Escapó otra vez – Capítulo 77: ¡El karma es real!

Traducida por Army

 Editado por Ayanami


Desde que Xia Yuqing está embarazada, se volvió la prioridad del palacio. A cualquier lugar donde fuera, siempre habría un grupo de personas siguiéndola. Estaban en alerta máxima por cada movimiento suyo. Era como un jarrón frágil, algo que se rompería fácilmente si lo tocaran.

—El precioso nieto de Ai Jia, ¡Precioso nieto!

Dentro del Palacio Xie Fang, Xia Yuqing, regreso del Palacio Qian Qing, su rostro estaba tranquilo mientras miraba a la persona frente a ella, quien sonreía ampliamente como un Buda Maitreya[1], la Emperatriz viuda.

—Madre imperial, ¿cómo es que estás aquí? ¿Ya has almorzado?

Xia Yuqing se sintió incómoda por su mirada ansiosa, por lo que, rápidamente, cambió de tema.

—Aún no. Anoche, cuando recibí la noticia de que estás embarazada, Ai Jia no podía esperar para correr aquí y ver a mi precioso nieto. Sin embargo, ya era tarde en la noche y si Ai Jia venía, solo molestaría a mi precioso nieto, así que decidí no venir. Es por eso que Ai Jia te ha estado esperando toda la mañana. Pero quién hubiera sabido que Ting Er emitió la orden de que ningún visitante venga a molestar en el palacio. Seguían impidiendo que Ai Jia viniera a visitarte. Entonces, en el momento en que Ai Jia escuchó que regresabas al Palacio Xie Fang, Ai Jia se apresuró de inmediato a venir aquí antes de almorzar.

Mientras decía esto, la anciana Sun Shi sentía algo de resentimiento hacia su hijo. Ella se quejó:

—Ting Er, ese niño se ha vuelto cada vez más insensible. No sabe cómo simpatizar con el sentimiento de esta anciana en absoluto. Era el mejor cuando era joven, tan obediente. No importa si es un dragón o un fénix. Cuando nazca, definitivamente, será tan adorable como Qing Er.

Al escuchar esto, la esquina de la boca de Xia Yuqing se torció.

Emperatriz viuda ¿Estás considerando darle al Gran Seme un hombro frío? Ahora que tienes un nieto, ¿te olvidarás de tu hijo? ¡Es este comportamiento el ‘aficionado a lo nuevo y cansado de lo viejo’! Lo más importante es que su adorable nieto aún no ha nacido, buscar algo lejano y descuidar lo que está cerca no es lo que un hombre sabio debería hacer.

¡Finalmente! ¡Finalmente! Por favor, no digas que soy adorable.

¿Nunca has oído hablar de la frase: ¡cuando una chica no tiene puntos fuertes o cualidades sobre ella, entonces, puedes felicitarla por ser…adorable!

¡Adorable! ¡Adorable! ¡Solo déjalo! Por lo tanto, ser felicitada por ser adorable… ¡no es ninguna bendición en absoluto!

—Su Majestad solo hizo esto por el bien de Chen Qie. Si la Madre Imperial quiere culpar a alguien, simplemente, culpe a Chen Qie.

Élder Sun Shi estaba en el salón atendiendo a Xia Yuqing, pero se detuvo y se dio la vuelta para mirarla profundamente, dándole un escalofrío por la espalda.

¿Para qué es esa mirada llena de gratificación? ¿Podría ser que estoy expuesta por tratar de actuar como una flor pura e íntima?

—Qing Er, realmente, eres…

Élder Sun Shi respiró hondo y continuó,

—Demasiado considerada.

—Que Ting Er pueda casarse con una esposa tan maravillosa como tú es su fortuna. Como Ai Jia había dicho antes, esta posición de emperatriz debería habértela dado hace mucho tiempo. Ai Jia no tiene ninguna objeción sobre esto en absoluto.

La positividad exhaustiva asustó el pequeño corazón de Xia Yuqing, después de escuchar las palabras de Zhang Sunshi, Xia Yuqing se quedó estupefacta.

¡Sss… e ha decidido ya! ¡El establecimiento de la posición de emperatriz no debería decidirse tan imprudentemente! ¡Parece que la posición de la emperatriz es realmente barata! Como un mueble barato.

—Madre imperial, me estás halagando demasiado. Chenqie aún no ha almorzado. Ya que la Madre Imperial tampoco ha comido, ¿por qué no acompañas a Chenqie aquí y almorzamos juntas?

Una vez que escuchó su oferta, Zhang Sunshi estaba llena de alegría:

—Qing Er aún no ha almorzado, ¡ah! ¡Eso es perfecto! Antes de que Ai Jia viniera aquí, fui especialmente a la cocina imperial para traerte sopa tónica. Debe beberlo rápidamente mientras aún está caliente. No hagas que el precioso nieto de Ai Jia tenga hambre. Mei Xi, ven rápido.

Xia Yuqing asintió con la cabeza. Sabía que Zhang Sunshi, realmente, adoraba a su nieto, expresó una sonrisa sincera en su rostro. Sin embargo… ¡la cara sonriente de Xia Yuqing se puso rígida!

Lo que salió de la caja de brocado fue algo rojo y dorado. ¿No era esta la misma sopa tónica que envió a la mansión del Gran Tutor hace un tiempo…?

Eran… ¡¿Manitas de cerdo, estofadas con dátiles rojos y dang shen?!

—Madre imperial, este tónico parece ser para…la producción de leche

Dijo con voz temblorosa.

—¡Así es!

—Debido a que puede producir leche, es por eso que Ai Jia te la trajo. Todavía está en las primeras etapas del embarazo y debe ser complementado adecuadamente. Cuanto antes te complementes, mejor será. Así que bebe rápido.

Élder Sunshi estaba llena de afecto y, sin más preámbulos, la instó a beber el tónico.

La mirada expectante de Zhang Sunshi, y la rígida sonrisa de Xia Yuqing. Ella…estaba sin palabras.

Sostuvo el cuenco de porcelana, y bebió el tónico en silencio. Pero, su corazón era un río de lágrimas.

Entonces, si eres el jefe supremo, las innumerables experiencias nos dicen que, como persona ¡No debes hacer nada malo o inmoral porque algún día lo pagarás!

Con gran dificultad, Xia Yuqing terminó de acompañar a Zhang Sunshi en el almuerzo y la envió con lágrimas en los ojos. Si bien Xia Yuqing ni siquiera tuvo tiempo de exhalar un suspiro de alivio, vio a Liu Yixiang con una sonrisa tonta en su rostro.

—Qing Jiejie, Qing jiejie, déjame ver a mi pequeño sobrino, pequeño sobrino…

Xia Yuqing se escondió detrás de la pared. Efectivamente, es el caso donde una vez que tienes un hijo, la madre es olvidada. Todos y cada uno de ellos son verdaderamente molestos e hirientes.

—Lu Rui, sal y cuelga un anuncio, todos los visitantes necesitan presentar una carta con su solicitud.

—¿Hugh?

Liu Rui, estaba sorprendida por la situación, y preguntó:

—Cierra la puerta y rechaza ver invitados. No debe permitirse la entrada a las personas que están aquí para desear felicitaciones.

Esto dejó a la estupefacta Lu Rui llorando en silencio.

Niang Niang, ¿está realmente bien hacer eso?

Después de decir esto, Xia Yuqing, silenciosamente, se fue a esconder dentro de la habitación interior.

—Qing Jiejie, ¿a dónde vas? El cielo aún no está oscuro. ¿Quieres dormir? ¿O te sientes incómoda?

Al ver que Xia Yuqing la ignoraba, pensó que probablemente no se sentía bien, así que preguntó con preocupación. Dentro de su corazón, una vez más, maldijo en silencio a Xia Mingyuan mil veces.

—No, estoy bien. Solo quiero encontrar algo de alimento espiritual para calmar mi corazón herido.

Xia Yuqing respondió con una cara triste.

Con la cara en blanco, Liu Yixiang observó a Xia Yuqing buscar algo debajo de la cama. En cuclillas, sacó algunos libros exquisitamente envueltos.

Army
Puedo oler yaoi a la distancia, si la madre está así, pobre bendición

[1] Maitreya es un nombre que aparece en la espiritualidad budista para referirse al próximo Buda histórico. Según la literatura sagrada budista, el bodhisattva Maitreya nacerá en la tierra para lograr la completa iluminación de un Buda y enseñar el dharma. Chino (tradicional); 彌勒菩薩; (simplificado); 弥勒菩; (Pinyin: Mílè Púsa)

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *