Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 33

Traducido por Kiara

Editado por Sakuya


—Parece que no puedes curarlo.

Una voz fría e indiferente sonó desde los labios de Baili Hongzhuang, en su rostro claro y delicado, resaltó una pequeña sonrisa. Miró a Pang Tangping, su belleza se podía comparar con el de una pintura.

¡Solo que esa cara hermosa y sonriente, ante los ojos de Pang Tangping, se convirtió en una burla sin disimulo!

Antes, rebosaba confianza, pero ahora, estaba indefenso. ¿No es esto lo mismo que pasarse de lengua?

— ¿Quién dice que no puedo tratarlo? —Pang Tangping hinchó su pecho, haciendo hincapié en cada palabra que decía: —La situación del Príncipe Heredero fue causada por un potente veneno, de modo que mientras coma mi poderosa píldora de desintoxicación, su condición definitivamente mejorará!

Después de declarar esas palabras, el corazón de Pang Tangping latía como un tambor. Además del veneno, no hay otras cosas que puedan causar tales síntomas tan extraños.

En cualquier caso, como no puede encontrar una manera de tratarlo, retrasarlo sería lo más seguro. Él se rehúsa a abandonarlo como a un animal moribundo.

Luego, Pang Tangping sacó una pastilla negra de su botiquín y se preparó para dársela a comer a Xuanyuan Huan.

De repente, una voz gritó en la multitud.

— ¡Médico Pang, no lo hagas! ¡Ya traté de alimentar al Príncipe Heredero con una píldora de desintoxicación omnipotente!

Al escuchar las palabras, todos se volvieron para mirar al orador. El cual no se preocupó por que todos lo vieran, ya que continuó gritando,

—El nombre de las píldoras Pang es famoso. Yo casualmente obtuve una de tus todopoderosas píldoras de desintoxicación y se la di al Príncipe Heredero

El hombre extendió sus manos al cielo.

—Pero fue inútil.

La cara de Pang Tangping se volvió incómoda al instante. Justo ahora, él había dicho que la condición del Príncipe heredero definitivamente mejoraría si comía una de sus píldoras, pero ahora que su mentira fue expuesta, no tenía absolutamente ninguna idea de qué podía hacer.

La multitud comenzó a reír. Este Pang Tangping realmente no sabía cuándo renunciar.

—Pang Tangping, evidentemente, tu título de médico divino es solo una falsa reputación.

Antes, Pang Tangping lo había humillado delante de todos. Por lo que ahora, Ning Hong naturalmente quería venganza!

La cara pálida de Pang Tangping pasó de blanco a rojo y de rojo a azul. Todo su cuerpo estaba rígido mientras permanecía de pie, como si se hubiera vuelto una estatua.

—Como no puedes tratarlo, no bloquees mi camino. —Baili Hongzhang habló.

Al escuchar hablar a Baili Hongzhuang, Pang Tangping parecía haber encontrado finalmente una salida, mientras respondía apresuradamente.

—No pude curar al Príncipe Heredero, ¿cómo puedes creer que podrás hacerlo?

Pang Tangping incitó a Baili Hongzhuang, queriendo obligarla a ponerse de acuerdo con él a través de la ira. Cuanto más reclamo hagas, más difícil le será trabajar y ella terminaría en la misma situación que él.

Baili Hongzhuang miró la pálida cara de Pang Tangping, una pequeña sonrisa se formó en sus labios.

Sus ojos negros como la tinta reflejaban la belleza tranquila de un estanque calmado y elegante que brilla con sabiduría. Pang Tangping no pudo evitar sentir que todos sus planes habían sido desmantelados y expuestos, enfrentando ese par de ojos.

Sin embargo, Baili Hongzhuang solo sonrió y respondió, — ¡Puedo!

Pang Tangping miró boquiabierto, mientras sus ojos revelaban una alegría salvaje.

Él debe haber pensado mal antes, después de todo, ¿cómo podría un niño de leche entender realmente sus planes?

Todos en la multitud suspiraron con arrepentimiento. Nadie creía que Baili Hongzhuang pudiera curar al Príncipe Heredero, y todos la compadecen por haberse forzado a sí misma a una situación tan incómoda.

— ¡No puedes curarlo!

¡Pang Tangping se burló, el jengibre viejo es más picante que el jengibre nuevo [1]!

La sonrisa en la cara de Baili Hongzhuang aún permanecía mientras caminaba tranquilamente hacia la cama de Xuanyuan Huan. Al ver al débil y extremo Xuanyuan Huan, su corazón no sintió ni una pizca de culpa.

Al ver a Baili Hongzhuang comenzar a tomar el pulso, Ning Hong asintió. Al menos esta chica conoce estas habilidades primarias.


[1] El jengibre viejo es más picante que el jengibre nuevo, metáfora china que quiere decir que el conocimiento aprendido por experiencia es más importante que el conocimiento aprendido por ser un buen estudiante.

| Índice |

3 thoughts on “Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *