Príncipe Cautivador – Capítulo 40: Una incómoda situación en el carruaje

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


— ¡Lo sabemos! —Respondieron ambos al unísono, mientras bajaban la cabeza aún más. Ambos sabían que, por la forma de hablar del Príncipe, no estaba jugando. Ellos nunca habían pensado en mentirle, pero ahora todo se había perdido.

Shang Wu Xin seguía mirándolos, ambos parecían un par de niños que hicieron algo malo, sentados mirando fijamente el suelo mientras eran regañados por su estricto padre. Cuanto más lo pensaba, más incómodo se sentía en su corazón. Así que, simplemente, los ignoró y cerró los ojos.

Akatsuki
:3

Ambos levantaron la cabeza para ver al Príncipe con los ojos cerrados, daba la sensación de ser muy delgado y débil, lo miraban con avidez, como si fuera la cosa más hermosa que hubiesen visto hasta ahora.

En ese momento, ambos decidieron que, a partir de ahora, no volverían a mentirle de ninguna manera, ya que les había quedado claro que, si entre ellos y el Príncipe existía una mentira, no podrían ser amigos siquiera.

A pesar de que Shang Wu Xin mantenía los ojos cerrados, todavía era consciente de su entorno. ¿Cómo podría ella no sentir la forma en que era atendida por ellos? Estaba a punto de regañarlos, pero en ese momento, el carruaje entero dio un salto debido a una pequeña piedra que se cruzó en el camino.

Ella no pudo estabilizar su cuerpo y fue directamente hacia las personas que estaban frente suyo.

Cómo eran los mejores, la forma en que estaban sentados era muy estable. Al ver que el Príncipe iba a golpearse, Leng Yu Feng y Huan Mo Che extendieron sus brazos para atraparlo y evitar que se lastime. Pero ambos se movieron al mismo tiempo. Así que, cuando Leng Yu Feng estuvo cerca, lo sujetó de la cintura, mientras Huan Mo Che de los hombros.

Su cuerpo entero estaba siendo abrazado por ambos maestros, por lo que no sufrió daños, pero ellos se golpearon contra las paredes del coche. Aunque era doloroso, ambos lo soportaron como si ni siquiera hubiese sucedido.

Leng Yu Feng tenía las mejillas ligeramente enrojecidas, estaba avergonzado mientras sostenía la cintura del Príncipe. Aunque tenía mucha experiencia en batalla, nunca había estado tan cerca de alguien, excepto del enemigo. Además, podía sentir que era muy delgado, prácticamente en los huesos, lo que le hizo pensar en que si ponía algo de fuerza podría romperlo.

Cuando Huan Mo Che atrapó los hombros del Príncipe, la cabeza de Shang Wu Xin golpeó su pecho y una dulce fragancia invadió sus sentidos. A pesar de que Huan Mo Che se veía delgado, su pecho era tan duro, que Shang Wu Xin sintió un leve dolor cuando fue atrapada.

Los hombros que logró salvar, eran demasiado delgados, como para sentir los huesos. Huan Mo Che frunció la mirada, pero luego sintió la frente del Príncipe golpear contra su pecho y, al mismo tiempo, una débil fragancia provenir de él. No podía sentir el dolor en su pecho, solo sentía a su corazón ser arrojado al centro de un mar tranquilo.

— ¿Príncipe Heredero? —La voz de Wu Ju se escuchó desde afuera del carruaje. Era ella quien conducía el carruaje, no vio ninguna piedra en el camino, pero escucho un ruido provenir dentro del carruaje, así que estaba preocupada por haber molestado al Príncipe Heredero.

Shang Wu Xin se separó de Huan Mo Che para responder: —Esta bien. —Su voz no cambió en absoluto, como si nada hubiera sucedido.

Después de esperar a que Wu Ju continuará, Shang Wu Xin volvió la mirada hacia Leng Yu Feng cuyo rostro estaba cada vez más rojo a medida que lo miraba. Él no sabía porque lo estaba mirando con tanta atención. ¿Fue porque acababa de sujetar la cintura del Príncipe Heredero y eso lo hacía infeliz?

—General Leng, ¿cuándo lo va a soltar? —Shang Wu Xin miraba con curiosidad la cara de Leng Yu Feng. — ¿O cuánto tiempo le gustaría sujetar, General Leng?

Leng Yu Feng se retiró rápidamente, como si su cuerpo hubiese sido electrocutado, él simplemente pensaba que la cintura del Príncipe encajaba muy bien y no podía evitar sentir esa sensación de comodidad, incluso olvidó que hacerlo estaba en contra de las reglas.

Incluso al retirarse, podía oler el aroma del Príncipe provenir de sus manos. No era ninguna fragancia floral, pero era una muy natural y fresca. Una vez pensó que el Príncipe usaba estas fragancias, pero más tarde supo que era el aroma corporal del Príncipe Heredero.

Si el antiguo Leng Yu Feng hubiese sabido que el cuerpo de un hombre tenía el aroma de una mujer, no sabría cuánto se alejaría. Pero ahora que esto le sucedió al Príncipe Heredero, él no creía que su aroma fuera malo, de hecho, pensaba que era realmente agradable. Este aroma solo se podía encontrar en el cuerpo del Príncipe Heredero, parecía como si la fragancia hubiera nacido sólo para él.

Si no fuera porque el Príncipe estaba presente, Leng Yu Feng hubiese sido derrotado por el deseo de oler sus manos. Sin embargo, a medida que este pensamiento surgía en su mente, Leng Yu Feng se mostraba cada vez más confundido. ¿Cómo podría tener tales pensamientos? Mirando al Príncipe de manera furtiva, se percató que ni siquiera lo estaba viendo, se sintió aliviado y se preocupó más. ¿Qué le sucedió a él?

Con el rostro rígido, Leng Yu Feng se perdió en sus pensamientos, y para Huan Mo Che no fue mejor.

Huan Mo Che se encontraba mirando al Príncipe Heredero mientras se frotaba el pecho, se sentía como si todavía pudiera sentir el calor del Príncipe. Obviamente el Príncipe era frío, pero eso le calentó el corazón.

En ese momento, una paloma se posó en el brazo de Wu Ju, quien de inmediato sacó el mensaje que traía para luego informar al Príncipe: —Príncipe Heredero, son noticias de la capital.

Wu Ju lo dijo de esta manera porque sabía que el Príncipe estaba acompañado. Aunque no parecían tener malas intenciones hacia él, por ahora, el corazón de la defensa es indispensable*.

[Nota: Equivalente a más vale prevenir que lamentar.]

—Sólo dilo. —La mirada de Shang Wu Xin estaba fija en el paisaje. Parecía estar indefenso, pero Leng Yu Feng y Huan Mo Che sabían que esto no le importaba en absoluto.

Luego de escuchar la aprobación del Príncipe dijo: —El General Hai dijo que recibió noticias de que el Príncipe Heredero volverá a la capital, por lo que debería tener más cuidado. El General Hai también preguntó si le gustaría al Príncipe Heredero ser escoltado hasta la capital.

—No es necesario. —Respondió Shang Wu Xin casualmente —Ve más lento, no hay necesidad de apresurarnos para volver a la capital.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *