volvió mientras susurraba en voz baja para sí misma. Cuando Mei Xi vio esto, gritó con preocupación:

—Emperatriz viuda, ¿a dónde vas?! ¡El jardín imperial está delante!

— ¡No voy, ya no voy! Regresemos rápidamente al palacio ¡regresemos al palacio!

Zhang Sunshi se dio la vuelta apresuradamente y corrió como si la hubieran incendiado. Pero no se olvidó de dejar una frase:

—Mei Xi, cuando regresemos, asegúrate de llevarte todos los qin dentro del Palacio Ci Ning y quemarlos. ¡No permitas ni el más mínimo rastro de ellos!

Mei Xi miró a la emperatriz viuda que había perdido por completo toda su dignidad y equilibrio. En su corazón, no pudo evitar sentir un poco de simpatía por Consorte Qing que todavía tocaba el qin.

Pero Mei Xi tampoco pudo mantener la calma cuando la siguiente ola de sonidos provenientes de qin llegó a atacar nuevamente. Era como si las nuevas olas arrasadoras del río Yangze atacaran hacia el interior y el impulso de la ola anterior muriera en la orilla.[1]

Entonces, mientras Xia Yuqing no se daba cuenta, el séquito de la emperatriz viuda, que aún no había entrado en el Jardín Imperial, ya se había escapado debido a su qin. Durante varios días después de eso, cuando esas personas la vieron, se dieron la vuelta y caminaron en otra dirección.

Especialmente cuando, con entusiasmo, quería tocar el qin para entretener a Zhang Sunshi, era rechazada por todo tipo de excusas.

Por supuesto, todo esto es algo que sucedió más tarde. En este momento, a Xia Yuqing, que estaba inmersa en la maravillosa sensación de tocar su qin, le resultó difícil liberarse. Cuando volvió a sus sentidos, la escena fue una vez más de… ¡“cadáveres” por todo el lugar!

Se oyó un fuerte aplauso. Xia Yuqing y otros siguieron el sonido, para ver a Feng Tingye con una brillante sonrisa en su rostro, mientras miraba a Xia Yuqing en el escenario. Hablando con una voz suave y tierna como el agua, dijo:

—A los pocos días de no escucharlo la habilidad de mi Ai Fei se ha vuelto aún más refinada.


[1] Modismo: cada nueva generación supera a la anterior

Army
Este quiere ver el mundo arder y se lo esconde a su querida consorte

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 73: La ola frontal murió en la orilla

Responder a Sarah Crossz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *