La consorte favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 91: Sacudiendo al corazón, agitando al alma (1)

Traducido por Selena

Editado por Shiro


Sin esperar a que la palma de Murong Qing Lian cayera sobre la cara de Su Mei, una mano grande sujetó con fuerza la muñeca de la mujer. Entonces, la joven levantó la vista, encontrándose con su salvador. Resultó ser Wanyan Kang.

—La gente de Xi Qi es muy audaz; atreverse a disciplinar a uno de mis subordinados en el territorio de Bei Zhou. Muy bien, ¡ah! —dijo después de chasquear la lengua en desaprobación.

En la boca de Wanyan Kang había una sonrisa traviesa, pero su mirada recorrió bruscamente la cara de Murong Qing Lian.

—¡No sé quién te dio el derecho de golpear a esta persona!

En este momento el comportamiento de Wanyan Kang estaba fuera de las expectativas de Su Mei, mas no de las de Murong Qi Qi. Al verlo comportarse como un «un caballero para salvar a una belleza», la princesa permaneció en silencio y continuó vendando a Bai Yi Yue.

—¿No es la criada de mi tercera hermana mayor? ¡Mientras ella venga de mi hogar, puedo golpearla!

Murong Qing Lian apretó los dientes. Su mano derecha quería liberarse de los «grilletes» de Wanyan Kang. Sin embargo, inesperadamente, la fuerza de la otra parte era excelente. ¡Casi le rompió los huesos!

Al verla así, Wanyan Kang se burló. Apartó su mano bruscamente, cosa que la hizo perder el equilibrio y caer al suelo.

—Prima, ¿por qué la familia Murong tiene una mujer descerebrada? ¿Son hijas de la misma madre?

—Ella nació de una concubina. Originalmente, la concubina Liu era una criada de mi madre, estaba a cargo del trabajo pesado… —Murong Qi Qi respondió a Wanyan Kang de manera muy cooperativa.

—¡Así son las cosas! —exclamó con expresión conocedora—. ¿Nacida de una concubina? ¡No es de extrañar que no tenga modales! En cambio, cada gesto de mi prima es la viva imagen de cómo debería ser una dama. Había pensado que cada señorita de la casa Murong era así. Ah, al final es hija de una concubina. De por sí es fea, pero no esperaba que también tuviera el cerebro lleno de mierda. El verdadero maestro aún no ha hablado pero una pequeña niña tonta, hija de un sirviente, fingió ser la dama. ¡Qué clase de enseñanza es esa!

Sólo ahora fue que Murong Qi Qi se hizo una idea del nivel de «crueldad» de Wanyan Kang. Aunque ella tenía una lengua venenosa, necesitaba tomar muchas cosas en consideración; entre esas, mantener su imagen. Por estas razones no podía hablar de forma desenfrenada como él. 

¡Wanyan Kang es realmente divertido! ¡Cómo es que hay un príncipe tan extraño en la familia imperial de Bei Zhou!

—¡Tú, tú…! —Murong Qing Lian estaba tan enojada que rechinó sus dientes.

Debido a su habilidad sobresaliente, había obtenido los favores de Murong Tai en la casa Murong. Los sirvientes también la habían reconocido al ver que era la receptora del amor del primer ministro. Nunca la trataron de manera diferente porque fuera de la línea ilegítima. En cambio, fue Murong Qi Qi, la señorita legítima, quien fue intimidada en la residencia. Esto hizo que con el tiempo Murong Qing Lian gradualmente olvidara su origen.

Ahora, con Wanyan Kang diciendo cosas como «nacida de una concubina», «ilegítima», «una pequeña niña tonta, hija de un sirviente», la hizo sentir avergonzada como nunca antes. Su rostro también cambió de rojo a pálido, y de pálido a negro, intercaladamente. Frente a este príncipe de otro país, su orgullo fue pisoteado. Especialmente, que dijera «fea» la hizo enojar tanto que lágrimas rodaron por sus ojos.

Dos bellezas número uno de la capital provenían de la familia Murong. Sin embargo, aquí la estaban apodado «fea».

¿Cómo es que para él soy «fea»?

Al escuchar a Wanyan Kang decir que Murong Qing Lian era una cosa «fea», Murong Qi Qi no pudo evitar pensar en la primera vez que lo conoció. En ese momento, él también la había llamado «cosa fea», alejándola.

El príncipe confía en su identidad como miembro de la familia imperial para hacer lo que le place, ¡ah! Sin embargo, ¡tal personalidad no es tan mala!

Al ver a Murong Qi Qi sonreír, Murong Qing Lian realmente se enojó. Wanyan Kang era el quinto príncipe de Bei Zhou, no podía ofenderlo. Sin embargo, su hermana, a quien ella había acosado durante tantos años; ahora, esta basura se burlaba de ella, y no había forma de que lo aceptara.

—Tercera hermana mayor, un extraño está intimidando a tu hermana pequeña, ¿no crees que deberías ayudarme? Después de todo, nací del mismo padre. Está hablando así de las hijas de la familia Murong, ¿podría estar hablando también de tí, hermana mayor? —dijo y la apuntó con el arma.

Murong Qi Qi, en cambio, sólo sonrió; depositando el Nuevo Loto en la mano de Bai Yi Yue.

—Yi Yue, toma esta medicina. Es inevitable que en el torneo haya golpes y rasguños. ¡No es bueno que una joven tenga cicatrices! ¡Si la utilizas toda, deja que tu gente venga a pedirme más!

Bai Yi Yue estaba muy conmovida por el tratamiento de Murong Qi Qi.

Ahora, su relación era obviamente la de oponentes, pero ella no se preocupó por eso, dándole además una medicina tan valiosa. Inmediatamente, Bai Yi Yue le hizo una reverencia.

—¡Gracias, princesa! Como dijo, los cuchillos no tienen ojos. ¡La princesa también debe tener cuidado! Cuando la consorte y el príncipe de Nan Lin se casen, nosotros, la familia Bai, ¡ciertamente enviaremos un gran regalo para pagar su bondad de hoy!

—¡Yi Yue, si lo dices así, es como si no me tomaras como una amiga! ¡Los buenos amigos no necesitan ser así! Cuando estaba siendo intimidada, no me consideraste una basura. No me miraste con ojos diferentes. Esto ya es bastante raro. ¡Entre tú y yo no hay necesidad de tanta cortesía!

Al ver que Murong Qi Qi simplemente la ignoró y que además trató a Bai Yi Yue tan bien, quien ni siquiera era su verdadera hermana, Murong Qing Lian se enfureció aún más.

—¡Murong Qi Qi, ¿cómo puedes favorecer a una extraña?! ¡Soy tu verdadera hermana!

—¡Insolente! —Murong Qi Qi se volvió y chasqueó la lengua.

—Tomé en consideración que eres mi hermana ilegítima. Es por eso que me hice la vista gorda cuando me faltaste el respeto. Hoy me has calumniado. ¡Si no fuera porque tu apellido sigue siendo Murong, no habría sido tan amable contigo! Murong Qing Lian, escucha bien: Soy tu hermana mayor legítima. ¡Hay una jerarquía y hay una diferencia entre legítimo e ilegítimo! Sólo eres una hija ilegítima, tu madre es una concubina. Hablarme así ya es irrespetuoso.

»Desde un punto de vista legal, mi identidad es la de la princesa Zhao Yang, título personalmente otorgado por el emperador. Justo ahora, no usaste los términos honoríficos, además me señalaste y regañaste. ¡Tu comportamiento ha sido sumamente irrespetuoso!

»Tuve en cuenta que eres joven y decidí no prestarle atención, pero si continúas aprovechándote de eso mientras que yo te trato con respeto, entonces, ¡prefiero no tener una hermana como tú! ¡Ya no eres mi hermana! En cuanto a esas palabras que Su Alteza dijo hace un momento, sentí que te vinieron bien como lección. Espero las hayas escuchado bien y las recuerdes. No avergüences a la familia Murong en este país. Este lugar es Bei Zhou. No hay nadie que te proteja. —La voz de Murong Qi Qi iba cargada de instinto asesino, sus ojos llenos de frialdad mientras observaba a su hermana.

Al verla de ese modo, Murong Qing Lian se estremeció de repente.

¿Cuándo comenzó a tener esa aura? ¿Desde cuándo esta basura se atrevió a usar ese tono para hablar?

Al mirar los ojos de Wanyan Kang y Su Mei una vez más, Murong Qing Lian entendió de inmediato. No era de extrañar que este par de amo y sirviente se atreviera a ser tan audaz. El maestro sedujo al príncipe de Nan Lin; la criada tentó el corazón del príncipe. Detrás de ellas, personas las respaldaban. Por eso tenían tanta confianza.

—Murong Qi Qi, eres capaz. Sin embargo, ¿no estás simplemente confiando en el amor de Feng Cang? No eres más que una persona humilde que seduce a los hombres. Incluso la criada a tu lado es muy coqueta, enganchando a un príncipe…

Sin esperar a que Murong Qing Lian terminara, una bofetada aterrizó con fuerza en su rostro. El golpe fue tan fuerte que hizo que su cabeza zumbara y sus ojos vieran estrellas.

Cuando abrió la boca, escupió un diente contaminado con sangre roja, y al levantar la cabeza se encontró con la mirada feroz de Longze Jing Tian, quien la había abofeteado y aún mantenía los puños apretados. Esa mirada parecía querer matarla, haciendo que Murong Qing Lian se congelara en el acto.

—¡Lo siento! Nuestra compañera ha sido irrespetuosa. ¡Pido al quinto príncipe y a la princesa Zhao Yang que no se ofendan! —se inclinó ante Wanyan Kang y Murong Qi Qi. El haber intervenido en el asunto de Murong Qing Lian fue, en primer lugar, porque no podía soportar ver a esta mujer calumniando a Murong Qi Qi así; y en segundo lugar, también la estaba salvando.

Justo ahora, lo vio con total claridad. Si Murong Qing Lian hubiera dicho una palabra más, la espada en la mano de Wanyan Kang definitivamente le habría cortado la cabeza. Aunque la mujer se fue por la borda, este era el período crítico del torneo. Si la mataran en este momento, la fuerza de Xi Qi disminuiría.

Esta pagoda que alejó a los espíritus malignos era muy extraña. Todavía no sabían lo que había arriba. Una persona significaba un ayudante más, y también otra oportunidad. Por lo que, sin importar cómo se comportara Murong Qing Lian, Longze Jing Tian la protegería.

Después de todo, el torneo de esta vez de los cuatro países era muy importante para él. Aunque era el príncipe que más apoyo tenía a la hora de suceder el trono, mientras Longze Yu no lo designara como príncipe heredero, su corazón no estaría tranquilo. Por lo tanto, debía mejorar su reputación aún más, haciendo que su padre no pueda evitar «cumplir con la opinión pública», y pasarle el trono. Sólo cuando estuviera en el lugar más alto, con el imperio en sus manos, podría obtener lo que quería. Por ejemplo… ¡la mujer que dominaba su corazón!

¿Cómo podría Murong Qi Qi no conocer los pensamientos de Longze Jing Tian? Éste avanzaba retirándose.[1] Parecía que castigaba a Murong Qing Lian pero, de hecho, le había salvado la vida y conservado la fuerza de Xi Qi.

Debo decir que el príncipe Jing no es una persona fácil de tratar.

—Cuenta como si tuvieras suerte. ¡Vamonos!

Murong Qi Qi era demasiado perezosa para continuar molestándose con estas cosas. Por lo que subió las escaleras de piedra hacia el segundo piso.

⧫ ⧫ ⧫

—¿Sabes por qué te abofeteé?

Después de que los demás se fueron, Longze Jing Tian se volvió y miró severamente a Murong Qing Lian.

—Le pido a Su Alteza me explique.

Murong Qing Lian, quien anteriormente había estado llena de orgullo, ahora inclinaba la cabeza con humildad.

—Necesito obtener el primer lugar. De lo contrario, habría dejado que te mataran y no te habría salvado. Pienso muy bien de ti, así que no me decepciones. Para entonces, no termines con la cabeza separada del cuerpo…

Murong Qing Lian escuchó muy bien la amenaza en la voz de Longze Jing Tian. También sabía que justo ahora, Wanyan Kang tenía la intención de matarla. Si hubiera seguido hablando, sin duda estaría ya muerta. Además, nadie habría responsabilizado al quinto príncipe de esto, por lo que sólo podía llenarse de resentimiento y anhelar venganza.

Era sólo que ahora Longze Jing Tian le estaba dando una lección en público. Sin embargo, obtener el primer lugar no revertirá lo que sucedió el día de hoy. 

¡Murong Qi Qi tiene la culpa de todo esto! ¡Todo esto fue gracias esa perra!

—¡Gracias, príncipe! ¡Como hija de su subordinado que soy, haré todo lo que esté a mi alcance!

Al ver la figura de Murong Qi Qi desaparecer escaleras arriba, Murong Qing Lian apretó los dientes. Recogió el diente caído y lo escondió cerca de su cuerpo.

Murong Qi Qi, ¡tú y yo no podemos existir juntas!

⧫ ⧫ ⧫

El segundo piso estaba muy tranquilo. No había gente ni se escuchaba ningún sonido. Las escaleras al tercer piso estaban ubicadas al otro lado. En la parte superior, en el medio, había una perla brillante. Era muy brillante, iluminando el espacio en su totalidad.

—¿Hay alguien ahí? —Helan Lian Yi miró sus alrededores con cuidado. Extrañamente, no parecía haber ni siquiera un lugar para que la gente se escondiera.

¿Podría el segundo nivel ser tan simple?

—Joven maestro Helan, qué cosas extrañas dice. ¡¿Podría ser que no somos nadie?! —Wanyan Kang se echó a reír, y el otro se vio tremendamente avergonzado a causa de sus palabras.

—No quise decir eso. Lo que quise decir es que nadie se esconde en este lugar. No sé si hay trampas o armas ocultas.

Después de experimentar el ataque de la gente de Dong Lu en el primer piso, Bei Zhou y Xi Qi todavía tenían cuatro personas. Mientras que tres competidores de Nan Feng habían muerto, por lo que ahora contaban con cuatro personas al igual que los otros dos equipos. Sumando a los seis de Dong Lu que suplicaron piedad antes, el segundo piso de esta pagoda tenía un total de dieciocho misioneros.

—Si hay trampas o armas ocultas, ¿sabremos si no lo intentamos? —Longze Jing Tian empujó a una desafortunada persona de Dong Lu que estaba parada en el frente.

—Aah…

El sujeto ni siquiera tuvo la oportunidad de gritar por completo ya que todo su cuerpo había sido dividido en decenas de pedazos que cayeron al suelo.

—¡Ah! —Bai Yi Yue cerró los ojos y no pudo soportar ver tal escena. Los otros estaban atónitos.

En el aire, uno tras otro, hilos dorados comenzaron a aparecer frente a todos, ahora manchados de sangre. Wanyan Kang quería extender la mano y tocarlos pero Murong Qi Qi lo detuvo.

—Ten cuidado. Estos son hilos de seda dorada. ¡No los toques!

—¡Hilos de seda dorada! —exclamaron todos al escucharla, quedando nuevamente atónitos.

El hilo de seda dorado, como su nombre lo indicaba, era seda escupida por el gusano de seda dorado. Era tan filosa como una cuchilla. El fuego no podía quemarla y la espada no podía cortarla. Era muy resistente y también extremadamente afilada. Esa persona de ahora quedó hecha trozos debido a ellos.

—¡Demasiado descarados! —Long Duo comenzó a regañar con su peculiar voz.

—Dong Lu es realmente despreciable. ¡Esta vez usaron medios tan humildes! Demasiado desvergonzados.

Regañar no resolvería el problema. Li Yun Qing se puso en cuclillas en el suelo. Miró cuidadosamente esos hilos de seda dorada que colgaban en el aire mientras sacudía la cabeza.

—No se puede cruzar. Todo el segundo piso está lleno de estos hilos.

Al escucharlo decir que no podían cruzar, Helan Lian Yi se puso ansioso.

—Entonces, ¿qué debemos hacer? Si no podemos cruzar, ¿no estaríamos atrapados aquí?

Originalmente, el estado de ánimo de Murong Qing Lian no era bueno. Ahora, al escuchar eso, se enojó mucho. Al momento siguiente, envolvió su espada suave alrededor de una de las cabezas de esas personas de Dong Lu.

—¡Dime, ¿a quién se le ocurrió una idea tan mala?! ¿Por qué Dong Lu es tan despreciable? ¿Qué más hay arriba?

—No sé, ah. ¡Realmente no lo sé! —La persona sacudió de un lado al otro la cabeza—. Fue al señor Jia Lan a quien se le ocurrió esta idea. ¡Sólo nos enteramos después de que entramos! ¿Qué más hay arriba? ¡Realmente no lo sabemos, ah!

Murong Qing Lian quedó hecha una furia cuando el hombre terminó de hablar. Quería matarlo, pero fue detenida por Murong Qi Qi.

—Murong Qi Qi, ¿qué quieres? —le preguntó a su hermana.

—Anteriormente, ya lo dije. Nadie sabe lo que hay arriba. Dejándolos con vida, sólo podemos usarlos como sujetos de prueba. Si lo matas ahora, habrá uno menos. ¿Podría ser que quieras ir personalmente a probar el último piso?

Al escuchar sus palabras, se detuvo.

De hecho, estas personas de Dong Lu siguen siendo útiles.

Pensando hasta aquí, Murong Qing Lian recuperó su espada suave. Sin embargo, su corazón todavía se sentía infeliz.

—Diciendo eso, ¿será que tienes alguna manera de cruzar al otro lado? ¡Si no podemos cruzar, entonces todos perderemos!

—Una forma… —Murong Qi Qi sonrió—. ¡Por supuesto que sé la manera! Es sólo que, ¿por qué debería decírtelo?

—¡Tú! —Una bocanada de aire quedó atrapada en su garganta. No podía escupirla y tampoco podía tragársela. Al final, a pesar de su enojo, se la tragó.

—¡No sólo hables! Si tienes la habilidad, ¡cruza para que todos la veamos!

—¡Jeje! —Murong Qi Qi se rió entre dientes y ya no se molestó con ella. En cambio, miró cuidadosamente los hilos de seda dorada en el aire. Cuanto más miraba, más amplia era su sonrisa. ¿No se parecían mucho a los rayos infrarrojos del futuro?

En el pasado, los había probado muchas veces mientras entrenaba. La situación más difícil en la que se vio enfrentada a ellos fue cuando robó la corona de la emperatriz del palacio Qin del tesoro subterráneo del Banco de la Ciudad. Tuvo que pasar por tres líneas de defensa y al final, la alarma no sonó.

¡Ahora éstos, para ella, eran sólo un juego de niños! Simplemente, los rayos infrarrojos habían sido reemplazados por hilos de seda dorada. Sin embargo, si no era prudente, una herida superficial no será lo único que obtendrá. Necesitaba ser muy cuidadosa.

Al ver que Murong Qi Qi no dijo una sola palabra durante medio día, Wanyan Kang no pudo aguantar más, acercándose hasta ella.

—Prima, ¿usarás algún truco? ¿Cómo debemos cruzar, ah? ¿Necesitaremos usar la técnica Qinggong?[2] Aunque los techos también están llenos de hilos de seda dorada. Además, no hay ningún lugar alrededor que pueda usarse como punto de apoyo. Puede que hasta esta técnica sea inútil, ¡ah!

—Silencio… —Su Mei hizo un gesto para que se callara—. Su Alteza, mi señorita está pensando en una solución en este momento, ¿podría no ser tan ruidoso? ¿Cómo puede un hombre tan grande actuar como un niño? ¡Habla sin parar!

—Te digo, Mei-er, ¿podrías tratarme con más amabilidad? Justo ahora, fui el héroe que te salvó, ¡ah!

—¿Quién quería eso? ¡Bien pude haberme encargado sola!

—¡Oye, las mujeres deben ser más amables! Mira qué gentil y agradable es tu señorita. ¡Deberías aprender más de ella! —Wanyan Kang se inclinó hacia Su Mei y le preguntó en voz baja: —Dime, ¿la prima realmente tiene una forma de cruzar?

—¡Por supuesto! —Su Mei levantó la barbilla con orgullo—. Mi señorita puede hacer cualquier cosa. ¡En este mundo, no hay nada que sea difícil para mi señorita!

—¡Continúa alardeando! —susurró Murong Qing Lian estas palabras. No podía entender por qué Su Mei era tan protectora con Murong Qi Qi.

—¡¿Qué dijiste?!


[1] Avanzando al retirarse: comprometer.

[2] Qinggong: la capacidad de moverse rápida y ligeramente a una velocidad sobrehumana, así como realizar movimientos que desafían la gravedad, como deslizarse sobre superficies de agua, escalar paredes altas y montar árboles].

Selena
Murong Qing Lian nunca aprende. No le veo un buen futuro...

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *