Príncipe Cautivador – Capítulo 25: La petición de Leng Yu Feng

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


La noche cayó silenciosamente. En la ladera de una montaña a las afueras de la capital, Shang Wuxin estaba sentada inmóvil sobre un caballo blanco como la nieve.

Acompañada por soldados y carruajes cargados a tope de granos. Habían estado esperando por mucho tiempo. Todos vestían atuendos negros, y bajo su mando, las banderas no habían sido izadas.

— ¡Príncipe Heredero, las provisiones ya han sido ordenadas y contabilizadas, y todos los soldados están presentes! —Leng Yu Feng se detuvo al lado del Príncipe Heredero.

Bajo la luz de la luna, uno podía discernir que todo el cuerpo de Leng Yu Feng estaba vestido de negro, incluyendo una capa de medianoche, su aspecto era atractivo, con un par de apáticos labios estrictos, delgados y sin sonrisa, que emitían una helada confianza que era tan fría como la nieve.

Shang Wuxin asintió y en ese momento, un funcionario se acercó a ella y le preguntó con curiosidad: —Príncipe Heredero, ¿por qué debemos embarcarnos de noche? ¿Y por qué no se nos permite llevar ropa militar? —Este oficial no era el único confundido. Los soldados también lo estaban y todos levantaron sus oídos al escucharlo.

El hombre que hizo la pregunta tenía unos treinta años y su posición era la de un Viceministro. Este hombre era el hijo de Bai Shang Shu, Bai Shaolin. Su aspecto era ordinario, pero había heredado el aire justo de su padre.

Bajo las instrucciones de su padre, estaba acompañando al Príncipe Heredero en su viaje hacia el sur. Sin embargo, había otra razón para el cumplimiento de Bai Shaolin—él quería ver por sí mismo al príncipe que su padre había elogiado.

Al darse cuenta de que muchos de los soldados parecían estar mirando a los granos en los vagones, en realidad estaban tratando de escucharlos, Shang Wuxin hablo sin rodeos: —Esta vez, Bengong se dirige a entregar las provisiones a la gente, sin divertirse. No hay necesidad de recibir una gran despedida. Al irnos por la noche, podremos atrapar a aquellos con malas intenciones por sorpresa. En cuanto a su ropa—el atuendo militar es muy notable. Si los usamos, ¿no sería lo mismo que pedir a los bandidos que nos ataquen?

En ciertas partes de la ladera de la montaña habitaban bandidos que eran especialmente detestables para los de la capital. Esto se debía principalmente a la incompetencia de la Corte Imperial, que generalmente era la razón detrás de los bandidos exiliados.

Los miembros de la Corte Imperial han sido asaltados repetitivamente hasta el último alfiler por los bandidos, pero si se cambiaban de ropa, incluso si los bandidos atacaran, el ataque no sería tan duro como los ataques impulsados ​​por el odio.

Bai Shaolin entendió los motivos del Príncipe Heredero y rápidamente cayó de rodillas frente a ella.

— ¡El Príncipe Heredero es muy sabio! ¡Chen [1] es un ignorante! —Los otros soldados también miraron al Príncipe Heredero con admiración. Habían oído que el Príncipe Heredero era muy sabio, pero ¿desde cuándo los rumores son tan ciertos? Resultó que los rumores eran realmente ciertos.

Leng Yu Feng miró al Príncipe Heredero mientras su corazón se llenaba de aprobación. Si hubiera sido él, también habría hecho lo mismo, pero él ha desarrollado este tipo de mentalidad a través de una amplia experiencia en el campo de batalla.

Resultó que el Príncipe Heredero, que creció en el palacio, fuera realmente capaz de pensar tan profundamente. Leng Yu Feng tenía que decir que este Príncipe Heredero no era alguien con quien los otros príncipes pudieran compararse.

Observando las miradas de adoración de los soldados, Shang Wuxin no se sintió satisfecha consigo misma. Instando a su caballo a avanzar, finalmente comenzó la expedición, con tropas vigorosas resguardando los vagones.

— ¡Espera! —De repente, detrás de ellos, sonaron pasos de galope. Ella agarró fuertemente sus riendas y giró su cabeza para ver a Huan Mo Che con una bata azul mientras galopaba rápidamente hacia ella.

Con su rara belleza masculina, lucía indudablemente como un gongzi bien arreglado. Había una sonrisa reconfortante en su rostro, y esa sonrisa provocaba una sensación de caricia por la brisa de primavera.

— ¡Príncipe Heredero, yo también quiero ir!

Shang Wuxin le lanzó una mirada a Leng Yu Feng. Su hora de salida era un asunto confidencial que solo los que la acompañaban conocían, pero Huan Mo Che también sabía de ello, por lo que era muy probable que Leng Yu Feng fuera quien se lo haya mencionado. Además, ella era consciente de la estrecha amistad que compartían.

Al darse cuenta de la expresión del Príncipe Heredero, Leng Yu Feng no podía entender por qué sintió ganas de eludir su mirada inmediatamente. No era ajeno el interés de su mejor amigo por el Príncipe Heredero, por lo que cuando Huan Mo Che le preguntó incesantemente sobre el viaje, tuvo que revelarle algo de información. Leng Yu Feng sinceramente no pensó que su amigo hiciera algo malo.

Aunque era un General, era evasivo, pero hoy cuando se encontró con los ojos del Príncipe Heredero, de repente se preguntó si de alguna manera había cometido un error.

Shang Wuxin sabía que ya era demasiado tarde para intervenir. Después de todo, Huan Mo Che no era una persona ordinaria—él era el principal gongzi de la capital e incluso su fuhuang era cortés con él. Además de eso, notó que Huan Mo Che incluso había obtenido el consentimiento por escrito de su fuhuang.

Completamente indefensa, decidió no perder más tiempo, se volvió e instó a su caballo a seguir avanzando. Los ojos de Huan Mo Che brillaron con deleite antes de seguirlo rápidamente mientras Leng Yu Feng soltaba un suspiro y se movía para seguir el ritmo.

Originalmente, todos los presentes creían que el Príncipe Heredero era muy delicado, ya que a pesar de que era un hombre, no dejaba de ser un joven consentido. No obstante, al verlo cruzar la montaña con ellos, su respeto por él una vez más se incrementó.

♦ ♦ ♦

Cuando encontraron un bosque, Shang Wuxin y sus dos acompañantes se detuvieron. Estaban apurados, pero aún necesitaban conservar su energía, para que no tropezaran con calamidades imprevistas.

— ¡Descansaremos aquí! —Shang Wuxin bajó de su caballo, y todos los demás la siguieron.

Leng Yu Feng fue a revisar los granos antes de regresar para tomar asiento junto a Shang Wuxin y Huan Mo Che.

Bai Shaolin se acercó a entregar algunos bingzis envueltos y se dirigió a ellos con un toque de vergüenza —Príncipe Heredero, General, Huan Gongzi, parece que no hay animales en este bosque, por lo que solo podemos confiar en estos bingzis para calmar nuestro apetito.

Bai Shaolin se regañó internamente por ser desconsiderado. Con el General Leng estaba bien, él tenía experiencia en la guerra y sin duda había visto bingzis en numerosas ocasiones, pero el Príncipe Heredero… Bai Shaolin lo miró nerviosamente. Era alguien a quien admiraba mucho, por lo que temía ofenderlo.

Huan Mo Che miró los bingzis duros y pensó cómo, aunque la vida en Taiji Estate no era extravagante, las comidas seguían siendo lujosas. Más importante aún, el cuerpo del Príncipe Heredero era delgado y frágil. El solo pensarlo le dolía a Huan Mo Che, pero luego vio que el Príncipe Heredero tomaba fácilmente un bingzi y tranquilamente comenzaba a comérselo.

La forma de comer del Príncipe Heredero era muy elegante, y cada uno de sus movimientos era atractivo. Era como si estuviera sosteniendo un manjar raro en lugar de un pastel duro, dejando estupefactos a quienes lo estaban mirando. Después de salir de su estupor, se sintieron particularmente bien cerca del príncipe.

Huan Mo Che vio que el Príncipe Heredero parecía no tener quejas, por lo que su corazón también se calmó un poco. Cogió un bingzi y comenzó a comer, aunque no podía evitar mirarlo furtivamente de vez en cuando. Él creía que no importaba lo que hiciera el Príncipe Heredero, sus acciones serían agradables a la vista. Además, era la primera vez que prestaba demasiada atención a alguien.

Leng Yu Feng observaba la manera en que el Príncipe Heredero comía plácidamente el bingzi aceptándolo aún más. Pensar que una persona aparentemente frágil como el Príncipe Heredero sería tan impredecible. De repente, sintió que ser el Gran Tutor del Príncipe Heredero [2] no sería tan malo.

Bai Shaolin, viendo que al Príncipe Heredero no le importaba en lo más mínimo su grosera comida, rápidamente entendió por qué la evaluación de su padre sobre él era tan alta. Bai Shaolin decidió que su lealtad pertenecería a la facción del Príncipe Heredero [3].

Durante muchos años, él se había abstenido de unirse a una de las facciones; fuese por una cosa u otra, o porque ninguno de los príncipes lo impresionaba. Pero ahora, el Príncipe Heredero logró hacer que Bai Shaolin le prometiera voluntariamente su lealtad.

Todos se apresuraron en meterse algunos bingzis en el estómago y luego se acomodaron para descansar. Dejando a un pequeño grupo como vigías esta noche.

Shang Wuxin se levantó para irse, pero fue detenida por la pesquisa de Huan Mo Che —Príncipe Heredero, ¿a dónde va?

—Simplemente daré un paseo. El camino es largo, así que deberían descansar temprano. —Shang Wuxin miró a Leng Yu Feng, que se preparaba para seguirle. —Es seguro. Bengong sabe a dónde irá.

Leng Yu Feng y Huan Mo Che estaban ansiosos, pero se volvieron a sentar después de ver los honestos ojos del Príncipe Heredero. Sin embargo, Leng Yu Feng abrió la boca —Príncipe Heredero, por favor quédese cerca. Tenemos muchos soldados, pero innumerables peligros acechan en este lugar.

Shang Wuxin asintió y se fue. Sin hacer caso de sus preocupaciones.

—Yu Feng, pareces preocuparte mucho por el Príncipe Heredero. —Preguntó Huan Mo Che, sabiendo que, aunque su mejor amigo era un general, naturalmente poseía un sentido de responsabilidad y no era necesariamente benevolente.

Desde que Leng Yu Feng abrió la boca para advertir al Príncipe Heredero, significaba que realmente se preocupaba por él.

No obstante, Huan Mo Che no quería que su mejor amigo mostrara interés hacia el Príncipe Heredero, él…

Leng Yu Feng notó la mirada anormal en la cara de su mejor amigo. — ¿No estás muy atento al príncipe? Él es muy sobresaliente. Además, somos taifus4 del Príncipe Heredero. Prestarle atención es nuestro deber. Aunque, pareces preocuparte demasiado por él.

A pesar de decir eso, sabía en su corazón que él también se preocupaba un poco más de lo normal por el Príncipe Heredero.

Huan Mo Che alzó una ceja y su expresión volvió a ser dulce y cálida. No dijo nada más, porque tampoco podía comprender sus propios pensamientos.

♦ ♦ ♦

Shang Wuxin llegó a un lago y con una voz ligera y refinada, como el sonido rizado de un bambú, dijo: —Ya me has seguido hasta aquí, ¿por qué no sales?

Un hombre salió del follaje del bosque. Vestía una túnica roja y llevaba el pelo negro atado sobre la espalda. El peinado casual definió su esbelta cara aún más. Si uno dijera que sus cejas arqueadas le daban un aire de arrogancia, entonces otro podría argumentar que la curva perfecta de su nariz disolvía por completo dicha altivez.

—Ah, me descubres todo el tiempo. ¡Realmente no es divertido en absoluto! —Han Xuan Hao caminó al lado de Shang Wuxin. Mirando la figura a su lado sintió una gran satisfacción, pero al ver que la altura del joven alcanzaba solo su pecho y con su cuerpo demasiado delgado, una sensación de desaprobación lo invadió.

En los últimos días, Han Xuan Hao había pasado reflexionando sobre por qué le importaba tanto el Príncipe Heredero y por qué sus sentimientos se parecían a un afecto romántico. Así es—estaba seguro de que le gustaba el Príncipe Heredero. En cuanto al porqué, no lo sabía.

Han Xuan Hao era una persona despreocupada, así que después de darse cuenta de sus sentimientos por el Príncipe Heredero, decidió quedarse al lado de él y averiguar exactamente qué significaban sus sentimientos.


[1] “臣” = Una forma de auto-dirección utilizada por los miembros de la Corte Imperial, que significa “este funcionario.”

[2] “太傅” = La posición oficial más alta debajo del Emperador, generalmente designada después de cada nuevo reinado. El trabajo de un Gran Tutor es proporcionar orientación al Emperador.

[3] “势力” = Literalmente significa “poder/influencia.” En la antigua China, numerosos funcionarios apoyaban a diferentes príncipes para el trono. Por lo tanto, cada príncipe tenía su propio grupo de seguidores—una facción.

[4] “太傅” = La posición oficial más alta debajo del Emperador, generalmente designada después de cada nuevo reinado. Su trabajo es proporcionar orientación al Emperador.

| Índice |

3 thoughts on “Príncipe Cautivador – Capítulo 25: La petición de Leng Yu Feng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *