Felicidades Emperatriz – Capítulo 75: Tres días en la cámara secreta

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


Inevitablemente, Hua Jing Lan cayó otra vez por un oscuro pasadizo secreto. No entendía por qué a la gente antigua le encantaba cavar tanto. El centro del lugar de Cui Xiu Lin era un escollo. El Salón Budista era un obstáculo.

Cuando se encendió el fuego, descubrió que había regresado al lugar donde estaba la última vez. Se sentó en una silla y suspiró. No podía salir por la fuerza y ​​su fuerza interna actual no era lo suficientemente poderosa como para reventar el muro de piedra.

Como dice el dicho, no importa si te caes mientras vuelvas a levantarte. Pero ella cayó en el mismo lugar dos veces. Eso fue un poco estúpido. Lo más estúpido era que bajó la guardia contra Hua Bai Xiang. Ella pensó que el hombre de negro, de esa noche, fue enviado por la familia Rong para vengarse. No esperaba que él fuera Hua Bai Xiang, primero probando sus artes marciales y luego empujándola a la trampa; todo para evitar que ella participara en la Conferencia de Artes Marciales.

Miró fijamente el muro de piedra frente a ella hasta que sus ojos se pusieron amargos. Hua Jing Lan se frotó la frente. Miró los dos conjuntos de restos óseos en el suelo y su corazón se enfrió. Tocó el colgante de jade en su seno, sopló el polvo del escritorio y leyó las Escrituras página por página.

Una persona moriría sin comida ni agua durante tres días. Hua Jing Lan no entendía por qué esta mujer llamada Mei Shuang se molestaría en copiar las Escrituras.

Como estuvo apurada, algunas de las palabras eran borrosas. De repente, algo pasó por la mente de Hua Jing Lan. Estaba aturdida. El fragmento de memoria parecía coincidir con lo que estaba sucediendo ahora.

—Elige uno, salta sobre dos, elige dos, después de uno, no estaría mal… —Inexplicablemente murmuró una frase enterrada en las profundidades de su memoria. No entendía. No era un limerick ni una canción de cuna… [1]

Miró el papel amarillento. Su mente de repente se iluminó. Volteó la mitad del libro, descubriendo que, a partir de la página central, cada página era una tontería indescifrable. De acuerdo con el método de elegir una y saltar sobre dos palabras, las unió:

—Manual de la Fuerza Interna Xuanxin…

Sacó todos los papeles. Usando el método, los revisó de principio a fin. ¡Resultó ser un manual de fuerza interior!

♦ ♦ ♦

Cui Xiu Lin dejó Hua Fu para encontrarse con los cuatro enviados de la montaña Xiangzhi. Hua Que Qi no pudo encontrar el mecanismo para abrir la trampilla. Ya pasó un día. Hizo una razón para defenderse de Jiaoyue y Chuyun y pasó todo el día en el Salón Budista.

—Hermano, ¿por qué padre y abuela la odian tanto?

—Escuché que mi madre dijo que tiene algo que ver con su madre —dijo Hua Feisheng mientras quemaba una vara de incienso.

Hua Que Qi giró la cabeza para mirarlo.

—Yo fui quien la trajo aquí. ¡Debe pensar que padre y yo nos asociamos para engañarla!

Hua Feisheng le palmeó el hombro.

—Padre está haciendo esto por Wan Yu. Después de que termine la Conferencia de Artes Marciales, la dejará salir.


[1] Limerick: Es una forma poética muy conocida en el mundo anglosajón. Está formada por cinco versos, generalmente de tipo anapéstico, con un esquema de rima estricto: AABBA. Los dos primeros versos riman con el último y el tercero con el cuarto, que por lo general son más cortos. El limerick suele tener intención humorística y a menudo obscena.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *