Guerras Primordiales – Capítulo 9: ¡Creeremos en lo que digas, siempre y cuando, sea bueno!

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Por el momento, Shao Xuan era, en el mejor de los casos, el maestro de una cueva pequeña, y en esa cueva viven un grupo de niños débiles con temperamentos irritables.

Shao Xuan procesó el pescado que trajo, abriéndolo para sacar sus tripas y agallas, tal como lo hicieron los guerreros. Desechó los desperdicios en el lugar a donde van todo el desperdicio y los desechos. Dentro de la cueva, en el lugar de la basura se amontonan los residuos de comida y alguien de la tribu lo limpia cada pocos días.

Además de las partes no masticables, los peces se comieron por completo, dejando algunas espinas quebradas y su boca, que tenía pequeños dientes afilados.

Después de compartir el pescado, los niños en la cueva se fueron a dormir. Shao Xuan encendió una pequeña antorcha antes de apagar la hoguera, luego la sostuvo para mirar el fondo de la cueva. Originalmente, tenía la intención de almacenar algo de comida y pieles de animales, antes de que llegara el invierno, pero ahora, desde que se apoderó de la cueva y encontró un modo para pescar, planeaba llevar a algunos niños al río nuevamente y buscar más peces mañana. La tribu por sí sola no podía proporcionar suficiente comida, pero si hay suficiente comida almacenada, podían pasar el invierno sin problemas.

Todos en la tribu se preparaban para el invierno, se veía a la gente haciendo carne seca todos los días, ya que de ese modo la carne podía durar más. Si Shao Xuan pudiera conseguir más peces, no solo se mejoraría la situación en la cueva de los huérfanos, sino también se podría usar el pescado para canjear carne y pieles de animales con las demás personas en la tribu y así mantenerse calientes. Shao Xuan no quería sufrir por el frío.

Dependiendo de la pequeña luz de su antorcha, Shao Xuan caminó y miró alrededor de la cueva, superficialmente. Recordó que la última vez que vagó dentro de la cueva, fue poco después de que se despertó en este mundo. En un capricho, dio un paseo por la cueva, pero después de eso, nunca más entró en las profundidades.

Como dice el dicho, un nuevo funcionario aplica medidas más estrictas. Ya que ahora era su cueva, Shao Xuan tenía la intención de establecer sus propias reglas. Deben tomarse medidas y la cueva necesita ser reorganizada.

Antes, la tribu era pequeña y no había mucha gente. Todos vivían en la cueva y, por lo tanto, asignaban los espacios. Había secciones para alimentos, leña, carne y pieles de animales, herramientas, armas, inodoros, etc. Pero a medida que la población crecía, más y más personas comenzaron a mudarse y construir sus propias casas, por lo que la cueva se utilizó para criar a los huérfanos y comenzó a ensuciarse. Muchos lugares se vaciaron y docenas de niños vivían cerca de la entrada, ahora, había muchos espacios sin usar.

Había algunas aberturas de ventilación en el fondo pero, debido a que ha estado vacante durante demasiado tiempo, las rejillas de ventilación se bloquearon, lo que provocaba que estuviera oscuro incluso a la luz del día.

Después de su recorrido, Shao Xuan regresó a la entrada de la cueva y apagó su antorcha, después de hacer su cama de paja con el bulto de heno que había aireado al sol se recostó para dormir. Sin embargo, esa noche, por alguna razón desconocida, le resultaba difícil conciliar el sueño. Su mente estaba obsesionada por las cosas en la cueva, los peces en el río y la ilusión que tuvo durante la pesca.

Mientras pensaba en ello, Shao Xuan sintió que alguien o algo lo estaba mirando. No sabía quién o qué era eso.

Ya que no había fuego encendido, la cueva estaba oscura. La luz de la luna se extendìa por las rejillas de ventilación y traía consigo una débil luz azul, que solo se aprecia durante la noche.

Todos los niños estaban dormidos y se escuchaban sonidos de ronquidos aquí y allá. La entrada había sido bloqueada por una pesada cortina de paja para evitar el frío, no había sonidos ni escenas anormales.

Al lado de Shao Xuan, César dormía sano y salvo una señal de que no debería haber peligro ya que César no presentía nada fuera de lugar.

¿Algunos niños lo estaban mirando?

Shao Xuan se ajustó la ropa de piel de animal, mientras negaba con la cabeza. Debía dormir, ya que mañana planeaba llevar a algunos niños a pescar.

Pero, poco después de que cerró los ojos, Shao Xuan sintió una sombra oscura volando a su lado. Fue tan rápido que no tuvo el tiempo de distinguir lo que era. Después del destello de la sombra, aparecieron algunos pares de ojos con débiles destellos azules.

¿Qué fue eso? Shao Xuan se sobresaltó y abrió bien los ojos.

Los alrededores permanecían igual que antes. Estaba oscuro por dentro y solo la luz de la luna proporcionaba un poco de luz nebulosa.

Shao Xuan había perdido completamente su somnolencia. Se dio la vuelta y vio que la salida de aire había sido excavada en la parte superior de la pared.

Normalmente, no habría peligro con la salida de aire, por lo que durante la noche permanecería abierta.

Después de pensarlo un poco, Shao Xuan se levantó. A través de la salida de aire, podía ver el exterior, ya que el lugar donde dormía estaba en un terreno elevado.

Con la luz de la luna desde el exterior, era más brillante, vagamente, uno podía ver el paisaje cercano.

Desde tiempos antiguos, siempre ha habido un pilar de cinco metros de altura fuera de la cueva. Al principio, servía como un reloj de sol, las personas que vivían en la cueva podían estimar el tiempo basándose en la sombra del pilar bajo la luz del sol. Ahora, sin adultos en la cueva, los niños comenzaron a tallar y dibujar en él. Con el paso del tiempo, perdió su función. Ahora estaba allí, lleno de golpes y huecos de distintos tamaños.

 Y, en este momento, había un pájaro parado en la parte superior del mismo.

Shao Xuan sabía lo que era. Primero, creía que se trataba de una especie de murciélago. Pero después, se dio cuenta de que era un ave parecida a la golondrina. Rápido al volar y que solo sale por la noche. Además, es una criatura que come carne.

La gente de la tribu lo llama Golondrina Nocturna, que es muy similar al apodo de un murciélago que Shao Xuan conoció en su vida pasada. Pero eran mucho más feroces y sociables que los murciélagos, por lo que suelen vivir y moverse en parvadas.

Esa fue la razón por la que pocas personas en la tribu salen de noche sin una antorcha, ya que de lo contrario pueden ser atacados por las Golondrinas Nocturnas.

Normalmente, el canto de un Golondrina Nocturna no puede escucharse, pero en la tribu se dice que los guerreros con un alto poder pueden oír su llanto. Se dice que es una cacofonía[1], pero solo es una historia que cuentan las personas y, la mayoría de ellas no la han escuchado directamente.

Justo cuando Shao Xuan miró hacia el pilar, la Golondrina Nocturna que descansaba en la parte superior también lo miró de manera incisiva.

Bajo la luz de la luna, sus ojos reflejaban unos débiles destellos azules, justo como lo que Shao Xuan había visto en su mente cuando tenía los ojos cerrados.

Las Golondrinas Nocturnas nunca entrarían por los conductos de ventilación porque preferían atacar objetivos individuales, en grupos. Durante más de medio año, Shao Xuan no había visto una sola Golondrina Nocturna volar dentro de la cueva. Pero, estaba seguro de que cualquiera que saliera solo y sin una antorcha sería atacado.

Respirando un poco, Shao Xuan decidió no mirar afuera y volver a dormir.

Pero sabía que debido a la sombra brillante con débiles ojos azules en su mente, no podría quedarse dormido pronto.

Parecía que él podía “ver” el peligro futuro, es como su habilidad, como con el pescado en el día y el pájaro parado afuera, eran solo un ejemplo.

A la mañana siguiente, el clima era agradable, resplandeciente y brillante. Como de costumbre, Shao Xuan recogió su heno y se preparó para sacarlo más tarde.

Aplaudiendo, Shao Xuan dijo a los cuerpos tendidos en el suelo:

— ¡Arriba, despierten! ¿Cuántos de ustedes están despiertos? ¡Levántense ahora y vengan a pescar conmigo!

Nadie reaccionó.

—El pescado es comestible, como el de ayer —continuó Shao Xuan.

Hubo un pequeño movimiento, pero aun así, la mayoría de ellos no reaccionó.

Algunos niños seguían durmiendo profundamente, como si nada pudiera despertarlos. Mientras algunos dudaban acerca de las palabras de Shao Xuan, a pesar de que ya se habían despertado. Después de todo, habían desarrollado el hábito de dormir todo el día, aparte del tiempo para comer y esto no cambiaría, solo por las simples palabras de Shao Xuan. Todos estaban acostumbrados a dormir hasta la tarde y luego se despertaban para comer. También había algunas personas que, inconscientemente, abrían los ojos, y volvían a quedarse dormidos después de bostezar.

Al final, de los más de veinte niños, cuatro salieron de la cueva con Shao Xuan, con los dos niños mayores entre ellos. Los otros dos niños se llamaban Tu y Ba. Tu era débil y tímido, lo que no coincidía con su nombre, que significaba matanza. Ba tenía un carácter, relativamente, suave cuando no estaba relacionado con la comida, pero siempre tartamudeaba al hablar. Ambos tenían once años, pero un físico diferente. Ba es más alto que Tu y se parecía a los niños de trece años. En comparación, Tu era flaco y débil, al igual que Shao Xuan.

Shao Xuan le pidió a César que sacara algunos gusanos de piedra. Sacó la cuerda de paja y la media esfera negra de ayer, y llevó a los cuatro niños a la orilla del río.

Los Guerreros Guardianes seguían siendo las mismas dos personas, porque habían pasado la noche allí. Solo después de tres días, serían reemplazados por otros Guerreros Guardianes. Al ver que Shao Xuan se acercaba, incluso lo saludaron con una sonrisa y conversaron con él.

A los ojos de los otros cuatro niños, eso era algo bastante extraño, ya que nunca se habían encontrado con una situación similar. Después del evento de ayer, los dos niños mayores no querían competir y pelear con Shao Xuan, y al ver sus circunstancias actuales, su voluntad de luchar con él se desvaneció aún más. Desde su punto de vista, llevarse bien con los guerreros de la tribu podría ser beneficioso. Podían salir y echarte una mano cuando estés en problemas. Antes, Ku era admirado porque conocía a alguien que vivía en la ladera.

Shao Xuan preparó sus cosas y le explicó a los cuatro qué hacer a continuación.

—…En realidad es muy simple. Más adelante, simplemente, sigan mis órdenes, hagan lo que les digo, y luego compartiremos y comeremos los peces que capturemos.

Como era de esperar, los cuatro pares de ojos se iluminaron con la palabra “comer”, y su temor de ver el agua desapareció con el viento.

Con la longitud limitada de la cuerda de paja, Shao Xuan no planea colocar el cebo muy lejos. Además, esta vez no le pidió ayuda a César. Los cuatro niños reemplazaran a César y estarán de pie al final de la cuerda, mientras que César, en silencio, se puso en cuclillas a su lado.

Mientras agarran la cuerda, los cuatro niños están demasiado nerviosos. Excepto por la ansiedad que tenían ante las criaturas acuáticas la primera vez, estaban entusiasmados con pescar.

—Está bien, ahora debemos permanecer quietos. Más tarde, esperen mi señal. —Les dijo Shao Xuan, mientras tiraba el cebo y miraba la superficie del agua.

Pronto, hubo algunos movimientos en el agua. Como era la tercera vez que pescaba, Shao Xuan ya tenía algo de experiencia e inmediatamente gritó sin dudar:

— ¡Ahora, jalen!.

Al oír las palabras de Shao Xuan, los cuatro niños agarraron la cuerda y ​​tiraron hacia atrás con toda su fuerza. Los cuatro combinados eran más fuertes que César y tiraron del pescado sin problemas. El pez que sacaron tenía el mismo tamaño que el primero de ayer.

Era la primera vez que veían un pez vivo y, además ¡uno peligroso! Entonces, cuando Shao Xuan les dijo que pararan, recogieron sus palos de madera y los golpearon con fuerza contra el pez. Especialmente Tu, a pesar de estar asustado se acercó y golpeó al pez en su cabeza. Mientras lo golpeaba, también gritaba como el infierno, lo que hizo que Shao Xuan se enojara, haciendo que quisiera darle una paliza a Tu.

—Está bien, está bien… ¡Ya es suficiente!

Shao Xuan detuvo sus ataques y alejó a los niños, con palos aún en sus manos.

Al principio, Shao Xuan mencionó que los peces podían ser feroces, por lo que necesitaban llevar armas largas. Ya que era su primer viaje de caza afuera, los niños estaban preparados pero, con todo tipo de emociones mezcladas, atacaron de forma loca y con todas sus fuerzas. Los cuatro se agruparon, así que cuando Shao Xuan les impidió golpear al pez, éste ya se había convertido en mermelada…

¿Cómo sería posible que alguien se comiera ese montón de mermelada…?

Como el primero quedó arruinado, Shao Xuan los guió a cazar otro. La segunda vez, finalmente, se calmaron y el pez se veía relativamente mejor. Shao Xuan lo abrió y sacó sus tripas y agallas. Tomó prestados los polvos inflamables de los dos guerreros y asó el pescado a la parrilla.

El pez que Shao Xuan recuperó anoche era grande en tamaño, pero con demasiados huesos, al ser demasiados niños, la carne de pescado distribuida a todos era muy pequeña. Pero eso no pasaría hoy.

Al dividir un pez de medio metro entre cinco personas, cada uno podría obtener una gran porción e incluso los huesos.

Los cuatro niños estaban muy emocionados pero, al contar con un vocabulario escaso, no sabían cómo expresar sus sentimientos. Así que todo lo que hicieron fue sonreír, así que todos se estaban riendo como idiotas.

— ¡Qué delicioso! —Dijo Tu.

—Sí, es bueno para el cerebro —respondió Shao Xuan.

— ¿Qué es el cerebro? ¿Bien para el cerebro? —Preguntó un niño.

Shao Xuan lo pensó y decidió mantener la explicación simple:

—Significa que puedes crecer mejor.

—Crecer… ¿crecer…mejor? Significa que… ¿Hace…? Eso significa q-que podemos… ¿ser más fuertes? Como…como un…Guardián… ¿cómo un Guerrero Guardián?

Escuchando las palabras de Ba, los otros tres niños miraron a Shao Xuan con ojos brillantes.

A pesar de que los niños en la cueva tenían mal genio, no solían ocultar sus sentimientos. Así que, a través de sus expresiones faciales, uno podía entender, fácilmente, sus pensamientos.

En este momento, las expresiones faciales de los cuatro niños sugirieron claramente que: ¡Díganos ahora, por favor, díganos! ¡Creeremos en lo que digas, siempre y cuando sea bueno!

Así que Shao Xuan se tragó las palabras que estaba a punto de decir y dudó un poco, antes de asentir, en contra de sus principios.

El agua lavaba lentamente la orilla del río, en la superficie parecía tranquila y en calma. Sin embargo, Shao Xuan acababa de “ver” la imagen de un pez con la boca llena de dientes afilados. Era mucho más grande que la visión de ayer pero más pálido. Quizás ese pez estaba más lejos de donde él estaba parado.

En este interminable río de agua dulce, coexistían numerosos peligros, así como oportunidades.

Aquí encontrarán comida para sobrevivir al invierno, pensó Shao Xuan.


[1] Cacofonía: Efecto acústico desagradable que resulta de la combinación de sonidos poco armónicos o de la repetición exagerada de un mismo sonido en una frase.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *