Mundo Marcial – Capítulo 197: La Hierba del Rayo

Traducido por Rencov

Editado por Ayanami


Durante el día, la Montaña Estruendo del Trueno era en toda palabra un espectáculo maravilloso para la vista. Exuberantes bosques tapizaban la base de la montaña, a diez mil pies arriba de la vegetación se reducía a arbustos y pastos altos. Otros diez mil pies más y sólo había maleza dispersa. A medida que uno ascendía de manera gradual, poco a poco se tornaba en llanuras heladas de nieve y, más cerca del pico, no había nieve ni hielo; sólo los tenues destellos de los relámpagos blancos.

De abajo hacia arriba, era de color verde oscuro, amarillo, marrón y, finalmente, blanco.

La Montaña Estruendo del Trueno tenía una altura de cien mil pies. El denso bosque en la base tenía decenas de millas de ancho y los árboles eran gigantescos y altos. Si siete u ocho personas se tomaran de la mano para poder rodear un árbol en su totalidad, ese árbol podría considerarse un rey entre los árboles. Sin embargo, en los bosques de esta montaña, este tipo de árbol era algo ordinario.

En el transcurso del camino, Lin Ming incluso vio un árbol con un tronco que necesitaría varias docenas de personas para poder rodearlo; medía más de mil pies de altura, las raíces que sobresalían del suelo eran tan grandes como un templo. Parecía tener entre cuatro mil o cinco mil años.

Cuanto más profundo en el agua, más grande es el pez. El bosque también era así. Cuanto más profundo entraba uno, más altos eran los árboles y más feroces las bestias viciosas.

No solo estaban estos monstruos. Sino que también había serpientes e insectos venenosos que se escondían entre la hierba espesa, eran extremadamente letales debido a la toxicidad de sus venenos. Por fortuna, Lin Ming ya se había aplicado un aceite especial de la Tierra Salvaje del Sur en su cuerpo, por lo que no le temía a estos venenos.

Lin Ming mantuvo la guardia alta todo el tiempo. Al ver los árboles gigantes, no pensó que fuera demasiado extraño que la Montaña Estruendo del Trueno hubiese logrado producir un Lagarto del Trueno que sea igual en poder a un artista marcial del reino Xiantian.

De estas bestias viciosas, evitó las que pudo. Y para el resto, que optó por embestirlo, simplemente, las eliminaría.

De esta manera, viajó con seguridad por el bosque que rodeaba la montaña y llegó a las praderas de la ladera. La maleza aquí no era más corta que un humano y estaba llena de innumerables víboras y bichos venenosos.

Lin Ming caminó un poco. De repente, algo llamó su atención. Había un pequeño terreno de treinta pies, sin pasto y con una roca negra en el centro.

Esta roca era, en realidad, un fragmento de mineral magnético. En una de sus grietas había una hierba de color blanco en forma de espada que crecía tenazmente. Su altura estaba alrededor de un pie y había una pequeña fruta blanca que crecía en el centro. El fruto brillaba con una tenue luz eléctrica.

¡La Hierba del Rayo!

Cuando Lin Ming había comprado el panfleto introductorio a la Montaña Estruendo del Trueno, había memorizado la apariencia de la Hierba del Rayo. Esta hierba era bastante conspicua. Por lo general, solo se encontraban dentro de los minerales magnéticos. No solo eso, sino que, debido a la presencia del poder del trueno, a menudo no había otras plantas en sus alrededores. Era gracias a esto que era muy fácil de reconocer.

—La hoja es blanca y las nervaduras[1] tienen un color rojo claro… esta debe ser una Hierba del Rayo de 50 años.

Lin Ming arrancó casualmente la pequeña fruta, pero dejó intacta la planta. La Hierba del Rayo crecía solo dentro del mineral magnético; no era fácil de nutrir y cultivar. Él no deseaba destruirla, solo quería tomar el fruto que estaba lleno del poder del trueno.

Con la fruta en la mano, Lin Ming se concentró y comenzó a drenar lentamente el poder del trueno que contenía. El poder del trueno fluyó a lo largo de sus meridianos y en su corazón, donde fue absorbido con avidez por la Semilla del Dios Hereje.

Lin Ming se sintió un poco decepcionado cuando trató de sentir si había algún cambio en el Alma del Trueno de la Semilla del Dios Hereje. Desde luego, una Hierba del Rayo de cincuenta años no era lo suficientemente valiosa.

Lin Ming suspiró. El poder del trueno alrededor de la base de la montaña era menor que el del Valle del Trueno de la Séptima Profunda Casa Marcial. No era extraño que no hubiera mucho aquí que pudiera ayudar a elevar su Alma del Trueno. Parecía como si su sueño de recolectar una gran cantidad de Hierba del Rayo joven para cultivar su Alma del Trueno fuera solo una ilusión.

Si deseaba cultivar su Alma del Trueno, entonces, tendría que encontrar una Hierba del Rayo que tuviera varios cientos de años o incluso mil años de edad. Asimismo, tendría que encontrar una forma para extraer el poder del trueno del cuerpo de un Lagarto del Trueno, y si hubiera, aunque fuera una mínima posibilidad, encontrar una Alma del Trueno dentro de montaña.

Por supuesto, Lin Ming ni siquiera tenía esperanza alguna de esa última posibilidad. Aun si hubiera un Alma del Trueno, lo más probable era que estuviese dentro de la cima de la montaña, donde los rayos caen durante todo el año. Con solo su propia fuerza, no tenía manera de llegar hasta ahí.

Lin Ming continuó avanzando. De pronto, escuchó débiles sonidos de lucha que provenían de un poco más adelante.

Peligros había en todas partes, más dentro de la maleza alta de estos bosques, las bestias viciosas eran mortales, pero más lo eran otros artistas marciales. Era demasiado fácil asesinar al desprevenido y despojarlo de sus posesiones, abandonarlo y dejarlo que se pudra en el camino sin idea de quien fue su asesino. Era por eso que uno debía tener más cuidado con ellos.

No obstante, Lin Ming no se preocupó por esto. Los artistas marciales que merodeaban esta zona estaban, en su mayoría, por debajo de la etapa de Forja de Huesos.

Si bien era verdad que se decía que ni siquiera los artistas marciales del reino Houtian subirían más de la mitad de la ladera de montaña, lo cierto era que ellos casi nunca vendrían aquí.

Esto se debía a que el único valor de venir a la Montaña Estruendo del Trueno era la Hierba del Rayo. Aquellos que se aventuraban a venir a este lugar era para cosechar esta planta. Una Hierba del Rayo de cien años se vendía por un poco más de cien monedas de oro; era una cantidad insignificante para los artistas marciales en Periodo de Condensación de Pulso y superior.

A medida que avanzaba a través de la maleza, varias figuras se vislumbraban frente a él. Los sonidos de la batalla se estaban volviendo cada vez más claros, y se podía escuchar el ruido de las espadas al chocar, así como los profundos rugidos de las bestias.

Lin Ming extendió su fuerza del alma, y sintió que en un claro no muy lejos, había cinco artistas marciales que rodeaban a una bestia viciosa. Esta bestia se parecía a un rinoceronte, pero su espalda estaba cubierta de escamas y su cola era gruesa y larga, con una punta de púas.

Por el aura que exudaba, no era más débil que un artista marcial en la etapa Alteración Muscular. Su piel era áspera y su carne gruesa. Cada vez que azotaba su larga y puntiaguda cola, demostraba un poder que podía romper las rocas con facilidad.

Quienes orillaron a la presa eran tres hombres y dos mujeres. Cada uno de ellos poseía un símbolo con la forma de un pequeño dragón negro que cubría el área derecha de su pecho; parecía como si fueran de la misma familia o de la misma escuela. Las dos mujeres eran gemelas idénticas y su edad circulaba entre los dieciocho o diecinueve años. Los cultivos de las hermanas estaban en la etapa inicial de Entrenamiento de Vísceras y usaban espadas largas. Los tajos carecían de fuerza, y el viento de la espada de sus hojas solo dejaba cortes superficiales en el cuerpo del rinoceronte con armadura de hierro.

Un joven cuya edad era aproximadamente la misma que la de las gemelas también estaba en la etapa inicial de Entrenamiento de Vísceras. Su fuerza era un poco menor que el de ellas, a lo sumo, podía servir como una distracción.

Finalmente, los dos últimos eran artistas marciales mayores que estaban en la etapa inicial de Alteración Muscular y en la etapa pico de Alteración Muscular, respectivamente.

El hombre que lideraba el asalto era el de más alto nivel. Él vestía un impresionante atuendo negro y usaba un bastón de acero oscuro de color negro como arma. Contra una bestia viciosa cuyo cuerpo está blindado de pies a cabeza de escamas, era poco eficaz usar una espada. A diferencia del bastón largo que tenía un mayor efecto. El líder poseía reflejos rápidos, y cada vez que la fiera acorazada cambiaba de objetivo, éste aprovechaba la oportunidad y la contenía de inmediato con el bastón.

Él apuntaba especialmente entre los ojos del rinoceronte. Aquí es donde está el sistema nervioso central del animal, y también su punto de mayor debilidad.

Aunque la bestia tenía formidables capacidades defensivas, no pudo evitar que el artista marcial vestido de negro lo contratacara con su bastón. Poco a poco, su visión comenzó a nublarse y sus movimientos se volvieron lentos hasta que comenzó a sangrar por sus ojos y oídos.

El líder vio la oportunidad y todo su cuerpo estalló con un torrente de esencia verdadera. El bastón en sus manos comenzó a brillar con una luz de color rojo intenso.

—¡Caída de las Cinco Montañas!

El hombre rugió al usar su habilidad marcial más fuerte. Su arma aterrizó en la frente del rinoceronte acorazado y, con un sonoro crujido, su cabeza se hundió y el cráneo se destrozó.

El rinoceronte de hierro dio un bramido de dolor, se tambaleó sobre sus pies y cayó al suelo.

—La Caída de las Cinco Montañas del Hermano Aprendiz Sénior es realmente feroz.

El joven que aún no cumplía los veinte años no perdió el tiempo en halagar al artista marcial vestido de negro después de que mató al rinoceronte.

El hombre sonrió y se rió a carcajadas, disfrutaba con gran inmensidad esta atención. Luego dijo:

—Pequeño Long, ve y córtale el cuerno al rinoceronte, esa cosa se puede vender por un buen precio.

—Sí.

El joven llamado Pequeño Long asintió y, muy animado, fue a hacer lo que se le pidió.

Las dos gemelas se acercaron y dijeron con envidia:

—La Caída de las Cinco Montañas del Hermano Aprendiz Sénior se está volviendo cada día más feroz. Nosotras, las hermanas, todavía no hemos aprendido una habilidad marcial…

Todas las palabras fueron halagos, pero también había una pequeña cantidad de resentimiento escondido dentro. Para un artista marcial ordinario, el legado de una habilidad marcial era difícil de conseguir.

Estas cinco personas se podrían considerar el nivel más bajo de artistas marciales. Su talento no era impresionante y procedían de un entorno familiar normal. Se habían unido a una pequeña escuela desconocida de artes marciales. Pero, dicha escuela, en verdad, solo tenía poco más de una docena de estudiantes. Asimismo, sólo tenían un autodenominado “maestro”, que estaba en la etapa de pico de Forja de Huesos.

Esta gente, comparada con los peores discípulos del Salón Humano de la Séptima Profunda Casa Marcial, la brecha entre ellos era enorme.

Al escuchar las quejas de las hermanas, el hermano aprendiz sénior se rió y dijo con una sonrisa:

—Sang Yu, Sang Lan, no se desanimen. Su talento es bueno, siempre y cuando trabajen duro y se esfuercen por alcanzar la excelencia, el maestro les enseñará. En dos días, cuando tenga la oportunidad, hablaré bien de ustedes al maestro y le pediré que les entregue la “Hoja de las Nueve Flores”.

Al escuchar esto, las gemelas se emocionaron y dijeron con dulzura:

—Gracias, Hermano Mayor Aprendiz Sénior.

El guerrero vestido de negro asintió con satisfacción. Le gustaba la sensación de poder influir en el destino de los demás, especialmente cuando eran un par de hermosas gemelas.

Pero en este momento, notó que un joven no estaba demasiado lejos. Parecía como si éste hubiera aparecido de la nada. Estaba sorprendido de no haberlo notado hasta ahora.

Sin embargo, el cultivo del chico estaba solo en la etapa inicial de Entrenamiento de Vísceras, por lo que no valía la pena preocuparse por él.

El hombre vestido de negro miró hacia donde estaba él y pareció recordar algo de repente.

—Hola amigo, ¿viniste a la Montaña Estruendo del Trueno para una aventura? ¿Te gustaría acompañarnos? Te daremos un precio bajo. Es peligroso que subas a la montaña con un cultivo inicial de Entrenamiento de Vísceras. Si te llegarás a encontrar con un Lagarto del Trueno seguramente morirás.

Mientras hablaba el hermano aprendiz sénior, los otros cuatro también notaron al joven. Después de ver su cultivo, se sorprendieron un poco. Un ternero recién nacido de verdad que no le temía a un tigre, este chico era verdaderamente temerario. Su cultivo era solo una insignificante etapa inicial de Entrenamiento de Vísceras, estaba solo y para el colmo se atrevió a venir a la Montaña Estruendo del Trueno.

—No es necesario, estoy acostumbrado a estar solo —dijo Lin Ming.

Después de ser rechazado por él, el artista marcial vestido de negro sonrió y no dijo nada. Sin embargo, en su corazón tenía la esperanza de que Lin Ming sufriera alguna desgracia más tarde. Los jóvenes de estos días realmente no sabían cuán vasto era el mundo. Para un joven de quince o dieciséis años, tener un cultivo en la etapa inicial de Entrenamiento de Vísceras era impresionante. No obstante, era inevitable que su corazón se hinchara por la autoconfianza, y que pensara que estaba por encima del mundo, ciertamente, sufriría un destino miserable. En el peor de los casos, también perdería la vida.

El joven al lado del hermano aprendiz sénior curvó los labios al escuchar la negativa del joven y susurró:

—No sabe lo que es bueno para él. Si el Hermano Mayor Aprendiz Sénior está dispuesto a llevarlo con él, era porque ya estaba pensando muy bien de él. Ahora que lo rechazó, tarde o temprano morirá.


[1] Conjunto de los nervios de una hoja.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *