Felicidades Emperatriz – Capítulo 59: Jiao Yue es lesionado

Traducido por Kiara

Editado por Sakuya


Wu Dao estalló en carcajadas, no para burlarse, sino de alegría. Era de esperar que había elegido bien, ya que esta persona está rebosante de confianza.

—Para crear una pared de aire usando la energía de tu cuerpo, es esencial aprender cómo almacenar y reunir la energía en el abdomen. Una vez que la energía se estabilice dentro de su abdomen y fluya a través del cuerpo, solo entonces, podrá liberar la energía desde adentro. La energía liberada tomará la forma de una bestia fuera de tu cuerpo y eso es ascensión. Durante todo este tiempo, estoy seguro de que lo has notado. No es el hecho de que tu energía interna sea insuficiente, pero tu abdomen no puede reunir energía.

Wu Dao entrecerró los ojos y con un tono bastante estricto continuó. —Has recibido un daño grave antes de que tus habilidades hayan sido selladas. ¿Tienes alguna lesión o herida en tu abdomen?

Hua Jin Lan entrecerró sus ojos.

—Sí, alrededor de los pulmones.

—Similar a las grietas en una piedra de jade, una vez que han sido dañadas, tendrás imperfecciones duraderas —explicó Wu Dao, —El abdomen no puede reunir energía, por lo tanto, sellar tus habilidades marciales sería la mejor manera de prevenir más lesiones y prolongar tu vida.

Hua Jin se enojó muchísimo en la medida en que sonrió, incluso cuando era niña, había personas que cometían actos malvados contra la Hua Jin original.

—Viejo Wu, ¿hay alguna forma de solucionar este problema?

Wu Dao sonrió descaradamente, —Definitivamente hay métodos para curarte, pero para ayudarte hay condiciones. Tienes que ser mi discípula.

Hua Jin frunció el ceño y lo miró, — ¿Imitando a un gran maestro y aceptando discípulos? Qué bicho más raro.

Wu Dao se acarició la barba y la miró un largo rato.

— ¡Soy un gran maestro!

Hua Jin lo pensó en su corazón y respondió, —Primero me enseñas el remedio. Solo entonces juzgaré por mí misma si te mereces que te llame Maestro o no.

—Realmente sabes cómo negociar —Wu Dao no estaba ni remotamente molesto, —No hay problema, de cualquier forma, no puedes escapar.

En su camino de regreso, Hua Jin reflexionó sobre lo que Wu Dao le había dicho. Remediar la situación es muy simple, solo se necesita practicar el control de la energía dentro del abdomen. Sin embargo, este método de entrenamiento fue mucho más duro que la ascensión en términos de dificultad. La esencia de la ascensión es usar la energía inerte del cuerpo para moldear esta misma en una pared de aire. Ser capaz de usar la pared de aire y proteger el cuerpo es un tipo de técnica que ocurre después de que el cuerpo es capaz de controlar una gran cantidad de energía vital, después con la práctica se vuelve hábil en la ascensión. Esto significa que tendría que aprender lo primero antes de poder ascender.

Tal tecnicismo solo se puede aprender en base a la comprensión de uno mismo y Hua Jin ya lo había intentado dos veces. Al final no fue capaz de experimentarlo, sabiendo que tales cosas no podían apresurarse, se calmó y descendió de la montaña.

Desde lejos, se escucharon los gritos de Chu Yun, Jin Lan rápidamente se dirigió al pabellón oeste solo para ver una visión implacable.

El sonido de los látigos vibró. Jiao Yun se había desmayado y tumbado en el suelo mientras Chu Yun estaba encima de Jiao Yun tratando de protegerla. Ambos estaban cubiertos de sangre y solo podían escucharse sollozos.

— ¡Si no me dices dónde se ha escondido Hua Jin, te golpearé hasta la muerte!

Hua Wan salvajemente blandió su látigo mientras su voz molesta hizo que el último vaso del cerebro de Hua jin se rompiera.


Sakuya
Después de unos pocos años… regresa, pero...

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *