Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 26: El tercer hermano marcial sénior del pequeño mocoso

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Las expresiones de los tres Soberanos se tornaron horribles. En un inicio, la razón por la que habían liberado su presión era para demostrar el poder de la Secta de la Colina Antigua, su intención era intimidar al resto de las sectas. Sin embargo, no esperaban que el divino Soberano estuviera presente y al final les resultara contraproducente.

Sin duda, los tres Soberanos se sintieron un poco avergonzados, pero lograron reaccionar a tiempo y retiraron su presión a la mayor velocidad posible. Luego avanzaron adelante e hicieron una reverencia. 

—Saludos al tío marcial.

Yu Yan los miró brevemente y luego continuó enviando algo de energía espiritual a su estúpida discípula. Después de confirmar que estaba bien, solo entonces retiró la mano y respondió con indiferencia:

—Mn.

El Soberano Yi Ran fue el primero en ver a Zhu Yao que estaba parada a un lado. De los tres soberanos, su personalidad era la más amigable en primer lugar por lo que tomó la iniciativa de conversar con ella.

—¿Podrías ser la nueva discípula del tío marcial, hermana marcial júnior?

De pronto comprendió por qué el tío marcial Yu Yan había liberado sin piedad su presión hacia ellos antes. Se debió a que habían lastimado a su hermana marcial júnior.

Pero, en realidad esto no fue culpa de ellos. Los que estaban sentados sobre esta grada eran Maestros de las Sectas, asimismo sus niveles de cultivo estaban al menos en la etapa inicial del Núcleo Azoth.

¿Quién hubiera imaginado que su tío marcial Yu Yan traería a su discípula aquí para ver el torneo de repente?

No hubiera estado bien que Zhu Yao continuara en silencio después de ser identificada, por lo que fue a inclinarse ante ellos.

—Saludos a los hermanos marciales séniores, saludos a la hermana marcial sénior.

Zhu Yao siempre había sabido que había tres Soberanos en la etapa de Semidiós en la secta, sin embargo, como siempre había estado confinada, nunca los había visto.

Aparte de Yi Ran, los otros dos solo asintieron de manera cortés con la cabeza.

La sonrisa de Yi Ran era especialmente amigable.

—Hace un par de días, escuché que el tío marcial había tomado una discípula, hermana marcial júnior, sin embargo, el destino no nos había dejado conocernos. No esperaba que, en el momento en que lo hiciéramos, ya habrías construido tu Fundación. Como pensé, eres bastante extraordinaria.

—Hermano marcial sénior, me halagas demasiado.

Mn, parece que es una persona bastante amigable. Zhu Yao sonrió.

—Hermano marcial sénior siempre habías estado entrenando a puerta cerrada por lo que no me atreví a molestarte. Por favor no me culpes por no haberte visitado.

—Hermana marcial júnior, eres muy amable. Si no es molestia, puedes visitar mi residencia siempre que puedas.

Yi Ran mostró una sonrisa más alegre y de repente, como si se le hubiera ocurrido algo, preguntó:

—Cierto, todavía no sé tu nombre, hermana marcial júnior. Puesto a que has entrado al Bosque de Jade, tu apellido debería ser Yu. ¿Puedo saber tu título Daoísta?

La expresión de Zhu Yao se oscureció en un abrir y cerrar de ojos.

Amigable, ¡tu hermana! No puedes desenterrar el secreto oscuro de una persona de esta forma.

Apretando los dientes con enojo, respondió palabra por palabra:

—Mi. Nombre. Es. Yu… ¡Yao!

Yu Yan que estaba a su lado se volteó al instante y le lanzó una mirada sospechosa. ¿No te otorgué el nombre “Wang”?

Zhu Yao le devolvió una mirada despiadada. ¡Tú eres el Deseo, toda tu familia es el Deseo!

Yu Yan frunció el ceño y luego, suspiró. En silencio pensó. La estupidez de mi discípula es cada vez peor. Ya ni siquiera puede recordar su título Daoísta.  

Luego, se volvió y continuó mirando la plataforma de la arena. Mientras Zhu Yao lo apuñalaba en silencio con la mirada.

Al ver que había algo mal con la atmósfera entre maestro y discípula, Yi Ran se detuvo de preguntar discretamente. Después de dar un par de saludos de cortesía, se colocó un poco más abajo y se sentó sobre su tigre blanco mientras miraba el encuentro.

Por lo tanto, el estrado se separó en tres niveles. El primer nivel estaba compuesto por Yu Yan y Zhu Yao, quien estaba parada detrás de él. El segundo nivel estaba compuesto por los tres Soberanos. Y el tercer nivel comprendía los Señores de las Montañas y los Maestros de las Sectas. Con una separación tan clara en los niveles, Zhu Yao sintió que solo necesitaba una lata de cola para completar una comida súper de lujo.

La aparición del Soberano Yu Yan y los tres Soberanos indudablemente encendió las llamas en los corazones de todos los discípulos presentes. Se debía saber que en cada Torneo Inter-Secta los participantes no solo lo usaban para demostrar la fuerza de una secta, era más que una oportunidad para expandir sus nombres en el mundo de la cultivación.

Y el vencedor de cada torneo podría tener la posibilidad de recibir consejos de los Ancianos que estaban al menos en la etapa de Alma Naciente. Y hoy, los Ancianos más fuertes de la Colina Antigua aparecieron. Sin tomar en cuenta al Soberano Yu Yan que era el número uno en el mundo de la cultivación, si solo pudieran recibir algunos consejos de uno de los tres Soberanos Semidioses, los participantes se beneficiarían de por vida.

El cultivo no solo consistía en absorber energía espiritual para aumentar de nivel. La esencia del cultivo era más acerca de la comprensión de la vida y del Dao. Y las personas que podían llegar a la etapa de Semidiós, en definitiva, poseían conocimientos sobre las diversas vidas en el mundo y el Dao, que excedían a la gente normal. Para recibir un solo consejo de ellos, olvídate de las comprensiones, esto beneficiaría incluso más su futuro en el cultivo.

Y debido a este hecho, cada discípulo participante trabajó aún más duro por lo que lucharon con el ciento veinte por ciento de concentración.

Desafortunadamente, Zhu Yao no podía verlos. Exacto, no podía verlos. Solo se dio cuenta de esto cuando decidió mirar seriamente la competencia.

Maldita sea, dejando de lado el hecho de que esta grada está muy arriba, ¿por qué demonios hay una formación que bloquea la línea de visión en el lugar?

Naturalmente, aquellos con niveles altos de cultivos no se verían afectados, sin embargo, ella no era más que una practicante en la etapa de Fundación, es decir no podía ver lo que estaba sucediendo en la plataforma del torneo. Como pensó, se debía pagar un precio por actuar rudo. No era de extrañar que, aparte de los Maestros de las Sectas y Señores de las Montañas, no hubiera otros discípulos presentes. No era porque no estuvieran dispuestos a traerlos aquí, sino que sabían de este hecho.

—Maestro… ¿Puedo ir abajo para ver más de cerca?

Zhu Yao no tuvo otra opción que hablar con Yu Yan y temporalmente apartó su mirada de la arena.

Yu Yan la miró y comprendió que ella no podía ver nada desde allí. Por lo que asintió.

—Después de que los encuentros hayan terminado, regresa de inmediato. No te quedes mucho tiempo…

… Para prevenir que aprendas cosas malas. Por supuesto, no dijo esa última línea en voz alta.

Zhu Yao asintió. Miró a su alrededor y mientras pensaba, vio una figura conocida. Y dio la casualidad que él también estaba mirando hacia su dirección. Pronto, activó el arma debajo de sus pies y se acercó a toda velocidad.

—¡Pequeño mocoso!

Zhu Yao tocó al joven enfrente de ella, que estaba mirando a su alrededor.

—¡Hermana mayor Zhu Yao! —Wang Xuzhi volvió la cabeza emocionado—. ¿Finalmente puedes bajar la montaña?

Zhu Yao asintió.

—¡Soy una prodigio, después de todo!

Wang Xuzhi no replicó sobre la arrogancia de Zhu Yao y la jaló de la mano, revelando una sonrisa mucho más feliz.

La persona que estaba a su lado notó esto y con una cara pícara, habló:

—Hermano marcial júnior, ¿quién es ella? ¿No vas a presentarnosla? ¿Cuándo la conociste? Pequeño pillín, no pensé que tuvieras este tipo de gustos.

La expresión de Wang Xuzhi se oscureció y lo miró furioso.

—¡Tercer hermano marcial sénior, no seas irrespetuoso!

—¡Eh, estás enojado!

Yan Yuehong jugueteo con el mechón de su cabello. Lo miró por el rabillo del ojo y su sonrisa se llenó de ambigüedad al decir:

—No te preocupes, hermano marcial júnior. Aunque yo, tu hermano marcial sénior es genial y guapo, así como amado por todas, no te la robaré, ya que… a tu hermano marcial sénior no le gustan las mujeres mayores, no son mi tipo.

Esta vez, la expresión de Zhu Yao se oscureció.

—¡Yan Yuehong!

La furia de Wang Xuzhi era como de un gato con el pelo erizado, como si pudiera luchar contra él hasta la muerte en el momento siguiente.

Coincidentemente, Du Yuanchen estaba cerca, la vio, y antes de que Wang Xuzhi pudiera explotar, juntó sus manos y le hizo una reverencia a Zhu Yao.

—Este discípulo saluda a la gran tía marcial.

Esta vez, a quien se le oscureció la expresión fue a Yan Yuehong.

Zhu Yao soltó una risita y Du Yuanchen levantó la cabeza. Entonces, ella miró a Yan Yuehong.

—¿Así que eres el tercer discípulo de mi sobrino marcial?

Las cejas de Yan Yuehong se tensaron y no tuvo más remedio que responder con nerviosismo:

—Sí, saludos a la gran tía marcial. Si le he ofendido, por favor, perdóname.

Él solo quería aprovechar esta oportunidad única para jugarle una broma a su hermano marcial júnior, quien siempre se había comportado tan serio desde tan joven. Cómo habría sabido que ella tenía un estatus más alto que él.

¡No puedo ser culpado por esto!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *