Príncipe Cautivador – Capítulo 69: La gran hostilidad del médico milagroso hacia el Príncipe Qian

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


—Por favor, Príncipe Qian y Princesa Lian, perdonen a este príncipe por la humilde mansión que posee. —Shang Wu Xin estaba segura de que no fue decisión de su padre. Venir aquí debió ser la idea del Príncipe Qian. ¿Cuál era su intención al vivir en su mansión? A ella no le gustaba tener a un tipo tan peligroso como él viviendo en su mansión.

Sentado en la parte inferior de la mesa con un traje púrpura combinado con su cabellera negra, Nangong Qian demostraba que era realmente guapo. Aunque no estaba en el asiento del anfitrión, tenía el temperamento de un gran líder. Con sus cejas ligeramente levantadas sobre su hermoso y vigoroso rostro hacían que pareciera confiado, como si nada pudiera molestarlo. Sus ojos brillantes e indiferentes se volvían cada vez más cálidos al ver que el Príncipe Heredero en mejor estado. Su buen y único aspecto hizo que todos se sorprendieran y quedarán impresionados.

—Está bromeando Príncipe Shang, me encanta estar aquí. —Dijo Nangong Qian para luego probar el té, que era realmente bueno, aunque no era el mejor. Él había llegado al palacio del Estado Shang el día de ayer, pero sintió que había algo difícil de dejar ir todo el tiempo. Luego de pensarlo mucho, así como las repetidas charlas que tuvo con su hermana sobre el Príncipe Heredero, se le ocurrió la idea de vivir en la Mansión del Príncipe Heredero. Además, el Emperador Shang no rechazaría esta sugerencia, él solo pensar que viviría ahí, Nangong Qian sintió que la vida se volvió mucho más interesante.

Moviendo ligeramente su mano, Shang Wu Xin le ordenó al Jefe Hai: —Ve y preparará las habitaciones del lado oriente para el Príncipe Qian y la Princesa Lian. —Aunque no eran tan buenas como la habitación del Príncipe Heredero, el diseño era excelente. Que ella les dejara quedarse ahí era razonable.

Antes de que el Jefe Hai saliera a preparar las habitaciones, Nangong Qian dijo: —Por favor, no lo haga. Cualquier habitación cerca de la habitación del Príncipe Heredero estará bien.

La noche anterior entendió el cómo estaba dividida la Mansión del Príncipe Heredero. Obviamente no quería entrometerse con el diseño, solamente estaba demasiado acostumbrado a observar cuidadosamente todo el lugar de manera innecesaria.

La Mansión del Príncipe Heredero cubría una gran área, y su habitación era la más grande y lujosa. Aunque también había cinco habitaciones de diferentes tamaños alrededor, a él no le importaban en absoluto.

Nangong Lian miró a su hermano con gratitud. Ella tenía muy claro que era difícil llevarse bien con él. Cuando vino, pensó que la llevaría de regreso de inmediato, pero ahora incluso eligió vivir cerca del Príncipe Shang. Ella tontamente pensó que su hermano la amaba tanto, no esperaba que lo hiciera por interés hacia el Príncipe Shang.

Shang Wu Xin asintió: —Perdón por ofenderlos Príncipe Qian y Princesa Lian. —Al terminar de hablar le pidió al Jefe Hai que los guiará por la mansión y que preparará la habitación que él eligiera.

—No es necesario vigilar al Príncipe Qian. —Dijo Shang Wu Xin que entendió las intenciones de Wu Wei con solo mirarla. —No lo lograrás por medios propios. Solo necesitas prestar más atención.

Wu Wei asintió, pero aún tenía dudas: — ¿El Príncipe Qian no tiene intenciones amistosas? —Recientemente muchas personas extraordinarias llegaron a la mansión del Príncipe Heredero, pero Wu Ju sabía que el Príncipe Qian era especial. Ya que él era el Príncipe del Estado Nangong y como tal, debería tener una fatídica hostilidad hacía el Príncipe Shang.

Shang Wu Xin guardó silencio. Era difícil adivinar cuales eran sus intenciones, pero al menos no era una amenaza para ella, por el momento. Además, estaban en la Mansión del Príncipe Heredero y en el Estado Shang. Sería muy malo para él si llegara a planear algo. En lugar de ser Emperador, era solo el Príncipe y hasta donde ella sabía, el Estado Nangong no era tan pacífico como se presentaba ante los demás.

—Es hora de ir al Palacio Imperial para ver a mi hermana mayor. —Dijo Shang Wu Xin mientras se levantaba y junto con Wu Ju salió de la mansión.

Nangong Lian, que estuvo viviendo en la mansión, pasaba el rato caminando por todo el lugar, pero nunca se atrevió a acercarse a lugares que tenía prohibido como el estudio. Esta vez caminó por toda la mansión con la ayuda del Jefe Hai acompañado de su hermano: —Viviré aquí, el ambiente es muy bueno. —Dijo Nangong Qian

El Jefe Hai dudaba un poco y Nangong Qian, que lo miro avergonzado, preguntó: — ¿No se puede? —Él había elegido vivir en la Mansión del Príncipe Heredero solo por sus intereses. Pero, ¿ahora ni siquiera podía escoger la habitación que él quería? Tal vez estaba destinado a ser un poco infeliz.

—Esta es… —El Jefe Hai estaba un poco incómodo con la desagradable atmósfera del Príncipe Qian, pero aun así respondió con una sonrisa —Lo siento mucho, pero aquella habitación está siendo ocupada por el médico. Él tiene que cuidar del Príncipe Heredero, así que le arreglamos una habitación cerca del Príncipe Heredero. Hay otras que son muy buenos, ¿podría acompañarme a darles un vistazo?

Nangong Qian recordó al médico que vio anoche. No era la primera vez que lo veía, ya que alguna vez le pidió ayuda con el rostro de su hermana, pero él se había negado. Esta vez, no solo salvó al Príncipe Heredero, sino que incluso accedió a cuidar de él. Nangong Qian sintió que algo no andaba bien.

Esperando una respuesta, Ye Yi Zhe salió de la habitación. Ambos chicos se miraron, uno de blanco como un hada que cayó en el patio y el otro de púrpura como un rey. Aunque tenían temperamentos diferentes, eran similares.

—Doctor Ye. —Dijo Nangong Qian en primer lugar. Después de todo, no podían quedarse parados aquí todo el tiempo, y no tenía el interés de mirarse con un hombre. Seguramente tendría algo de paciencia si fuera el Príncipe Shang.

Ye Yi Zhe tenía puesto un traje de color blanco, la cual no se parecía en nada a las prendas que llevaba puesto la noche anterior. Incluso la expresión en su rostro era ligera. —Príncipe Quian. —Aunque regresó, tenía miedo de ir a ver al Príncipe Heredero debido a lo que ocurrió la noche anterior. Ahora que el Príncipe Qian también viviría en la Mansión del Príncipe Heredero, él se puso un poco más alerta. Después de todo, el Príncipe Qian era uno de los mejores, ya sea en términos de apariencia, posición o habilidad. Además, aún no tenía el corazón del Príncipe Heredero, por lo que no podía dejar que otros se involucraran.

— ¿Acaso al Príncipe Qian le fascina este lugar? —Preguntó Ye Yi Zhe con una mirada tranquila y un corazón frío. Este lugar estaba lo más cerca posible a la habitación del Príncipe Heredero y estaba alegre de poder tenerlo.

— ¿Podría dejarme en la habitación? —Preguntó Nangong Qian sin expectativas, ya que tenía bastante claro que Ye Yi Zhe no solo era un médico habilidoso sino también el hombre más rico del continente que rara vez era visto. Razón por la cual no hizo nada cuando rechazó su pedido para ayudar a su hermana.

¡Sueña! Ye Yi Zhe odiaba mucho a Nangong Qian, pero aun así le respondió: —Tengo una casa hermosa y tranquila en la ciudad, y es mucho mejor que está. Si el Príncipe Qian lo desea puede quedarse a vivir en ella.

— ¿Podría llevarme? —Preguntó Nangong Qian descontento. ¿Cómo podría no entender que él intentaba enviarlo lejos? Pero, ¿por qué lo hacía? Después de todo, no tenía malas intenciones con el Príncipe Heredero.

—Me disculpo, pero he de cuidar el cuerpo del Príncipe Heredero. —Ye Yi Zhe se negó.

Nangong Qian está un poco dudoso. Era cierto que el Príncipe Shang fue envenenado, y salvado por Ye Yi Zhe. Pero, ¿por qué necesitaba un tratamiento corporal? Algo no estaba bien, y pensó que el envenenamiento del Príncipe Heredero no era algo tan simple de solucionar.

—Si es así, viviré aquí también. Hablemos cuando esté desocupado. —Dijo el Príncipe Qian que caminó hacia la siguiente habitación.

Mirando la espalda del Príncipe Qian, Ye Yi Zhe le preguntó al Jefe Hai: — ¿Dónde se encuentra el Príncipe Heredero? —En estos momentos, él se preguntaba a sí mismo, si el Príncipe Heredero se percató de lo que sucedió anoche. Si ya lo sabía, ¿cómo debería explicárselo? Aunque se veía como de costumbre, aún tenía dudas en el corazón.

—El Príncipe Heredero se dirige al Palacio Imperial. ¿Desea algo más? —Respondió el Jefe Hai, ya que esta persona fue quien salvó la vida de Shang Wu Xin, por lo que fue amable con él, pero tenía miedo de que se enojara y se fuera de aquí. Si eso llegara a pasar, ¿quién trataría el envenenamiento del Príncipe Heredero?

Ye Yi Zhe negó con la cabeza y se dirigió al patio cerca de ahí, aquel lugar estaba lleno de hierbas a pesar de que apenas comenzó a vivir aquí. Pensando en la condición del Príncipe Heredero, Ye Yi Zhe había tomado algunas hierbas y las puso aquí para luego poder usarlas. Estas al menos tratarán de aliviar el veneno que se mantenía en el cuerpo de Shang Wu Xin, para luego investigar y desarrollar un antídoto que la cure por completo.

Shang Wu Xin llegó al Palacio Imperial y se dirigió directamente al lugar donde estaba encerrada Shang Qin Mi. Después de todo, como Princesa del Estado Shang, no fue recluida en el Templo de Dalí, sino en una de las cárceles del palacio. Shang Wu Xin llegó a la prisión sin problemas acompañada de Wu Ju. Ahora nadie se atrevía a detenerla, ya que su frialdad era incomparable. Además, todos sabían que el Emperador empezó a cuidar de él luego del asunto de envenenamiento, lo que les hizo a no atreverse a ofenderlo.

Shang Wu Xin no esperaba ver a Leng Yu Feng fuera de la prisión. Él llevaba puesto un brocado negro, con unas cejas elegantes, ojos brillantes, nariz recta, piel sana y una alta estatura, que mostraba la frialdad y agresividad de un hombre veterano. Frunció el ceño al ver al Príncipe Heredero aquí.

Leng Yu Feng frunció el ceño por el descuido del Príncipe Heredero hacia su cuerpo al venir aquí, ya que aún se veía muy pálido.

—General Leng. ¿Por qué está aquí? —Preguntó Shang Wu Xin. Ella tenía una buena impresión de él, así que habló un poco más.

Leng Yu Feng respondió sin ocultar nada: —La Princesa Shang Qin Mi se encuentra encerrada aquí. La estoy vigilando en caso de que alguien quisiera visitarla antes de Su Majestad. —La noche anterior, tanto él como Huan Mo Che y el Ministro Bai estuvieron buscando al culpable en todo el palacio sin descansar, y debido a su cooperación, descubrieron rápidamente que Shang Qin Mi era a quien buscaban.

Aunque Shang Qin Mi había sido puesta en prisión, sabía que muchas cosas sucedían en el Palacio Imperial, por lo que pidió permiso para poder vigilarla hasta que Shang Wu Xin llegará. Él pensó que el Príncipe Heredero vendría algunos días después; inesperadamente, vino hoy.

Shang Wu Xin estaba muy satisfecha con lo que hizo Leng Yu Feng y dijo: —General Leng, entremos a ver. —Al terminar la conversación, ambos ingresaron al interior de la prisión.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *