Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 69

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


—Quiero este horno de píldoras. —Baili Hongzhuang señaló el horno plateado.

La sonrisa de Baili Yuyan instantáneamente se puso rígida, el aire alrededor de ella se alzó.

—Baili Hongzhaung, ¿me estás provocando?

Baili Hongzhuang no era una maestra en píldoras y, naturalmente, no necesitaba comprar un horno de píldoras.

En su opinión, Baili Hongzhuang escuchó su conversación con Du Hanyue, y deliberadamente optó por comprar un horno de píldoras después de escuchar.

Y, ahora, incluso eligió el horno de pastillas que Du Hanyue deseaba. Si esto no era para provocarla, ¿qué era?

Du Hanyue también se tensó. Ese era el horno de píldoras que siempre había anhelado.

Afortunadamente, muy pocas personas en la Ciudad Imperial compraban hornos de píldoras, y el horno plateado de píldoras estuvo en el Pabellón de la Joya Celestial durante meses sin ser tocado. Pero, ahora, ¿esta chica quiere comprarlo?

Baili Hongzhuang miró perezosamente a Baili Yuyan, enfatizando cada palabra lentamente…

—Piensas demasiado. Te lo digo, no estoy interesada en ti en absoluto.

No le importaba, ¡ni siquiera estaba interesada en provocarla!

— ¡Baili Yuyan! —Gritó Du Hanyue apresuradamente, no puede dejar que nadie más compre este horno de píldoras.

Baili Yuyan inmediatamente entendió y corrió hacia la tendera.

—Seleccionamos este horno de píldoras primero, así que no se lo puedes vender.

Baili Hongzhuang sonrió y levantó la barbilla, mirando a Baili Yuyan,

— ¡Entonces cómpralo!

Cuando bajó la voz, el rostro de Baili Yuyan se congeló. En este momento, no tenía suficiente dinero.

—Como no puedes pagarlo, debería poder comprarlo ahora. —Baili Hongzhuang se volvió hacia la tendera y le preguntó — ¿Estoy en lo cierto?

La cara de la tendera se avergonzó al mirar a Baili Yuyan, pero todavía asintió.

—De hecho.

— ¿No puedes comprarlo ahora? No digas que no te di una oportunidad~~. —Baili Hongzhuang arrastró las palabras.

— ¿Puedes esperar unos minutos para que regrese y traiga algo más de dinero?

Baili Yuyan apretó los dientes. 200,000 monedas de oro fueron mucho más de lo que esperaba, ¡pero esta vez, no podía dejar que Baili Hongzhuang comprara el horno de píldoras!

—La señorita puede pagar una hipoteca de 100.000 monedas de oro, y si la señorita no regresa, entonces las monedas de oro no serán devueltas, —dijo la tendera.

La cara de Baili Yuyan se puso verde, ni siquiera sabía si su padre le daría 70,000 cuando regresara y le preguntara.

Para la Casa General, 200,000 monedas de oro no eran en absoluto una suma pequeña. Además, aún tenían que pagar a Yun Qingfeng una comisión. El costo es muy alto.

Al ver a Baili Yuyan tan vacilante, la tendera no pudo evitar sugerir:

—Señorita, estos dos hornos ligeramente más baratos también son muy buenos. Pruébalos y considéralo.

Baili Yuyan miró a Du Hanyue, quien todavía era terca con su elección. Ese horno de píldoras era el único que ella quería.

— ¡Ayúdame a terminar! —Baili Hongzhuang levantó la mano.

Ella no quería continuar perdiendo el tiempo aquí. A juzgar por la actitud de Baili Yuyan, no podía pagarlo.

La tendera tomó el horno de píldoras del estante, y Baili Yuyan vio cómo desaparecía en el segundo piso. ¡Sus manos estaban apretadas lo suficiente para sangrar!

Baili Hongzhuang fue una vez una existencia que se podía pisar bajo la planta del pie. ¡Pero ahora, podía desafiar al alto y poderoso justo en frente de ella!

En el primer piso del Pabellón de las Joyas Celestiales, Baili Hongzhuang pagó felizmente 200,000 monedas de oro antes de guardar el horno en su bolsa del cielo y la tierra.

La tendera vio cómo la joven Baili Hongzhaung sacaba fácilmente 200,000 monedas de oro. Aunque no dijo nada, sus ojos se miraron maravillados.

Quién era Baili Yuyan, estaba muy clara. Para poder incluso ridiculizar a la señorita mayor de la Casa General, esta niña no era simple.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *