Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 30: Los hombres deben ser fuertes y musculosos

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Desde aquella ocasión, Zhu Yao le insistió a su maestro durante tres días, sin embargo, no cedió. Y se dio cuenta de que cuanto más hablaba bien de Wang Xuzhi, más fuerte era la negativa. Ella comenzó a sospechar un poco y se preguntó si su maestro había sido molestado por algún niño mimado en el pasado.

No obstante, la supervisión de Yu Yan sobre el cultivo de ella se había vuelto más rigorosa, y gracias a eso pudo estabilizar su reino actual. Él le dijo que podría avanzar a Azoth pronto. Pero, al final nunca tuvo la oportunidad de hacerlo.

En la Secta de la Colina Antigua, antes de que sus discípulos avanzaran a Fundación, primero debían bajar de sus montañas para ser guiados y entrenados con la dirección de un discípulo de la etapa Fundación. Quedaba claro que Wang Xuzhi estaba en este grupo también. Los practicantes sabían que salir fuera a entrenar era el mejor método para elevar sus estados mentales. Como Zhu Yao ya había construido su Fundación en una sola noche, no tuvo este tipo de oportunidad. Pero ahora no importaba qué, tenía que probarlo también. Esta vez, su maestro no la detuvo y le indicó las cosas que tenía que tener en cuenta, antes de dejarla bajar la montaña.

Cuando llegó al área de reunión, aparte de Wang Xuzhi, cuyos ojos brillaron, incluso la esquina de los labios del reverendo Zi Mo se crispó un poco, pero no tenía ningún motivo para rechazar su participación. Así pues, no tuvo más remedio que cambiar a Yan Yuehong, que se suponía que lideraría el grupo y la hizo asumir el control.

Bajo la mirada resentida de Yan Yuehong, Zhu Yao caminó hacia su grupo. Cuatro discípulos de la etapa Esencia y un discípulo de Fundación fueron colocados en cada equipo y Zi Mo fue bastante considerado, ya que la colocó en el equipo de Wang Xuzhi.

Luego de que Zhu Yao miró a su equipo, descubrió que Xiao Yi también estaba ahí y se frotó la frente.

Estamos destinados a niveles divinos.

El Maestro de la Secta ondeó sus mangas y docenas de hojas salieron volando. Lentamente, aumentaron de tamaño en el espacio abierto. Estas hojas eran exactamente iguales a la hoja en la que se habían sentado cuando entraron a la secta. En ese entonces, Zhu Yao había pensado que era un tesoro místico de algún tipo, pero resultó ser una simple herramienta de transporte común utilizada en la secta.

Con una sola orden de Zi Mo, todos los equipos se fueron.

Como líder del equipo repentino, Zhu Yao llamó a sus miembros para abordar la hoja. Wang Xuzhi se despidió de su maestro, mantuvo una breve conversación con Yan Yuehong y fue la última persona en abordar. Al ver que todos estaban listos, ella insertó su energía espiritual en la herramienta, esta se elevó y alcanzó al resto de los equipos.

En apenas un momento, habían abandonado la secta y estaban volando sobre el inmenso mar. Zhu Yao se volvió para mirar a sus compañeros. Además de Wang Xuzhi y Xiao Yi, los otros dos miembros eran chicas y parecían ser adolescentes. Ellas eran como delicadas flores y cuando Zhu Yao se comparó con ellas, de repente sintió un resentimiento hacia su propia edad. Parecía que la decisión de su maestro de quererla avanzar a Azoth lo antes posible era una decisión correcta. Una vez que uno entrara en la etapa Núcleo Azoth, estaría a un paso más cerca de ser deidad. La esperanza de vida se incrementaría a mil años, y la edad ya no importaría después de eso.

Zhu Yao no conocía a las chicas por lo que solo podía hablar con Wang Xuzhi, que estaba a su lado, ayudándola a sostener el vuelo.

—Oye, pequeño mocoso, ¿qué le dijiste a Pequeño Tercio?

¿Pequeño Tercio?

Wang Xuzhi se sorprendió por un momento y solo después se dio cuenta de que estaba hablando de Yan Yuehong. Mostró una leve sonrisa y sacó una tablilla de jade de su ropa.

—Esta es nuestra misión de entrenamiento.

—¿Misión? —Zhu Yao quedó perpleja—. ¿No se supone que esto es un entrenamiento de campo? ¿Por qué hay una misión?

—La misión son los detalles de nuestro entrenamiento de campo —le mostró una expresión de que “esto es de sentido común”—. Cada equipo tiene su respectiva misión que completar.

—¡Oh!

¿No es esto entonces un viaje de negocios?

El entusiasmo de Zhu Yao disminuyó a la mitad.

—Cuando regresemos, la secta entregará las recompensas correspondientes a los equipos que completen sus misiones.

Al ver la expresión poco entusiasta de Zhu Yao, Wang Xuzhi preguntó con curiosidad:

—¿Qué pensaste que era hermana mayor Zhu Yao?

La cara de Zhu Yao se arrugó, mientras se tragaba sus pensamientos de recorrer las montañas y los mares, comer delicias y hacer preguntas de hacia dónde se dirigían a jugar.

—Entonces, ¿cuál es nuestra misión? —tosió Zhu Yao y cambió rápido de tema.

Wang Xuzhi insertó energía espiritual en la tablilla para revisar su contenido. Después de un rato, respondió:

—Está en dirección suroeste, un pequeño pueblo cerca de la ciudad Melancolía Silenciosa. Se rumorea que recientemente se han reportado personas desapareciendo. Y en un solo mes, el número de desaparecidos ascendió cerca de cincuenta. Nuestra misión es dirigirnos al pueblo para investigar la causa.

El nombre de la ciudad “Melancolía Silenciosa” provenía del Bosque de la Melancolía Silenciosa que se encontraba cerca. Debido a que los practicantes frecuentaban ese bosque para capturar pulsaciones espirituales y recolectar hierbas espirituales, la ciudad Melancolía Silenciosa se convirtió en el lugar de mayor suministro para ellos. Y su objetivo de destino para esta misión, era un pequeño pueblo a pocos kilómetros de esta ciudad.

El pueblo fue nombrado como Pueblo Silencioso. Zhu Yao preguntó entonces si había otro pueblo llamado Pueblo Melancolía. Wang Xuzhi asintió, el Pueblo Melancolía estaba muy cerca, al norte de aquí. Ella respondió en silencio cómo el sentido de nombramiento de este mundo era bastante uniforme.

La cantidad de residentes en el Pueblo Silencioso no era muy alta, la gente que pasaba era en su mayoría practicantes que se dirigían a la ciudad Melancolía Silenciosa, era por eso que no lucía lujoso. El equipo de Zhu Yao llegó al lugar antes del atardecer. Por razones de conveniencia, Zhu Yao hizo que su equipo se cambiara el uniforme a ropa más casual y buscaron una posada para quedarse.

Aprovechando la oportunidad para platicar mientras tomaba su té, Wang Xuzhi comenzó a preguntar de manera deliberada acerca de las personas desaparecidas. Después de que el dueño de la posada vio que las personas frente a él eran practicantes, les dijo todo lo que sabía sobre la situación.

La situación parecía haber comenzado hace un mes cuando la gente del pueblo desapareció. Los desaparecidos eran lugareños y viajeros que se habían quedado a pasar el día, no obstante, todos eran hombres. Además, eran hombres fuertes y musculosos que estaban en la plenitud de su vida. Nadie sabía cómo pudieron desaparecer ya que no hubo disturbios anormales. Solo desaparecieron de sus habitaciones al día siguiente, cuando otros abrieron sus puertas para buscarlos.

—Las personas que desaparecieron eran todos hombres. —Una de las jóvenes que venía con ellos miró a Xiao Yi con expresión preocupada—. Hermano mayor Xiao Yi, entonces tú estás…

Zhu Yao recordó que el nombre de esta chica era Ling Long. Ella la había conocido hacía cinco años, era la niña que siempre había estado al lado de Xiao Yi. Al parecer era su fan incondicional.

—Hermana marcial júnior Ling Long, no te preocupes, el tío marcial sénior Xiao Yi es muy increíble, estará bien.

La otra chica llamada Su Zi la consoló y con ojos brillantes, se volvió para mirar a Wang Xuzhi.

—¡Además está mi hermano marcial sénior Wang! Hermano marcial sénior Wang, definitivamente nos protegerás, ¿verdad?

Zhu Yao miró los ojos de la chica que estaban a punto de salirle estrellas, y luego discretamente miró al pequeño mocoso.

¡Eh! ¡Hay algo interesante que ver! ¿El primer amor, o algo así como amigos de la infancia? ¡Estos pequeños clubs improvisados de fans son demasiados deslumbrantes! Ah, la juventud~

Sin embargo, la expresión de Wang Xuzhi no cambió, más bien, miró a Zhu Yao, y dijo con un tono respetuoso:

—Gran tía marcial, ¿cómo cree que deberíamos lidiar con esta situación?

Todos parecían haber recordado que ellos tenían a una “anciana” entre ellos, y sus miradas se posaron en ella.

—No te preocupes, ¿el dueño de la posada no lo explicó antes?

Zhu Yao agitó las manos, y luego, le dio unas fuertes palmadas en el pecho a Wang Xuzhi y dijo enfatizando en cada palabra:

—Las personas que desaparecieron fueron: Hombres. Fuertes. Y. Musculosos. Ustedes dos no se ajustan a los requisitos.

Todavía no acababan de crecer, ¿por qué estaban tan preocupados?

Wang Xuzhi no respondió y se quedó mirando como ella retiraba la mano, sus orejas se estaban poniendo rojas a una velocidad anormal. Su Zi por otro lado comenzó a fruncir los labios, mientras miraba a Zhu Yao con una expresión llena de resentimiento. Incluso Xiao Yi y Ling Long tenían expresiones extrañas.

Uh… ¿Había hecho algo que los enojara?

—Tómense —tosió un par de veces— un descanso hoy.

Ah, ella ya no le importaba, era más importante completar la misión lo antes posible.

—Mañana, todos se separarán y buscarán pistas, luego nos reuniremos en esta posada durante la noche.

—¡Sí!

Los cuatro respondieron juntos, y luego, se dirigieron a sus habitaciones.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *