Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 4: Entrando a la secta de la montaña

Traducido por  Rencov

Editado por Nemoné


Al mirar a los cuatro hombres concentrados en controlar la hoja voladora, se volvió a poner nerviosa. ¿Qué diablos quería esta gente con ella? ¿Esa bola de cristal era demasiado importante? En el mundo de la cultivación, ¿estos objetos que se usaban para probar las venas espirituales no se encontraban en todas partes? Incluso si una fuera destruida, no debería ser necesario tener que arrestarla y enviarla a interrogar, ¡¿verdad?!

Imaginando cómo ella, una pura e inocente persona, estaba a punto de endeudarse y que probablemente pasaría el resto de su vida pagando la deuda, comenzó a sentirse extremadamente terrible.

Mamá… quiero irme a casa.

Justo cuando Zhu Yao se sintió inquieta, el paisaje frente a ella cambió de repente. Antes, mientras volaba, solo podía ver un mar infinito de nubes blancas. Sin embargo, en el siguiente instante, como si las cortinas hubieran sido abiertas, las nubes se dispersaron y una cadena montañosa se podía ver flotando en el aire. Como finos lienzos de plata las corrientes de agua fluían desde la cima de las montañas, cayendo al océano debajo.

Zhu Yao se quedó estupefacta ante este paisaje sacado de un videojuego. No esperó que en realidad pudiera ver esa clase de escenario.

La hoja en la que estaban sentados voló hacia la montaña más grande dentro de la cordillera y se detuvo a unos cientos de pies antes de llegar a ella. El tío marcial sénior Li, el más joven de los cuatro, sacó una tablilla de madera y la lanzó al aire. Luego, en el espacio alrededor de la montaña, se abrió una capa de sustancia plástica y se reveló una grieta lo suficientemente grande como para que la hoja pasara. Tras cruzar, se cerró automáticamente y desapareció. Zhu Yao supuso que debería ser algo similar a una gran formación utilizada para proteger la cordillera.

Solo después de entrar, pudo ver las grandes y pequeñas residencias. Y, el lugar al que se dirigían, era exactamente la plaza frente al edificio más grande.

Finalmente, podía pisar tierra firme, pero se dio cuenta de que había un mar de pequeños nabos en este lugar. Cuando miró cuidadosamente, había más de un centenar de ellos. Estaban separados en grupos, y cuatro hombres vestidos de blanco estaban parados enfrente de cada uno de ellos. Zhu Yao entendió que estos eran los niños que fueron seleccionados de otras ciudades.

Una vez que el tío marcial sénior Li aterrizó, dio un simple saludo al resto de sus compañeros. No estaba segura de lo que les dijo, pero, no mucho después, todas las personas vestidas de blanco en la plaza, sin excepción, la miraron directamente.

Zhu Yao sintió una inmensa presión y trató de esconderse detrás de la multitud. Sin embargo, las personas presentes eran todos nabos que no eran más que la mitad de su tamaño, no había lugar para ocultarse aunque quisiera, a menos que tuviera que apilar dos nabos uno encima del otro. Se volvió y miró a su pequeño amigo Wang Xuzhi, que tenía un cuerpo pequeño y delgado, y comenzó a reflexionar sobre la viabilidad de esta idea.

Y como si él hubiera sentido sus intenciones, se sumergió rápidamente en el tumulto y se distanció lejos de ella.

¡Pequeño mocoso! ¡Eres un mocoso desleal!

—Tío marcial sénior Li, este es un asunto de suma importancia. No importa si ignoramos las reglas en este caso, debemos informar al Maestro de la Secta de inmediato.

Al parecer, las personas vestidas de blanco se les ocurrió algo, dado que una discípula señaló la sala y les dio una sugerencia, luego, se volvió y le dio a Zhu Yao una mirada extraña.

El hombre de nombre Li parecía haber aceptado su propuesta y miró a Zhu Yao también, entonces, se volvió y rápidamente entró a la sala.

Zhu Yao se puso aun más nerviosa. ¿Por qué sentía que este problema se estaba volviendo más serio de lo que inicialmente había imaginado? ¿Era demasiado tarde para correr? A pesar de que había un océano debajo de ella, sabía cómo nadar…

—Soy Chen Ying, una discípula del Salón de la Gloria de la Montaña de la Espada. Hermana marcial júnior, me pregunto ¿cómo debería llamarte?

La mujer que estaba hablando con el tío marcial sénior Li antes, se acercó y preguntó con una leve sonrisa.

Ves, aquí vienen. Han comenzado el interrogatorio.  

— ¡Mi nombre es Zhu Yao! Umm… Señorita Chen, sobre la bola de cristal, ¡de verdad que no lo hice de forma intencional!

¡Chica, debes creerme!

Chen Ying le dio una sonrisa aun más amable.

—Ya que has entrado a la Secta de la Colina Antigua, y nosotras pertenecemos a la misma, está bien si me llamas hermana marcial sénior. Hermana marcial júnior, no debes preocuparte sobre este tema, el Maestro de la Secta dará su veredicto pronto.

—Ah, ¿todavía tengo que ver al Maestro de la Secta?

No será para hacerme quedar para pagar mis deudas, ¿verdad?

Chen Ying asintió.

—De acuerdo con las reglas, inicialmente los nuevos discípulos primero deben pasar un mes en el Salón del Mandato para aprender las leyes de nuestra secta. Luego, los Señores de la Montaña los tomarán como sus discípulos para fomentar sus talentos. Sin embargo, hermana marcial júnior tu situación es un poco especial, por lo que es necesario informar primero al Maestro de la Secta y pedirle que tome una decisión.

Especial… Especialmente malo, ¿verdad? Ellos ya están reclamando las deudas en el momento en que entré a la secta.

Chen Ying también habló de otras cosas, pero la mente de Zhu Yao estaba llena de pensamientos con respecto a la bola rota, y no pudo absorber por completo lo que le estaba diciendo. La discípula parecía haberse dado cuenta de que estaba distraída, por lo que dejó de hablar. No mucho después, el tío marcial sénior Li salió.

—Una orden del Maestro de la Secta, él quiere que entres a la sala —dijo el tío marcial sénior Li.

Zhu Yao respiró profundamente. En cualquier caso, tarde o temprano tengo que pagar, vamos pues. Apretó los dientes y lo siguió.

—Umm… Tío marcial sénior Li, ¿el Maestro de la Secta está muy enojado? —Ella tenía que prepararse mentalmente.

Él se volvió y la miró. Con respecto a su pregunta, no tenía más ese aspecto indiferente de la clase alta, sino que respondió muy amablemente:

—Nuestro Maestro de la Secta tiene un temperamento amable. ¿Cómo puede estar enojado?

—Oh.

Es bueno que él no estuviera enojado, todavía había esperanzas para hablar.

Solo después de que entraron a la sala descubrió que había seis personas sentadas dentro. Cinco de ellas estaban sentadas en la parte baja, y solo una persona estaba sentada en el piso intermedio, él debía ser al que llaman Maestro de la Secta. Él se miraba de unos cuarenta años de edad, y tenía una sonrisa en su rostro. Tal como lo había dicho el tío marcial sénior Li, él de hecho parecía una persona muy amable.

—Esta dama es…

Al ver a Zhu Yao entrar al salón, el Maestro de Secta miró al tío sénior Li.

—Para responder a Maestro de la Secta, es ella.

Cuando escuchó la respuesta, la expresión del Maestro de la Secta cambió a sorprendida. Observo a Zhu Yao de pies a cabeza y luego preguntó:

—Ella… ¿Por qué es tan…?

— ¿Vieja? —La esquina de los labios de Zhu Yao se crispó. Por un momento se sintió molesta. Deberías estar contento de que no te estoy despreciando. ¿Qué derecho tienes para llamarme vieja?—. ¡Señor, tengo veintiocho años este año, gracias!

¿No sabías que preguntarle a una mujer la edad era un tabú?

El Maestro de la Secta se sobresaltó por un momento, no esperó que ella le contestara. Y, al darse cuenta de que su pregunta era un poco inapropiada, tosió y, con un gesto de su mano, apareció en el centro de la sala una esfera similar a la bola de cristal que rompió. Sin embargo, esta era mucho más grande y más clara que la anterior.

—Señorita, coloca tu mano sobre la bola.

Los ojos de Zhu Yao se abrieron abruptamente. Miró la esfera que tenía delante y dio un paso atrás sin hablar. Le tenía fobia a las bolas de cristales.

—Umm… antes, accidentalmente rompí una. Tengo miedo… —Extendió débilmente su dedo—. Es por eso que… creo que es mejor si no pongo mi mano sobre ella.

—No te preocupes, solo pon tu mano. —El Maestro de Secta pensó que tenía miedo, por lo que le dio una sonrisa alentadora—. No tengas miedo, te aseguro que no te pasara nada.

— ¿Usted no me culpará si se rompe?

Al parecer tenían una gran cantidad de ellas. Entonces, ¿por qué la trajeron aquí?

—Claro, no te culparé.

— ¿Entonces, la que rompí en la ciudad antes?

—No te culpo por esa tampoco.

— ¡Hubieras dicho eso antes!

Ellos hicieron que su corazón latiera salvajemente durante todo el viaje. Al final, no la estaban tratando de obligar a pagar la bola de cristal. Zhu Yao puso su mano sobre la esfera sin titubear. Siempre y cuando no la hicieran pagar, olvídate de una sola mano, si querían que la abrazara, también lo haría.

En el momento en que su mano tocó la bola de cristal, estrías de rayos una vez más la llenaron. En menos de cinco segundos, como la esfera anterior, se rompió.

— ¡Es ella! —El señor Maestro de Secta se puso de pie, y mostró una expresión emocionada. Se volvió y miró al tío marcial sénior Li—. ¡De prisa! ¡Ve a la Montaña del Bosque de Jade! ¡Informa al Gran Maestro Ancestral sobre este asunto!

— ¡Sí!

Solo después de que el tío marcial sénior Li saliera, el Maestro de la Secta finalmente calmó su entusiasmo. Su rostro gentil se volvió aún más amable y agradable cuando miró a Zhu Yao.

— ¿Cuál es tu nombre?

— ¿Cuál es tu nombre, viejo?

Sabiendo que no tenía que pagar por sus deudas, Zhu Yao se sintió mucho mejor, y dejó escapar frente “a un cierto viejo” su verdadera forma de hablar.

— ¡Qué audaz! —gritó una mujer vestida de rojo, que estaba sentada en la parte baja, y miró a Zhu Yao a quien criticó—. ¿No sabes quién es la persona sentada frente a ti?

— ¿No lo sé?

Si lo supiera, ¿por qué habría preguntado?

—Tú… —la dama vestida de rojo se puso furiosa—. Con esa arrogancia, ¿cómo puedes alcanzar la cima? En este momento, no eres más que una mera mortal, pero si fueras avanzar en tu cultivo en el futuro, ¿no serías capaz de ofender a tu maestro y destruir la reputación de nuestros ancestros? Hermano marcial sénior, creo que todavía es necesario discutir más con respecto a este tema.

—Hermana marcial júnior, no seas impaciente —El Maestro de la Secta agitó su mano y dijo—: Sabes que alguien con un potencial como este también es difícil de conseguir. En estos diez mil años, solo ha habido uno.

La dama vestida de rojo todavía no estaba satisfecha.

—Incluso si ese es el caso, la edad de esta mujer ya va más allá de su mejor momento. Aun con esa clase de gran potencial, me temo que será difícil que forme su Núcleo Azoth antes de que se le acabe la vida. Para ese entonces, ¿no estaríamos azotando un caballo muerto?

—Hermana marcial júnior, esto…

— ¡Oye, oye, oye! Cuando estén hablando, ¿pueden pensar en la persona en cuestión?

Zhu Yao no pudo evitar levantar la mano. Cuando hablas mal de alguien, ¿quién lo diría frente a la persona en cuestión? ¿Estaban poniendo a prueba los límites de su paciencia, o estaban poniendo a prueba sus agallas?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *