Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 5: Hermano, ¿quién eres?

Traducido por Rencov

Editado por Nemoné


La dama vestida de rojo se puso aún más furiosa.

— ¡Qué audaz! Hiciste algo mal, pero aún no intentas enmendar tus errores. Sino que cometes dos veces el mismo error de interrumpir una conversación ajena. ¿Tu madre no te enseñó la palabra “etiqueta”?

¡Hey! ¡Qué temperamento! ¡¿Crees que eres la única que sabe cómo regañar a la mamá de alguien?!

—Entonces, ¿de dónde aprendió tu madre la etiqueta? Antes de hablar de los demás, ¿alguna vez tu madre se ha mirado en el charco de su propia orina?

Huevos. Nunca me he enojado tanto desde que nací.

—Tú… —comenzó a encenderse.

—Señorita vestida de rojo. —Zhu Yao no le dio la oportunidad de responder—: Si interrumpir un conversación ajena se considera una falta de etiqueta, entonces, antes, cuando interrumpiste mi pregunta hacia el Maestro de la Secta, ¿no significa eso también que careces de etiqueta? Como extraños, es normal preguntar el nombre del otro, ¿pero de repente me interrumpiste y me regañaste por ser audaz? Siento curiosidad, por eso pregunto. ¿Cómo fue eso audaz? ¿Entonces puedo preguntarte a dónde fue tu etiqueta?

La cara de la dama vestida de rojo se puso verde.

—Tú… Como una discípula que aún no ha entrado oficialmente a la secta, te atreves a pedir el nombre de nuestro Maestro de la Secta de una manera tan directa. Si eso no es audaz, ¿qué es?

—Él fue el primero en preguntar mi nombre. Antes de preguntar el nombre del otro, uno debe presentarse primero, ¿no son esos los buenos modales? Y ya lo dijiste tú misma. Soy una discípula que no ha entrado oficialmente a la secta, y como todavía no me he unido a tu secta, todavía no soy una de tus discípulos. Solo soy un tercero, alguien que no tiene ninguna relación con tu gente. ¿Qué tiene que ver que él sea un Maestro de la Secta conmigo? ¿Por qué no puedo preguntarle directamente sobre su identidad?

—Tú… ¡Qué falacia!

—Llamas mis palabras una falacia cuando no tienes la capacidad de refutarlas. Cuando eres capaz de refutar mis palabras, me llamas audaz. ¿Puedo preguntarte, señorita, cómo te enseñó tu madre la “etiqueta”?

—Tú… tú…

—Permíteme darte un consejo, señorita. No te lo tomes muy a pecho. No todas las personas van estar de acuerdo contigo. ¿¡Crees que todos en este mundo son tu madre!?

— ¡Insolente!

La dama vestida de rojo se enfureció tanto que invocó una bola de llamas con la mano y se la arrojó.

Zhu Yao, esto es lo que llaman convertir los sentimientos de vergüenza de alguien en ira. Una pelea está a punto de estallar, hey.

— ¡Hermana marcial júnior!

En el momento clave, el viejo Maestro de la Secta intervino. Invocó una corriente de agua y extinguió la bola de llamas.

—No seas precipitada.

La dama vestida de rojo respiró profundamente unas cuantas veces hasta por fin calmarse. Sin embargo, todavía miró ferozmente a Zhu Yao, como si pudiera atacarla y devorarla en cualquier momento.

Solo entonces Zhu Yao sintió un poco de miedo. Diablos, ¿cómo podría olvidar que este era un mundo Xianxia? Estas personas eran todas existencias capaces de matarla con un chasquido. Pero, ¿cómo se atrevió a regañar a su madre en el momento en que comenzó a hablar con ella? ¿En qué corazón de hijo o hija, sus padres no eran un tabú? Además, era alguien que había transmigrado a otro mundo, y podría no volver a verlos otra vez por el resto de su vida, sin embargo, esa mujer solo tuvo que cruzar la línea, así que ¡¿por qué no la mordería hasta la muerte?!

—Pequeña señorita, tienes que calmar tus emociones también. Creo que eres capaz de adivinar que tu potencial es extraordinario. —El Maestro de la Secta comenzó a actuar como intermediario—. Si entras a nuestra secta, deberás esforzarte al máximo en tu entrenamiento. ¿Estás dispuesta?

— ¡No estoy dispuesta!

El Maestro de la Secta casi se atragantó al no esperar ese tipo de respuesta y comenzó a toser

— ¿Qué… qué dijiste?

Con su potencial, definitivamente entraría a la Montaña del Bosque de Jade. Todos en el mundo de la cultivación se romperían la cabeza por pensar en cada método posible para ser parte de ese lugar. A pesar de que su edad actual había pasado su mejor momento, con las capacidades de esa persona, no debería haber ningún problema para que ella llegase a Azoth antes de que se terminara su vida.

— ¿Sabes que el lugar al que estás a punto de ir es la Montaña del Bosque de Jade?

— ¡No quiero saber!

¿Qué tenía que ver con ella?

— ¿Por qué?

Zhu Yao cortésmente le dio al viejo un par de ojos en blanco.

— ¿Crees que soy tonta? He ofendido a tu hermana marcial júnior hoy, si me uniera a tu secta, ¿¡no querría torturarme hasta la muerte!?

La cara del viejo Maestro de la Secta se distorsionó un poco. Aunque lo que dijo esta señorita no era imposible… ¿tenía que ser demasiado directa? Echó un vistazo a su hermana marcial júnior, cuya cara se puso pálida y oscureció. ¿Estaba bien decir esas palabras en voz alta? ¿Realmente estaba bien?

Tosió un par de veces y volvió a insistir:

— ¿De verdad no quieres cultivar como una deidad? Esta es una gran oportunidad, ¿sabes?

— ¡No quiero!

—Uh…

—Así que, dejémoslo así… —Zhu Yao se encogió de hombros y dijo—: Volveré al lugar de donde vine. ¡Chao chao!

—Espera… ¡Espera un momento!

Antes de que el Maestro de la Secta pudiera detenerla, Zhu Yao había comenzado a salir corriendo felizmente de la sala. Esta dama, ¿por qué no seguía el procedimiento habitual?

De repente, un viento feroz sopló, y un hombre vestido de blanco apareció en la entrada. Antes de que Zhu Yao pudiera verlo claramente, se estrelló contra él.

Y luego… un bulto creció. Las llamas de ira brotaron dentro de ella.

— ¿¡No abres los ojos cuando caminas!? ¡Muévete!

Toda la sala fue inmediatamente superada por el silencio.

Luego de un segundo, el hombre que había chocado con ella, lentamente dio un paso hacia un lado.

Solo después de eso, Zhu Yao salió. Antes de alejarse, no se olvidó de darle un par de ojos en blanco. ¿Y qué si tienes músculos? ¡Hmph!

— ¡Gran Maestro Ancestral, esa señorita tiene la vena espiritual del rayo! —gritó el Maestro de Secta de inmediato.

Cuando el hombre en la entrada oyó esto, sin pensarlo agarró a la persona que acaba de irse. Zhu Yao caminaba apresuradamente, así que, cuando de repente la jalaron, naturalmente, una vez más chocó con el hombre. Por lo tanto… otro bulto creció.

Zhu Yao acarició los dos chichones que crecieron en su cabeza, y observó al hombre, que tenía una mirada fría.

—Oye, hermano… ¿Tienes algo en mi contra?

El hombre se sobresaltó por un momento, y luego respondió con absoluta seriedad:

—No.

—Si no lo tienes, entonces ¡¿por qué jalaste mi estambre?!

¿¡Estás buscando pelea!?

El hombre bajó la cabeza y reflexionó por un momento. Y luego, respondió con aún más seriedad:

—No jale ningún estambre. Lo que jale fue tu mano.

Zhu Yao se quedó sin habla.

Respira profundamente… No te enfades, no te enojes. El cielo se ve tan maravilloso hoy, ¡no es bueno enojarse así!

—Solo lo trataré como mi mala suerte. Tengo que pedirte que te muevas por ahí. No bloquees mi camino, ¿de acuerdo? ¡Gracias!

El hombre frunció el ceño y rechazó su pedido con decisión:

—No puedo hacerlo.

— ¿Qué diablos estás planeando?

Por lo que, hacerle dos grandes chichones en la cabeza no fue suficiente, ¿estaba planeando agregarle otros más?

— ¡Arrodíllate! ¡Acéptame como tu maestro!

— ¡Déjame arrodillarme ante tu hermana!

¿Quién dijo que ella iba a ser su discípula?

El hombre frunció el ceño aún más profundamente, y todavía dijo con el mismo tono frío:

—Yo soy el que será tu maestro, no tengo hermana.

Zhu Yao se quedó sin palabras.

Hermano, tú ganas. ¿De qué planeta vienes? No puedo comunicarme contigo en absoluto.

| Índice |

One thought on “Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 5: Hermano, ¿quién eres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *