Príncipe Cautivador – Capítulo 67: ¿Qué quieres de mí?

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


—Buena idea. Mi gran médico. —Dijo Shang Wu Xin mirando a Ye Yi Zhe que estaba sentado junto a la cama. Ella tenía una mirada extraña.

Akatsuki
¡! ¿Qué pasó aquí?

Sakuya
No lo sé… o.o

Aunque era la segunda vez que se encontraban, ella tenía que admitir que tanto su apariencia como su temperamento eran excepcionales.

Él parecía un inmortal exiliado que vestía una larga túnica blanca con mangas sujetadas por encajes plateados, que no eran simples sino elegantes, hermosos, pero no grandiosos. Y, alrededor de su cintura, llevaba un cinturón de seda verde jade con gris pálido y en medio llevaba sujeto un viejo y simple colgante de jade blanco.

Su cabello negro estaba atado con una coronilla de jade blanco dejando caer gran parte sobre sus hombros, como si fuera una especie seda. Con la luz de la luna reflejando hacia el interior, Ye Yi Zhe pareciera un ser sobrenatural de otro mundo.

Retirando sus manos, un brillo de esperanza apareció en sus ojos y dijo: —No tengo malas intenciones contra usted, Príncipe Heredero. —Al percatarse que seguía molesto dijo —Realmente no tengo malas intenciones. —Él no sabía porque tenía que darle explicaciones.

El pequeño zorro miró al Príncipe Heredero débil e intentó meterse en la cama. Pero cuando subió, fue empujado por una ligera brisa proveniente de Shang Wu Xin. Si él no hubiese sido astuto, habría perdido la vida. Mirando con tristeza al Príncipe Heredero que yacía echado sobre la cama, el pequeño siguió chillando sin atreverse a acercarse, lleno de tristeza de no poder hacer algo, extendió sus garras para cubrirse con ellas a cada momento.

—Si usas tu fuerza interna, la toxina hará que tu cuerpo se dañe aún más. —Indicó Ye Yi Zhe preocupado. Él se sorprendió al ver que el Príncipe Shang usó su fuerza interna para desviar al pequeño y agregó —Este pequeño zorro es solo un animal, no sabe lo que hace. Fui yo quien hizo todo esto.

—Oh. —Aunque ella yacía débil sobre la cama, sus ojos se mantenían feroces. —Eres realmente bueno. Sabías que no podría percibir el veneno que le pusiste. Entonces vendrías a salvarme luego de lastimarme. Me pregunto, ¿qué es lo que deseas de este Príncipe Heredero?

Al principio, Shang Wu Xin no sabía por qué tenía estos ataques. Luego consideró los cambios que hubo y descubrió que se debía a este zorro. El día en que lo encontraron, olía a hierbas, pero ella pensó que se debía a que estuvo con Ye Yi Zhe por mucho tiempo, por lo tanto, obtuvo ese olor. No se dio cuenta que el olor de las hierbas era para ella.

El pequeño zorro que seguía mirando al Príncipe Heredero echado sobre la cama, siguió chillando intentando explicar algo, pero como Shang Wu Xin no entendía su lenguaje, dijo: —Si continúas haciendo ruido, te mataré y usaré tu carne para la cena.

Como se esperaba, el pequeño zorro se asustó, corrió hacia los pies de Ye Yi Zhe y se mantuvo ahí, sin hacer ruido.

—Fui yo quien le puso la medicina al pequeño, y fue la medicina que provocó esa reacción en tu cuerpo. Pero no puede hacerte daño. Incluso si suprimes la toxina temporalmente, no podrás soportar las consecuencias que lleguen cuando estalle. Así que decidí ayudarte a liberar la toxina primero, con un tratamiento claro está. Pero en cuanto a los medios que utilicé, ¡lo siento mucho!

Akatsuki
¡Tienes que tomar la responsabilidad!

Ye Yi Zhe quería obtener algo del Príncipe Shang. Primero tenía que llamar su atención y luego obtener la oportunidad de acercarse. Todos los que llegaron a conocerlo, pensarían que era como un inmortal que no deseaba nada, y su integridad como un médico excelente lo hizo más etéreo. Pero, también era un hombre de negocios, más precisamente, un hombre de negocios muy rico. Como otros hombres de negocios, también era astuto y sin escrúpulos. Al combinar estas dos características incompatibles, hizo que Ye Yi Zhe fuera más horrible que las demás personas. Si no estuviese interesado en las cosas que conoció, sería un médico indiferente, pero siendo terco al dejar las cosas que conoció o alguien a quien no quisiera dejar ir…

Es por eso que incluso a Ye Yi Zhe le gustaba el Príncipe Heredero, por el momento. Así que tomó algunas medidas para no alejarse. Solamente no pudo imaginar que ese sentimiento lograra convertirse en amor.

Shang Wu Xin no esperaba que lo que Ye Yi Zhe hizo por ella fuera por amabilidad. Ella creía que la razón por la que hizo todo esto fue por qué él quería obtener algo de ella.

Shang Wu Xin aún dudaba de las palabras de Ye Yi Zhe y sus propósitos. ¿Cómo podría ella darse cuenta de que, lo que él hizo fue realmente por su bien?

— ¿Quieres decir que puedes curarme? —Preguntó Shang Wu Xin y agregó —Si pudieras curarme, te recompensaría. —Aunque sospechaba de Ye Yi Zhe, no podía negar sus conocimientos en medicina. Además, si quería desintoxicar su cuerpo necesitaría la ayuda de este hombre.

Los ojos indiferentes de Ye Yi Zhe se pusieron un poco incómodos: —Sólo puedo eliminar una parte de la toxina de tu cuerpo, no puedo desintoxicarte por completo. Lo siento.

La gente lo admiraba por sus habilidades médicas incomparables en todo el mundo. Pero ella sabía que solamente era un doctor no un dios, y además, él también tuvo pacientes a los cuales no pudo salvar. Obviamente no había considerado salvarlos, pero Ye Yi Zhe se sentía un poco triste, ya que no tenía ningún método para curar a la persona que más deseaba salvar.

Shang Wu Xin había heredado la toxina de su madre, que estuvo al acecho en su cuerpo durante muchos años y nunca lo trató. Que ella se mantuviera aún viva era una bendición. No obstante, Ye Yi Zhe estaba decidido a descubrir cómo eliminar la toxina del cuerpo de Shang Wu Xin. De lo contrario, su vida volvería a ser un sueño.

Era la segunda vez que Ye Yi Zhe pedía perdón. Shang Wu Xin agitó las manos indicando que no le importaba, ella no tuvo que haber sacado conclusiones tan rápido, ya que necesitaba su ayuda para desintoxicar su cuerpo.

—Príncipe Heredero, por favor déjeme tomarle el pulso. —Dijo Ye Yi Zhe.

Shang Wu Xin movió su muñeca ligeramente. Aunque había practicado el método para ocultar su género, todavía se sentía un poco nerviosa ante Ye Yi Zhe. Sin embargo, tenía que arriesgarse.

Ye Yi Zhe miro la delgada muñeca del Príncipe Heredero y cuando lo toco, sintió que su corazón dio un vuelco. El pulso del Príncipe Heredero estaba hecho un desastre. Además, descubrió que la toxina se volvió más agresiva. Por suerte, él apareció para bien. De lo contrario, el Príncipe Heredero hubiese muerto en solo algunos años. Por el momento, lo que tenía que hacer era cuidar el cuerpo del Príncipe Heredero, desintoxicarlo poco a poco y, finalmente, encontrar el antídoto que logré curarlo por completo.

La mente de Ye Yi Zhe estaba en caos que olvidó algo. Más importante aún, el aliento del Príncipe Heredero y las medidas que tomaba, hacía que las personas pasarán por alto sus rasgos físicos fácilmente. Si a Ye Yi Zhe no le gustará el Príncipe Heredero, habría percibido que algo andaba mal. Sin embargo, él supuso que el Príncipe Heredero era realmente un hombre, por lo que no dudo en aceptar su género, como también lo hicieron los demás.

—Príncipe Heredero, la toxina que encontré en su cuerpo es de alta toxicidad. Desde ahora viviré en su mansión y lo tratare todos los días. Permítame quedarme en su mansión, Príncipe Heredero. —Luego salió de la recámara para preparar las hierbas. En cuanto si Shang Wu Xin estaría de acuerdo con esto, Ye Yi Zhe sabía muy bien que lo aceptaría. No porque tuviera miedo a la muerte, sino porque necesitaba mantenerse con vida.

—Está bien, lamento molestarte. —Dijo Shang Wu Xin y luego cerró sus ojos. Como su cuerpo estaba en malas condiciones, si no hubiera resistido podría haber quedado inconsciente desde entonces. Ahora que estaba bajo el cuidado de Ye Yi Zhe, Shang Wu Xin perdió el conocimiento de inmediato. Ye Yi Zhe al ver que el Príncipe Heredero cayó inconsciente, se apresuró a preparar las hierbas. El pequeño zorro saltó sobre la cama de Shang Wu Xin y se quedó observando, sólo entonces pudo acercarse a ella, mientras que, en tiempos normales, no podía tocarla ni una sola vez.

Cuando Ye Yi Zhe salió de la habitación del Príncipe Heredero, vio a una multitud esperando los resultados del Príncipe Heredero.

Wu Wei y Wu Ju al ver que Ye Yi Zhe salió, se apresuraron a entrar a la habitación del Príncipe Heredero, pero él las detuvo y les dijo: —Ahora, el Príncipe Heredero se encuentra débil. Tiene que tomar la medicina lo antes posible. —Luego les entregó una receta.

— ¿Qué le sucedió al Príncipe Heredero? —Preguntó Huan Mo Che observando la puerta de la habitación del Príncipe Heredero.

Aunque Leng Yu Feng no preguntó nada, estuvo frunciendo el ceño y apretando sus manos fuertemente.

Nangong Qian parecía tranquilo, pero estaba observando fijamente a Ye Yi Zhe. Era la primera vez que él esperaba pacientemente por algo que no estaba relacionado con negocios, sino por la seguridad de un príncipe de otro país.

—Vamos, ¿qué le sucedió al Príncipe Shang? —Insistió Nangong Lian. Ese día ella conoció a más hombres hermosos. Pensó que solamente su hermano era el hombre más hermoso del mundo, pero se sorprendió al conocer al Príncipe Shang. Más tarde, conoció al apuesto General Leng y a otros dos hombres realmente atractivos. Nangong Lian se preguntaba si realmente todos los hombres que estaban con el Príncipe Shang eran así de guapos.

Ye Yi Zhe notó que había muchas personas preocupadas por el Príncipe Heredero y que la mayoría eran hombres. Luego de pensarlo, eran hombres especiales tan famosos que llegó a escuchar algo de cada uno, lo que hizo que se sintiera un poco frustrado.

—No es nada serio por el momento, pero el Príncipe Heredero necesita ser atendido adecuadamente. —Respondió Ye Yi Zhe.

El Jefe Hai al escuchar esto, se limpió las lágrimas y se apresuró a realizar los preparativos. Aunque el Príncipe Heredero estaba enfermo, su mansión no podía caer en el caos. Como jefe de la mansión, obviamente no podía dejar que eso pasara.

Mientras Wu Wei intentaba entrar a la habitación del Príncipe Heredero con el tazón de medicina en las manos. Ye Yi Zhe intervino y tomando la medicina ingresó a la habitación. Nangong Qian se fue con su hermana luego de que escucharon el resultado. Aunque Huan Mo Che y Leng Yu Feng querían quedarse, tenían que investigar las causas por las cuales Shang Wu Xin llegó a este estado, por lo que abandonaron la mansión y decidieron encontrar al responsable para luego acabar con él.

Ye Yi Zhe al entrar en la recámara del Príncipe Heredero, vio que aún seguía dormido, pero con los ojos cerrados con fuerza. Al ver que su rostro pálido era tan grande como su palma, parcialmente cubierta con su largo cabello negro que se extendía como una tinta diluyéndose en el agua, lo hacía más feroz y frágil a la vez.

El Príncipe Heredero, que yacía acurrucado en la cama, se parecía mucho al pequeño zorro astuto e inteligente, que bajó la guardia y se durmió junto a ella. Verlo así hizo que él tuviera la necesidad de querer protegerlo y cuidarlo toda su vida.

Tal vez Shang Wu Xin sintió que alguien la observaba, frunciendo el ceño estuvo a punto de despertar. Ye Yi Zhe al ver esto, se apresuró a tocar el punto de presión para que ella volviera a dormir. El pequeño zorro al ver esto, se enojó con él ya que tenía miedo a que la lastimara.

—Él está cansado por lo que necesita descansar. —Dijo Ye Yi Zhe suavemente.

Como se esperaba, el pequeño zorro se calmó. Siendo sujetado por Ye Yi Zhe, término en el suelo, él sabía que a Shang Wu Xin no le gustaba que el pequeño estuviera sobre la cama así que lo bajó al suelo para que no se enojara.

Sujetando la medicina miró al Príncipe Heredero durmiendo; preguntándose cómo hacer para que bebiera la medicina.

Luego de pensarlo durante un buen rato que incluso la medicina se enfrió, Ye Yi Zhe respiro hondo.


Akatsuki
0.0

Sakuya
Plan con maña…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *