Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 25: ¿Quién no sabe cómo intimidar?

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Yu Yan extendió la mano y en ella había una tablilla de jade. Zhu Yao sorprendida la miró cuidadosamente.

¿Eh? ¿Por qué esta tablilla se ve tan familiar? Ah, ¿no es esta la tablilla de identidad que recibí hace cinco años? 

Debido a que no tenía poder espiritual aquella vez, la había tirado en algún rincón.

—Maestro, ¿dónde la encontraste? —había olvidado dónde la había dejado.

Yu Yan no respondió y solo dijo:

—El arma que deseas está almacenada dentro de la tablilla.

Zhu Yao recibió la tablilla. Tras usar el sentido divino en esta, descubrió que, dentro había algunos conjuntos de ropa y libros sobre artes místicas de nivel de entrada. Deberían de ser las cosas otorgadas por la secta, asimismo había un abanico colocado al lado de los libros. Ella rápidamente lo sacó. No sabía de qué estaban hechos los marcos, pero se sentían cómodos en sus manos. El abanico era de color rojo oscuro, aunque no tenía ningún diseño floral, despedía un aroma relajante y lucía muy hermoso.

Zhu Yao jugueteó con él por un momento. Era exactamente el arma que podía atacar y defender, así como era fácilmente replegable, justo como lo pidió. Ella comenzó a amar a este abanico.

—Cuando abras el abanico, lo podrás usar como artefacto volador. Aunque su velocidad no es comparable al de una espada.

Él se sentía decepcionado con el manejo del Arte de la Espada Voladora de su discípula. Si ella, la discípula de Yu Yan, muriera por volar en una espada, sería extremadamente humillante.

Zhu Yao asintió pesadamente y comenzó a amar aún más el abanico. Luego de tocarlo, de repente recordó los días en que su maestro había desaparecido.

—Maestro, ¿no podrías haber pasado el último mes refinando este abanico para mí, verdad?

Yu Yan asintió indiferente con la cabeza, como si tardar un mes en crear un arma tan conveniente para su discípula no fuera tan importante.

Zhu Yao sostuvo el abanico con las manos y se sintió muy conmovida, su mente se hizo un lío.

—¡Maestro, eres el mejor! ¡Esta discípula definitivamente será obediente, trabajará arduamente en su cultivo y cuidará bien de ti cuando seas viejo!

Los ojos de Yu Yan se crisparon, su discípula estaba siendo estúpida otra vez.

—¿No quieres salir? Date prisa en cambiar tu atuendo para que me sigas a la Arena del Duelo en la Montaña Principal.

—Sí, mi señor. No hay problema, mi señor.

Zhu Yao no perdió más el tiempo, se dio la vuelta y corrió a su habitación.

Yu Yan la observó salir corriendo y suspiró profundamente. No estaba del todo seguro de si la personalidad de su discípula era buena o mala. Todo estaba escrito en su cara, era demasiado sincera con los demás y carecía de la cautela de un practicante de la deidad. Él estaba preocupado de que ella iba a sufrir si se encontrara con una persona mala en el futuro.

Al volver a su habitación, Zhu Yao sacó con impaciencia todas las cosas dentro de la tablilla. Ya había aprendido todas las artes místicas en los libros, por lo que los volvió a meter después de darles una mirada. Sin embargo, los conjuntos de ropa los podría vestir. Eran todos uniformes blancos de la secta y lucían bastante simples. Cuando los miró más de cerca, las nubes estaban bordadas en los uniformes.

Mn. ****.

En los últimos años, como no había podido abrir la tablilla de jade, la ropa que llevaba puesta era la que le había dado su maestro. Los diseños eran mucho mejor que el de los uniformes blancos. Él era muy hábil, después de todo.

No obstante, hoy era el Torneo Inter-Secta, ella sintió que sería mejor vestir el uniforme blanco en su lugar. Los demás discípulos de la secta vestían el mismo uniforme en este gran evento, por lo que era lógico que ella no quería ser la excepción. Rápidamente se cambió y siguió a su maestro mientras dejaban la montaña.

Solo cuando finalmente se paró en el abanico, sintió la grandeza de esta arma. Después de insertar energía espiritual en él, este se amplió enormemente, tanto que había suficiente espacio para diez personas. Lo más importante era que la cantidad de energía espiritual necesaria para insertar en esta arma era la misma que la de las espadas voladoras, incluso tenía una formación defensiva incorporada. Mientras estaban en vuelo, ni siquiera una pequeña ráfaga de viento los tocó. Zhu Yao le dio a su maestro un pulgar arriba.

La arena de duelo para el Torneo Inter-Secta se estableció al lado de la Montaña Principal. Zhu Yao había pensado que sería similar a la plataforma de duelo de la antigüedad y que una simple plataforma se colocaría en el centro. Sin embargo, no esperaba ver una montaña flotando. Aunque llamarla montaña sería un poco exagerado, sí tenía un tamaño de unos tres campos de fútbol.

En el centro se había construido una plataforma alta y redonda.

Después de mirar la plataforma, vio que había una grada aún más alta. Encima de este, había unas sillas flotantes y sentadas sobre ellas había un pequeño número de personas. Entre la gente que estaba vestida de manera diferente, había cinco con túnicas blancas. Sobraba decir que ellos eran los Señores de las Montañas de la Secta de la Colina Antigua. Las personas a su lado eran probablemente los maestros de las otras sectas, quienes habían traído a sus discípulos al torneo.

Sin siquiera mirar alrededor, Yu Yan en seguida se llevó a su discípula hacia el punto más alto de la grada.

Zi Mo al verlo se le sobresaltó un poco el corazón. Pronto se levantó de su asiento y le dio la bienvenida.

—Saludos al Tío ancestral marcial.

Durante miles de años este gran hombre nunca había participado en el Torneo Inter-Secta, ¿por qué de repente tuvo el interés de aparecer hoy?

—¡Hola, viejo!

Zhu Yao apareció detrás de Yu Yan y saludó con la mano. Se sentía un poco emocionada después de encontrarse con alguien que conocía por primera vez en cinco años.

Zi Mo se puso rígido y entonces tosió un poco al entender la situación.

—Saludos a la Tía marcial júnior.

Así que vino gracias a su discípula.  

Zi Mo luego la miró con atención y se dio cuenta de que esta tía marcial júnior, que no había tomado energía espiritual hace cinco años, ya había construido su Fundación ¡e incluso era Perfección! Esta aterradora velocidad de cultivo, como era esperar de un gran maestro educar a un gran discípulo. No era de extrañar por qué el Tío ancestral marcial insistió en tomarla como discípula en ese entonces.

Los otros también se habían dado cuenta de la situación. Sus ojos brillaron y comenzaron a pararse y hacer reverencia cada uno.

—Saludos al Soberano Yu Yan.

Ellos se sintieron bastante emocionados. Después de todo, el Soberano Yu Yan era el número uno en el mundo de la cultivación y en las leyendas se decía que no había aparecido frente a la gente durante más de diez mil años, pero hoy lo pudieron conocer.

Yu Yan asintió y sin reservas caminó hacia la silla del medio para sentarse.

El resto vio que no tenía intenciones de hablar, así que se rascaron las narices y regresaron a sus asientos. Sin embargo, discretamente las bajaron un poco para darle a Yu Yan el asiento más alto.

Zi Mo, a quien le robaron su silla: se quedó viendo sin habla.

En silencio, le instruyó a un discípulo que le trajera otra.

Mientras Zhu Yao sacaba el abanico, voló detrás de su maestro y se puso bien derecha detrás de él.

Mi maestro es este genial e impresionante tirano, y yo soy la genial e impresionante tirana número dos.

De repente, sintió un escalofrío recorrer su espalda en el momento en que un par de ojos fríos la miraron directamente. Cuando examinó atentamente su entorno, hizo contacto visual con una mujer con cara fría.

Mn, ella la conocía bastante bien. ¿No era la Señora de la Montaña de la Medicina que ella ofendió cuando entró a la secta hace unos años? Su nombre parecía ser Hong Chou.

Tras recordar que la había hasta regañado en ese entonces, Zhu Yao sonrió y dijo con un tono sarcástico:

—¿Qué hubo sobrina marcial júnior?

La dama al instante se puso sombría. Después de dirigirle una mirada despiadada, resopló fríamente y miró hacia otro lado, mostrandole a Zhu Yao la parte de atrás de su cabeza.

Eh, ya no eres linda si actúas toda orgullosa.

Hong Chou parecía haber tomado esto muy en serio. El incidente sucedió hace muchos años y todavía ella le dio a Zhu Yao tal expresión. Sin embargo, como era la tía marcial de Hong Chou, como persona benevolente, Zhu Yao no hizo un alboroto por esto. Ella estaba a punto de mirar en silencio los encuentros, cuando de repente escuchó el sonido de un ave.

Alguien que no conocía dijo:

—Los tres Soberanos están aquí.

La audiencia en el sitio, dirigió sus miradas a las nubes. Tres personas, dos hombres y una mujer, aparecieron en lo alto. Uno de ellos estaba encima de un ave mítico de siete colores, otro estaba sobre un tigre blanco y el último sobre un loto de jade de colores brillantes. Sus cuerpos estaban llenos de aura divina, como si fueran deidades que habían descendido desde los nueve cielos al reino de los mortales. En especial la mujer practicante, era tan bella como la luna radiante, emitía una sensación de elegancia y santidad. Y el sonido del ave de antes, fue emitido por el pájaro mítico en el que ella estaba montado.

De sus imponentes auras, debían ser los tres practicantes Semidioses de la Secta de la Colina Antigua.

Antes de que Zhu Yao pudiera sentirse asombrada por este espectáculo que parecía de una producción salida de Hollywood, sintió que una presión abrumadora la asaltó. Ella solo era una practicante de la Fundación, ¿cómo podía soportar la presión de un Semidiós? Al instante, la sangre retumbó dentro de su cuerpo, sus meridianos comenzaron a lesionarse y sintió como si su nivel de cultivo estuviera a punto de dañarse.

Una mano se alzó y aterrizó sobre su hombro. La presión que sentía se dispersó.

La expresión de Yu Yan en ese momento se volvió fría. Una presión que era mucho más aterradora que la anterior, que contenía una gran intención de matar, fue enviada hacia ellos.

Los tres soberanos sintieron esa presión aterradora y como no estaban preparados, sus piernas se volvieron gelatinosas. Si no fuera por el hecho de que tenían que mantener su reputación en cuenta, se habrían caído de sus bestias espirituales. Sin embargo, lograron hacer circular apresuradamente su energía espiritual para bloquear la presión y solo entonces vieron a Yu Yan, quien los miraba con frialdad a los ojos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *