Felicidades Emperatriz – Capítulo 56: Secreto


La mayoría de las damas que vinieron hoy, fueron donde Yu Zhuang y Yu Yan, por lo tanto no había ninguna muestra de Yu Rong y de Yu Ru cuando Hua Jin miró alrededor.

—Señorita Hua pruebe este té, se hierve con el rocío de esta mañana. Tiene un sabor mucho más rico en comparación con el agua que se extrae en los pozos.

Situ Ke levantó la taza de porcelana bien diseñada y deslizó suavemente la tapa antes de bajar la cabeza para tomar una copa.

Hua Jin colocó sus labios en la taza de té y pensó para sí misma por un momento antes de colocar la taza. Parecía que había una pesada carga en su mente.

Situ Ke la miró.

—Señorita Hua, no dejes que las calumnias y los rumores te afecten. Los rumores desaparecerán después de algún tiempo.

Hua Jin suspiró y sacudió la cabeza antes de responder con una sonrisa amarga.

—Princesa, no sabes por qué me siento así. Esto es sólo un amor unilateral de mi parte, no hay necesidad de culpar a nadie.

—¿De dónde vino eso? —Situ Ke sonrió— Fue tu nombre el que se mencionó ese mismo día cuando el tercer príncipe pidió el Decreto Imperial.

La frente de Hua Jin ligeramente comenzó a arrugarse arrugada y gotas de lágrimas comienzan a formarse en sus ojos,

—Eso fue sólo un impulso del momento, su corazón no está conmigo… Si no fuera por mí, él y mi hermana no estarían en un punto muerto.

La mirada de Situ Ke se volvió fría, secretamente esto era un fastidio para ella, sin embargo, todavía necesitaba consolar a Hua Jin superficialmente.

—El Decreto Imperial ha pasado, la señorita Hua no necesita preocuparse y centrarse en ser la novia.

Apresuradamente terminando la conversación, Situ Ke subió con una excusa de tener que entretener al otro invitado y salió dejando a Hua Jin sola sentada en el pabellón disfrutando de un poco de té.

En realidad, la intención de Hua Jin era dejar que Situ Ke informara a Yu Rong acerca de que Yu Yan estaba interesado en Hua Wan. Sin importar si fue de la intención de Situ Ke de romper esas dos quejas separadas o sin sentido. Yu Rong sin duda reflexionaría sobre esta información, sin saber que era falso y dejaría que sus pensamientos se volvieran salvajes. No importa si el destino de Hua Wan para ser la emperatriz era cierto o no, siempre y cuando Yu Yan estaba interesado en ella, Yu Rong sin duda tendría dudas en su corazón. Había un refrán famoso en la lucha de poder de la familia real. “Creer en los rumores de ser verdad y no desacreditarlo completamente”

—Joven Ama —Jiao Yue susurró nerviosamente por el oído de Hua Jin— ¿Vamos a pelear más tarde?

Hua Jin bebió un de una vez el té y la miró extrañamente.

—¿Qué tonterías estás diciendo?

—¿No nos pidió que empaquemos antes de irnos? —Jiao Yue continuó y su voz temblaba.

—Entonces, ¿qué trajiste? —Hua Jin le preguntó con una expresión seria.

Jiao Yue tomó un solo tallo de peonía envuelta de sus mangas y suavemente dijo.

—Solo esto.

*Pu-chi*

Incapaz de contenerse más, Hua Jin se rió.

—¿Realmente crees que estoy aquí para algún tipo de concurso de belleza?

Jiao Yue rápidamente empujó la peonía [1] a Chu Yun.

—Tómalo, ya no lo quiero.

Con Chu Yun no sosteniendo correctamente, la peonía cayó sobre los peldaños de piedra.

—La peonía es tan hermosa y exquisita incluso los peces estarán demasiado ocupados admirando incluso mientras nadan.

Vestido con un vestido púrpura y su cabello estaba atado por una corona de oro, el hombre recogió la peonía y se la entregó a Hua Jin desde el fondo de la escalera.


[1] Peonía: La Reina de las flores.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *