Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 24: Un Practicante que no puede volar

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Así pues, Zhu Yao, que había acumulado tantas impurezas durante los treinta y tres años de su vida, se la pasó todo el día de cuclillas frente al retrete. No importaba que poseyera el nivel de cultivo de Fundación Perfección, apenas y podía mantenerse de pie. Cuando regresó al patio mientras se apoyaba contra la pared, la luna y las estrellas iluminaban el cielo y su maestro había desaparecido desde hace un tiempo.

Zhu Yao reunió lo último que le quedaba de fuerza y se dirigió al estanque para bañarse, antes de arrastrarse de vuelta a su habitación. Esta Técnica de Purificación del Cuerpo casi la mató.

A partir de mañana, se abstendría de comer. Esa fue la firme decisión que tomó Zhu Yao después de que regresó a su casa. 

Oh, cierto, ¿creo haber olvidado algo? Ah, lo que sea, vamos a dormir por ahora.

Lentamente comenzó a cerrar los ojos.

♦ ♦ ♦

Si hubo un logro que Zhu Yao hizo en los últimos cinco años, fue que había memorizado todas las artes místicas debajo de la etapa Núcleo Azoth. Como alguien que había experimentado una educación orientada a los exámenes y que había cruzado ese camino tan difícil, memorizarlos fue pan comido. Además, su maestro a menudo le había explicado los principios de estas artes, por lo que había acumulado cinco años de conocimiento teórico básico.

Y con su nivel actual de cultivo, cuando intentó aplicarlos a la práctica, pudo usarlos sin problemas. En esencia, logró aprender a controlarlos después de algunas docenas de intentos. A veces, cuando había unos difíciles, su maestro la aconsejaría y podría comprenderlos después de eso. Así que, en los siguientes tres meses, Zhu Yao había estado aprendiendo desesperadamente las artes en las que se había quedado atrás.

Sin embargo, había un arte que nunca pudo conquistar, el Arte de la Espada Voladora.

Al mirar a su discípula, que una vez más había caído desde una altura de apenas cuatro metros del suelo, Yu Yan dejó escapar un largo suspiro.

Zhu Yao sintió ganas de llorar. Tras ponerse de pie, recogió la espada que había caído a su lado y mostró una cara de derrota. No importaba cuán fuerte fuera como practicante, ¡no podía conquistar su miedo a las alturas!

Exacto. Zhu Yao tenía miedo a las alturas. Solo por estar en un lugar de poca altura, sus piernas se volverían gelatina, por no hablar de estar parada sobre una espada tan delgada y volar sobre ella.

Es muy aterrador, ¡¿verdad?!

—Maestro, ¿y si no uso una espada?

Como practicante, era vergonzoso no poder volar. Sin embargo, su miedo a las alturas era algo que no podía negar.

—Es que de verdad le tengo miedo a las alturas, con solo posarme sobre la espada, mis piernas se vuelven gelatina. ¿Y si la cambiamos por un arma más ancha?

Por lo menos, se sentiría más segura.

Yu Yan la miró y comenzó a reflexionar seriamente sobre este problema. De hecho, en la Secta de la Colina Antigua, había muchos usuarios que usaban otras clases de armas, asimismo las armas que usaban para volar variaban. Sin embargo, las espadas constituían la mayoría, pues tenían el mayor poder de ataque de todas las armas y la secta era famosa por sus técnicas. Él mismo, practicaba el camino de la espada.

—¿Qué tipo de arma quieres usar?

—Mis requisitos no son altos. Siempre que sea un poco más amplia, conveniente de usar y se puede usar para atacar y defender. Es mejor que también sea replegable.

¿No son requisitos altos lo que acabas de decir?

Yu Yan emitió un suspiro y pensó profundamente por un momento.

—Pensaré en algo al respecto. En los próximos días, practica más en el resto de tus artes. En un mes, me seguirás para participar en el Torneo Inter-Secta.

—¡El Torneo Inter-Secta!

Esto significaba que podría abandonar la montaña. Espera un minuto.

—Estoy… ¿estoy participando también?

No podía ni siquiera volar con una espada, incluso si iba, probablemente se desintegraría en un segundo, ¿verdad? ¿Además no se suponía que estarían participando los que quedaron en los tres primeros lugares en el Torneo de la Secta Interna?

Yu Yan la miró con indiferencia.

—Está bien si solo ves.

Así que solo estaría allí para ver. Zhu Yao se quedó sin palabras y por alguna razón se sintió extrañamente irritada por la expresión de su maestro.

—A pesar de que ya has construido tu Fundación, tu avance en el nivel de cultivo fue demasiado rápido y todavía no estás acostumbrada al uso de las artes místicas. Te beneficiarás viendo las peleas de otros.

Zhu Yao asintió. De hecho, su experiencia en combate real era de cero. Aunque memorizó y aprendió las artes místicas hasta acalambrar su cerebro, poder aplicarlas, era un asunto completamente diferente. Aun si el nivel de cultivo de su oponente fuera mucho más bajo que el de ella, una vez que comenzaran a pelear, podría no obtener la victoria.

Esto se podría comparar a cuando uno comienza a aprender la tabla de multiplicar. Cualquiera era capaz de multiplicar hasta nueve veces nueve y cualquiera podría decir la respuesta a la multiplicación de números de un solo dígito. Todo el mundo sabe que dos por dos es igual a cuatro, pero ¿qué pasa con veintidós veces dos? Para calcularlo en el menor tiempo posible, dependería de la experiencia y el método para obtener la respuesta.

Las artes místicas eran igual. Aunque había diferencias en la cantidad de energía espiritual en cada persona, la velocidad de lanzamiento y los métodos de envío de las artes místicas también eran diferentes para todos. Estas eran las claves para obtener la victoria. Y en estos aspectos, ella estaba justo en el nivel de entrada.

—Entiendo, maestro.

Zhu Yao apretó los puños. Esta era la primera vez que trataba el cultivo de manera seria desde que había transmigrado a este mundo.

Yu Yan asintió y una vez más comenzó a explicarle los puntos claves de algunas artes místicas antes de irse.

Así pues, Zhu Yao comenzó a practicar las artes místicas con otra actitud. La mayoría de las artes que estaba aprendiendo eran del tipo rayo y sus poderes de ataque eran extremadamente poderosos. Por ejemplo, el Arte de Guiar el Rayo, como su nombre lo indicaba, una vez que este arte místico se activara, se lanzaría un rayo al reunir energía espiritual. Su maestro le había dicho que una vez que formara su Núcleo Azoth, sería capaz de comprender el Gran Arte de Guiar el Rayo. Cuando llegase ese momento, lo que se desataría no sería un rayo, sino decenas y miles de ellos. Había otro arte místico llamado la Caída Celestial, este era el arte místico más fuerte que conocía hasta el momento. Con su fuerza espiritual actual, apenas podía lanzarlo una vez. La diferencia entre el Arte de Guiar el Rayo y la Caída Celestial era que, el primero usaba su propio poder espiritual para formar un rayo, mientras que el segundo, era dirigir de forma directa un rayo celestial para que cayera sobre su objetivo. No obstante, el lanzamiento de este arte místico agotaría todas las reservas de su poder espiritual y si fuese a fallar en el siguiente momento, se encontraría tumbada en el suelo esperando la muerte.

Desde luego, aparte de estas, también conocía otros tipos de artes místicas. Sin embargo, antes de poder usarlas tendría que convertir la energía espiritual del rayo en su cuerpo en el elemento necesario para activarlas. Por ejemplo, requeriría primero cambiar su energía espiritual del rayo a la energía espiritual del fuego, antes de poder activar el Arte de la Bola de Fuego. No solo consumía mucho tiempo, también era muy tedioso.

No obstante, un practicante no debería usar un solo tipo de artes místicas. Su maestro le había aconsejado que no se concentrara en un solo tipo. Como poseedora de la vena espiritual del rayo, solo sería bien reconocida si pudiera dominar los demás tipos de artes místicas.

♦ ♦ ♦

Un mes después. El día del Torneo Inter-Secta.

Desde hace tres días, Zhu Yao había sentido que la atmósfera alrededor de la secta era diferente. Incluso hubo más discípulos pasando por la fría y silenciosa Montaña Bosque del Jade. A pesar de que no podían entrar, con su sentido divino era capaz de percibirlos.

Ella podía sentir una gran ola de festividades acercándose, pero… no podía ir.

A partir del día en que su energía espiritual se descontroló, su maestro una vez más reforzó la formación de seguridad, y esta vez, ni siquiera una grulla de papel podía entrar. Cuando descubrió esto, lágrimas cayeron de los ojos de Zhu Yao.

Su maestro le había prometido llevarla a ver la competencia, pero en estos últimos tres días, no pudo ni ver su figura. Ella había buscado en toda la montaña, pero no lo encontró por ningún lado.

No, para ser exactos, ella no había visto a su maestro durante un mes. Desde que le explicó acerca de algunas artes místicas, desapareció. Si bien a menudo desaparecía sin avisarle en el pasado, nunca se había ido por tanto tiempo antes. Si no fuera por el hecho de que no podía bajar de la montaña, ya habría ido con el Maestro de la Secta a presentar un reporte de persona desaparecida.

Maestro, ¡date prisa y lleva a tu discípula al torneo! ¡Ya quiero ir!

Zhu Yao esperó amargamente durante toda una mañana y solo al mediodía, su maestro, que se había perdido durante un mes completo, regresó. Ella no pudo contenerse de dispararle una mirada resentida con una magnitud de cien mil voltios eléctricos.

Desafortunadamente, un cierto maestro la ignoró.

| Índice |

One thought on “Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 24: Un Practicante que no puede volar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *