Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 2: La selección de discípulos de las deidades

Traducido por Rencov

Editado por Nemoné


Probablemente debido a la supuesta selección de discípulos de las deidades, Zhu Yao se encontró con varias personas llevando a sus hijos en el camino a medida a que se acercaban a la ciudad. Todas ellas parecían muy emocionadas, y sus temas de discusión eran sobre el descenso de las deidades y la selección. Zhu Yao elogió en silencio el encanto de los estafadores, porque fueron capaces de ganarse la confianza de mucha gente.

La Aldea Zhu no estaba muy lejos de la ciudad, en apenas una hora a pie llegaron a sus puertas. Como había demasiada gente entrando, no tuvo más remedio que tomar la mano del pequeño mocoso para evitar perderlo de vista. Él, sin embargo, no se resistió realmente, solo tiró un poco de sus manos por instinto, y después de eso, sin decir nada dejó que lo guiara. Era solo que todavía mostraba ese ceño fruncido en su pequeña cara.

Finalmente llegaron al lugar de la selección de discípulos, sólo para descubrir que se había llenado con una gran cantidad de personas. En el centro de la multitud, se había erigido un enorme escenario, y encima de este, había cuatro hombres. Cada uno de ellos vestía un conjunto pulcro de ropas blancas, y en la esquina de estas, tenían un bordado en forma de nube que emitía un sentimiento divino. Inesperadamente, los cuatro eran muy jóvenes, y eran más tolerables de mirar que los ancianos de barba blanca que ella imaginó.

Zhu Yao los elogió en su corazón. No esperó que estos estafadores fueran tan profesionales. Con solo mirar sus atuendos, comprendió que estas personas definitivamente formaban parte de una organización, y que había una serie de reglas establecidas. Con esta clase de ostentación, era inevitable que hubiera tanta gente engañada para participar y observar.

Una larga fila de personas estaba a la derecha del escenario. Aunque había hombres y mujeres en la aglomeración, cada adulto llevaba uno o dos niños en edades entre los que apenas habían comenzado a aprender a caminar, y los que tenían la mitad de la estatura de un adulto. Pero la mayoría no parecía tener más de diez años. Zhu Yao supuso que era la cola de registro. A pesar de que no estaba del todo interesada en esta obvia actividad fraudulenta, tenía que cumplir con el encargo del Tío Wang. En cualquier caso, no era la que iba a ser estafada, por lo que no dudó y se paró al final de la fila.

En esta ocasión, el pequeño mocoso fue muy obediente, y la siguió hasta el final de la cola. Antes, todavía tenía ese ceño fruncido en su carita, pero ahora fue reemplazado por una cara llena de esperanzas, y de vez en cuando estiraba su pequeña cabeza para mirar al frente de la fila. Después de todo, los niños siempre sentirían curiosidad cuando se trataba de cosas nuevas.

No mucho después, entre las cuatro personas en el escenario, un hombre de mediana edad se puso de pie, dio unos pasos adelante y aclaró su garganta:

—Todos, en cada década hay un día en que nuestra Secta de la Colina Antigua acepta discípulos, y hoy es ese día. No hay ninguna restricción ni en el género, ni en el derecho de nacimiento. Que los participantes avancen para tomar el examen.

Este tipo seguro fue directo. Zhu Yao pensó que no se iba a saltar el largo discurso, pero no esperó que inmediatamente comenzara la selección después de solo decir unas palabras. Esto le causó sentir un poco de curiosidad. ¿Qué clase de arrogante organización fraudulenta era esta?

—Primera persona —llamó el hombre de mediana edad.

Una mujer, que estaba de pie justo en frente de la fila, tomó a un niño en cada mano y caminaron hacia adelante. En el escenario, una deidad más joven agitó su mano, y una bola de cristal apareció en el centro donde estaban. La gente cercana exclamó al ver esto.

La expresión del joven no mostró ni el más mínimo cambio cuando les dijo fríamente a los dos niños:

—Pongan sus manos sobre la bola.

Los dos niños dieron un paso atrás del miedo, y finalmente, su madre los empujó por la espalda.

— ¿De qué tienen miedo? Si son seleccionados, se elevarán a la prominencia en un instante. ¡Apúrense, vayan!

Solo entonces pusieron sus pequeñas manos sobre la esfera, pero desafortunadamente, no mostró ningún tipo de cambio.

El hombre de mediana edad vestido de blanco negó con la cabeza.

—No hay venas espirituales, siguiente.

La mujer suspiró, y por un momento hizo un ligero gesto de decepción. Sin embargo, no discutió y tomó tanto a su hijo como a su hija mientras bajaban del escenario.

Zhu Yao, por otra parte, estaba un poco aturdida. Esta escena… ¿Por qué se miraba tan familiar? Oye, ¿no era este el escenario de selección de discípulos comúnmente visto en las novelas Xianxia? ¡En cada introducción de estas historias, el episodio de probar las venas espirituales siempre aparecería! Ella siempre había pensado que había transmigrado a una novela de vida campesina, y que solo podría vivir el resto de su vida como una. Pero al observar la situación actual, ¿tal vez por casualidad entró a la ruta Xianxia? Sin embargo… se miró a sí misma, y luego, una vez más miró a los pequeños nabos haciendo fila frente a ella. Kuh… ¿No transmigró un tanto tarde? Solo para comenzar a cultivar a la edad de veintiocho años, incluso si intentara avanzar, no podría avanzar más rápido que estos pequeños manojos de nabos, ¡¿verdad?!

Esta era la primera vez que transmigraba, y ya había comenzado a sentirse desanimada.

—Oye, oye…

Zhu Yao sintió un leve tirón en la mano, y cuando se volvió para mirar, se dio cuenta de que el pequeño mocoso a su lado la estaba jalando.

— ¿Qué es?

No debes interrumpir a una mujer que en este momento se siente abatida por su propia belleza.

El pequeño mocoso señaló el escenario justo enfrente.

—Apúrate, es casi nuestro turno.

Solo entonces, Zhu Yao se dio cuenta de que había un gran espacio vacío frente a ellos, y pronto se apresuró a cerrar la brecha.

La prueba progresó muy rápido, pero por desgracia, no muchos niños poseían venas espirituales.

—No hay venas espirituales, siguiente.

El hombre de mediana edad también había estado repitiendo esto una y otra vez. Una gran cantidad de niños subieron, pero solo tres o cuatro de ellos se quedaron, y además eran poseedores o de tetra o penta vena espiritual. Al ver las expresiones de las cuatro deidades, ella dudó que fueran buenas.

—Siguiente.

Un niño que estaba cubierto de suciedad de pies a cabeza subió. Su complexión se veía débil y frágil, como si una suave brisa fuera capaz de tumbarlo. Su ropa estaba hecha jirones y andrajosa, no había ni una sola pieza de tela parchada en ella, y no iba acompañado de algún adulto. Era evidente que era un pequeño mendigo. La gente de abajo no pudo evitar taparse la nariz, como si estuvieran un poco asqueados por el olor.

Sin embargo, los cuatro hombres en el escenario no mostraron ningún cambio en sus expresiones, como si no hubieran notado la apariencia harapienta del chico. Ellos habían cultivado durante muchos años y nunca se habían burlado de los demás por su aspecto. Uno podría estar viviendo en la pobreza ahora, pero ¿quién sabría con certeza que no sobresaldría al día siguiente?

—Pon tu mano sobre la bola —señaló el hombre de mediana edad.

Pese a que el chico estaba sucio, no le molestó las miradas que recibía, avanzó directo hacia el centro y colocó su mano sobre la bola. De repente, comenzó a perder su claridad y transparencia, revelando una luz verde poco a poco. Cuando la luz verde estaba a punto de llenar la esfera, otro rayo de luz dorada brilló y llenó el resto.

— ¡Dúo vena espiritual de metal y madera!

Los tres jóvenes sentados detrás se pusieron de pie de golpe al mismo tiempo, y sus rostros sin expresión cambiaron en un instante. Miraron al niño pobre con rostros de alegría.

— ¡No esperé encontrar un discípulo con dúo vena espiritual este año!

Los cuatro hombres asintieron al mismo tiempo, e incluso sus tonos se volvieron amables. Alguien con dúo vena espiritual definitivamente podía entrar en la secta interna.

—Pequeño júnior, por favor, ve a este lado y descansa un poco. Después de que se acabe la prueba de hoy, regresarás a la secta con nosotros.

El pequeño mendigo asintió. Curiosamente, a diferencia de las deidades su pequeña cara no mostró ninguna expresión de alegría. Solo se paró obedientemente junto al resto de los niños que pasaron, y su expresión parecía decir que sabía que este sería el resultado antes de presentarse para la prueba.

Zhu Yao miró el semblante tranquilo del pequeño mendigo, y por un momento sintió algo extraño. No podía describirlo con palabras, solo sintió que había algo mal en él.

— ¡Somos los siguientes!

El pequeño mocoso incapaz de sentir el cambio de humor de Zhu Yao tiró de su mano con una expresión emocionada.

—Siguiente.

— ¡Es nuestro turno!

El pequeño mocoso la arrastró mientras corría emocionado hacia el escenario. Sin siquiera el más mínimo asomo de nerviosismo, de inmediato colocó su mano sobre la esfera.

Zhu Yao bajó la cabeza y miró al pequeño mocoso, y luego, una vez más, miró al pequeño mendigo. Finalmente entendió, entre menos venas espirituales uno tenga, mejor uno era. Pero si un poseedor de la dúo vena espiritual ya era increíble, ¿cuál sería su reacción si alguien tuviera una sola vena espiritual?

Mientras pensaba en esto, de pronto, se escuchó un gran alboroto proveniente cerca de ellos. Incluso las cuatro deidades, que se encontraban lejos, en una fracción de segundo se aparecieron ante ellos, los rodearon, y miraron incrédulos al pequeño mocoso, que estaba a su lado.

—Vena… ¡vena espiritual celestial! —tartamudeó el hombre de mediana edad, e intentó arrebatarle al niño de la mano, como si lo quisiera cargar—. ¡Él posee la vena espiritual celestial de fuego!

—Oye, oye, oye. ¿Qué estás haciendo?

Zhu Yao se puso muy ansiosa, en este momento dejó de importale si en realidad eran deidades o no, dado que trataron de arrebatarle al niño. ¡Si perdiera al pequeño mocoso, el Doctor Wang no dudaría en apuñalarla hasta la muerte cuando regresara! Ella apartó al pequeño del hombre vestido de blanco.

¡Traficantes de humanos, aléjense de él!

El pequeño mocoso también parecía haberse asustado un poco, puesto que escondió su cabeza en el pecho de ella.

Las deidades finalmente recuperaron sus sentidos. Cuando vieron la figura protectora de Zhu Yao, el hombre de mediana edad dio un paso adelante, se aclaró la garganta y dijo:

—Señorita, nos has entendido mal. Solo estábamos demasiado agitados después de ver un talento que solo aparece una vez cada mil años. Lo que tu hijo posee es la vena espiritual celestial que solo aparece entre un millón.

Debe saberse que, por no hablar de la Secta de la Colina Antigua, incluso todo el mundo de la cultivación no se había visto a una persona que poseyera una vena espiritual celestial durante unos miles de años. En el momento en que este niño regresase con ellos, se convertiría en uno de los discípulos directos de los Ancianos. ¿Cómo no podrían estar agitados?

La esquina de los labios de Zhu Yao se crispó, por un momento sintió un golpe inmenso que fue capaz de tumbarla al suelo y evitar que se levantara, todo gracias a estas dos palabras “tu hijo”. ¿De verdad se veía como a alguien que podría tener un hijo tan grande? Ella pensó en la edad en que las mujeres darían a luz en la antigüedad. De acuerdo, de verdad se veía así.

— ¡Él no es mi hijo! —Este punto era algo que tenía que dejar en claro.

El hombre de mediana edad se sorprendió. Observó a Zhu Yao de pies a cabeza, y sus cejas comenzaron a arrugarse levemente.

¡Oye, oye, oye! ¿Qué pasa con esa expresión como si estuvieras mirando a un traficante humano?

—Sus padres me pidieron que lo trajera aquí en su lugar.

¡Tú eres el traficante humano, bastardo!

El hombre de mediana edad finalmente asintió en convencimiento, pero aún albergaba sospechas.

 —Con una vena espiritual tan extraordinaria, sin duda cosechará grandes éxitos en el futuro. Nos quedaremos aquí por otro día más, por lo que todavía tiene tiempo suficiente para despedirse de sus padres.

¿Cómo iba a estar segura de que no sería vendido si fuera a dejarlo aquí? No, tenía que apresurarse y traer al pequeño mocoso devuelta a casa.

—Deidad, ¿está diciendo que fui seleccionado?

En el momento clave, el pequeño mocoso salió de su escondite. Cuando vio a los cuatro hombres asentir sus cabezas, al instante se liberó del abrazo de Zhu Yao, y antes de que ella pudiera siquiera reaccionar, él ya se había ido a parar en el centro de la fila con el resto de los niños seleccionados. Mientras corría, dijo alegremente:

— ¡Esto es genial!

¡Este traidor! La cara de Zhu Yao se oscureció lentamente. Aún así, era bueno que se quedaran un día más. Después de esto, regresaría al pequeño mocoso al Doctor Wang, y ya no sería algo de lo que debería preocuparse.

Sin ninguna otra opción, solo lo siguió y dio unos pasos atrás. Al verlo tan emocionado charlar con los demás niños, suspiró en silencio.

— ¡No tienes porqué ponerte triste! —El pequeño mocoso parecía haber sentido su depresión, cuando de repente se acercó a ella y tiró de su mano—. Antes, les pregunté a los cuatro tíos y me dijeron que podía traer a alguien a la secta. ¡Así que me he obligado a llevarte conmigo!

Zhu Yao se sobresaltó. Miró sospechosamente al niño que tenía solo la mitad de su estatura. ¿Este pequeño mocoso quería llevarla a la secta? ¿Cuándo se volvió tan considerado?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *