Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 31: El clásico numerito nauseabundo

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Las habitaciones de Zhu Yao y Wang Xuzhi estaban en el tercer piso, mientras que las del resto estaban en el segundo piso. Solo cuando los otros tres se marcharon lo suficientemente lejos, ella se acercó al pequeño Wang con una mirada de chismosa.

Mientras baja las escaleras con una expresión ambigua, dijo:

—Rápido, escúpelo. ¿Su Zi tiene sentimientos por…

—Hermana mayor Zhu Yao, no entiendas mal. Solo somos hermanos y hermanas de la misma secta — explicó Wang Xuzhi rápidamente.

—¿En serio? —Zhu Yao sospechaba un poco.

Entonces, ¿por qué estás tan agitado?

—¡De Verdad! ¡Hoy es la primera vez que la veo!

Wang Xuzhi se puso más ansioso, y con una expresión seria, levantó la mano y juró:

—Definitivamente no me gustarán otras chicas.

—No estés tan ansioso.

Zhu Yao le bajó la mano. Como un padre de familia, ella era de mente abierta.

—No tengo intención de detenerte. Si te gusta, ¡adelante! ¡Tu hermana mayor te apoyará!

—¡Gran! ¡Tía! ¡Marcial!

Wang Xuzhi puso una cara larga y la miró con enojo. Su expresión era muy parecida a la que hacía cuando era niño.

—Bien, bien. Me detendré.

Él se enoja tan fácilmente, no es nada divertido.

—Oh, cierto. Antes, escuché a Su Zi llamar a Xiao Yi tío marcial sénior. ¿Él construyó su Fundación? —Zhu Yao cambió el tema.

Aunque Xiao Yi tenía un tesoro exótico para ocultar su nivel de cultivo, mirando en la superficie, todavía estaba en la etapa Esencia.

Wang Xuzhi negó con la cabeza.

—Después del Torneo Inter-Secta, la Soberana Feng Yi lo tomó como su discípulo personal sucesor.

En el mundo de la cultivación, la fuerza suprema reinaba. En la misma secta, mientras que los practicantes fueran de la misma etapa, se dirigirían el uno al otro como hermanos y hermanas, y si uno fuera una etapa superior, su posición sería un nivel más alto también.

Pero, los Soberanos Semidioses eran la excepción. En cuanto a dar a los Soberanos Semidioses el respeto que merecían, siempre y cuando uno fuera un discípulo personal sucesor de uno de ellos, su jerarquía sería solo una posición más baja que su maestro.

Por lo tanto, aunque el nivel de cultivo de Zhu Yao era más bajo que el del Maestro de la Secta y el de los Señores de las Montañas, su jerarquía era más alta. Era porque ella era la discípula personal sucesora de Yu Yan, y lo mismo pasaba con Xiao Yi.

Zhu Yao se sintió un poco aturdida. Él fue tomado por un Semidiós como su discípulo personal sucesor demasiado pronto, como se esperaba del trato del protagonista. Promoción. Aumento de salario. Convertirse en CEO. Casarse con una chica rica y hermosa. En resumen, se dirigía hacia la cima de la vida.

¡Un momento! Su maestro le había dicho que, incluso un Semidiós, si no miraba con cuidado, no sería capaz de descubrir el tesoro exótico que poseía Xiao Yi. En otras palabras, no era del todo posible que él no fuera descubierto y en esa ocasión, además de su maestro, ¡había otros tres Semidioses!

Entonces, Feng Yi…

—¿Qué pasó? ¿Hermana mayor Zhu Yao, hermana mayor Zhu Yao? —Wang Xuzhi le dio un empujón a la persona que se quedó aturdida.

—¿Ah?

La expresión de Zhu Yao era oscura, se había perdido en sus pensamientos sin querer, pensando en las posibles teorías conspiratorias.

—Estoy bien. Oh cierto, Xuzhi. Lamento interrumpir tu combate durante el Torneo Inter-Secta.

—No te preocupes, sé que lo hiciste porque estabas preocupada por mí —respondió Wang Xuzhi sin importarle.

De repente, él pareció haber recordado algo, y guardó silencio por un momento. Sus lindas cejas se arrugaron y se notaba indeciso cuando pregunto:

—Hermana mayor Zhu Yao, en realidad ese día, sentí que era un poco extraño. La espada espiritual del tío marcial sénior Xiao Yi que invocó, me dio la sensación que había algo fuera de lugar…

El sexto sentido de un practicante era muy agudo, y en ese momento, sintió que el aura de la muerte se le estaba acercando. Él sospechaba que, si Zhu Yao no hubiera intervenido, podría haber…

—¡No lo pienses demasiado! —Zhu Yao le acarició la cabeza.

Lo mejor era que ella no le dijera la verdad. No importaba la suerte o lo calculador que fuera, Wang Xuzhi no era rival para Xiao Yi y cada vez que alguien iba en contra del protagonista, esa persona nunca tendría un buen final.

—Si no te cae bien, en el futuro, mantente alejado de él.

Wang Xuzhi asintió con la cabeza obedientemente.

Zhu Yao le dijo algunas cosas más, antes de que se separaran y regresaran a sus habitaciones para descansar.

En la mañana del segundo día, los cinco se separaron para conseguir más información. Sin embargo, incluso después de tres días, todas las pistas que obtuvieron eran exactamente las mismas que las que escucharon del dueño de la posada, no habían podido avanzar en su investigación y otra persona más desapareció en el pueblo.

Zhu Yao les instruyó que no estuvieran ansiosos y les dijo que descansaran un poco antes de investigar al día siguiente. Sin embargo, nunca esperó que, Wang Xuzhi, quien se había convertido en un buen chico, ¡la asaltaría en la noche!

♦♦♦

Cuando vio a una figura negra entrar furtivamente a su habitación, e incluso lo vio tener la intención de subirse a la cama, Zhu Yao, que se había despertado por casualidad, casi le lanzó un rayo celestial. Con rápidos reflejos, él le detuvo la mano y habló con una voz baja:

—Hermana mayor Zhu Yao, soy yo.

—¿Pequeño mocoso? —con su otra mano, le envió un puñetazo a la cabeza—. ¿Qué haces tan tarde en la noche? Te equivocaste de habitación, ¿verdad?

La chica Su Zi está en el segundo piso, sabes.

—Hermana mayor Zhu Yao, necesito discutir algo contigo.

Wang Xuzhi sacó un velo y una grulla de papel de su bolsa de almacenamiento.

—¿Qué es esto?

Zhu Yao tomó el velo. Era un velo de color rojo. Su color era común, incluso la peonía bordada era bastante común.

—Lo encontré en la habitación de uno de los hombres desaparecidos —explicó Wang con expresión severa—. Cuando estaba ahí, sentí un rastro de los restos de un aura demoníaca. Entonces, lancé un hechizo de seguimiento en el aura. Sin embargo, la grulla de papel no regresó durante todo el día y noche. Pensé que era solo mi imaginación, pero justo entonces, regresó. Debe haber encontrado al dueño del velo.

—¿Así que estás diciendo que has encontrado al culpable que causó las desapariciones?

Wang Xuzhi negó con indecisión la cabeza.

—Todavía no estoy del todo seguro, pero si seguimos la dirección de la grulla, creo que encontraremos algunas pistas.

—¡Buen trabajo!

Zhu Yao saltó de la cama y se vistió. Luego le indicó que liberara la grulla de papel.

—Sigamosla y echemos un vistazo.

—¡Espera un minuto!

Wang Xuzhi sacó otros dos talismanes de papel de su ropa.

—Estos son talismanes que ocultan la presencia de uno, el maestro me los dio antes de bajar la montaña. Mientras los coloquemos en nuestros cuerpos, ocultaremos nuestra presencia, y los practicantes con una fuerza menor a la etapa Alma Naciente no podrán sentirnos.

Así que ¿es capaz de esconder nuestra presencia?

Zhu Yao la tomó con curiosidad. De repente, recordó a su maestro, y dejó escapar un largo suspiro.

Maestro, mira lo que su maestro hizo por él.

A unos miles de kilómetros de distancia, un cierto maestro, que meditaba en ese momento, estornudó. Miró a su alrededor extrañado por un momento, antes de cerrar los ojos otra vez.

Zhu Yao y Wang Xuzhi siguieron la grulla de papel. Después de salir de la posada, se detuvieron en un pequeño bosque no muy lejos. No había rastros de ningún humano en los alrededores, sin embargo, había varias cabañas dispersas por el bosque. Algunas todavía estaban iluminadas, lo más probable era que había gente normal dentro.

—Parece que el dueño de este velo debió haberse detenido aquí antes —dijo Wang Xuzhi mientras apartaba el arbusto que tenía delante—. El dueño debe de estar buscando su siguiente objetivo.

Zhu Yao señaló las cabañas dispersas frente a ellos.

—El próximo objetivo debe ser alguien en una de las casas. Busquemos un lugar donde escondernos y esperemos a que el pez muerda el anzuelo.

Wang Xuzhi asintió. Lo único que podían hacer ahora era esperar. Los talismanes de ocultamiento solo podían durar una noche, no debían ser desperdiciados.

Ellos encontraron un buen arbusto para esconderse, y justo cuando estaban a punto de sentarse, se escuchó una conmoción dentro del bosque.

—Hermana menor Zi, escúchame.

—¡No estoy escuchando, no estoy escuchando, no estoy escuchando!

Uh… ¿Qué pasa con este clásico numerito nauseabundo?

Zhu Yao se volvió para mirar y vio dos figuras, una de negro, y otra de rojo, saliendo del bosque. Eran Su Zi y Xiao Yi. ¿Por qué estaban caminando juntos? ¿Y por qué estaba en un lugar tan apartado? ¿Y no era Su Zi fan de Wang Xuzhi? ¿Ella cambió su lealtad tan rápido?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *