La consorte favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 104.1: No quieres responder, entonces te besaré (2)

Traducido por Selena

Editado por Meli

La respuesta de Feng Cang le sorprendió, pero si lo analizaba era algo razonable.

La isla de Penglai. ¿Por qué ayudaron a Dong Lu esta vez?

Feng Cang la besó en la frente para sacarla de sus pensamientos.

—¡De acuerdo! Qing Qing, no pienses más en eso. ¡Ya he dejado que alguien vaya a investigar! Trabajaste muy duro hoy; necesitas descansar bien y relajarte. Hay una fuente termal aquí. ¿Quieres ir a tomar un baño en las aguas termales?

—¿Baños termales? —Se sentó y sus ojos brillaban con una luz tan deslumbrante como el sol—. Príncipe, ¿en verdad hay una fuente termal? ¿Dónde? ¡¿Por qué no me lo dijiste antes?! ¡Las termas son las que más me gustan!

Feng Cang estaba feliz desde el fondo de su corazón por verla alegre como un pequeño ciervo.

—¡Te llevaré esta noche! ¡La condición es que comas bien!

La fuente termal de la que hablaba Feng Cang estaba situada en la villa Fengyu en las afueras de la ciudad de Yongzhou. Esto era parte del territorio de Feng Cang y también su casa de vacaciones.  Cuando llegaron a la villa Fengyu, Murong Qi Qi quedó hipnotizada por el hermoso paisaje que tenía delante.

Desde la distancia, parecía una nube roja. Después de acercarse, descubrió que era un jardín lleno de flores de ciruelos rojos.

—A mi madre le encantaban los ciruelos rojos. Así que mi padre plantó muchos. Cada invierno, venían y se bañaban en las aguas termales. Volvían a la capital el 30 de diciembre, bajo los repetidos ruegos de la abuela y el tío.

Feng Cang caminaba de la mano de Murong Qi Qi en el jardín de ciruelas rojas.

Murong Qi Qi imaginó lo enamorados que estaban el gran general Feng Xie y la princesa Ming Yue; eran conocidos como el más guapo y la más bella del mundo. Eran la pareja ideal y atraían la envidia de los demás.

Habían sido amigos y novios desde la infancia. Su relación era más estrecha que la de los verdaderos hermanos. Ella tenía un poco más de dieciséis años cuando se casó con Feng Xie. Un año después, dio a luz a Feng Cang.

No sabía si era por la escena que le recordaba el pasado o porque a su lado estaba la mujer que amaba, pero el recuerdo de sus padres había sido evocado. Murong Qi Qi lo escuchó en silencio.

—Después de sus muertes, no quería volver. Tenía miedo de que después de ver este jardín lleno de ciruelos rojos, pensara en el pasado feliz. Cerré la villa hasta ahora.

Él había sellado la villa por dieciséis años. Era la primera vez que recibía a su propietario después de tanto tiempo.

—¡Príncipe, me quedaré contigo! —Enterró su cabeza en el pecho de Feng Cangy lo rodeó por la cintura—. ¡Me quedaré en el lugar del gran general y la princesa toda esta vida!

Su promesa humedeció los ojos de Feng Cang. Le tocó la punta de la nariz con su gran mano.

—Pronto los llamarás padre y madre. Qing Qing, ven conmigo. Te llevaré a un lugar.

Fueron a una tumba solitaria en la parte trasera de la villa Fengyu.

—Los huesos de mi padre aún están aquí, pero el cuerpo de mi madre fue quemado y reducido en cenizas. Aunque el tío quería enterrar a mis padres juntos en la tumba imperial, yo insistí en enterrarlos aquí porque era el lugar que más les gustaba. Dentro están los huesos de mi padre y el vestido de mi madre, también los restos de mi hermana pequeña no nacida. Cuando mi madre murió estaba embarazada de siete meses.

Murong Qi Qi se sorprendió y se alegró de visitar la tumba.

¿Podría considerarse que la llevó a conocer a sus padres?

La tumba había sido limpiada. Había una variedad de frutas, barbacoa y patas de cerdo. Frente al cementerio había tres palitos de incienso amarillo. El humo seguía al viento envolviendolos en una ligera fragancia.

—Padre, madre, esta es mi amada y también su futura nuera. —La abrazó mientras la presentaba—. Su nombre es Murong Qi Qi, la encontré después de buscar durante mucho tiempo. Me enamoré a primera vista. Amo todo de ella más de lo que me amo a mí mismo. Hoy, la traje para que los viera. ¡Creo que también les gustará! Pasaremos aquí el año nuevo. Cuando volvamos a la capital, celebraremos la boda. En toda mi vida, solo la tendré a ella como esposa. ¡La amaré, protegeré y mimaré como mi padre a mi madre! ¡Llevaremos una vida feliz, tendremos hijos, envejeceremos juntos y nunca nos dejaremos o nos traicionaremos!

Las lágrimas de Murong Qi Qi se deslizaron por su rostro. La trajo aquí para «ver a sus padres». La mente de este hombre es tan sensible; ¡¿cómo podría no amarlo?!

—Príncipe… —se apoyó en él y observó las palabras de la lápida.

General, princesa, amaré al príncipe en su lugar. Descansen en paz. Hizo una promesa en silencio. 

⧫⧫⧫

Las termas de la villa Fengyu emitían aire caliente. La temperatura era moderada. En esta noche de invierno, daba un calor infinito. Era una fuente abierta, que se dividió en dos partes: Murong Qi Qi, Su Mei y Su Yue estaban a un lado. Feng Cang, Wanyan Kang y Jin Mo estaban al otro lado.

Wanyan Kang puso su oído contra la pared y escuchó los sonidos del otro lado. Sin embargo, Jin Mo lo jaló hacia atrás tirándolo de su otra oreja.

—¡¿Oye, oye, Jin Mo, qué estás haciendo?!

—Quinta Alteza, ¿puede actuar como un caballero?

Jin Mo se burló del comportamiento de Wanyan Kang. Sin importar el motivo, escuchar a escondidas  era despreciable.

—No creo ser el único con estos pensamientos, ¿verdad, primo hermano? ¿No quieres ir al otro lado a ver a la prima política? —Wanyan Kang se burló.

Feng Cang no respondió. Su pelo negro se soltó en el agua como algas negras, haciendo remolinos. Ese rostro excepcional y diabólicamente hermoso era aún más fascinante en el vapor.

—¡Muy bien! Tomaré tu silencio como un sí. Jin Mo, no seas tan estricto. Aún no has conocido a una mujer que ames. Si conocieras a una, estarías más tentado que yo.

Jin Mo resopló con desprecio; cerró los ojos y lo ignoró.

¡No quería una mujer! ¡Lo que persigue son las más altas habilidades médicas! ¡¿Cómo podría estar en el mismo nivel que estos plebeyos?!

⧫⧫⧫

Su Mei y Su Yue se fueron después de sumergirse un rato, Murong Qi Qi se quedó apoyada en la en la orilla. La niebla y el agua de las fuentes termales cubrieron su cuello y ocultaron todas las demás partes.

¡Qué agradable!

Se quitó el espejo de agua de la luna. Cerró los ojos y disfrutó de la temperatura del agua caliente. Parecía que hacía mucho tiempo que no se sentía así de confortable.

El hecho de que Bei Zhou obtuviera el primer lugar en el torneo de los cuatro países la relajó. Esperó que cuando regresara a la capital, la emperatriz viuda no siguiera causándole problemas porque ya había cumplido con su petición.

Mientras se relajaba escuchó unos pasos. Abrió los ojos, en silencio sacó la túnica de la percha y se la puso. Entonces, una persona de negro apareció delante a ella.

Era un hombre con una máscara de muñeca rosa y blanca. La boca roja sonreía con dulzura, en ambas mejillas de la muñeca había un toque de rubor. En lugar de ojos había dos agujeros negros. Un par de ojos astutos la observaban del interior.

—¿Quién eres tú? ¿Por qué estás vestido así y confundes a las personas? —Miró al enmascarado. Dos hilos de plata aparecieron en su mano.

La persona de negro parecía sorprendida, se quedó de pie, sin poder moverse.

—Ming Yue… —dijo con suavidad. Su voz estaba ronca y temblaba como si estuviera reprimiendo sus emociones.

—¿Qué dijiste?

Murong Qi Qi pensó que había escuchado «Ming Yue», pero no estaba segura. La persona recuperó la compostura; la miró con profundidad  y se giró para saltar a los arbustos.

—Señorita, ¿qué ocurre? —Su Yue, que ya se había vestido, se acercó.

La persona de negro ya se había ido.

—¡Hay un extraño aquí! —Señaló en la dirección en que había desaparecido.

Su Yue se dirigió hacia allí. Su Mei también escuchó el ruido.

Los hombres escucharon la conmoción causada por el intruso. Feng Cang se vistió y corrió al lado de Murong Qi Qi.

—Qing Qing, ¿estás bien?

La voz de Feng Cang la despertó a Murong Qi Qi; tomó el espejo de la luna de agua y se lo puso en la cara.

—¡Príncipe, estoy bien y segura!

—Esa persona de negro está muy familiarizada con la villa. Lo seguí  hasta el jardín de ciruelos y luego le perdí de vista. —Su Yue estaba molesta porque había descuidado su deber y  la persona escapó ante sus ojos.

La expresión de Feng Cang se endureció. Llamó al ama de llaves y le encomendó que registraran toda la villa. Buscaron durante toda la noche, pero no encontraron ni una sola señal de la persona de negro. Este asunto causó incertidumbre.


Selena
¿Quién será el extraño enmascarado?¿Por qué dijo el nombre de la madre de Feng Cang? ¡Meli tenemos otro misterio por resolver!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *