Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 93

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Por lo tanto, todos estaban muy agradecidos con Baili Hongzhuang. Si no fuera por ella, ¿cómo podrían resolverse tantos de sus problemas tan fácilmente?

Xuanyuan Huan miró el rostro perfecto y delicado frente a él. Conocía a Baili Hongzhuang desde hacía diez años, pero nunca la había mirado de verdad.

En su corazón, Baili Hongzhuang siempre fue una basura que no era en absoluto digna de su estado y cuya apariencia no podía ni siquiera comenzar a compararse con Baili Yuyan.

Y, ahora, mirando su rostro que brillaba con buena salud, ¡era Baili Yuyan quien simplemente no podía ser comparada con ella!

¡Tal belleza debería haberlo seguido lealmente!

Era él quien debería estar en la posición del novio en este momento, pero ahora, no tenía nada que ver con él.

La idea de que Baili Hongzhuang fuera de Dibei Chen, hizo que su pecho se sintiera increíblemente apretado, y su corazón lleno de arrepentimiento.

En el momento en que Baili Yuyan ingresó al palacio Chen, sus ojos siempre estaban en Xuanyuan Huan.

Ahora, mientras observaba a Xuanyuan Huan mirar fijamente a Baili Hongzhuang, ¡su corazón se irritó!

Giró los ojos para mirar a Baili Hongzhuang. ¡Quiere ver cuán hermoso era el vestido de novia rojo de Baili Hongzhuang para robar el alma de Xuanyuan Huan!

Con solo una mirada, la cara de Baili Yuyan se volvió extremadamente fea, con su corazón enloquecido por los celos.

¿Cómo pudo, esta mujer, llegar a ser tan hermosa en tan poco tiempo?

Sintiendo la mirada envidiosa de Baili Yuyan, Baili Hongzhuang giró lentamente la cabeza para mirarla.

Los ojos se encontraron, chispas volando en el aire.

La hermosa cara de Baili Hongzhuang, hermoso rostro, formó una sonrisa encantadora mientras miraba a Baili Yuyan con desdén.

El presente de Baili Yuyan no tenía nada que hacer por ella. Incluso mirarla era una pérdida de tiempo.

Al ver la actitud de Baili Hongzhuang, Baili Yuyan estaba tan enojada que su cara se puso roja. ¡Baili Hongzhuang era realmente demasiado odiosa!

— ¡Primero, respeto al Emperador!

Dibei Chen y Baili Hongzhuang obedientemente pagaron respetos al Emperador.

Pero nadie podía ver el desdén y la falta de voluntad presente en los ojos de Dibei Chen. Afortunadamente, no quería causar ningún drama y se contuvo.

Xuanyuan Yutian se calmó y sonrió, aceptando la reverencia de Baili Hongzhuang y Dibei Chen.

— ¡Segundo, inclinarse ante el cielo y la tierra!

Al oír el grito, la cara de Baili Zhentao se puso rígida.

Como el Emperador estaba aquí, primero deben presentar sus respetos al Emperador. Pero luego, en segundo lugar, debe presentar sus respetos a los padres.

Dibei Chen y Baili Hongzhuang en realidad procedieron directamente a inclinarse ante el cielo y la tierra, ¿acaso no los ignoraba por completo?

Dibei Chen y Baili Hongzhuang se inclinaron ante el cielo y la tierra.

— ¡Marido y mujer se saludan el uno al otro!

¡Todos se miraron sin comprender, parece que la relación entre Baili Hongzhuang y la Casa del General se ha vuelto completamente irreconciliable!

Casarse no con la Casa del General sino en otro lado, y ahora incluso ignorando completamente a Baili Zhentao bajo la mirada del público, ¡esto realmente no les dejaba cara!

La cara de Baili Zhentao estaba lívida, sus puños apretados bajo su túnica, la vena azul que sobresalía en su frente mostraba claramente la furia que sentía dentro.

¡Esta hija no filial!

¡Atreverse a no darle ninguna cara delante de todos!

La luz en los ojos de Xuanyuan Yutian se hundió. Dibei Chen y Baili Hongzhuang iban demasiado lejos.

— ¿No es el segundo paso inclinarse ante los padres? ¿Qué quieres decir con esto?

Xuanyuan Yutian abrió lentamente su boca y habló, con un comportamiento agresivo hacia Dibei Chen y Baili Hongzhuang.

La sala estaba en silencio ya que todos miraban a Dibei Chen y Baili Hongzhuang.

Ahora que el Emperador no los apoya, ¿qué van a hacer?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *